InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Carlos Gumpert Melgosa; (Traductor)
ISBN : 8420438960
Editorial: Alfaguara (20/05/2021)

Calificación promedio : 3.79/5 (sobre 40 calificaciones)
Resumen:
La comisaria Teresa Battaglia duda si seguir ocultando a su equipo la enfermedad que se ceba con su memoria, cuando recibe una llamada desde una galería de arte: ha sido hallado un retrato de enorme valor atribuido a un pintor de culto, Alessio Andrian, cuya undécima y última obra se creía perdida. El cuadro, sin embargo, posee un detalle que ensombrece el descubrimiento: la pintura roja que dibuja el rostro de una joven es en realidad sangre humana y, según el anál... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (42) Ver más Añadir una crítica
carlotenia
 01 julio 2021
La novela comienza con una premisa que no puede dejar a nadie indiferente: un autor que ha pintado un cuadro con sangre de un corazón que aún latía! Me parece algo super llamativo, y que a los amantes de la novela negra nos hace lanzarnos hacía las páginas de esta historia de cabeza. Además, si como en mi caso ya conocemos a la autora, y a sus personajes principales, la comisaria Teresa Battaglia y su equipo, y ya nos gustaron en el anterior caso que resolvieron, estamos ante un caramelito que no podemos dejar escapar.
Teresa Battaglia, nuestra comisaria protagonista, no es una comisaria al uso. Ya en la primera novela nos desmontó por completo (y nos conquistó) con su manera de ser, sus contestaciones, su sexto sentido, porque ella es experta en entrar en la psique de las víctimas, sospechosos y por supuesto asesinos, y encontrar en ellos en lo más hondo de su alma el porqué de sus actitudes, de sus derramamientos de sangre, incluso haciendo que empatizemos con ellos de manera inexplicable. Su presencia es tan cautivadora, y si la conocemos más como nos va a pasar en La Virgen Negra, más nos va a enternecer, porque tiene un lado maternal tal, que cuida a su equipo como si fueran sus polluelos, puede ir a salvarte de una borrachera porque vas a perder el trabajo, pero si le hace falta darte un par de tortas, también lo hace. Vamos, una madre en toda regla. A la vez fuerte, concienzuda, testaruda, valiente y decidida, si os digo que tiene 60 años, una mochila muy grande a sus espaldas que intuímos en la primera novela y conocemos a fondo en esta segunda, y arrastra un grave problema de salud que puede poner en jaque toda su carrera y las investigaciones y casos que capitanea, ¿cómo os quedáis?

En sus andanzas la acompaña Massimo Marini, su subalterno, un hombre condenadamente perfecto y metódico y que cumple todas las reglas. Esto es algo que a Teresa la pone de los nervios, porque a veces para encontrar una víctima hay que olvidarse del reglamento y saltárselo, y es que a veces parece su padre. Pero Massimo esconde mucho más allá de su fachada perfecta. En la primera novela me gustó mucho este personaje, en esta ha tenido muchos altibajos para mí, tanto que a veces no lo soportaba, pero finalmente entenderemos todo y comprenderemos que los dos son un tándem perfecto que se apoyan y se necesitan aunque a ratos no se aguanten. Teresa no podría conseguir todo lo que alcanza sin él a su lado. Ambos saben sus debilidades y fortalezas y se defienden cuando es necesario.
¿Y por qué me detengo tanto en los personajes? Primero porque creo que en esta novela se profundiza mucho más en ellos. Y segundo, porque un caso de este tipo sólo lo podía resolver Teresa Battaglia y su equipo, por eso son requeridos urgentemente cuando aparece un cuadro desaparecido, y es examinado para su tasación; el descubrimiento que se hace deja a todo el mundo mudo cuando se detecta que La Ninfa Durmiente, esa obra tan especial, ha sido pintada con los dedos, con un pigmento que contiene tejido cardíaco, es decir con la sangre de un corazón que latía y se iba apagando mientras su culminaba el cuadro. Perturbador, siniestro a partes iguales, parece algo imposible de resolver, ya que el autor, que sigue vive y es un autor reconocido, Alesio Andrian, parece ser que cayó en una especia de locura después de todo el suceso. de hecho lo encontraron al borde de la muerte, con el cuadro abrazado a su cuerpo, y ahora mismo está en estado vegetal, porque dejó de hablar, de mostrar sentimientos y básicamente de vivir, como se dice en la novela es "una tumba que respira", pero es el sospechoso más directo. ¿Logrará Teresa penetrar en su mente, hacerle revivir, que muestre alguna reacción, para sacarle una confesión?.
