InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8417305777
Editorial: Roca Editorial (21/03/2019)

Calificación promedio : 3.94/5 (sobre 8 calificaciones)
Resumen:
Carnissa Gardner, la última Bruja Negra, rechazó a las fuerzas enemigas y salvó a su pueblo durante la Guerra del Reino. Fue una de las más grandes magas Gardnerianas. Elloren Gardner, de 17 años, es la viva imagen de su famosa abuela, ahora ya muerta, aunque no tiene poderes mágicos, y eso no es bueno en una sociedad que premia las habilidades mágicas por encima de las demás.

Después de la muerte de sus padres, Elloren y sus hermanos son criados por ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (8) Ver más Añadir una crítica
Lawerson
 08 abril 2019
Creo que, de los libros que llevo leídos en lo que llevamos de año, este es, sin duda alguna, el que más controversia ha generado desde que se publicó. Si buscáis alguna reseña de países anglosajones, descubriréis que es un libro que no ha hecho demasiada gracia. Es más, ha generado un odio y rechazo digno de ser analizado. Es por eso que, en cuanto descubrí que Roca Editorial iba a publicarlo en nuestro país, decidí leerlo porque, ¿qué mejor que una misma para hacerse una idea de algún libro? Y, ahora que lo he leído, puedo decir que entiendo la cantidad de comentarios negativos que ha generado. Pero también digo que, casi todos, son demasiado exagerados. al menos, bajo mi punto de vista, el libro no ha sido para tanto. ¿Hay cosas que me han escandalizado? Por supuesto. Y es algo que mencionaré más abajo. Pero, ¿crear un odio generalizado por algo así? Creo que no es motivo suficiente. Pero allá cada uno y cada una de ellas. La Bruja Negra ha sido, para mí, un libro que falla en asuntos completamente diferentes a eso.
Narrado durante todo el libro en primera persona a través de los ojos, vida y sentimientos de nuestra protagonista, Elloren, se trata de una historia que, desde el primer momento, sabemos que va a estar dividida en partes, en este caso, tres. Siempre que me topo ante un libro que se encuentra claramente separado en diferentes partes, me encanta poder analizar, de manera breve y sin entrar en demasiados detalles, cada una de ellas. Así que La Bruja Negra se merece eso. al menos, para deciros que esta primera parte ha sido la más confusa, extraña y la que más sentimientos me ha generado mientras iba leyendo, tanto buenos como malos, ya sea por tener elementos interesantes a ver como por asombrarme y horrorizarme con algunos comentarios y costumbres que tiene la vida de este reino. Tras un breve prólogo asentado en el pasado para hacernos ver que nuestra protagonista esconde un gran poder, pronto viajaremos al presente, con una Elloren adolescente que vive alejada de las grandes ciudades y demás, con su tío y sus dos hermanos. Todo comienza con bastante buen ritmo, el inicio de un nuevo mundo lleno de magia y otros seres sobrenaturales y de fantasía que, poco a poco, se va a ir abriendo. Como digo, ésta es, sin dudarlo, la parte de las tres en las que está dividido el libro más informativa, detallada e interesante, ese conocimiento y esa sumersión a un mundo repleto de diferentes culturas, criaturas y maneras de ser. Pero luego entra en escena un personaje que he odiado con toda mi alma desde que salió, que provoca situaciones en las que son ahí donde se vea, sobre todo, esas escenas que han llenado miles de reseñas bajo términos como racista, homófoba, machista y más. Y ha sido ahí donde he estado entre asombrada, sin poder creer lo que estaba leyendo, a cabreada. Porque el mundo y la sociedad que ha creado la autora es para reconstruirla desde abajo hacia arriba por completo. En esta primera parte vamos a tener de todo: desde momentos más movidos, llenos de peligros y acción, pasando por un misterio alrededor de la figura de Elloren que nos mantendrá alertas y enganchados que va a ir creciendo a través de diferentes profecías, un ritmo aceptable, cómodo y bien colocado que se ve afectado por una ideología social propia de la prehistoria que hacía que mis ganas de seguir leyendo se rebajaran drásticamente. Ahí sentía una pesadez tremenda, como que todo se me hacía cuesta arriba, resoplaba, no me estaba gustando lo que veía. Una sociedad basada en casamientos obligatorios donde la mujer no tiene decisión alguna, viendo a Elloren pasar por diferentes momentos surrealistas que van desde la amenaza de " o te casas ya o te hago la vida imposible", hasta enfrentamientos absurdos con otro personajes y un romance precipitado, poco creíble y forzado que me ha hecho voltear en más de una ocasión los ojos.
