InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8466665692
Editorial: Ediciones B (11/04/2019)

Calificación promedio : 4.75/5 (sobre 6 calificaciones)
Resumen:
Hispalis, año 438 d.C.: Ante la alarmante aparición de una horda sueva dispuesta a asolar sus tierras, Attax, un bárbaro alano, decide unirse al ejército de un viejo amigo para luchar por la defensa de su gente. La gloria que él espera, desaparece al ser hecho prisionero y vendido como esclavo.

Tras 11 años de servidumbre, Attax debe emprender una nueva vida tras el asesinato de su amo, con la compañía del hijo de este, Marco. Attax se sumergirá en un... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
CARMINA
 09 junio 2020
El Alano es una novela con una gran documentación detrás, que se ambienta en una época convulsa en la que Hispania estaba a merced de bárbaros disputándose lo que quedaba del otrora espléndido Imperio Romano que abandonó a sus habitantes la mayor parte de las veces a su suerte y al saqueo constante de los pueblos invasores, suevos, vándalos y alanos que tejían alianzas unos contra otros según evolucionaban sus intereses en las distintas zonas.
Esta gran labor de documentación en un periodo que la literatura no tiene nada trillado, también ofrece grandes lagunas y ahí es donde el autor se ha tomado alguna que otra licencia en beneficio de la trama y para acercarnos una parte de nuestra historia bastante lejana y olvidada en los currículos educativos, de forma llevadera e incluso adictiva, porque de la mano de Attax viviremos todo tipo de situaciones, incluso participaremos en alguna que otra batalla y entrenaremos nuestro cuerpo y mente para entrar en combate.
Últimamente no tengo el vicio de recorrer las páginas finales de la novela nada más empezarla, o cuando la llevo mediada, y en esta ocasión me he perdido un par de glosarios, uno con términos latinos y otro con las referencias a las ciudades en las que se desarrolla la acción, recomiendo acudir a ellos para situarse mejor en la historia y disfrutarla al máximo.
Narrada en primera persona por Attax, la novela se vuelve más intimista, y el lector,al menos así me sucedió a mi, liga su suerte a la del bárbaro pagano que te roba el corazón con su humanidad desde las primeras líneas. Y es que a pesar de haber sido educado y entrenado para guerrear nuestro gigante rubio es capaz de adaptarse a numerosas situaciones y así lo vemos en Hispalis paseando entre olivares, ejerciendo de guardaespaldas de un terrateniente, ajustando cuentas con algún ladrón, o atendiendo a los entresijos de la producción del aceite. Nada hacía presagiar que el león seguía agazapado en su interior, un viaje a Corduba, la amenaza de invasión sueva y el reencuentro con el vándalo que lo acogió en su niñez cuando murieron sus padres, lo lleva a colocarse la cota de malla y a coger de nuevo la espada.
Esa nueva aventura le enseña la amargura de la esclavitud, un viaje en condiciones penosas hacia el norte y la pérdida de sus compañeros de penurias. Comienza un nuevo periodo de adaptación en Conimbriga de la mano de Quinto, un romano del que llega a ser mano derecha y lograr la manumisión, en este caso se pasea entre cepas y cría caballos. Y nuestro alocado mozalbete conoce el amor junto a Aspasia una hispana menuda y pizpireta a la que ligará su suerte y con la que llegará a regentar una taberna en Lucus Augusti cuando la tragedia se vuelve a cernir sobre ellos y tiene que desplazarse junto a Marco en busca de su tio.
Y de nuevo se cierne sobre ellos la amenaza sueva y el fragor de la batalla resuena en la cabeza de Attax que tiene que abandonar la confortabilidad de una vida sedentaria junto a la mujer que ama para ser fiel a la promesa que le hizo a su señor. Con la vitalidad de la juventud ya mermada y sitiendose responsable de los mozalbetes que lleva a su cargo vuelve a recorrer los caminos repletos de asaltadores y amenazas continuas hasta unirse al ejército godo.