En principio el caso parece no tener visos de ser algo de lo que preocuparse en el presente porque es un hecho que ocurrió hace 70 años, pero hay que investigarlo y descubrir lo que pasó porque sí tendrá una gran repercusión mediática, y la prensa y la gente exigirá conocer la verdad. Eso piensa Teresa, pero no estará más equivocada ya que cuando los primeros análisis de sangre, una sangre que es perfectamente identificable de las gentes de un pueblo en concreto lleven sus pasos a Val Resia, despertarán algo que había permanecido dormido desde hace precisamente 70 años, y las consecuencias podrán ser fatales. Los habitantes de este lugar tienen un idioma propio, costumbres y creencias propias y no todas entendibles, ritos y augurios que Teresa y su equipo tendrán que estudiar para intentar entender si realmente son creencias y actos inofensivos o encierran cosas mucho más oscuras y derramamientos de sangre.
A la vez viajaremos a 1945, momento en el que ocurrió el asesinato de la muchacha protagonista del cuadro, mediante retazos de antaño que se van descubriendo en la actualidad, y otras escenas también del pasado, que se nos van narrando entre capítulos, para poder ir entendiendo lo sucedido. En ese momento estaba a punto de acabar la guerra, y había un grupo de partisanos en la zona. Los partisanos eran miembros de la resistencia clandéstina que luchaba contra el ejército invasor, es decir contra los nazis. A las puertas del fin de la guerra no había mucho que hacer y los partisanos, muchachos jóvenes, se entretenían divirtiéndose con los chiquillos del pueblo e intentando enamorar a alguna de las chicas de la región. Una serie de sucesos y un fatal accidente provocaron cosas oscuras que han permanecido guardadas bajo llave dentro de los corazones de algunos de los protagonistas, pero algunos aún viven, y Teresa será capaz de sacarlas a la luz. La comisaria, con su diario siempre por escudo porque necesita registrarlo todo, se verá como todo su equipo envuelta en sombras, y es que durante la novela hay un halo tenebroso todo el tiempo. La autora es espléndida para crear este tipo de bruma tenebrosa que va a reinar en todo el libro.
A propósito de los hechos de 1945, la autora también nos proporciona toda una lección de historia, acerca del espolio nazi por todo el mundo de obras de arte de todas las épocas, que robaban de distintas instituciones, museos... Pero las sustracciones más dolorosas fueron sin duda las religiosas, ya que tenían connotaciones piadosas, habían sido costeadas muchas veces por el pueblo, y esos robos eran como sacrilegios, aunque a sus autores poco les importaba eso, y los mandos que amasaron estas obras de arte menos aún. A mí como historiadora del arte esta parte de la historia me ha gustado mucho. Y aunque pase de puntillas la verdad es que tiene gran relevancia para la novela que os presento hoy, que no olvidemos se titula aquí en España La Virgen Negra, y el desencadenante de todo es precisamente una obra de arte.
Antes os he hablado de Teresa y Massimo. Pero hay otros personajes en esta novela que hay que destacar. Es increíble como una libro te puede aportar conocimiento de tantas áreas, y en este sentido la autora nos ha ofrecido una información super interesante gracias a Blanca, una joven ciega, y su perro Smoky, con unas cualidades increíbles. Una vez más, Teresa pasa por encima de su superior (que tiene un capítulo aparte, por ser la pesadilla de la comisaria, otra sombra de la protagonista que también conoceremos en esta novela), e introduce en la investigación a este equipo, que no son del cuerpo, como ayuda externa, y la chica y su can le demuestran a todo el mundo las habilidades que tienen y los descubrimientos que pueden llevar a cabo, siendo decisivos en la investigación. Pero además protagonizan momentos muy tiernos, que nos pondrán el nudo en la garganta y nos harán desear que, si hay más entregas de esta serie, sigan colaborando con el equipo porque a mí ya me parecen imprescindibles.