Sin embargo, es comenzar la segunda parte y cambiar el registro que se había venido desarrollando hasta ahora por completo. Y, de repente, volvía a tener cosas que me gustaban leer, el inicio del verdadero propósito de este primer libro de la trilogía. Arrastrando aún, de alguna manera, ese pensamiento retrógrada con el que casi me consumo de la rabia, es aquí donde se ve claramente esa relación que, durante la promoción del libro, hacían con Harry Potter. Porque ahora estamos en un ambiente universitario, una escuela donde se reúnen razas de todo este nuevo mundo, conviven y, sobre todo, estudian y aprenden más de la magia que guardan en su interior. Pero sigue sin ser el motivo que tuvo la autora para escribir este libro. Si bien en estas partes vamos a tener capítulos más monótonos, repetitivos, sin poca acción ni emoción, donde las descripciones de este mundo, la Universidad, la situación política y social actual van a ser el punto central de todo esto, también son las partes en las que hay un desarrollo y evolución de nuestra protagonista. Ha sido un camino lento y costoso y, no os voy a mentir, La Bruja Negra peca de ser un libro bastante introductorio analizando estas dos últimas partes, la segunda y la tercera, debido a que la autora se va a centrar en la ambientación y en los cambios que ésta va a sufrir de cara al segundo libro. Pero la labor que va haciendo sobre Elloren es lo que realmente marca la diferencia. Porque ahí empieza la crítica social que se quiere hacer. Es ahí cuando pasamos de una Elloren inocente, desinformada, con un espejismo en su mente por el que ve, cree y piensa que su mundo, tal y como es ahora mismo, es el mejor y lo correcto, a una Elloren que, paso a paso, va a ir rompiendo ese cristal engañoso para abrir los ojos y darse cuenta de lo que es realmente la sociedad en la que vive, donde se ve lo feo, lo horroroso, la crueldad, el racismo, los prejuicios y la hipocresía con la que viven sus ciudadanos. Y es ahí cuando se empieza a luchar y a ganar pequeñas batallas que, por muy insignificantes que sean, van a ser esenciales.
Creo que esto es lo que más me ha gustado y lo que hay que destacar por encima de todo. La unión de una ambientación que al principio se muestra de una manera y que se va abriendo para sorprender a través de sus diferentes seres, ya sean elfos, lupinos, celtas, demonios y más clases de criaturas con sus propias costumbres, culturas y creencias, una unión rica que se ve ensombrecida por un reino que se basa en una política que condena a los que no son como ellos por el miedo, la irracionalidad y las mentiras, consiguiendo así esa base sobre la que va a desarrollar la autora ese inicio de rebelión en nuestra protagonista para ir haciendo esa crítica social que ya os he mencionado. Supongo que Laurie Forest quería crearnos en nuestro interior ese enfado y rabia para que nos unamos a la causa con Elloren desde el principio. y me ha gustado ver lo humana que es la historia. Me ha gustado que Elloren sea el ejemplo de nuestra propia sociedad, la manera que tenemos de actuar y defendernos cuando creemos que las cosas son de una manera muy alejadas de la realidad. Y me ha encantado ver como ella ha ido caminando con paso decidido hasta dar con la verdad, cómo ha ido generando una aceptación, empatía, una unión de odio hacia su propio pueblo para dar el grito de que existe una desigualdad infundada en el terror, la esclavitud, la opresión, el abuso, la violencia. Cómo ha querido ir hacia el cambio. Creo que es un mensaje bastante potente que refleja, desgraciadamente, una parte de nuestra sociedad con respecto a diferentes colectivos. Cómo cuestionamos, como estamos llenos de prejuicios, de qué manera condenamos a algunas personas solamente por ser diferentes a nosotros y nosotras. Creo que esta parte está bien ejecutada, la autora ha sabido cómo ir haciendo ese cambio de manera progresiva, usando este libro, La Bruja Negra, para ello.
