InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de LAKY


LAKY
10 octubre 2018
Sasha acaba de dar a luz a su hijo prematuro. Cuando despierta de la operación de cesárea tiene que enfrentarse a la idea de que el bebé que ella esperaba que fuese niña ha resultado ser niño. Bueno, esas cosas pasan, a veces los ecógrafos se equivocan. Pero, cuando va al nido a conocer a su pequeño, se da cuenta de algo: ese bebé no es el suyo. Ella lo ha tenido durante meses en su vientre, ella lo conoce perfectamente y ese bebé no es el que ella ha tenido dentro.

Obviamente, nadie le cree. Su marido dice que no se ha separado en ningún momento del niño. Los médicos afirman que es imposible que haya habido un error en la identificación. Sólo ella insiste una y otra vez en que ha tenido que haber un cambio de bebés. ¿Tendrá razón o lo que le está pasando es un tipo específico de depresión post-parto? No es inhabitual que las madres recién paridas rechacen a sus bebés; a veces son necesarios días e incluso semanas para que la conexión madre/hijo se establezca. ¿Es eso lo que pasa en este caso o puede que Sasha esté en lo cierto?

Me atrajo este libro desde que supe de su publicación. La combinación de thriller psicológico y tema maternal me atrajo como la luz a una polilla. Son varios los thrillers que he leído que tienen por objeto la relación madre e hijo y, además de resultarme de primeras muy interesantes, su lectura nunca me ha defraudado. Además, en éste ya se veía desde el principio que todo iba a girar en torno a la cordura o locura de la protagonista. Y, desde que leí “Los renglones torcidos de Dios” de Torcuato Luca de Tena, estos libros en los que dudas de la propia protagonista/narradora me apasionan

No es mío” me ha enganchado terriblemente; ha sido uno de esos libros en los que, literalmente, es muy complicado parar de leer. La lectura es muy sencilla y entretenida pero es que, además, la autora sabe mantenerte en vilo en todo momento, haciéndote dudar constantemente; quieres seguir leyendo para comprobar qué es lo que ha pasado realmente. Durante la lectura he cambiado varias veces de teoría: no es que hubiese muchas alternativas –o Sasha tenía razón o Sasha estaba loca- y he cambiado de opinión en varias ocasiones. Más o menos tenía mi teoría pero, aún así, la duda se me planteaba constantemente. Y, duda tras duda, llegué a un final que me resultó muy sorprendente; realmente no me lo esperaba y me dejó con la boca abierta

Es la propia Sasha quien, en primera persona, nos cuenta lo que ocurre. Siempre me ha gustado la idea de narradora-protagonista pero en este caso, no es que sea conveniente, es que es totalmente necesaria. Sólo así podemos entrar en su mente y, por ello, en la historia; entender sus desvelos, sus dudas, por qué hace lo que hace. Pero, además, aunque de forma secundaria tenemos otro narrador protagonista: Mark, el marido de Sasha. Éste nos va a contar cosas del pasado: cómo conoció a Sasha y cómo ha sido su historia en común. Me ha gustado esta dualidad de narradores, la visión diferente que aporta cada uno.

Es una novela con muy pocos personajes, la mayoría de los cuales están muy bien desarrollados. La protagonista es Sasha quien, como digo, es además narradora. Es una mujer a la que acabaremos conociendo perfectamente; por un lado, por ir viéndola actuar; por otro porque la narración de Mark nos va a dar otra perspectiva de su persona, nos va a enseñar cómo le ven los demás. Es un personaje muy potente y muy bien construido. Luego tenemos a Mark quien, a pesar de ser también narrador, no será un personaje con tanta importancia como su mujer. Y es que, en realidad, Mark prácticamente se limita a hablar de Sasha; como digo, su función es darnos otra perspectiva de la verdadera protagonista. Junto a ellos tenemos al padre de Sasha, algún médico y enfermera del hospital, alguna otra madre con hijo prematuro ingresado y poco más.

La novela ocupa un espacio temporal de siete días más un capítulo final a modo de epílogo que ocurre unos meses después. Esos siete días van desde que Sasha da a luz hasta que se resuelve todo. Cada capítulo comienza indicando qué día y qué momento del día es (hora, mañana o tarde). La historia se cuenta, por tanto, en tiempo real. A mi eso me ha servido para crearme mucha angustia pues me daba la sensación de estar viviendo lo mismo que Sasha. Además, da la impresión de que el tiempo transcurre muy lentamente.

El estilo de Susi Fox es el típico que podemos encontrar en thrillers psicológicos. Es una novela con ritmo, muy entretenida y muy fácil de leer. La autora desarrolla bien los personajes y nos hace dudar de todos ellos. Mantiene en todo momento la duda y la intriga y, al menos en mi caso, nos ofrece una buena sorpresa final


Conclusión final

He disfrutado muchísimo esta novela. Un libro de evasión para devorar.
Enlace: http://librosquehayqueleer-l..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}