Sólo me falta para ultimar la reseña, hablaros de la estructura de la novela. Precisamente aúna 102 capítulos! Pero no nos llevemos las manos a la cabeza porque son sumamente cortos, no obstante son 500 páginas de libro, que no es moco de pavo, pero si hacemos cuentas cada capítulos serán unas 5 páginas, así que el libro se lee muy rápido y avanzas en sus páginas casi sin darte cuenta. En cuanto al ritmo, no tiene ese ritmo vertiginoso de otras novelas negras, mantiene en casi todo el relato un ritmo bastante sosegado, pero este no le quita un ápice de inquietud a la historia, de hecho creo que la potencia. Asistimos a lo que para mí ha sido una "calma tensa", esa calma que precede a la tormenta, con una naturaleza viviente que en cualquier momento se rebela y ataca. de hecho, en una frase del libro leemos "La naturaleza, de una manera misteriosa y algo inquietante, respiraba y se movía a su alrededor". Este es otro de los puntos fuertes de la novela, y en el que destaca mucho la autora, ya en Flores en el Infierno lo señalé, es una novela que nos muestra un mundo onírico, en el que un mal antiguo y ancestral está latente a la espera de aparecer en cualquier momento, y esto es algo que te pone los pelos de punta. Ilaria Tuti se recrea mucho en los paisajes, la naturaleza, los detalles, la tierra que se ha visto bañada por sangre es una protagonista más en la historia, esa tierra pide venganza, pide nuevas víctimas para alimentarse y seguir guardando secretos, secretos que ha guardado una generación de mujeres durante años, dejando de lado a los hombres y siendo guardianas de una tradición que da mucho miedo. Pero no todo el ritmo es pausado en la historia, ya que al igual que su antecesora, los últimos capítulos adquieren un ritmo frenético, en el que es a todo o nada, con giros marcados que serán el desenlace perfecto.
Estamos ante una novela con unos investigadores imposibles de olvidar, con una historia original, atractiva y tenebrosa a partes iguales, con una trama muy bien creada y documentada que va creciendo en intensidad a lo largo de la narración. Con una ambientación y unas descripciones maravillosas que tanto atraen como nos perturban, además con retazos de historia que complementan muy bien lo que se está contando, y unos escenarios como hemos visto espectaculares, así que no me queda otra que recomendaros su lectura, eso sí, lo ideal es leer antes Flores en el Infierno. Cruzo los dedos para que lleguen más entregas de esta serie aunque Teresa Battaglia lamentablemente esté en un segundo plano.
Enlace: https://losauguriosdelaluna...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         80
Beatriz_Villarino
 13 junio 2021
Puede que sea por deformación profesional, puede que sea por mi obsesión de tener todo controlado, ordenado y categorizado lo que llevo entre manos, el caso es que me ha costado encuadrar la última novela que he leído (y que nuevamente agradezco a Babelio).
Al principio, que es el final de la historia, tenemos la impresión de encontrarnos ante una novela de terror. Después parece que todo empieza como una novela romántica. Más tarde aparecen los crímenes, víctimas por encontrar, personajes inhumanos… así que la novela negra y las Leyendas de Bécquer acuden a nuestra mente. Leyendas cargadas de seres mágicos, demoníacos que protegen y atacan. La virgen negra tiene todos estos componentes, «—Tikô Wariö, Tiko Bronô. Te K skriwa kej —canturreó la voz. Manos impacientes empezaron a excavar, a cubrir otras manos de oscuridad y silencio», aunque no cabe duda de que el realismo se ocupa del presente con intención crítica, mientras reivindica la tradición del pasado sin que nos dejemos llevar por posibles mitificaciones.
Lo que queda claro en La virgen negra es que el presente es inestable y efímero, inacabado, por lo que requiere de un futuro para completarse, y de un pasado que le dé sentido «Él también tiene sus propios tormentos —murmuró—. Aquellos fueron días malditos». El narrador omnisciente consigue introducirse de lleno en la mente de los personajes, de manera que los conecta a todos para que aporten al argumento cierta armonía. Las historias del pasado se mezclan con el ahora para exponer de forma simbólica el tema: «Aquí están, pensó Teresa, los dos lados de esta historia: tiniebla y luz, muerte y amor».