No obstante, hay cosas que no me han terminado de convencer y que han ensombrecido esa potencia escondida en un claro mensaje de unión, fuerza y prosperidad. Lo primero que quiero mencionar son los diferentes personajes con los que nos vamos a topar, si bien muy variados, ninguno de ellos me ha dicho gran cosa. Salvo una, Diana, los demás han pasado de manera muy desapercibida y superficial para mí. Seguramente, al pasar el tiempo, olvide a casi todos ellos, lo cual es una pena. Me ha chocado su manera de comportarse, de pensar. Se recalca en numerosas ocasiones que los protagonistas están entre los dieciocho y veinte años, pero parecen, en todo momento, que están entre los doce o los trece. Ha habido cosas de una inmadurez tremenda, peleas y confrontaciones absurdas propias de niñas chicas. Un ejemplo de esto es la propia Elloren con su archienemiga, Fallon Bane. ¿Por qué son enemigas? Por un chico, y los celos y la obsesión hacia él de esta última. Voy por partes. Elloren no conoce a nadie y, de repente, se junta con un grupo en el que Fallon Bane, solo por tener un poder descomunal, ya se ve en la situación de creerse superior a todos en cualquier circunstancia. Y le hace la vida imposible a nuestra protagonista sólo porque ésta ha hablado con su querido Lukas Grey, un personaje que no va más allá de engendrar este enfrenamiento. porque el chiquillo no sale mucho más. El caso es que Fallon Bane está realmente obsesionada con este chico, así que no se le ocurre otra cosa que usar parte de su magia para congelar para meterle frío en el cuerpo a Elloren y... poco más, numerosas acciones que demuestran, una vez más, su inmadurez. Arrogante hasta decir basta.
Elloren ha sido, también, un personaje con muy poca chicha, contradictorio y que jamás sabía qué pensaba realmente. Ha sido alguien muy inestable en todo momento. Y me ha cabreado que no tenga la sangre más caliente. Fallon Bane no hacía más que meterse con ella y Elloren solo se escondía con miedo, pensando en qué me va a decir o hacer, sin plantarle cara. Además, me ha cabreado mucho las frases racistas que ha tenido cuando a ella le convenía. Ahora esta me cae mal y digo que es una sucia, maldita y mil cosas más, que al capítulo siguiente ay, pobrecita, no deberían de llamarle eso pero, al cabo de dos páginas vuelvo a cambiar de opinión y, sí, decídselo, pero yo la primera. Esto era, claro está, cuando aún estaba en la fase de creer que todo lo que le habían contado hasta ahora de su mundo era lo más correcto. Sin embargo, y a pesar de ese gran cambio de personalidad y pensamiento que sufre, Elloren es un personaje que no tiene bien claro qué pensar aún en algunos aspectos. Sobre todo en el tema de relaciones. Y la homosexualidad. Hasta el punto de decirle a un personaje que tiene que remediar esos sentimientos, ocultarlos, dejarlos atrás y centrarse en buscar una mujer para casarse. A ver, es cierto que su sociedad apresa y asesina a los homosexuales para "conservar la pureza de su raza", pero chica, más empatía, no sé.
De manera breve, porque no quiero tampoco que esta reseña sea interminable, voy a hablaros de las dos últimas cosas que me han chirriado. Por un lado está el romance que, eso, me ha parecido extraño, precipitado y no me ha gustado nada. Elloren también demuestra una inestabilidad en sus sentimientos importante que me ha vuelto loca. En segundo lugar, hay agujeros en el desarrollo de la historia. de por sí, la pluma de Laurie no me ha convencido, me ha resultado plana, normal. Así que, en algunos puntos, la historia no está bien elaborada. Donde más lo he notado ha sido en el asunto de Elloren y su violín. Se supone que nadie debe saber que la protagonista toca el violín porque, como mujer, eso está prohibido. Pero luego toca delante de un grupo, donde está la máxima justicia de su pueblo, y no pasa nada. O lo va paseando por todos lados y nadie le dice nada. Así que me he quedado con el interrogante en la cabeza sobre si se puede o no se puede tocar el violín o cualquier instrumento.
En resumen, La Bruja Negra ha sido un libro que ha generado mucha polémica pero que, bajo mi punto de vista, no ha sido para tanto. Sí, tiene elementos que pueden cabrear, pero creo que son la base necesaria para empezar a hacer la crítica social que su autora tiene planeada desde un principio. Sin embargo, por culpa de unos personajes poco desarrollados y una protagonista inestable, hace que, junto a un ritmo que peca de introductorio, sea una historia que podría haber dado mucho más y que, al final, solo se ha quedado en ese potente mensaje que quería lanzar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Galena
 09 mayo 2019
Este libro me llamó mucho la atención por su temática y por su sinopsis, estoy leyendo bastante fantasía últimamente y es curioso porque los dos últimos libros que he leído, contando este, incluían el racismo como eje central.
