InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8423352870
Editorial: Destino (10/10/2017)

Calificación promedio : 4.6/5 (sobre 10 calificaciones)
Resumen:
Pepa es una mujer madura en quiebra emocional. Siente que ha malgastado su vida y culpa al mundo de su aparente desgracia. Sola, enfadada y amargada, siente como una herida la felicidad del resto, y para protegerse del dolor no encuentra otra forma que vivir dentro de una coraza que oculta sus verdaderos sentimientos.
Durante unas vacaciones forzosas, Pepa se ve obligada a reflexionar y a tomar consciencia de los errores que la han llevado a estar donde está.... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (8) Ver más Añadir una crítica
CARMINA
 24 enero 2018
Hablar de Basta con vivir es harto complicado, porque es como hablar de la vida misma, de Pepa, y de Crina, dos mujeres heridas emocionalmente, que han levantado altos muros a su alrededor, o se han protegido con una gran coraza para evitar sufrir más. Las dos arrastran desengaños, pérdidas y abandonos, las dos fueron confiadas un día y les llevo un poco a la situación actual. Con todo ello se podría creer que estamos ante una novela sombría, pesimista, y nada más lejos de la verdad, estamos ante una novela optimista porque ambas mujeres luchan por sobrevivir e intentan revertir su situación, es un canto a la vida, a la superación, a la amistad, y sobre todo es un canto a la solidaridad.
Entre Bambalinas
Soy curiosa, no lo puedo negar, cuando leo una novela y me gusta como lo ha hecho esta, quiero saber que hay detrás de ella, que llevó a la autora a escribir la historia, si los personajes son reales o son inventados, que hay de realidad y que de ficción detrás de la trama, incluso que hay de la autora en algún personaje.
Normalmente sacio mi curiosidad leyendo todas las entrevistas que caen en mi mano, pero esta vez lo he podido hacer en vivo y en directo, Carmen es muy atenta, responde con una gran sonrisa a todas las preguntas que se le hacen, cambia su semblante cuando la respuesta reviste seriedad.
Así me enteré que Pepa y su inseparable Ramón nacieron de una situación real, Carmen suele pasear a su perro y se cruzaba con una señora que paseaba al suyo con nombre de persona, le hablaba con gran afecto y a la autora se le ocurrió pensar que lleva a esa mujer a darle al animal nombre de persona.
La historia de Crina tiene un inicio distinto, Carmen en el transcurso de unas Jornadas creo recordar conoció a una mujer africana que siendo niña fue vendida a un hombre mucho mayor que ella, se la desarraigó de su tierra, vino a Barcelona y aquí estando embarazada logró ayuda para revertir la situación. Quiso contar la historia, pero la propia protagonista tenía pensado hacerlo, y ella la enterró en su memoria.
Cuando el personaje de Pepa cobró fuerza en su mente, Carmen rescató aquella historia y la tuneó, convirtió a la africana en rumana, de niña a joven, de venderla la familia, a que lo hiciera su novio, y así nació Crina. Pero la historia de esta era tan dura, que necesitaba testimonios para poder hacerla creíble. Y para ello mantuvo entrevistas con varias mujeres que habían sido traídas a España de forma ilegal y sometidas a trata de blancas y ahí tiene su papel Cosmina Dohan porque le dio la clave para dibujar a Crina y su personalidad durante el cautiverio.
Con esos dos personajes comenzó a escribir Carmen una novela que se iba a llamar Ni siquiera la lluvia en honor al poema de Cummings y que terminó llamándose Basta con vivir por los derroteros que tomó la historia conforme iba escribiendo.
Otra curiosidad es que Cristina Palau, la psiquiatra, existe, es amiga suya, y las conversaciones entre ellas se han producido en la realidad, solo que Pepa era en ese momento Carmen y de esa manera equilibra los diálogos, intenta que sean creíbles, y sobre todo no sean forzados
Los personajes:
Pepa y Crina son los pilares de esta novela, ambas son mujeres en quiebra, mujeres rotas, y sin embargo cada una a su manera lucha día a día, aunque parece que Pepa lo único que hace al principio sea dejarse llevar, ir malgastando una sucesión de días iguales. Sin embargo, el parecido acaba ahí en la situación que viven de soledad, de abandono... Porque cada una tiene una edad distinta, una procedencia distinta, y unos sueños más dispares aún.