En la novela confluyen varias historias; un niño se pierde en el bosque y encuentra algo que lo aterroriza, un hombre es incapaz de amar a una mujer, la rechaza una y otra vez, incluso cuando ella le confiesa que van a ser padres, un pintor nonagenario lleva décadas sin hablar, ignorando a su sobrino que se preocupa continuamente por él, otro octogenario se ha sentido apartado de su familia a pesar de haber mantenido a salvo un secreto que no ha dejado de torturarlo, un joven vive obsesionado por seguir las enseñanzas de su padre para evitar que el mal lo atrape aun a costa de hacerse daño a sí mismo y a los que quiere. Una mujer atormentada ha sido capaz de desempeñar una carrera policial exitosa a pesar de los malos tratos recibidos de su pareja, hasta que se da cuenta de que puede estar ante su último caso, porque algo ajeno a la voluntad se ha instalado en su mente para destruirla.
Cuando todos estos casos se juntan en un valle, en las montañas fronterizas entre Italia y Eslovenia, la naturaleza se muestra despiadada para interferir en unos y otros hasta dejarlos sin voluntad. Ilaria Tuti impone a la realidad un carácter onírico y algo fantasmal para ralentizar la temporalización con reflexiones. El lector se ve obligado a detenerse sin llevar a cabo juicios rápidos
Era la ausencia de movimiento que acompaña el peligro.
Una presencia había violado los límites invisibles […] No aulló […] Se manifestó con un olor humano y una melodía que era tormento y éxtasis.
La autora se vale de la pintura, la música, la medicina, para reforzar la historia con un metalenguaje capaz de captar una naturaleza alternativa, es real pero mágica, bella aunque peligrosa. Una naturaleza que cuestiona la realidad en una novela que cuestiona la ficción. Hasta que no lleguemos al final de la lectura nada cobrará pleno sentido.
Teresa Battaglia es la comisaria al mando de un equipo policial reflejo de la familia de la que han carecido todos los personajes que recorren las páginas; Massimo Marini es el joven inspector que la quiere y respeta como a una madre, de Carli y Parisi, siempre alertas para saber lo que necesita en cada momento, el forense Antonio Parri, mucho más que un amigo «—Porque he perdido la cuenta de todas las veces que me quitaste el vaso de la mano…».
El trabajo supone para Teresa un respiro, que le concede ignorar por momentos su dependencia de la insulina, que le permite olvidar a veces su pasado de sufrimiento, un pasado que amenaza con reflejar el tormento en la exclusión que la marcará en el futuro. Por eso su diario es fundamental, el reducto que le ofrece datos olvidados cuando el Alzhéimer comienza a torturarla.
La comisaria debe enfrentarse a diferentes demonios, crímenes antiguos, desapariciones actuales, enfermedades, rencor, dolor. Para resolver los casos, Ilaria Tuti pone delante de Teresa dos ángeles, Blanca y Smoky, dos seres que desafían constantemente su condición para encauzar su vida hacia algo inusual, encontrar restos de huesos. Pero también hay demonios, a mitad de camino entre lo religioso y lo pagano. Seres incomprendidos que quieren mantenerse a lo largo de generaciones.
Entre ángeles y demonios protagonizan una historia de leyenda tradicional en la que la magia está oculta en el monte, tras una naturaleza de apariencia amigable que desata su furia para avisar del peligro. La historia de la virgen negra podría estar entre las leyendas del Romanticismo, ávidas de tradiciones ancestrales, revestidas de carácter sobrenatural, incluso místico. Pero la autora aporta el cientifismo actual para que esa magia pueda pertenecer a la normalidad. A veces el poder de la sugestión es más fuerte que lo evidente. Los fenómenos que vienen sucediendo en el Val Resia no encuentran explicación en la mitología, ni en costumbres prehistóricas preservadas por mujeres que se saben el puntal de la sociedad; no vamos a encontrar exorcismos para sacar el mal del valle. El lector une, según le interesa a Tuti, datos y hechos protagonizados por personas crueles, por otras asustadas o dependientes de quienes impusieron sus creencias con chantajes emocionales.