Las descripciones bélicas son uno de los platos fuertes de esta historia, narradas con tanta profusión de detalles que el lector se ve inmerso en la lucha, en el choque de espadas y en el entrechocar de caballos y escudos. Tal es el realismo de las escenas épicas que te quedas ganas con ganas de más, aunque tu espíritu no sea nada guerrero.
Jose Zoilo ha sabido crear el PERSONAJE, sí en mayúsculas y sin temor a que me llaméis exagerada. Attax es de los que llegan para quedarse a vivir en el corazón de los lectores, porque a pesar de ser un bárbaro aculturizado, que conserva algunas costumbres de un pueblo que a penas llegó a conocer, tiene rasgos tan humanos que te roban la voluntad. Pero a ese acierto hay que sumar que todos y cada uno de los personajes con algo de peso en esta historia está creado con mimo, con tanta profusión de matices que en ocasiones llegan a tal realismo que traspasan el papel. No sabría con que secundario quedarme, la aspereza de Gelimer me atraía, las maneras finas de Anderico me sorprendieron, la humildad de Quinto hizo que me quitara el sombrero, la cabezonería y constancia de Marco se ganaron mi simpatía. Aspasia uno de los pocos personajes femeninos con peso me hizo sonreír en más de una ocasión y me dieron ganas de zarandearla en otras pocas. Galieno se ganó mi admiración y el pequeño britanno me enamoró. Y que decir de la mole de Ibbas o del culturizado Sallas.
Son muchos los personajes que desfilan por esta novela y sólo he nombrado algunos de ellos, porque para mi ha sido un placer ir descubriendolos a medida que avanzaba la trama. Lo realmente importante es que a algunos de ellos los acompañas durante un largo trecho y los ves evolucionar, madurar, caer, levantarse, caer en desgracia, avanzar, tomar decisiones importantes. Arriesgar la vida por una promesa, por venganza, o por la necesidad de defender una tierra que sienten como propia.
Lealtad esa palabra tan en desuso en nuestros días y que tan poco valor parece tener, es la que mueve todas y cada una de las acciones de Attax, que siente el peso de la palabra dada tanto como el de su spatha durante la batalla. Amistad otro concepto con mucho peso y que en esta historia tiene un amplio recorrido en muchas acepciones, tanto como el amor, las pérdidas materiales y afectivas que a veces sacuden a los personajes con la fuerza de tsunami.
Muchas son las razones para sumergirte en las 540 páginas de El Alano que seguro que se irán diluyendo entre tus dedos como lo hace la arena. Seguro que te mantendrá en vilo durante toda la narración y te dará la sensación de que compartes un café con un antiguo compañero que te cuenta batallas que te has perdido y que te hubiera gustado presenciar, aunque a su lado las vives con igual realismo.
Conclusión:
Jose Zoilo ha creado no solo un personaje potente que sostiene toda una trama épica, si no que ha acertado con la voz narrativa, no es fácil llegar al lector con una primera persona, pero Attax consigue conquistar a quien se acerca a sus páginas, consigue mantenerlo en vilo y pegado a sus devenires, y no contento con ello, consigue que tras devorar más de quinientas páginas te quedes con ganas de más, de seguir a su lado viviendo más aventuras.
Sorprende la fuerza narrativa del autor en las escenas bélicas, y al mismo tiempo el realismo que consigue transmitir. Los personajes tan cuidados y ricos en matices a los que odias o te atrapan irremisiblemente. Las costumbres barbaras y paganas en contraposición con las cristianas.
Una novela que puede gustar a un público muy amplio porque tiene muchas tramas y subtramas y a pesar de ser el género histórico el que predomina al tratarse de una ficción histórica, hunde sus raíces en tantos aspectos como la vida misma, dándole mucho realismo a lo que el autor con una prosa cuidada y alejada de los artificios superfluos pretende transmitirnos a través de las vivencias de su carismático personaje que a la postre es un SUPERVIVIENTE, en mayúsculas.
¿Te animas a conocer a Attax? Si te acercas a El alano por recomendación de este blog hazme llegar tus impresiones.

Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
GemaMG
 21 septiembre 2020
Hacía tiempo que no me sumergía en una novela histórica, pero cuando escuché a José Zoilo hablar de su criatura en el Certamen Internacional de Novela Histórica Ciudad de Úbeda tuve claro que era una aventura que no podía perder y la experiencia ha superado las expectativas con creces.
Dio, además, la casualidad de que durante su lectura tuve que preparar mis exámenes de febrero y una de las partes de la Historia del Derecho Español, era precisamente la presencia de los Romanos y los Barbaros en suelo de Hispania.
No suelo prodigar mucho las lecturas mientras estudio, pero en este caso la novela me ayudo a asimilar términos que en el libro de texto resultaban confusos y sin duda mucho mas aburridos que en la novela.
A través de la mirada de Atax descubrimos la vida en Hispania durante la época más decadente del imperio Romano, una época marcada por las luchas y las coaliciones obligadas entre pueblos que no tenían nada en común, pueblos que se traicionaban y aprovechaban las debilidades del otro a la mas mínima oportunidad.
Attax es uno de esos personajes que despierta las simpatías desde el primer momento, al menos ese ha sido mi caso. Es un Bárbaro de manual, un término que utilizamos peyorativamente en nuestro día a día, pero que en su acepción histórica unía una amalgama de pueblos radicalmente distintos a los “ordenados” romanos.
Attax es un hombre acostumbrado a luchar por lo que necesita o desea para vivir, un hombre que en un momento determinado hizo de la conquista su forma de vida, un guerrero que, no obstante, es capaz de adaptarse a las duras condiciones y también a las pequeñas alegrías que en cada momento la vida le depara.
Attax se ve acompañado a lo largo de esta historia de grandísimos personajes, enemigos y amigos, personajes odiosos y personajes que despiertan nuestra ternura y que consiguen despertar en el Bárbaro un sentimiento cercano a la humanidad, alejado del deseo de venganza que es el motor de su existencia. Balbo, Tulio, Quinto, Medulio, Aspasia, Anderico, Gelimer, Marco, Issa, Galieno, Silvia…, son tantos y tan magníficos y necesarios que cada uno de ellos merecería su hueco, pero esta reseña se haría eterna. Baste decir, que no es bueno encariñarse demasiado con ninguno de ellos en los tiempos convulsos en los que discurre su vida.
Junto a todos ellos, descubrimos el valor de la lealtad, de la amistad, de la solidaridad… y con ellos sufrimos las perdidas mas dolorosas, porque si algo nos enseña esta novela es que la vida en siglo V era imprevisible y la vida dependía, en la mayoría de las ocasiones de estar en el sitio correcto en el momento adecuado o, mejor dicho, en no encontrarse en medio de una de las múltiples batallas que se sucedieron a lo largo de esta época, o no tener la mala suerte de cruzarse en el camino de los salteadores que no eran capaces de proteger ni los siervos, ni los muros, en la mayoría de los casos.
José consigue transmitir fielmente la angustia de los esclavos desconocedores de su futuro, la tranquilidad de la vida sedentaria, la incertidumbre antes de la batalla y consigue meterte de lleno en el campo de batalla, sufrir las heridas, oler la sangre… debo reconocer que estas escenas, que no suelen ser “santo de mi devoción” las he disfrutado a lo grande en este relato.
El autor se mete en la historia y te arrastra sin pausa por estas casi seiscientas páginas que se hacen cortas, muy cortas, que te dejan con ganas de más, de más aventuras, de más victorias y derrotas, de más vida. Por suerte no habremos de esperar mucho para volver a encontrarnos con el protagonista, os aconsejo que os acerquéis al Alano, porque Attax ha llegado para quedarse.
Enlace: https://leyendobajolaluzdela..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Jacq
 14 marzo 2020
José Zoilo Hernández (Tenerife, 1977) es biólogo de profesión, pero le apasiona la historia desde muy temprana edad. Después de publicar algunos trabajos técnicos relacionados con el desarrollo rural y la conservación de cultivos locales, ha dado el salto a la ficción con una trilogía de novela histórica ambientada en la Hispania tardorromana. A las puertas de publicar la segunda parte, acaba de inagurar el blog de divulgación Letras con Historia.