A través de Elloren conoceremos este mundo tan cruel del que ella ha estado protegida al vivir en un pueblecito tranquilo. La política, las guerras de poder, los enemigos en la universidad, los prejuicios… Todo eso será algo por lo que tenga que pasar, y sin tener magia ni ninguna habilidad especial con la que enfrentarse a todo ello.
Su primera incursión al mundo donde hay diversidad de razas en convivencia comienza como algo curioso que se ve de forma diferente desde la comodidad adinerada de su tía, pero pronto se da cuenta de que al no complacerla las cosas cambiarán. No quiere comprometerse con alguien que no conoce, por muy guapo que sea el susodicho, y no le importa que se esté haciendo mayor que la mayoría. Ahí será cuando empiece a darse cuenta de que las mujeres gardnerianas tienen pocas libertades, hasta el punto de que la mayoría son matrimonios concertados a edades muy tempranas. No obstante, Elloren prefieres sacudirse todas esas ideas angustiosas de la cabeza y autoconvencerse de que los gardnerianos están en lo correcto.

Su llegada a la universidad es atropellada, su gran parecido con su abuela, la Bruja Negra, despierta admiración entre los suyos, pero todas las demás razas la odian y dos ícaros fugados intentan asesinarla. Una vez en la universidad, cuando cree que está a salvo, se queda sin el favor de su tía, al menos hasta que se comprometa, lo cual la llevará a estar en pleno contacto con aquellos estudiantes menos afortunados: ícaros, lupinos, elfos, uriscos, etc
Durante todo este proceso vemos como Elloren está en continua lucha con sus sentimientos. Ve la crueldad con la que tratan a todas las demás razas y lo mal que lo pasan, pero quiere obviarlo porque en el pasado los que fueron maltratados fueron los gardnerianos. Procura convencerse de que no están tan mal o que en esa universidad, tal como le dice un personaje, o dominas o eres dominado. Que la acosen, le peguen o se metan con ella no hace que sea más fácil sentir compasión, pero al final es inevitable. Empezamos con una protagonista que, aunque tiene buenos sentimientos, repite muchas veces, ante sus hermanos, por ejemplo, el mantra de los gadnerianos más fanáticos y eso me ha gustado, porque no es la heroína perfecta y buena, sin defectos, que suelen copar la mayoría de los libros. Eso la hace más humanas y a medida que va conociendo mejor a sus compañeros esto, claro, va cambiando.

Diría que es lo más bonito de la historia, como un grupo de personas tan heterogéneo, gente joven que ha crecido oyendo historias de lo horribles que son los demás, se conocen y se dan cuenta de que no son tan diferentes, de que todos los enfrentamientos que hay en la política, en la guerra, etc son una barbaridad y que la convivencia y la amistad es posible. Digamos que se gesta, en este primer libro, la amistad y la mezcla entre las razas.
Eso ha sido lo que me ha gustado y también he disfrutado con la variedad de seres mágicos que pueblan este universo. Los uriscos, los ícaros, los lupinos, las selkies, los cambiaformas, los magos, los elfos… Hay una gran variedad y la autora consigue que los identifiquemos bien, no me he sentido confundida o abrumada por la información. Lo mismo sucede con los personajes, hay bastantes, y cada grupo tiene sus tramas, algunas más importantes que otras y Elloren es la que está en el centro de todo, la que las une, pero he identificado sin problemas a los personajes y sus condiciones, así que me parece un logro a destacar. Ahora bien, creo que esto juega un poco en contra de la historia, porque al haber tantas tramas se diluye la importancia de algunas y las páginas se pasan volando sin que ocurra casi nada. Esa es la gran pega de este libro.
Es un primer volumen introductorio que presenta a los personajes y a este universo pero suceden pocas cosas significativas. Lo que más me ha disgustado es que se nos da a entender que hay ahí un gran misterio en torno a Elloren y sus poderes, la varita blanca, una guerra que se avecina ¿será verdad la profecía? ¿Será Fallon Bane la bruja negra o quien será? al principio se habla más de todo eso pero luego se deja a un lado en favor de las tramas de la universidad, que se centran en las enemistades, los amoríos y alguna otra trama de poco peso que sirve para que los personajes se hagan amigos. El libro se termina y nos quedamos con las ganas de saber este tipo de cosas y mi sensación final es que la mayor parte de las páginas se dedican a temas más bien adolescentes.