El horror tiene una explicación médica o técnica, aunque La virgen negra permanece envuelta en cierto misterio sagrado aun después de leerla, después de haber podido transformar o adoptar esta deificación «Las llamas ardían en los nichos, sombras y luces temblaron en los rostros de las divinidades femeninas, en los vientres prominentes y en las espirales».
Las diferentes historias suceden en distintos tiempos de un mismo lugar. Un espacio alejado de la actualidad. Cuando el equipo de Teresa llega para investigar una muerte sucedida 70 años atrás, queda hipnotizado por una tradición mantenida miles de años y totalmente natural para los resianos. Ni Teresa, ni Massimo, sumidos en sus propios demonios, serán capaces de racionalizar los elementos que se presentan como fantásticos. La comisaria deberá descubrir la posibilidad real de esos sucesos para que todo quede resuelto. Pero los lectores sufrimos hasta la última página, hasta que reconocemos, al final, que los culpables son fruto de una cadena de obsesiones supersticiosas depositadas en ellos para hacerlos sufrir y que consiguen atormentar a quienes están a su alrededor. La tensión constante, consecuencia de que el conflicto se va complicando con las historias, es la causante de que podamos cambiar la percepción de lo presumiblemente real, y demos sentido a la máxima de la novela «Tempus valet, volat, velat».
No quiero terminar el análisis sin mencionar el ritmo dual de la narración, normalmente es rápido pues mezcla el lenguaje técnico, poético y tensional con expresiones que reflejan cierto humor y familiaridad en los diálogos. Pero en las descripciones del narrador, con su vocabulario culto y, a veces, técnico en demasía, el lector debe parar para reflexionar nuevamente, ahora en la palabra, cuyo significado deberá descubrir por el sentido del texto o gracias al diccionario: «genoma, reluctancia, gorguera, efracción, livor…».
También las metáforas poéticas aportan cierto valor dual a la muerte «Teresa descendió a ese hipogeo de los nichos metálicos con espíritu inquieto». Asimismo los adjetivos relacionales son perfectos para describir las cualidades inherentes del sustantivo o especificar su ámbito, algo que ayuda en la comprensión de la mágica realidad que envuelve a la novela: «zona reptiliana, símbolos especulares, meses sinódicos, lámpara cefálica, mundo ayuno de episodios, dolor púdico, agua esmeraldina».
Merece la pena leer hasta los agradecimientos, en la página 500. También ahí encontraremos respuestas.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Bookworm
 08 junio 2021
Lo primero que quiero decir sobre esta novela es que al final la novela me ha gustado y que quiero seguir leyendo la serie, pero para mí ha sido un libro que ha ido de menos a más. Cuando he conseguido meterme en la historia me ha atrapado, el problema es que he tardado bastante en conseguirlo y ha sido una novela que me ha costado leer más que la anterior. Hasta bien superado el cuarto de libro no he acabado de centrarme en la trama.
Es cierto que el punto de partida es interesante y original. No hay un cadáver propiamente dicho (al menos al principio), pero sí sabemos que hubo en algún momento una víctima porque ha aparecido un cuadro en el que hay retratado el rostro de una bella mujer que está pintado con la sangre de alguien y en el que también hay restos de tejido cardíaco humano. El problema principal es que el cuadro está fechado en 1945 y después de setenta años descubrir quién es la víctima y quién la mató, será todo un reto para la comisaria Battaglia, Massimo Marini y el resto del equipo.
Creo que "La virgen negra" es una novela que abarca demasiadas cosas y eso hace que la trama policial y el ritmo de lectura se ralentice considerablemente, o al menos es lo que me ha pasado a mí.
Además de la parte que tiene que ver con la investigación, volvemos sobre las vidas personales de los dos protagonistas principales, Teresa Battaglia, cuya enfermedad, de la que ella es totalmente consciente y víctima a la vez, se va acentuando y también conoceremos más profundamente a Massimo, cuyo pasado no imaginaba tan tormentoso, o al menos no me dio esa sensación en "Flores sobre el infierno".
Que conste que me gustan las novelas negras, o los thrillers que además de una buena trama policial/criminal, introducen información sobre la vida privada de los protagonistas, tanto de los investigadores, como de las víctimas o los asesinos, pero aquí la autora también introduce muchos datos, que sin dejar de ser interesantes quizá en otro tipo de novela, me iban sacando de la lectura, sin que me diera la sensación de que aportara algo a la resolución del complicado caso que llevan entre manos.
