InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Críticas sobre El nombre de la rosa (29)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
Aitor_Castrillo
 09 mayo 2021
La película la he visto un montón de veces ¡¡¡Peliculón!!! Y en mis años mozos también metí mil horas jugando al videojuego "La abadía del crimen"🕹 por lo que ya conocía la trama relativa a la investigación... En la novela toda esta parte de ir acompañando a Guillermo de Baskerville en sus deducciones me ha vuelto a encantar 😍

Lo histórico, filosófico y teológico me interesa, pero reconozco que en ocasiones se me ha hecho un poco cuesta arriba cuando profundiza al máximo en ciertos aspectos.

Una de las frases que aparecen en la novela es "El bien de un libro consiste en ser leído" 📚❤

¿El nombre de la rosa 🌹 me ha parecido una obra maestra? Sí
¿Ha habido partes teológicas que me han costado? También.
Comentar  Me gusta         150
Bibliotecadesorden
 27 abril 2020
No voy a ocultar que es mi libro favorito, así que está claro que me encanta, pero sí reconozco que tengo una visión quizá un poco peculiar del libro.

En mi opinión es un libro con el que Eco quería demostrar que se podía escribir un libro sobre teología y filosofía medieval que fuera un bestseller. ¿Cómo? Con una trama detectivesca. El autor es un erudito que a la vez es un gran burlón (Eco ya dijo en su momento que las primeras partes de sus novelas eran complejas para poner a prueba al lector) y, si leemos entre líneas, veremos que se lo pasó en grande escribiendo este relato. Apartando el hecho de que los protagonistas son una versión medieval de Holmes y Watson hay que prestar atención a que el guardián de la fantástica y aterradora biblioteca es un monje ciego llamado Jorge de Burgos. ¿Estaría Eco creando una versión siniestra y monacal del mismísimo Jorge Luis Borges? Este detalle lleva a pensar si no hay más referencias y divertimentos escondidos.

Un clásico moderno, desde luego.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         80
Yani
 08 enero 2019
Quiero empezar diciendo (opinando, en realidad) que la contratapa de mi edición me resultó un tanto engañosa. En una parte intenta recomendar el libro tanto a los lectores que busquen una novela culta como a aquellos que aman el entretenimiento. Yo no lo vi así: difícilmente un lector que busca el entretenimiento se divierta con una novela en donde abundan largas disertaciones sobre filosofía (de la buena, no de la barata), doctrinas religiosas, intrigas políticas y hasta un poco de historia de la lengua. Sigo sosteniendo que Eco es un escritor que selecciona a su público e incomoda a aquel que no está a la altura (lo dije en La misteriosa llama de la Reina Loana). No hay nada malo en ello (tiene todo el derecho a hacerlo), pero las advertencias siempre se hacen para algo. El enojo latente en las opiniones sobre este libro tiene bastante relación con la trama de fondo. al parecer, el conocimiento a veces se convierte en una amenaza, no en algo digno de ser amplificado y/o admirado. Si a alguien le molesta que Umberto Eco sea una persona que sabe mucho y que tiene ganas de volcar todo eso en sus novelas, puede optar por no leer sus libros. Estoy casi segura de que Eco no se ofenderá porque no lo hizo. Y punto.

Afortunadamente, El nombre de la rosa tiene “aspecto” de espantar gente. Ladra, pero no muerde. Más allá de que haya referencias históricas (creo que usaré bastante esa palabra en esta reseña), más allá de que se confronten distintas “ramas” de la religión, más allá de que aparezcan párrafos en latín (el horror) y nombres de libros al estilo Borges, todo está planteado con sencillez, sin sobresaltos. de hecho, me sorprendió que algunas cosas fueran más simples de lo que creía. Pero además de ideas este libro tiene una historia, por supuesto. Adso de Melk es un joven novicio de la orden benedictina al que lo envían junto con fray Guillermo de Baskerville para emprender un viaje. Ese viaje (del que Guillermo sabe mucho y Adso, hasta el momento, no sabe nada) tiene como punto final Italia, más precisamente una abadía en donde sucedió algo fuera de lo común ¿Pistas? Guillermo demuestra, apenas llega al lugar, una gran capacidad para leer signos, huellas, y deducir. Para algo lo habrán invitado a ir.