Hay un gran componente hormonal en esta historia, tiene ese toque juvenil más cliché que hace tiempo que no veo en novelas de fantasía y no me ha gustado mucho. Que si ahora me gusta este, ahora el otro pero somos enemigos mortales, la otra chica super popular que me odia y que me hace jugarretas, que si mi hermano se enamora y que si mi otro hermano también, que mi mejor amiga está comprometida pero le gusta otro… Es un poco inverosímil que surjan tantos amoríos y aunque alguno que otro me ha gustado, el de la protagonista no, no se cuecen muy bien estas relaciones como para que me sienta emocionada o interesada en ellas. Y se deja aparte todo el asunto de Elloren, su falta de poderes y el prólogo que recordamos que tal vez nos haga sospechar que algo pasa ahí. ¿Por qué le han dado esa varita tan poderosa si no tiene magia? ¿Por qué tiene esa conexión con los árboles?

Al final del libro también hay un cambio político a favor de los más fanáticos y se queda en el aire que pasará con muchos de los protagonistas y sus razas, queda pendiente del segundo libro. Y ahí también he visto una pega muy grande que le pongo a este libro, y es su final. Queda totalmente cortado, no termina por todo lo alto o cierra bien, sino que corta en una escena bastante normal, sin carga dramática y la sensación es de que le falta ser más redondo, como si hubiesen dividido un libro en dos, justo acabamos en la mitad de la historia. Es un cierre muy flojo que me veía venir porque la trama se estaba centrando en temas más cotidianos y no avanzaba la principal, creo que no ha sido inteligente por parte de la autora hacer algo así, tal vez tendría que añadir más páginas o recortar en la trama de la universidad y amistades para que la principal tuviese más peso y quedase redonda. Este no es un final que deja con ganas de más, es más bien como un final interrumpido.
La lectura es ágil, no os asustéis por el número de páginas porque la letra es más bien grande y son capítulos muy, peor que muy breves, se lee muy rápido. En cuanto a la brevedad de los capítulos, diría que no se aprovechan porque muchas veces terminan y empiezan sin gracia y sin fuerza, no hay nada muy significativo, no hay una continuidad propia dentro de cada capítulo. Me ha resultado algo extraño que no favorece el ritmo de la historia, así como el abuso de los flashbacks para escenas que no son importantes. Me explico, Elloren empieza hablando con una de sus amigas y entonces comenta que se ha enfadado con otra de ellas y se dice algo así como que solo de recordarlo se pone triste, y entonces entra el flashback para mostrarnos la conversación y la escena a la que se referían. Pienso que habría sido mejor contarlo a modo de continuidad porque añades un flashback sin necesidad, sin que lo recuerdas sea importante y sin que la escena de la que partes tampoco lo sea ¿para qué enredar la trama si no es porque lo necesitas? No se busca conseguir un efecto, no se busca llegar a un recuerdo importante para la trama principal… Me ha parecido una mala utilización de ese recurso.
Todo esto me ha provocado la sensación de estar leyendo un libro escrito por una autora novel que todavía no maneja bien los recursos literarios y lo he visto acrecentado porque Elloren puede que sea el personaje peor perfilado de la historia. Su personalidad baila demasiado, a veces se presenta como una chica tímida, de pueblo, indefensa, que no sabe como actuar en un mundo tan “urbanita” por así decirlo, y con tanta gente… y en otras ocasiones ya es valiente, sabe mentir, se proclama defensora de los más débiles, pero en otros momentos los ataca y tiene pensamientos bastante crueles. En un momento le gusta tal chico que es de otra raza y al siguiente le parece un escándalo que a su hermano le pase lo mismo, por ejemplo. Y a esto tengo que sumarle que hay muchas cosas que se quedan en el aire ¿por qué ella no sabía nada de estas razas o ese mundo si sus hermanos son magos de nivel cinco? ¿Y por qué se sorprende tanto al ver magia si tiene dos hermanos magos? Si esto tiene una explicación debería aclararse porque no lo he entendido.
La edición es en tapa blanda con solapas, formato grande y siguiendo el patrón de Roca editorial. Me gusta que es un libro muy flexible y se abre por el medio sin problemas, no se estropea el lomo. La portada me gusta, creo que está bastante bien aunque no le encuentro significado a la pluma blanda.