Es cierto que sus descripciones del precioso entorno donde se desarrolla todo me han llevado a buscar imágenes reales de esos parajes, de esa frontera entre Italia y Eslovenia, del parque Triglav, o Resia, pero por ejemplo todo lo que cuenta sobre el Val Resia, sobre los bosques, los resianos, su idioma, sus costumbres, creencias, su folclore... no sé, por momentos me cansaba. Tengo la sensación de que se ha documentado estupendamente y no quería dejar de introducir datos e información que, como digo, no deja de ser interesante, pero en mi opinión inflan el libro y lo hacen más lento.
También hay que tener en cuenta que el supuesto crimen se cometió en el año 1945, cuando todavía quedaban nazis en la zona y también nos introducirá una serie de datos históricos para ponernos en situación sobre los últimos días de la guerra y sobre los partisanos que se escondían en los bosques.
En esta novela además de un nuevo Comisario Jefe, relacionado también con el pasado de Battaglia, se unirá a su equipo (aunque de forma poco convencional) un nuevo miembro, bueno... más bien dos, Blanca Zago y su perro Smoky, entrenado para seguir el rastro de sangre y huesos (no necesariamente cadáveres completitos) y sobre todo este tema del perro, la autora también se ha documentado estupendamente.
En fin... que cuando leo un thriller, la verdad es que me gusta que el ritmo de la historia me lleve y aquí era yo la que iba tirando de la novela hasta que de repente llegó un punto en el por fin conecté con todo y si las primeras 250 páginas me llevaron tres días de lectura, las otras 250 las leí en una tarde, por eso os digo que en mi opinión la novela va de menos a más.
Y a pesar de lo que he comentado hasta aquí, me han gustado muchas cosas.
Me encantó la personalidad de Battaglia en el primer libro y aquí también me ha conquistado. Su forma de pensar, de razonar, su cultura que es increíble... y me da pena verla lidiar con sus problemas de salud. También me ha gustado saber más de Massimo, pero sobre todo me ha gustado ver cómo la confianza entre ambos ha crecido hasta el punto de contarse cosas que siempre han callado. Es fantástica la unión de todo el equipo y cómo hacen piña en torno a Teresa, sobre todo con la llegada del nuevo comisario Albert Lona que la tiene en el punto de mira y que no me ha caído nada bien.
Me ha gustado el caso en sí, no me ha parecido para nada una historia previsible (lo fue mucho más "Flores sobre el infierno" casi desde el principio) y no imaginé para nada el final.
Y también me ha gustado que a lo largo de la lectura la autora introduzca una serie de capítulos que nos llevan al pasado y que nos irán descubriendo qué ocurrió realmente aquella noche de 1945 y quien asesinó a la mujer del retrato.
En fin, que aunque esperaba conectar más rápidamente con la novela por las sensaciones que me había dejado el primer libro, al final me ha gustado esta historia y de momento me apunto a una tercera entrega porque teniendo en cuenta lo que le pasa a la comisaria Battaglia me da la sensación de que esta serie no puede ser muy longeva y quiero ver cómo lidia con todo lo que le pasa y cómo reaccionará su equipo.

Enlace: https://bitacorademislectura..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
sanhezped
 24 junio 2021
La virgen negra es la continuación de Flores sobre el infierno, una novela que tuvo gran éxito de público y críticas.
Pese a ser una continuación, se puede leer de un modo independiente, porque de hecho yo no había leído la anterior y no he tenido ninguna dificultad en seguir la trama.
Una novela protagonizada por la comisaria Teresa Battaglia. Una mujer que a los sesenta años comienza a tener los primeros síntomas de alzheimer, algo que oculta muy celosamente tanto a su equipo como a sus superiores, porque sabe que cuando lo sepan, acabará su carrera como comisaria, que es lo único que tiene. Por eso va anotando todo en un diario, a modo de memoria por si ésta le fallara en un momento importante.
Además, no es el momento para retirarse, porque a sus manos llega un caso muy especial que tienen mucho interés en resolver importantes autoridades: al hacer las comprobaciones sobre un cuadro de Alessio Andrian, un pintor de culto cuya undécima y última obra se creía perdida, descubren que está pintado con sangre. Una sangre en la que hay restos de tejido cardiaco, por lo que es de suponer que es un asesinato.
¿Quién es la víctima? ¿Es Alessio un asesino? El aún está vivo, pero prácticamente en estado vegetativo desde poco después de terminar la guerra, pues permanece sentado en una silla sin pronunciar una sola palabra.

Con ser muy llamativo el personaje de la comisaria, no se queda atrás el de su ayudante Massimo Marini, un hombre que también tiene secretos muy bien guardados, lo que no es obstáculo para que la comisaria se de cuenta de que algo pasa con él.
Es esta interacción de los personajes al margen de la trama, lo que hace que3 esta novela sea tan interesante y tenga tanto ritmo. A eso hay que sumarle una ambientación muy especial en un valle al norte de Italia junto a la frontera, con un pueblo diferente. Un pueblo de raíces históricas que hace cientos de años vino del este de Europa para asentarse allí y conserva su lenguaje, su cultura, sus tradiciones.
Como buena novela negra, también sentiremos junto a los personajes la presencia del mal en aquel pequeño enclave en el que transcurre la historia.


OPINIÓN PERSONAL
Creo que La virgen negra es una de esas novelas negras que no te deja indiferente. A mí me ha gustado mucho porque consigue aunar trama, personajes y ambientación en una novela muy completa, de aparente complejidad, pero que está muy bien llevada por la autora para que en ningún momento nos perdamos.
Lástima que la serie no pueda prolongarse mucho, por lo menos con la comisaria por protagonista, porque su enfermedad no va a dejarla mucho tiempo poder seguir en activo. de hecho, no sé si tendrá o no continuación, porque la historia principal queda cerrada.
Una novela muy recomendable para los amantes del género negro en particular, pero que también pueden disfrutar aquellos que no son seguidores del mismo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Vane24
 17 junio 2021
Es la segunda novela que leo de Ilaria Tuti, y si la anterior "Flores sobre el infierno", me gustó, "La virgen negra" me ha fascinado.
Creo que el mayor potencial de ambas novelas son sus protagonistas. En este caso, con la comisaria Teresa Battaglia y el inspector Massimo Marini, Ilaria Tuti ha hecho un buen trabajo.
Son dos personajes muy especiales, con mucha personalidad y con los que es imposible que el lector no se encariñe. La autora va entremezclando su historia personal, su pequeño calvario, con la trama de la investigación que llevan a cabo. Esa pequeña cruzada que cada uno tiene, me ha conseguido mantener también enganchada. En ambos, el lector se puede ver reflejado, ya que son miedos que nos harán pensar. La historia no sería igual sin ellos dos, y espero que pronto podamos leer alguna novela nueva con ellos como protagonistas.
Además, Blanca y Smoky, los nuevos personajes, me han encantado, creo que van a dar mucho más juego en un futuro.
Por otro lado, la trama de "La virgen negra", no podía ser más diferente a lo que hasta ahora he leído. Un cuadro pintado con sangre humana, sangre de un corazón que aún latía. Dicho cuadro fue pintado en 1945, y Teresa y Massimo tendrán que averiguar quién es la víctima, y si realmente el autor del cuadro es el asesino. de entrada, según se desvela el misterio, no sabía cómo la autora iba a poder mantener la intriga, y sobre todo que funcionase. Pero Ilaria Tuti lo ha superado con nota.
La trama va creciendo en intensidad conforme la historia avanza. Me ha gustado cómo lo mezcla con parte de la historia de la Segunda Guerra Mundial, los partisanos y los resianos, esta última parte me ha resultado la más curiosa. Iremos encontrando sorpresas y giros, que yo en particular, no esperaba. Por más que iba pensando que misterio había tras el cuadro, y tras el asesino, no me esperaba lo ocurrido, la autora ha sabido cerrar la historia de una manera impecable.
La relación entre las mujeres que se mantiene a lo largo de los años y de la historia me ha sorprendido. La fuerza de las mujeres, en papel fundamental que juegan y que jugaron en el pasado, nos dará que pensar. La unión es importante, la conservación de los secretos, pero ¿a qué precio?