Y es así como nuestra versión franciscana de Sherlock Holmes (no estoy equiparando) y el fiel (aunque un tanto inútil) ayudante se ven metidos en una madeja, en un laberinto o en cualquier otra cosa que resulte confusa y asfixiante. Si había algo que podía hacer que la historia fuera más fascinante era la centralidad de la biblioteca. Apenas transcurren un par de capítulos (no es spoiler, tranquilos) ya se empieza a sospechar que la misión de Guillermo podría pasar fundamentalmente por la biblioteca de la abadía, que está llena de textos antiguos, permitidos o prohibidos, que representan el saber. Es terrorífica. Me gustó mucho que ese fuera uno de los escenarios más recurrentes y que, gracias a ello, se hicieran muchos comentarios sobre el uso y abuso de los libros, sobre la capacidad de leer, sobre la avidez de conocimiento, sobre el recelo con el cual uno protege ciertos libros. Hasta ahora no había visto que se trataran con tanta insistencia en una novela de ficción (o tal vez yo no recuerdo haber leído una, cosa que a estas alturas de mi vida ya es normal… pero sí me acordé de otros leyendo El nombre de la rosa).

Adso es el narrador de esta historia y ofrece una mirada particular. Su forma de contar no es para nada aburrida, le da ritmo al transcurso de los hechos. Aquí lo enlazo con la escritura: no es un estilo rebuscado, hay palabras que pertenecen a ciertas disciplinas pero no estancan la lectura. La dificultad las traen el latín y otros idiomas que aparecen con menos frecuencia. Hay un truco para no patalear con eso (a mí me funciona) cuando no conocen el idioma: lean primero todo el capítulo que tenga la frase que los complique, no se detengan. Cuando lo terminen, vuelvan y traduzcan, aunque probablemente se den cuenta de que igual entendieron lo esencial. Eco es filólogo y se le nota a la legua, incluso en ciertas actividades de los protagonistas que resultan complicadas de seguir. Y ahora vuelvo a Adso. En varias ocasiones es un espectador, casi no participa de las discusiones. Su función parece estar limitada a hacer las preguntas adecuadas para que Guillermo suelte un poco el hilo de sus razonamientos. No lo consigue del todo: Guillermo es bastante reservado con sus hipótesis y en más de una ocasión el lector le gritará mentalmente, pidiendo al menos un dato. Pero también Adso puede ser un protagonista como se debe, alguien que se involucra demasiado en los acontecimientos y que intenta, desde su yo presente anciano, transmitirle todo lo posible al lector, incluso cuando no hay palabras para describir.

Sobre los demás personajes, no puedo agregar demasiado. La mayoría de ellos, como el abad, Severino o Malaquías, son dueños de algunos saberes específicos que los meten de lleno en el problema o que los señala como una ayuda. Otros, como Ubertino, son las voces de la reflexión: están para discutir y recrear un contexto (el siglo XIV) que repercute en la abadía, la toma desde afuera hacia adentro. Estructuran las digresiones cultas que están diseminadas durante toda la novela. Algunas son extensas y hasta parecen sobrar, pero se gana más leyéndolas que salteándolas. Lo importante es que los personajes no son de esos con los que uno forma relaciones inexistentes. No despiertan otra cosa que sospecha. En mi caso, hasta resentimiento. Detalle aparte: no hay personajes femeninos. Hay uno, sí, y a otras mujeres se las menciona, pero por ser una abadía es lógico que no aparezcan.

¿Por qué no cinco perfectas y doradas estrellas? El final tiene un buen giro, pero la ejecución no terminó de resultarme convincente. Anticipé ciertos mecanismos porque los leí en otros libros (más nuevos que este, puedo decir en su defensa). Se reflexiona sobre cosas muy sensatas y otras muy descabelladas y de repente, debido a la falta de ciertas habilidades… el ridículo. Si bien puedo conformarme con pensar “está genial que no todo sea perfecto”, tampoco puedo dejar de ser ilógica. No puedo comentar con más detalles. También pesa en la estrella que falta la delineación de algunas subtramas que no llegaron (desde mi humilde punto de vista) a buen puerto y que tal vez hubieran sido más llamativas que otras que no lo hicieron. Sé que son observaciones superficiales sobre la trama, pero son las primeras que se evidencian. Todavía necesito chequear un par de anotaciones que hice, así que dentro de un año o dos volveré a leer este libro para que hable un poco más.

El nombre de la rosa es un enigma, es un laberinto (¿habrá alguna Ariadna?). Es una novela de misterio, de terror, de ideas, de historia. Es un dolor de cabeza de los buenos y pide un lector paciente, que no se desanime. No me decepcionó y cumplió con las expectativas, ya que resultó ser tan genial como me habían dicho todos los que me comentaron este libro. Eco es un autor y un pensador extraordinario y quiero seguir leyéndolo, así que estoy segura de que me esperan más situaciones rebuscadas, una tormenta de referencias (gracias por existir, Google, enciclopedias y diccionarios) y erudición por todas partes. Suena desafiante. Así que El nombre de la rosa se va a mis favoritos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         80
rebecacantarero
 17 abril 2020
Es una novela muy buena que mezcla varios estilos. Se trata de una novela histórica, pero también lo es policíaca y de misterio. Tiene dosis de ensayo, de libro de historia medieval y de su pensamiento y filosofía. Si no se tienen unos conocimientos mínimos sobre el panorama cultural, histórico y religioso del siglo XIV creo que puede ser un poco difícil de seguir, pero a mí me ha resultado preciosa. Describe las cosas de un modo que te hace meterte de lleno en la época y en los escenarios, incluso hace que ames aún más ese periodo histórico. Muy bien construida y relatada, se ha convertido en uno de mis libros favoritos.
Comentar  Me gusta         70
Edd62
 12 septiembre 2018