Pepa es una mujer a la que la vida ha vapuleado de lo lindo o al menos eso piensa ella. Recuerda su infancia como un eterno día gris, nublado, y así sigue tantos años después. En su mente ha falseado la realidad y culpa de su desdicha a todos cuantos la han rodeado. Familia y amigos salen mal parados en sus pensamientos, unos por morirse, otros por enfermar, otras por enamorarse, casarse y formar una familia, o por romper el compromiso.
Ella se ve como una victima, a la que todos han intentado aniquilar, porque con la coraza que se ha puesto nadie puede ver a la verdadera Pepa, o al menos la que ella cree que es, una mujer graciosa. A Pepa nada le ha salido como quería, no se ha casado y la culpa es de Ramón, no ha tenido hijos y la culpa vuelve a ser de él, de ahí que su perro se llame Ramón, y que hable con él, tampoco tiene a nadie más con quién hacerlo. Carmen juega a la ambivalencia con los dos Ramones, el humano y el perro, porque el lector hay un momento en que duda de que exista Ramón el humano, al menos yo lo dudé, pensé que era una fantasía más suya, cuando Pepa evoluciona hacía la luz constaté que existía y me pude reír mucho con sus diálogos internos y con sus monólogos, y es que el humor es un arma poderosa contra la nostalgia, la amargura y lo que yo suelo llamar el mal café.
Pepa es una mujer insoportable, ni siquiera parece llevarse bien con su madre, a la que culpa de su desdicha por haber tenido que cuidarla durante tanto tiempo tras la muerte de su padre, así como no se le iba a pasar el arroz. Tampoco el trabajo llena su vida, la contrataron como cocinera, entre fogones se desenvuelve como pez en el agua, pero ahora la comida llega de fuera, la trae una empresa de catering y ella está cuidando a ancianos, a los que secretamente odia, ella cree que es atenta con ellos, cariñosa, pero nada más lejos de la realidad y cuando tiene un incidente con una compañera los jefes la obligan a tomar unas vacaciones forzosas.
Y benditas vacaciones, Pepa al principio no sabe que hacer con sus días, todos tan largos, después decide hacer caso a su madre, y va la peluqueria, visita a una siquiatra, y pasea a su perro Ramon por una placeta, y allí es donde se fija en una joven embarazada triste, que parece estar en su mundo interior, que mira sin ver, o al menos eso cree ella, porque sus ojos gritan auxilio a cada mirada.
Aunque no lo parezca las vidas de Pepa y de Crina evolucionan de forma paralela, y van coexistiendo hasta que un día convergen en esa placeta, y una renovada Pepa decide ayudar a la joven como único medio para salvarse a ella misma.
Crina es una joven rumana estudiante de medicina que un buen día decide seguir a su novio a España, y lo que ella cree que son unas vacaciones se convertirán en una pasaporte hacia el horror y a una deuda insaldable, que cada vez va creciendo más y más. Vendida, traicionada, humillada por quien decía quererla Crina empieza un descenso a los infiernos que cree que en algún momento puede parar, de esa manera disocia su personalidad para poder sobrevivir, esta la joven que obedece, que aprende cuatro palabras en español que hace felaciones o abre sus piernas si el cliente paga más, y la otra que sigue soñando con volver a su casa, retomar su carrera de medicina, abrazar a sus padres. Tener estudios de medicina le ayuda a curar las heridas del cuerpo, pero las del alma no hay apósito que las pueda restañar.
Con Crina nos emocionaremos y querremos zarandearla para que huya de ese infierno, pero es tan poderoso el lavado de cerebro que les hacen, son tan crueles esas mafias, que saben que sus familiares corren peligro, y más en Rumania y ella quiere proteger a sus padres, bastante difícil debe resultarle a su madre no saber donde se encuentra. El testimonio de Crina es duro, nos helará el corazón en algún momento, pero nos obliga a no mirar hacia otro lado. Crina en todo momento se siente invisible, los hombres con los que está no se preocupan más que por el placer, no piensan en que ella no está allí por su voluntad, y si ella lo cuenta la miran con conmiseración. Todos los días son iguales, una sucesión de hombres, drogas y un cansancio infinito. Embarazos, abortos, y de nuevo la deuda crece y vuelta a empezar desde cero, hace tiempo que ha perdido la esperanza de huir de sus garras y sin embargo sigue luchando y sigue soñando.