La bruja negra ha sido una lectura entretenida que me ha enganchado y en su mayoría lo he disfrutado, pero no por ello he dejado de percibir ciertos aspectos que podrían estar mejor. El final es insípido y el libro bastante introductorio, se deja de lado la trama principal a la mitad de la novela para centrase en temas más propios de las novelas juveniles como tramas de amistad, amores adolescentes, etc, algo que no me ha convencido por el mucho tiempo que ocupa y que va en detrimento de la trama que interesa. No es una mala lectura, no obstante, y la manera en la que se presenta la xenofobia y el fascismo y como la protagonista va cambiando su forma de pensar me ha gustado. También la gran variedad de seres mágicos que habitan este universo y la sensación de estar en guerra, en peligro constante. Diría que en los libros siguientes se desarrollará el verdadero nudo de la historia, o debería, así como las tramas que se nos muestran de los personajes secundarios y antagonistas. A pesar de las pegas que le pongo la historia me ha gustado y no me importaría leer las continuaciones.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Naya_Donate
 23 abril 2019
Al igual que empecé en la reseña anterior dando gracias a Roca Editorial, lo vuelvo a repetir, porque como ya dije, me enviaron esta novela y El libro de las puertas, así que no puedo estar más contenta por ello, porque aceptaron con mis gustos literarios al 100%.
Al parecer, La bruja negra generó bastante controversia cuando la autora publicó la novela en su país. El caso es que no termino de entenderlo. Sí que es verdad que hay partes que responden al concepto actual de racismo. Sí, la novela se compone por magos, elfos, cambiaformas, ícaros, lupinos, selkies y una gran cantidad de mestizos, donde todos ellos apenas respetan el limite territorial entre sus países. Hay parajes en los que incluso son los propios personajes los que están encarnizados de puro odio y los que lo incitan a su vez, pero hay que ver también el contexto, ya que las distintas razas están constantemente en una guerra terrenal.
Es un mundo donde o dominas o eres dominado. Es así, y yo creo que no hay que darle más vueltas al asunto. Es cruel, punto. Esa es parte de la esencia de la novela, que tiene chispas oscuras entre medias. Es su encanto natural.
En este sentido de la trama, me ha encantado el hecho de que parezca tan realista. Porque cuando el mundo está en guerra es cruel y la protagonista de esta historia, incluso son su linaje, que es lo más parecido a la realeza de Gardneria, no se libra de esta crueldad.
Elloren Gardner vive apaciblemente con su tío Edwin en Halfix, cuidando de los animales y haciendo violines artesanales. Esto último es un arte reservado solo para los hombres, pero debido a la gran habilidad extraordinaria que tiene Elloren, lo practica a escondidas, sin que nadie más, a parte de su tío, lo sepa.
Ella tiene diecisiete años y todavía no está comprometida. Algo escandaloso para su tía Vyvian, ya que las jovencitas suelen comprometerse a la temprana edad de los trece años. Elloren no quiere hacerlo, y de hecho, le prometió a su tío que no lo haría el mismo día que se va de camino a la Universidad de Verpax, en Verpacia. La acompaña su tía y Elloren se siente extasiada, porque ve que su sueño de convertirse en boticaria como su difunta madre puede convertirse en realidad.
Sinceramente, odié al extremo que me compararan esta novela con la aclamada saga de Harry Potter. No sabéis cuánto. El único parecido, si acaso, es el entorno escolar en el que se desenvuelve la protagonista en la Universidad, pero no más.
Y hablando de cosas odiosas, desde el primer momento que apareció en escena odié a Fallon Bane. Se cree que será ella la próxima Bruja Negra, la que derrotará al ícaro de la profecía. Su magia es de nivel cinco, de los niveles de magia más altos que existen, y claro está, se jacta de ello como una reina. La verdad es que tiene motivos para ello. Y que la gente lo crea le hace hervir la sangre a Vyvian, quien considera que el título de su madre debe quedarse en su familia. Sobre todo por Elloren, quien es la viva imagen de su abuela. Es por su impresionante parecido que desde el principio, debe sufrir maltratos de quienes no son de su pueblo y fuertes prejuicios.
Su llegada a la universidad no es de ensueño, y sinceramente, que una protagonista sepa valerse en un mundo como el suyo, sin ningún poder aparente, es un logro. Yo he sufrido leyendo el maltrato que recibe desde que ingresa en la universidad: la insistencia de su tía porque Elloren se comprometa con Lukas Grey, un impresionante mago de nivel cinco; el miedo de los uriscos le profesan por ser de la familia que es; el odio que percibe de los celtas y el recelo de algunos profesores. Todo el mundo está en su contra, excepto sus hermanos y su inesperado aliado, Lukas. Si que es verdad que según va valiéndose como persona, comienza a percibir amistades de lo más variopintas.
Pero lo importante es lo que hace sentir esta novela al lector: es una novela de superación, con una protagonista que intenta romper los prejuicios que tiene la gente sobre ella. Y si sumamos el contexto belicoso de la novela, tenemos entre manos algo impresionante.
Pese a sus 600 páginas, no me ha parecido una lectura pesada en absoluto. de hecho, casi puede leerse por sí sola (he tardado seis días en leerme la novela, juzgad vosotros mismos). La novela está narrada en primera persona, por lo que obviamente, sentimos todo lo que percibe Elloren, de ahí que dijera antes lo realista que me parecía empatizar con ella y con la situación que le ha tocado vivir. El libro está dividido en tres partes, con muchísimos capítulos. No sabría deciros cuantos.
La pena es que pensaba que era tomo único. Si que es verdad que he percibido el olor a guerra durante toda la lectura, una guerra inminente que se venía fraguando desde casi el principio. Pero conforme iba llegando a las últimas páginas iba pensando “esto se va a terminar y ni siquiera han estallado los gritos de guerra”. Y efectivamente, porque tiene continuación. Una segunda parte que espero, por favor, no tarde demasiado en traducirse.
Y, por supuesto, no podía faltar un romance. O más bien, diría yo, atracción. Exquisito.
Una novela donde la magia pompea, aparecen dragones, faes y muchos más seres mágicos. La protagonista deberá darse cuenta las mentiras que prodiga su pueblo, y saber diferenciar lo que está moralmente bien de lo que está mal.
Espero con muchas ansias el siguiente libro. No sabéis cuánto.
Enlace: http://laobsesiondenaya.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Lilly
 05 junio 2019
Elloren Gardner ha vivido aislada en un pequeño y tranquilo pueblo desde que murieron sus padres y la acogió su tío. Su abuela, la última Bruja Negra, es toda una leyenda en el país porque logró vencer y subyugar a las razas mágicas que amenazaban con masacrar a los Gardnerianos. Elloren, lamentablemente, no posee el don de la magia como su abuela, pero sí que es su viva imagen y por esta razón la gente suele asumir que será la próxima Bruja Negra. Su tío desea mantenerla alejada de las peligrosas intrigas políticas de la capital; sin embargo, un día aparece su hermana Vyvian, una mujer estricta y ambiciosa que forma parte del Consejo, y convence a su sobrina para que vaya con ella a ver la Universidad Verpax, ya que Elloren siempre ha querido convertirse en boticaria. Allí, su tía intentará engatusarla con lujos y emocionantes fiestas para que se comprometa con Lukas Gray, el mago más codiciado de su generación, tanto por su atractivo como por su poder e influencia. La vida que le promete su tía es muy tentadora, pero Elloren hizo una promesa y piensa cumplirla. de este modo, cuando empieza sus clases en la universidad (un lugar donde todas las razas mágicas pueden estudiar, incluso las más repudiadas), Elloren se da cuenta de lo importante que es tener conexiones en un mundo tan clasista como el suyo. Muchos estudiantes la admiran por ser la nieta de la Bruja Negra, pero muchos otros la odian por el simple hecho de parecerse a la maga que les concedió el estatus de razas malvadas e inferiores. ¿Qué pasará cuando descubran que Elloren no es más que una muchacha ingenua y sin poderes?
Esta novela tiene dos grandes puntos fuertes: la ambientación y los personajes. Por un lado, el mundo que ha creado la autora es rico en detalles y sorprendentemente complejo. Goza de su propia mitología e historia y me ha parecido maravilloso poder ver cómo en la universidad se hace mención a ella para que los alumnos -y los lectores- comprendan los orígenes de su sociedad. Hay una gran variedad de razas y criaturas mágicas (lupinos, elfos, ícaros, celtas, selkies) y, aunque la mayoría ya las conocemos porque son las típicas de las novelas de fantasía, en esta historia la autora les ha dado su toque personal. En este mundo tan corrupto y rencoroso, el Gobierno se encuentra en un momento crítico. Los rebeldes luchan por una sociedad tolerante y justa, mientras que los más tradicionales creen fervientemente que Gardneria debería ser purificada de una vez por todas. ¿No os resulta familiar este panorama?