Un ejercicio literario, que culmino en un exito internacional, la pretension de crear un Collage, a partir de historia, ficcion, citas, referencias, ideas propias, asi como el traslado de la novela policiaca al medioevo y confrontada a la inquisicion . El laberinto arquitectonico en contraposición al linguisticoTodo ello aderezado con el magistral uso de la pluma y lenguaje por parte de Eco, resultan en una novela que inia a la lectura desde la primera pagina, mantiene el interes en crescendo, la resolucion del misterio, si , pero el placer que provoca su lectura, y el concitar imaginacion, memoria, conocimiento, deduccion es gratificante, ejercicio para el autor, ejercicio para el lector...
Comentar  Me gusta         42
Janire
 26 enero 2020
Había visto la película dos veces, pero aún tenía pendiente adentrarme entre sus páginas, y tengo que reconocer que fui posponiendo su lectura por la inmensa pereza que me daba enfrentarme a este libro tan denso.

A lo largo de la obra seremos testigos de una investigación llevada a cabo por Guillermo de Baskerville y su ayudante Adso de Melk, con el fin de descubrir al culpable de unos crímenes cometidos en una abadía. También asistiremos a numerosas discusiones teológicas que enfrentan a distintas facciones religiosas.

La narración en su mayoría es densa y lenta. Cuando el autor se centra en la investigación del crimen, engancha mucho, gracias en su mayoría a la personalidad fuerte y decidida de Guillermo. Pero en cuanto empiezan a hablar de la religión y comienzan sus discusiones sobre la iglesia, la lectura se hace muy cuesta arriba.

El dúo formado por Guillermo y Adso me ha recordado mucho al dúo formado por Sherlock y Watson y la verdad es que este dúo gótico me ha resultado maravilloso y se ha convertido en una de mis parejas literarias. Se compenetran a las mil maravillas y hacen la lectura muy interesante.

La ambientación en una abadía perdida en una montaña en la época medieval, hace que te sitúes perfectamente en la trama y te sientas como un monje más.

Para mi gusto el autor se recrea en exceso en las discusiones teológicas haciendo muy tediosa y aburrida la lectura y sobre todo, si no estás muy enterado en la historia de la época, es probable que te sientas perdido en todo lo que te están narrando y te plantees dejar de lado la lectura.

A pesar de lo que cuesta leerla, en numerosos momentos se vuelve adictiva y es por esos momentos que merece la pena leer esta historia.

Desde aquí os recomiendo que le deis una oportunidad a esta novela, merece la pena conocer a Guillermo de Baskerville, pero desde aquí os doy un humilde consejo. Buscar una edición que tenga las partes de Latín traducidas. La novela que yo me leí no tenía traducidas las partes de latín y siento que me he perdido cosas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Bren
 04 septiembre 2019
Leer este libro es adentrarte en un texto realmente rico en muchas formas, sentidos y profundidades, Umberto Ecco y esto va para todos aquellos que pretendan leer este libro como mero Thriller de asesinato, además de escritor de novela fue filósofo y por lo tanto su libro tiene mucho de la esencia de este escritor.

Escribir una reseña que haga justicia o que medianamente se adentre a lo que debería hacerse con este libro es empresa difícil para alguien como yo, sin embargo, trataré de con mis pocos medios hacerle algo de justicia.

A pesar de que todo pudiera girar a través de la investigación de unas muertes extrañas que ocurren dentro de una abadía, también trata sobre una parte de la historia de la Iglesia católica, en este caso la que ocurría en el siglo XIV, donde había tanto politiqueo dentro de la iglesia, tantas luchas de poder, hay no solo un enorme trabajo de investigación histórica para poner en contexto el ambiente donde transcurre esta historia, sino que además Ecco, hace un trabajo impresionante a la hora de poner la crítica intelectual, de poder, de clases, de misoginia, de hipocresía que había en ese momento y que ha habido dentro de la iglesia católica a lo largo de los años.

Adso además de narrador es un personaje que refleja la ingenuidad del lector, el que todavía puede creer que todo es bonito y color de rosa, que podría pensar en la bondad y la verdadera buena fe de la religión que profesa y que gracias a su maestro el padre Gabriel se entera de la realidad de la vida, de las malas intenciones y de que no todo es como lo pintan, así pues, Adso nos representa a nosotros como lectores en esta gran lección por parte del autor para hacernos llegar su cinismo, sus pensamientos críticos, su filosofía y un poco de sus conocimientos.

Hay una cantidad de frases verdaderamente remarcables en este texto, no voy a poner ninguna porque no acabo, pero casi he dejado subrayado la mitad del libro (leo en electrónico así que no se asusten no he tachonado ningún papel jajajajajaja) y además una profundidad de pensamiento crítico, de pensamiento del ser, del engrandecimiento y el poder que da el conocimiento y lo mucho que aterroriza a la gente común las personas que tienen ese conocimiento.

La prosa de Umberto Ecco es una delicia, una maravilla de esas de degustación lenta es como esos platillos gourmet que te ponen en un restaurante de 3 estrellas michelín y que cuesta un dineral y que cuando te lo sirven solo son dos pequeños trozos del tamaño de una moneda con tres gotas de una salsa, a primera vista pareciera aburrido pero una vez que lo pruebas, entonces te enteras que es la delicia más grande del mundo, pues bueno, así Ecco, al principio podría resultar cargante, difícil de seguir y parecer aburrido, pero una vez que lo lees con calma, se disfruta, se ama y se agradece.

Este libro hay que leérselo con calma y creo yo, más de una vez, tiene mucho para reflexionar y también, por supuesto que entretiene, por supuesto que nos mantiene en vilo la parte de la intriga, la investigación, las motivaciones.

Creo que lo único que me ha parecido algo pesado ha sido que nuestro autor ha utilizado mucho el latín y por supuesto vienen las notas al final con las traducciones de las frases, pero ese ir y venir en el libro me ha resultado un tanto complicado y hay que hacerlo porque de otra manera no se comprende el sentido de lo que se está diciendo.

Una maravilla de novela, un libro de esos que se quedan y que te dejan mucho más que un simple paso por una lectura entretenida, lo hace, entretiene, pero aporta más que solo eso.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         31
Yalonso
 18 marzo 2019
Yo llegue a esta novela totalmente desprevenida, sin expectativas, solo era un libro en mis manos y agradezco que así haya sido porque sé que las expectativas tienden a poner el listón muy alto para un libro y aquellos que son tan recomendados terminas decepcionado sencillamente porque esperabas más. Por suerte lo leí por primera vez hace muchos años, antes de mi furia lectora y de que supiera qué era un clásico de la literatura. Esta es una historia original, con unos personajes muy bien logrados, una trama muy orgánica. Algunas veces me perdí pero fue por falta de referentes históricos y aun así lo disfruté muchísimo y cada vez que lo leo (ya lo he hecho varias veces en mi vida) puedo encontrar más lecturas porque cada vez voy mejor preparada para lo que voy a leer. Para mí es un clásico imprescindible para todo lector.
Comentar  Me gusta         30
aesede
 25 febrero 2019
Ya dijo Umberto Eco que para entrar en el monasterio había que subir la colina de la montaña. Este libro se siente así: las primeras doscientas páginas son duras, hay que salvarlas, hay que nadar entre términos y conversaciones teológicas para llegar al fondo del misterio que es el corazón del libro.

Aunque Umberto Eco y su tendencia a escribir ensayos dentro de sus novelas a veces me cansan, no puedo negar la relevancia y la belleza del libro ni su interés, a pesar de todo.

Si eres un lector al que le gusta una lectura rápida y fácil, este libro no es para ti. Si, como yo, disfrutas de profundizar en temas y entrar en ese modo "estudioso" que algunos libros facilitan, entonces dale una oportunidad a este ya clásico.
Comentar  Me gusta         30
ruedespoemes
 16 septiembre 2020
No se puede esperar menos de un gran teórico literario como Umberto Eco.
La historia es sencilla pero tiene un gran trasfondo histórico. El comienzo es un poco lento, pero tal y como dijo Eco en una entrevista, él debe dar al lector todos los detalles del mundo donde transcurre la historia de sus personajes y, quien no pueda leer la introducción que nos ofrece, no estará preparado para continuar leyendo la historia. Considero que "El nombre de la rosa" y esta idea sobre la importancia de describir el contexto histórico, social y cultural de una obra marcan el comienzo del género de la novela histórica actual.
Comentar  Me gusta         20


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG





Test Ver más

¿Cuánto sabes de la novela «El nombre de la rosa» de Umberto Eco?

¿Para qué viajan Fray Guillermo y Adso a la abadía benedictina?

Para investigar en su biblioteca secreta
Para debatir con enviados papales si una rama franciscana es herética
Para enseñar
Para resolver el misterio de las muertes de varios hermanos

10 preguntas
46 lectores participarón
Thème : El nombre de la rosa de Umberto EcoCrear un test sobre este libro
.. ..