Pocos más datos conocemos de este autor novel, que presentó la novela que ocupa esta crítica al Concurso Indie de Amazon en 2016. Pero la primera pista que os puedo dar de lo que os vais a encontrar aquí es una sorpresa tan grata como la que yo misma disfruté con El Alguacil de Carlos P. Casas: una novela histórica de dignísima calidad, a pesar de ser bajo el sello de la autopublicación.
Esa noche dormimos en unos buenos jergones de paja, y libres de temor de que alguna fiera salvaje se tropezara con nuestro campamento. Aunque confieso que, aun tras la amable acogida, no pude evitar dormir con un ojo abierto, porque es fácil predecir el comportamiento de una fiera salvaje, pero no se puede decir lo mismo de las personas.
Año 438 d.C. El protagonista de esta historia es Attax que, torturado por el mal de los amoríos de la juventud, abandona la actual tierra de su pueblo alano, África, para regresar a Hispania, donde permanece en las costas de la Baetica. Allí comenzará una nueva vida tranquila y sosegada como siervo de un terrateniente; pero los tambores de la guerra volverán a sonar y el intrépido alano se verá obligado a dejar atrás su placentera rutina para empuñar las armas.
La novela histórica siempre se me ha antojado un género complicado. de niña recuerdo que lo leía de manera asidua, pero sí que era cierto que me costaba encontrar libros que no me resultaran soporíferos. Ahora, más crecidita (al menos en apariencia) sigo echando la mano de ese género literario cuando puedo. Lo disfruto especialmente cuando son autores pequeños los que hacen llegar sus obras a A Librería.
A pesar de que no suele ser lo habitual en este tipo de novelas, la narración tomada por José Z. Hernández es la primera persona del propio Attax, así que es a través del muchacho cómo vamos a vivir todas las aventuras y desventuras a lo largo de gran parte de los años de su vida. Porque sí, en efecto, de manera lineal, con un fuerte componente descriptivo, avanzarán los años de la Hispania de aquel momento, estando el joven Alano siempre a merced de los reveses del destino que regresan para quebrar su calma. La trama abarcará, pues, un periodo histórico considerable.
Yo, Attax el alano, que procedía de un pueblo que consideraba holgazanería ganar con sudor lo que podía conquistarse con sangre, que ensalzaba la muerte en la batalla como la única digna y que solo se sentía ligado a una tierra mientras esta le proporcionara sustento.
El Alano que da el título a la obra será el punto clave en todo momento, jamás lo perderemos de vista. A pesar de todo lo que acontece a su alrededor, de la cantidad de sucesos que tenemos el horror de presenciar y la trascendencia mundial de los mismos, la historia se enfocará en su figura de manera primordial. Lo que puede resultar una elección arriesgada, al suponer un enfoque monótono, no lo es. Considero que la apuesta le ha salido muy bien al autor, tal vez en este caso sea la elección más correcta.
Attax, cuando se encuentra realizando un encargo en la ciudad de Corduba se reencuentra, casualmente, con unos viejos amigos del pueblo Alano. Este suceso será el punto de inflexión del inicio de la trama, donde adquirirá un cariz más dinámico y también mucho más crudo. Embarcándose en la batalla contra los suevos, en clara desventaja, será capturado y vendido como esclavo. A partir de entonces, se producirá su mayor crecimiento: como personaje principal y como hombre.
No vamos a seguir desvelando qué mas le sucederá al protagonista, por lo que aprovecharé para subrayar la característica más sobresaliente que he encontrado en la prosa de este autor novel: la ambientación. Fruto de lo que parece un conocimiento exhaustivo de la sociedad, costumbres, herramientas y vida de aquel momento, el lector disfruta con todo lujo de detalles, incluso de los más escabrosos.