Por otro lado, los personajes son muy variopintos y se van perfilando a medida que dejamos a un lado los prejuicios y escarbamos bajo de la superficie. Elloren, la protagonista, evoluciona muchísimo y eso es fundamental para que la trama coja fuerza. al principio, ella es demasiado confiada e inocente, no se cuestiona nada y se deja seducir por lo sofisticada y poderosa que es su tía Vyvian. Es mucho más sencillo juzgar a los demás que enfrentarse al orden social, de ahí que Elloren termine enemistándose con varios de sus compañeros en la universidad por pura inercia. No obstante, conforme pasa el tiempo, ella empieza a preguntarse si todo lo que le han enseñado desde pequeña es cierto. Con cada muestra de amabilidad y con cada comentario cruel, la frontera que separa a los mestizos de los puros se hace más difusa a los ojos de Elloren y ahí es cuando la verdadera trama de la bruja negra hace acto de presencia. No voy a mentiros, Elloren no es ninguna heroína, se equivoca y mucho, por no mencionar que es bastante inestable emocionalmente. Aun así, creo que su forma de actuar es entendible, ya que se ha pasado toda su vida viviendo en una casa en la que únicamente hablaba con su tío y sus hermanos y era ajena a las tiránicas imposiciones de su sociedad. al final de la novela, es una chica muchísimo más valiente y comprensiva con aquellos que la rodean. Hay tantos personajes que me sería imposible hablaros de todos, así que simplemente diré que tengo sentimientos encontrados con Lukas (tengo la corazonada de que en el próximo libro jugará un papel fundamental) y que cierto chico lupino y cierta ícara me han encantado. Ambos son amables y dulces a pesar de todas las cosas horribles que han tenido que vivir, y eso lo valoro muchísimo.
El estilo de Laurie Forest no me ha causado gran impacto, va en la línea de la mayoría de novelas juveniles, pero cabe destacar que no se hace pesada en absoluto; de hecho, se compenetra tan bien con la historia que ni te das cuenta de que no puedes parar de leer. Además, me ha gustado que haya sido directa y no tratase de endulzar las escenas donde agreden, física o verbalmente, a algún personaje. Como habréis podido notar, esta es una novela que critica duramente el racismo, pero no se queda ahí, pues también hay muestras constantes de machismo y homofobia en esta sociedad que esconde bajo la alfombra todo un cúmulo de ideales y actitudes horripilantes. A lo largo de la novela surgen varias tramas románticas y eso me ha encantado, aunque debo confesar que la fijación que siente Elloren por ese chico al que ni siquiera conoce me parece poco justificada al principio. Luego es verdad que van estrechando lazos y se hacen amigos.
Si os gusta la fantasía, os animo a que le deis una oportunidad a La bruja negra. Puede que el primer tercio de la novela sea un poco introductorio, pero os aseguro que la historia y los personajes mejoran con cada página. Esta es una historia sobre amistad y odio, vencedores y vencidos, poder y sacrificios, que nos recuerda, una vez más, que ni los buenos son tan buenos ni los malos, tan malos.
Enlace: https://mioasisdepalabra.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
el_lector_feliz
 06 junio 2019
La bruja negra ha sido una lectura entretenida que me ha enganchado y en su mayoría lo he disfrutado, pero no por ello he dejado de percibir ciertos aspectos que podrían estar mejor. El final es insípido y el libro bastante introductorio, se deja de lado la trama principal a la mitad de la novela para centrase en temas más propios de las novelas juveniles como tramas de amistad, amores adolescentes, etc, algo que no me ha convencido por el mucho tiempo que ocupa y que va en detrimento de la trama que interesa. No es una mala lectura, no obstante, y la manera en la que se presenta la xenofobia y el fascismo y como la protagonista va cambiando su forma de pensar me ha gustado. También la gran variedad de seres mágicos que habitan este universo y la sensación de estar en guerra, en peligro constante. Diría que en los libros siguientes se desarrollará el verdadero nudo de la historia, o debería, así como las tramas que se nos muestran de los personajes secundarios y antagonistas. A pesar de las pegas que le pongo la historia me ha gustado y no me importaría leer las continuaciones.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: fantasíaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

Monstruos en la literatura

Calamar Gigante

H.G. Wells
C.S.Lewis
Julio Verne
Mary Shelley

10 preguntas
104 lectores participarón
Thèmes : monstruos , ficción , fantasíaCrear un test sobre este libro
{* *}