De nuevo está embarazada y esta vez no la han obligado a abortar, Crina sabe que es porque piensan vender a su bebé, y no lo piensa consentir, piensa como escapar, pero no ve salida, teme que los que la tienen cautiva la tomen con su familia. Y así pasa los días sentada en el banco, implorando ayuda con la mirada, pero nadie parece verla, nadie parece entenderla, y en todo momento está vigilada desde un balcón por una vieja que ha sido prostituta y un chico negro que menudea.
Su mirada se cruza con la de Pepa y piensa que quizás ella si pueda ayudarla. Y ahí comienzan a encajar las piezas del puzzle, los caminos de ambas empiezan a converger, la recién estrenada evolución de Pepa avanza de forma imparable.
A estos dos personajes se le unen unos secundarios muy necesarios, creados con mucho mimo, dibujados con la misma maestría.
Paco, es un viejo panadero que todos los días toma el café en el bar de la plaza, es quien primero repara en Crina, y el que pone sobre aviso a Pepa, aunque cuando le comenta que esta secuestrada y que seguro planean vender a su bebé, esta no le da demasiado crédito. Sin embargo, comienza a vigilarla cada día, y a urdir un plan para ayudarla.
Pilar, es la hija de Paco, amiga de la infancia de Pepa, ella es la que treinta años después de que dejaran de verse le informa de como ha transcurrido la vida de las amigas, la de Ramón, y qué sucedió para dejarán su amistad de lado y por supuesto no coincide con lo que Pepa guarda en su mente. A partir de ese momento la evolución de Pepa es imparable y además las situaciones de humor también aumentan.
Carmina Palau: La siquiatra, la que hace que Pepa se replantee su pasado y le ayuda a afrontar su futuro. Es quien al final realmente ayuda a Crina, y asistir a esa lucha interna sobre si tiene que intervenir o no en ese asunto no tiene parangón, como tampoco lo tienen las sesiones que ambas mantienen en las que va desmontando la coraza que recubre a Pepa. Su denuncia ante la policía es la tabla de salvación de Crina.
Hay más personajes, la madre de Pepa y sus conversaciones con ella no tienen precio, su historia con Rafael en la residencia es preciosa, pero eso lo tendrá que descubrir el lector que se acerque a esta bonita y dura historia que nos obliga a mantener la vista ante la trata de blancas, mujeres obligadas a ejercer la prostitución para saldar una deuda que en muchas ocasiones no han contraído de forma voluntaria.
Estilo
Carmen tiene una forma muy peculiar de escribir, es casi más importante como lo cuenta que lo que cuenta. Su prosa enamora a pesar de los temas tan duros que aborda, porque no es plato de buen gusto que hagan desfilar ante tus ojos las miserias que tu evitas ver día tras día. Tu te esfuerzas en mirar hacia otro lado, conviertes en invisible lo que no te interesa y llega Carmen y con su forma de escribir te lo pone en bandeja, y no solo no puedes apartar la mirada si no que quieres saber más. No se si ella es consciente de eso, que sus denuncias sociales calan en el lector, que al final es incapaz de apartar la mirada. Si todos con nuestro granito de arena contribuyéramos el mundo sería más amable.
Carmen tiene una forma peculiar de usar los recursos y juegos literarios, utiliza un vocabulario exquisito y narra de forma ágil, sencilla a pesar de todo, embellece la crueldad. Usa de forma magistral los toques de humor, que le dan un balón de oxigeno al lector ante tanta tragedia, unas veces es una leve sonrisa, pero también te puede arrancar un gran carcajada, porque Pepa si es graciosa, falta que lo muestre, y llega un momento en que lo hace, en que la coraza se resquebraja, sigue teniendo sus barreras, pero digamos que el muro es menos alto y pierde altura conforme ella va tomando conciencia de su vida y aceptando su parte de culpa en su desdicha.
A pesar de los temas tratados nos encontramos ante una novela muy positiva, optimista, un gran canto a la vida, a la amistad, a la solidaridad. Un rayo de luz ante tanta miseria, ante tanto dolor y crueldad. Carmen Amoraga consigue poner en el ojo del huracán la trata de blancas, nos obliga ha hacer visibles a esas mujeres que viven una vida que no les gusta, al tiempo que nos pone ante el espejo para que analicemos nuestra vida y dejemos de culpar a los demás de lo que nos sale mal, algo de culpa tendremos también nosotros.
Al final de todo la moraleja es que la vida no hay que planificarla, con vivirla basta y de ahí el titulo de esta novela que le va como un guante, y la portada ya nos ofrece un primer acercamiento a ese optimismo que pretende la autora.

Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Clio1329
 22 enero 2018
Una ventolera de sentimientos, sería una definición perfecta para esté libro. Dentro de él nos encontramos los dos grandes protagonistas: Pepa y Crina. Por una parte tenemos a Pepa, una mujer que por ciertas circunstancias que le ha dado la vida lleva viviendo gran parte de su vida quebrada a nivel emocional, sin tener ganas de luchar para continuar, haciendo de ese modo que su existencia se vulgar y amargada. Por otra parte tenemos a Crina, que su vida es completamente diferente a la de Pepa. Crina fue secuestrada y de esa forma entra a lo que llamamos a la red de trata de mujer, haciéndonos participe de lo dura que ha sido su vida desde que paso todo.
A lo largo de la historia vamos viendo como los personajes van evolucionando, especialmente Pepa. Aunque también tengo que decir que con Pepa no comenzaba a empatizar hasta la mitad del libro, porque hasta ahí no entiendes la razón de su actuación así con las personas o porqué su existencia es toda muy oscura. Pero cuando llega el momento, ves que por culpa de algunos sucesos de su vida no puede actuar de otra forma ya que se encuentra rota a un nivel casi inexplicable. Esa transformación se ve completada, casi, al final de libro y sobre todo dejando una gran reflexión a la madre de Pepa sobre lo que ocurre al final. Ya que he nombrado a la madre de Pepa, quiero decir que es un personaje que juega un papel bastante importante dentro del libro, sobre todo por la visión que tiene su hija en un principio de ella y como cambian las cosas al final siendo muy distinta en todo. Pero creo que con el personaje que más he empatizado ha sido con Crina, con ella podemos sentir todo su dolor y sus vivencias que por desgracia muchas mujeres viven día tras días, sin que se frene de una vez. Con ella, experimentamos el sufrimiento que tienen las victimas de la trata, engañadas con un futuro mejor y luego son abusadas de ellas. Pero Crina ahora tiene un motivo por el que luchar y es por su bebé e intentar que no sea vendido de ninguna forma. Gracias a ella, de algún modo hace que el personaje de Pepa evolucione y perciba lo que le esta ocurriendo a ella.
A nivel de lectura, es muy rápido de leer y es amena. al principio del libro me costo diferenciar que partes era dialogo y cuales no eran, ya que están entremezclados y era una nueva forma de ver los diálogos a nivel de lectura.
Como conclusión, creo que el libro nos demuestra que a veces no debemos pensar que nuestra vida no es tan mala como nos creemos, que a veces los problemas que nosotros percibimos como que no son nada para otras personas son un mundo. También es uno de eso libros en el que te replanteas algunas cosas sobre ti mismo, al igual que me ha costado mucho llegar al final por el echo de no querer desprenderme de los personajes ya que necesitas seguir aprendiendo de ellos. El final me ha dejado un poco rota, ya que lo último, último nos deja con la duda de si pasará o no una cosa. Quién hayáis leído el libro comprenderéis a lo que me refiero.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Lolimisterioletras
 27 enero 2018
Quizá podamos pensar al leer la sinopsis de la editorial que ahí reside todo, que ya nos han contado de qué va la historia y que no hace falta que nos adentremos entre sus páginas. Es cierto que la sinopsis adelanta bastante la historia, pero lo bueno de este libro no es tanto lo que cuenta, a pesar de que estamos ante una buena trama que puede dividirse en dos partes que luego confluyen, sino en cómo lo cuenta.
La trama se centra en dos protagonistas principales, Pepa y Crina, que nada tienen que ver la una con la otra, pero cuyas circunstancias convergen. Pepa, una de las dos protagonistas de la historia, es una mujer de unos cincuenta años que vive enfadada con el mundo, que cree que se merece algo mejor y culpa a todos y a las circunstancias en las que ha vivido de su soledad y de su triste vida, sin amor, sin hijos, acompañada de un perro al que ha puesto de nombre Ramón, el nombre del novio que la abandonó, que tuvo que pasar por un cáncer y perdió así la posibilidad de tener hijos, y que se quedó sin amigas porque éstas la traicionaron casándose y teniendo niños... Pepa "recuerda su infancia como si fuera un día nublado", y esta es la actitud que mantiene ante su vida. En algunas ocasiones me he podido sentir identificada con el personaje, no por sus miedos y paranoias, sino porque el personaje tiene su propia versión de los hechos y cree que esa es la buena, sin pararse a preguntar ni a su madre ni a los compañeros de trabajo la visión que ellos tienen, y creo que todos hemos creído en algún momento que algo pasó tal como lo recordamos, y el hecho de no pararse a comentar con los demás puede hacer que nos aislemos del mundo, como se encontraba Pepa, hasta que unas vacaciones forzosas en el trabajo (provocadas por un malentendido con sus compañeros) hacen que comprenda que tiene demasiado tiempo libre y que no sabe en qué ocuparlo, más allá de pasear a su perro, al que tampoco es capaz de dar demasiadas muestras de cariño. Una charla con su madre, que habita en la misma residencia de ancianos donde Pepa trabaja hará que busque ayuda en una psicóloga, y es ahí donde iremos conociendo los pasos que han hecho que Pepa sea como es, y las ganas que tendrá de cambiar tanto física como mentalmente. Los paseos con Ramón la llevarán a retomar el contacto con algunas personas de su pasado, y la acercarán a Crina, la otra protagonista de la historia, una joven rumana de veintitantos años, estudiante de medicina en su país, que ha llegado a España engañada por su novio y que ahora está bajo el poder de una red de trata de blancas que la obliga a prostituirse en contra de su voluntad bajo la amenaza de hacer daño a su familia en su país.
El día a día de Crina nos impacta. Sabemos que por desgracia es algo que se da más a menudo de lo que queremos pensar y seguramente muy cerca de nosotros, pero que preferimos ignorar. El libro es un canto a mirar a nuestro alrededor, a dejar de pensar en nosotros mismos y de mirarnos solo nuestro propio ombligo, a ampliar nuestras miras y tratar de ayudar al prójimo, porque eso nos engrandece y nos hace crecer como personas. En el libro asistimos al despertar de Pepa de nuevo al mundo, con ánimos renovados, y a las penurias por las que debe pasar Crina, dispuesta a huir gracias al hijo que está esperando, al que espera un incierto futuro en el horizonte, lejos de su madre.
Podía desgranar más pasajes del libro, contar qué pasa en realidad, cómo se desarrolla, pero solo puedo decir que merece la pena leerlo, que me ha encantado conocer la prosa de su autora a la que no había tenido el placer de haber leído antes, que lo he disfrutado, que me ha removido por dentro y que ha dado lugar a que suelte alguna que otra risa por los puntos de humor que tiene, que vienen de la mano de Pepa y Ramón (si os decidís a leerlo lo entenderéis), y que sí, que es una lectura altamente recomendable con la que yo he disfrutado y que se devora.
Enlace: https://elmisteriodelasletra..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Domiar
 27 enero 2018
Ay, Pepa, Pepa! Nuestra Pepa (y digo nuestra porque la acabaréis sintiendo así) es la protagonista principal de esta historia. La historia de una señora de tantas que, cuando su madre cayó presa de una depresión a la muerte de su marido, se tuvo que sacrificar para cuidarla porque era la hija y además estaba soltera y sin familia propia, así que era lo más conveniente (¿para todos?) que dejara su trabajo para dedicarse al cuidado de mamá, sin ayuda de nadie del resto de la familia, que pasaban por allí de visita para darle mas trabajo los domingos y tranquilizar sus conciencias. Desde fuera Pepa parece amargada y reñida con el mundo, desde dentro ella piensa que es divertida y tiene mucha gracia. Echa de menos a esas personas que la encontraban graciosa, personas que bajo su punto de vista la abandonaron cuando estaba triste y enferma, sin ganas de vivir.
Debido a su permanente estado de mal humor y su enfado con el mundo y dado que esta actitud le está generando problemas en su trabajo, "le aconsejan" tomarse unos días de vacaciones para reflexionar. Pepa no se lo tomará muy bien al principio, no sabe qué hacer ni a qué dedicar su tiempo. En un principio le prestará más atención a Ramón, a quién tiene muy descontento. Y tiene dudas sobre si visitar a su madre o no, que está alojada en la residencia de ancianos en la que Pepa trabaja. También comienza a dar paseos, reflexionando sobre cómo ha malgastado su vida, la actitud de su familia con ella y otros asuntos que le rondan por la cabeza. En uno de estos paseos se cruzará con una chica rubia que todos los días está sentada en un banco, con una angustia permanente en la mirada, pero que nunca habla cuando le diriges la palabra. Y por vez primera, nuestra Pepa dejará de pensar en su persona para preocuparse por un semejante, al menos desde hace mucho tiempo, y comenzará a pensar en como puede ayudar a esta chiquilla que parece avasallada por la vida. le echará una mano un señor mayor, que camina renqueando en su paseo diario al bar, y al que no identifica, aunque le resulta vagamente familiar.
Crina vive atrapada en una pesadilla real. Su novio la engañó y se la trajo a España desde su Rumanía natal, dónde estudiaba para convertirse en médico. Una vez aquí, la vendió a una mafia de trata de blancas que la explota de forma inhumana, pero esto no es lo peor que puede pasarte. ¿Qué pasa si además te quedas embarazada? ¿Qué será de ti? ¿Y de tu bebé? Necesita hacer algo, pedir ayuda, gritar en busca de auxilio, pero tiene un problema, tiene demasiado miedo, está totalmente paralizada por el pánico a los demonios que pueda desencadenar si lo hace. de momento, sólo pide ayuda con la mirada desesperada que le dirige a todo el mundo. ¿Alguien sabrá leerla? tiene que haber alguien que descubra su muda petición de ayuda. Pero parece invisible para todo el mundo...
No os voy a contar nada más, tendréis que leer el libro para descubrir al resto de personajes, algunos muy humanos, totalmente inhumanos otros. Muchos en busca de superar sus miedos y sus propias limitaciones. Otros encerrados en inexpugnables corazas que se han hecho a medida durante décadas.
La novela se lee de forma rápida y fácil, e incluso en los peores momentos, Carmen Amoraga hace uso de un humor que te hace llevadero tanto dolor y tanta soledad, la que sufren muchos de los personajes, cada uno a su manera. La prosa es ágil y sencilla y nos sentiremos identificados con Pepa, o con su madre, o el señor mayor que da su paseo diario, distintas clases de soledades, algunas con remedio, otras no. Todos conocemos muchas Pepas en este mundo, esperemos que encuentren dentro de sí mismas la fuerza, la valentía y el coraje que hace falta para romper sus corazas desde dentro y salir al mundo exterior y poder brillar con toda la intensidad que esta vida nuestra se merece, aún en medio de momentos difíciles. Siempre hay salidas.

Enlace: http://readinginmyroom.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Bookeandocm
 05 octubre 2018
Pepa es una mujer madura a la que hace mucho se le agrió el carácter. Lo más triste de todo es que ella lo sabe pero está tan empeñada en autocompadecerse, echar balones fuera y culpar a uno y a otro de su desdicha, que se ha olvidado de vivir, de saborear la vida a pequeños sorbos, y cada día, por la situación más insospechada, arremete contra todos cuantos tiene a su alrededor. Así he llegado a una situación insostenible en el trabajo y sus jefes, que en el fondo la aprecian, le han pedido que se tome unos días libres.
Los días de Pepa transcurren entre su trabajo en una residencia de ancianos, en la que se encuentra su madre, y su encierro en casa en compañía de su perro sin ningún tipo de alegría o ilusión. La amargura es la estrella que guía sus pasos y no se concede ni un momento de tregua. Y como así no se puede vivir, pues imaginaos como anda ella: sin ganas de trabajar, con la cara torcida todo el rato, en vela toda la noche, montándose su propia película sobre lo que ocurre a su alrededor y jurando en arameo contra el que ose llevarle la contraria. Para colmo de males ahora que tiene unos días libres no sabe cómo ocupar su tiempo, cómo matar las horas que cada día pasa en la residencia. Un paseo hasta un parque cercano a su domicilio marcará un antes y un después en su vida.
En otro hilo argumental encontramos a Crina, una joven rumana obligada a ejercer la prostitución desde que años atrás fuese engañada y atrapada por una red de trata de blancas. A Crina no le han tocado buenas cartas en la vida. Ella que iba para médico vio como un buen día, por culpa de un amor de juventud, su destino se truncó. Ahora vive de su cuerpo, hace lo que le ordenan y tiene una deuda que nunca será capaz de saldar, pero un embarazo inesperado le dará las fuerzas suficientes para buscar un futuro mejor, si no para ella, para su hija, ese ser indefenso que lleva en las entrañas y que no merece ese infierno en el que vive su madre.
Y con estos mimbres sobre las ganas de vivir de unos, las de olvidarse del mundo de otros, la vida que nos tocó en suerte y esa otra que nosotros nos labramos con no pocos esfuerzos, Carmen Amoraga construye una preciosa historia narrada en tercera persona, con un prosa pulcra, salpicada de toques de humor y con un estilo muy personal, que es un canto a la vida. Su mensaje es muy claro: por muy adversas que sean las circunstancias lo que deverdad importa son las ganas de vivir, de disfrutar cada minuto, cada día, cada hora, de mantener viva la ilusión. No siempre sopla el viento a nuestro favor, pero lo importante es pensar que mañana será otro día, otro día mejor en el que tendremos la oportunidad de optar por ser felices y luchar por nuestros sueños o dejarnos abatir.
Dos personajes van ser los pilares sobre los que se asienta toda la novela y que provocarán en nosotros diferentes sentimientos, y de sentimientos ella sabe bastante porque no necesitará una novela muy extensa para calar de lleno en el lector. Crina despertará nuestra ternura y el instinto protector; por lo injusto de su situación y porque, por mucho que imaginemos, es imposible llegar a entender el horror que puede llegar a vivir una persona que vive esclavizada. Sin embargo, es justo ella, tan joven e indefensa, la que nos da a todos una lección de entereza y de valentía. Con Pepa ocurre lo contrario, de alguna manera ella ha cavado su propio agujero y ahora se ve incapaz de echar un pie fuera y aún así, con el paso de las páginas, la llegamos a querer.
Basta con vivir es una novela intimista que me ha conquistado de principio a fin; una historia sobre las personas y sus diferentes formas de enfrentarse a la vida, sobre las barreras que nos marcamos nosotros mismos, sobre el amor en sentido amplio , sobre lo que de verdad ocurre y lo que imaginamos, sobre la amistad, la generosidad y la ilusión. No dejéis de leerla.
Enlace: https://bookeandoconmangeles..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (2) Añadir cita
Susana99Susana9907 febrero 2018
"No es que piense en la muerte , pero la vida le cansa."

"-- Más que el problema que tengas, lo que importa es cómo afrontas el problema."

"-- La vida sigue, Pepa. La vida es un largo poema o un libro largo, lo que quieras, y para continuar leyendo o escribiendo tienes que ir cerrando capítulos o terminando estrofas."
Comentar  Me gusta         00
DomiarDomiar27 enero 2018
Gran descubrimiento para mí esta autora de la que seguiré la pista.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: intimistaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Dónde ocurre? literatura estadounidense

Matar a un ruiseñor, Harper Lee

Misisipi
Alabama
Luisiana

12 preguntas
6 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro
{* *}