Una batalla no es solo sangre y miembros amputados, también son heces y sudor que lo inundan todo. Creo que esta es una de las razones por las que siempre he preferido luchar a caballo: te permite escapar de esa desagradable sensación de sucia decadencia, en la que el dolor y el miedo pueden con la dignidad de tantos, la nobleza se vuelve relativa y las vidas se escurren entre el limbo maloliente en el que los fluidos se mezclan con el polvo.
Unido a esto, y dado la gran cantidad de personajes secundarios diferentes que se encontrará Attax, también podremos vivir en primera persona las diferencias de clases del momento, las crudas circunstancias de los esclavos y los siervos, el poder de los amos y la inestabilidad de entonces. Se ahondará en la amistad, en la manera de entender el amor y en coraje.
También habrá un reflejo claro del pensamiento machista en el que el papel de la mujer está relegado al recogimiento, la cocina y el hogar. Es en este inciso donde se produce una de las mayores debilidades (por otro lado, escasas) de la novela: los personajes femeninos brillan por su ausencia. Tan solo es en la figura de Aspasia, el gran amor de Attax, donde encontraremos un leve protagonismo de la mujer.
La joven, morena y delgada, con grandes ojos color miel, me miró divertida, y esperó a que me quitara las botas, que a esas alturas parecían más bien unas tristes sandalias.
En resumen, una narración limpia, cuidada y hábil. Un conocimiento exhaustivo del tema tratado, plagado de honestidad (tanto en lo bello como en lo horrendo) y agilidad con la pluma. Sin lugar a dudas, una de las mejores lecturas autopublicadas de este año que no puedo más que recomendaros.
Enlace: https://alibreria.com/2017/0..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
PilarLaEremita
 11 marzo 2020
Os voy a pedir que os retrotraigáis a vuestros tiempos del colegio, a aquellas clases de Historia en las que os hablaban del Imperio Romano. Da igual si no recordáis u os importaba un pimiento porque erais más de Ciencias... seguro que habéis leído o visto en el cine a aquel galo "bajo de tórax" llamado Obélix, que miraba a su pequeño compañero Astérix haciendo sonar su casco con los nudillos, mientras decía aquello de "Están locos estos romanos". Y los más puretas hasta habréis pasado tardes enteras con comics de El Jabato.
Lo que quiero decir es que a estas alturas todos hemos oído hablar de Roma, que, por si fuera poco, ha dejado incontables huellas indelebles por toda nuestra geografía (vamos, que das una patada en el suelo y te sale una ruina romana). Pero Roma cayó ¿y qué fue de nosotros los de Hispania? Los profes nos hacían pasar de puntillas por aquella época hasta llegar a los reyes godos. A nuestros abuelos les hacían aprenderse la lista; a nosotros por suerte no, solo aquello de que la península fue ocupada por hordas bárbaras de suevos, vándalos y alanos. Sin más.
¿Nunca os produjo curiosidad saber qué pasó en aquella laguna escolar histórica? Pues aquí llega José Zoilo Hernández para contárnoslo, no como en una aburrida clase, sino en forma de novela quasi-épica, de la mano de Attax, un alano semi-aculturizado de aquellos tiempos, en la primera entrega de la trilogía "Las Cenizas de Hispania".
Vamos con la Sinopsis:
Hispalis, año 438 d.C.: Ante la alarmante aparición de una horda sueva dispuesta a asolar sus tierras, Attax, un bárbaro alano, decide unirse al ejército de un viejo amigo para luchar por la defensa de su gente. La gloria que él espera, desaparece al ser hecho prisionero y vendido como esclavo.
Tras 11 años de servidumbre, Attax debe emprender una nueva vida tras el asesinato de su amo, con la compañía del hijo de este, Marco. Attax se sumergirá en un intenso viaje por la moribunda Hispania, que le llevará a comprender el valor de la amistad y el amor, así como el precio de perder ambos. Un recorrido hacia la madurez que despreció en su juventud.