Ilaria Tuti narra la historia de una manera muy amena, con capítulos cortos (aunque alguno es más largo), pero en los que siempre encontramos algo de acción. Ha sabido mantener el ritmo para que el lector no se aburra.
No se puede decir mucho más sin hacer spoiler, sólo añadiré que "La virgen negra" es una novela negra, con tintes de thriller, que consigue mantener al lector pegado a sus páginas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Citas y frases (21) Ver más Añadir cita
nefertiti5nefertiti525 junio 2021
Porque no hay una sensacion mas satisfactoria, poderosa y totalizadora que sentir la vida de tu mujer apagarse en tus brazos.
En ese momento, ella es realmente tuya. Es la autentica posesión real, el mayor poder.
Comentar  Me gusta         70
BookwormBookworm08 junio 2021
Nunca nos conocemos de verdad a nosotros mismos ni a quienes tenemos a nuestro lado. Podemos definirnos de muchas maneras, pero al final son nuestras decisiones ante una encrucijada las que muestran quiénes somos. O el secreto que escondemos.
Comentar  Me gusta         40
thia_thia_24 junio 2021
El tiempo para los antiguos no tenía una tendencia lineal, como para nosotros. Era cíclico, como las estaciones de la naturaleza. El invierno era una puerta que se abría a la primavera. La muerte era un tránsito hacia una nueva vida. De esa manera, en este valle, el pasado es el punto de partida y de regreso.
Comentar  Me gusta         20
thia_thia_18 junio 2021
Otra vez parece jugar al destino con las cartas de la vida y la muerte, del amor y del odio, tan despiadado como solo sabe serlo aquel que tiene la eternidad por delante.
Comentar  Me gusta         40
KaeriKaeri08 junio 2021
-No le pongas límites que ella no siente que tiene. No le hagas ese feo. Me apuesto lo que quieras a que ha habido muchos que ya se lo han hecho, y ella está aquí. Se las ha apañado para dejarlos atrás. Es más fuerte de lo que piensas y si eres incapaz de entenderlo, el problema es tuyo.
Comentar  Me gusta         10
Video de Ilaria Tuti (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Ilaria Tuti
Hazte con «La virgen negra», de Ilaria Tuti: https://bit.ly/3v8TlGj
Una serie de casos de la factoría Alfaguara Negra para resolver tus lecturas de verano.
#Enganchadas #LaVirgenNegra
---- Suscríbete a nuestro canal de YouTube: https://www.youtube.com/penguinlibros/subscribe/
---- SOBRE «LA VIRGEN NEGRA» La comisaria Teresa Battaglia duda si seguir ocultando a su equipo la enfermedad que se ceba con su memoria, cuando recibe una llamada desde una galería de arte: ha sido hallado un retrato de enorme valor atribuido a un pintor de culto, Alessio Andrian, cuya undécima y última obra se creía perdida. El cuadro, sin embargo, posee un detalle que ensombrece el descubrimiento: la pintura roja que dibuja el rostro de una joven es en realidad sangre humana y, según el análisis cromático, el pincel del artista se empapó en un corazón que aún latía. Teresa y su equipo tienen que averiguar qué sucedió en 1945, año en que se pintó el cuadro, cuando el autor se encontraba escondido en los bosques cercanos a la frontera entre Italia y Yugoslavia huyendo de los nazis. Battaglia, con una salud cada día más frágil, debe confiar en la ayuda de su colaborador Massimo Marini, pero pronto se dará cuenta de que ella no es la única que oculta un secreto inconfesable.
---- En penguinlibros.com puedes encontrar el catálogo de todos los sellos de Penguin Random House Grupo Editorial, así como primeros capítulos, entrevistas, portadas y audiolibros.
SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES YouTube: https://www.youtube.com/penguinlibros/ Facebook: https://www.facebook.com/penguinlibros/ Instagram: https://www.instagram.com/penguinlibros/ Twitter: https://www.twitter.com/penguinlibros/ Web: https://www.penguinlibros.com/
+ Leer más
otros libros clasificados: ThrillerVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Autoras de novela negra y policíaca

10 negritos

Agatha Christie
Phillys Dorothy James
Susan Hill

10 preguntas
54 lectores participarón
Thèmes : novela negra , LITERATURA POLICÍACACrear un test sobre este libro