Suevos, vándalos y alanos cobran vida en el escenario de una Hispania convulsa y decadente, abandonada a su suerte por un imperio romano que se desvanece.


Aunque la novela histórica es para mí la segunda opción en género, he disfrutado de esta lectura cual "chancho en charca". Tiene de todo lo que se le puede pedir a un libro para hacerlo redondo: acción, intriga, una gran narrativa (lo que mi dañado espíritu lector agradece sobremanera, ya lo sabéis), viajes, relaciones humanas, amor del cotidiano, y mucha, pero mucha guerra. Hablamos de un bárbaro, no lo olvidemos, de esos que llevan la batalla en la sangre. Y encima es didáctica.
Attax nos hace vivir La Historia a través de su historia, no la de un caudillo, un noble o un erudito como suele tenernos acostumbrados este género de novela, sino la de un habitante de a pié del crisol de culturas que fué, ha sido y quiera el destino (del que tanto le gusta hablar a nuestro protagonista) que sea nuestra tierra. Verdugo a veces y víctima otras; invasor e invadido. Viajamos con él desde su ardiente juventud hasta su más sosegada (que no menos guerrera) madurez en El Alano. Estoy deseando recorrer con él toda su vida en tiempos tan convulsos, que deduzco seguirá completa en los próximos libros de la trilogía, Niebla y Acero y El Dux del Fin del Mundo
No os voy a detallar los personajes, porque quiero que los descubráis vosotros mismos como yo lo hice, pero dejadme que os cuente que admiré a Anderico, quise al vándalo Gelimer y al godo Ibbas, me emocioné con la historia del joven britano Issa, mi pequeña debilidad en la novela, y me enamoré por completo del godo Salla, complejo, culto y misterioso. Y encima guapo... ¿qué más se le puede pedir? . Y ver crecer a Marco y Galieno junto a Attax me ha resultado entrañable.
¿Por qué un alano y no un vándalo o un suevo? Mi teoría es que el autor eligió un alano porque su pueblo fué barrido por los hunos, los suevos, godos e incluso romanos, desmembrándose y desperdigándose, de ahí que el huérfano alano, nacido ya en Emérita Augusta, se integrara en la población hispana desde niño tras ser acogido por los vándalos y pasar éstos a Africa. Era más fácil, deduzco, aculturizar a un "sin pueblo" que a un "arraigado" (aunque hay grupos de vándalos en la novela, aquellos que permanecieron en la península, aún más integrados en la sociedad hispanorromana). Aun así Attax conserva algunas costumbres de sus ancestros, tales como clavar su espada en tierra en ritos funerarios, o ser uno con el caballo en combate, pues eran los alanos los mejores jinetes de la época.
Las batallas que se libran en El Alano no son solo épicas, están narradas con rigurosidad histórica, y os aseguro que aún en su realismo no vais a echar de menos ni un ápice de esas gestas que nos relata la literatura fantástica, tan de moda en estos tiempos gracias a George R. Martin, o más bien a la televisión. La diferencia es que, como hablamos de la guerra de verdad, aquí los combatientes se agotan y hasta se mean encima cuando ven llegar al enemigo. Y no por ello dejan de ser titanes. Un soldado de nuestros días no aguantaría ni una milésima parte que ellos en una guerra de aquella época.
Su final es tan trepidante que me ha tenido enganchada casi sin aliento hasta que llega la calma tras la batalla. Deseando continuar con la segunda entrega, que no dudéis comentaré tan pronto me sea posible tenerla.
Os voy a dejar una ayudita, para cuando decidáis leerlo, que se que lo haréis. A mi me fue muy útil

Enlace: https://www.desdeelredondal...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (1) Añadir cita
GemaMGGemaMG21 septiembre 2020
Los campos, las semillas, los frutos y los hombres que los obtienen son importantes, y la sangre de los guerreros dispuestos a defenderlos también lo es, de algún modo, completa el ciclo. Por lo menos, en los tiempos en los que nos ha tocado vivir.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novela históricaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de José Zoilo Hernández (2)Ver más




Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
109 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *}