InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Críticas sobre La madre (7)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  

Añadir crítica
Maya
 10 febrero 2019
La madre es la nueva novela de Fiona Barton, escritora del éxito La viuda. La madre tiene una trama que hace imposible dejar de leer y es una obra más madura que la anterior. Una vez más debemos preguntarnos qué esperamos de una novela. En mi opinión, este tipo de domestic noir (thriller que se desarrolla en el hogar, cuyos protagonistas son gente común), son novelas para leer sin más, sin detenerse, dejándose llevar por los acontecimientos. Cada novela tiene su público, su finalidad y su momento. La autora se siente cómoda con este género.

“Kate volvió a leer aquellas treinta palabras y pensó en la persona que faltaba en la historia: la madre”.

La protagonista vuelve a ser Kate Waters, periodista que, al leer en el periódico que se han encontrado los restos de un bebé recién nacido, se lanza a la noticia siguiendo su instinto. Kate es una periodista a la antigua en un mundo donde lo que prima son las noticias digitales, necesita una buena historia para sobrevivir en la redacción. Por otra parte en el epílogo, la propia Fiona Barton cuenta que fue periodista y que una vez encontró una breve reseña sobre el hallazgo de un cadáver de un bebé, y que la historia seguía en el fondo de su mente hasta que escribió La madre. Es evidente que Kate no puede evitar que sus propios sentimientos afloren y saltarse las órdenes de la policía y de su propio jefe por ayudar a las implicadas en la historia.

Me parece muy interesante el planteamiento de que la novela sea contada a tres voces, las de tres mujeres que viven la historia desde tres puntos de vista: Ángela, a la que robaron a su bebé, Alice, en el hospital y ni siquiera sabe si está muerta; Emma, que guarda un terrible secreto, que no quiere descubrir a ningún precio y Kate, que quiere llegar hasta el final del misterio. Por otra parte Emma, arrastra problemas por su mala relación con su propia madre, Jude. A través de flashback, se nos va contando su pasado, la historia de su vida a través de su relación con su madre. Y solo puedo decir que llegado un momento, la todas las suposiciones que hubiéramos hecho se desmoronan como por arte de magia y todos los cabos sueltos se unen rápidamente. Jude también nos contará parte de esta historia.

De igual forma, la novela nos hace ver distintas ideas de lo que es la maternidad y nos pone en la tesitura de decidir si la actuación de los personajes es correcta, si es moral.

Toda la obra gira en torno a los pensamientos de las tres mujeres relacionados con la noticia del bebe, se habla poco de su vida familiar, de sus amigos o entorno y de sus familias Los hombres tienen muy poco peso en La madre, el jefe de Kate y su ayudante becario, el marido de Ángela, no se les define ni siquiera se les perfila. No saben casi nada de la historia que está transcurriendo, no parece importarles nada aunque es verdad que tampoco nadie se molesta en contarles más que lo esencial.
Así pues, la narración gira en torno a los diálogos internos de las protagonistas, mezclados con los rápidos y bien construidos diálogos que a menudo son parte de la búsqueda de la verdad por parte de la periodista.

La madre es una obra adictiva no solo por la trama rápida y atractiva sino por el desarrollo de la psicología de las protagonistas y el giro de los acontecimientos, la existencia de historias paralelas que se juntan en la muerte de un bebe enterrado hace tiempo. Muy recomendable.

Enlace: http://salamandranegra.com
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Bookeandocm
 11 noviembre 2018
La conmoción por el descubrimiento del esqueleto de un recién nacido durante unas obras de remodelación de un viejo edificio será el punto de partida de este thriller de suspense psicológico que gira en torno a tres protagonistas: de una parte, Kate Waters, una periodista sagaz, metódica y perseverante, que a pesar de no estar pasando por su mejor momento en la redacción, convence a su jefe para que le permita indagar sobre este hallazgo, embarcándose en una investigación que se irá complicando por momentos. En otro hilo iremos conociendo a Ángela, una mujer especialmente sensibilizada con este tipo de casos, que muchos años atrás sufrió el secuestro de su hija en el mismo hospital en el que dio a luz. Por último, Emma es una editora atormentada que mantiene una complicada relación con su madre, Jude.

Puede que parte de la culpa la tenga la estructura de la novela, el caso que presenta o la profundidad de los personajes, pero de lo que no hay duda alguna es que una vez comienzas La madre es imposible soltarla. Tres mujeres, en realidad cuatro, si contamos a Jude, la madre de Emma se disputarán nuestra atención en capítulos alternos titulados con el nombre de cada una de ellas. Si interesante nos resulta el caso, no menos lo será escudriñar en la vida de Ángela y su familia o conocer los miedos de Emma, un personaje de esos que se ganan al lector por derecho propio. También habrá protagonistas masculinos pero ocuparán un segundo plano, como los miembros de la policía que colaboran con la propia Kate o Joe, el becario que le han asignado a la periodista para ayudarla en la investigación. Fiona Burton disecciona psicológicamente a estos tres personajes femeninos con absoluta precisión, y serán los encargados de mantenernos en tensión a lo largo de las más de quinientas páginas de esta historia que, sin embargo, nos habremos ventilado mucho antes de lo que pensamos.

Capítulos cortos, una prosa sencilla, un estilo directo, una narración sumamente ágil que alterna diferentes voces narrativas y ese foco de atención cambiando constantemente de perspectiva, según el personaje en el que se centre, nos harán plantearnos mil y un supuestos, apostar y equivocarnos, pero siempre impulsados a leer con verdadera avidez por encontrar respuestas. La forma en la que cada uno de los hilos se va expandiendo hacia temas mucho más complejos y el suspense en torno a la identidad del cuerpo sepultado hace décadas harán que no puedas soltar el libro.

La primera persona para dar voz a la historia de Emma acentúa en este caso la forma en que su historia llega al lector. Extraordinario el trabajo de caracterización realizado por la autora sobre unos personajes que llegas a sentir, logrando plasmar a través de ellos las huellas que dejan en el individuo los traumas del pasado, el peso de la culpa y la necesidad de vaciarse y de desprenderse del lastre para alcanzar la estabilidad emocional. También habrá lugar en ella para hablar de las relaciones de pareja, las relaciones tóxicas, la maldad, la complejidad del trato con los adolescentes o la situación actual del periodismo en esta era digital.

La madre es uno de esos thriller que no dudo en recomendar porque a buen seguro os harán pasar unas estupendas horas de lectura. A mí me ha tenido rendida de principio a fin: un comienzo impactante, unos personajes llenos de aristas, un suspense psicológico que alcanza cotas insospechadas y un desenlace a la altura. No os la perdáis.
Enlace: https://bookeandoconmangeles..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Babel
 23 octubre 2018
¿Preparados para un caso de suspense realista? La vida da mucho más miedo que las películas, la verdad :-S

Una curiosidad sobre esta novela es que el título original es THE CHILD, mientras que en diversos países se ha traducido como La madre. ¿Por qué creéis que se ha tomado esa decisión de ponerle un título prácticamente opuesto? O_o

Es una novela de investigación periodística y valor humano.

La parte de las pesquisas corre a cargo de Kate Waters, una veterana que trabaja en el Daily Post, donde medran los esclavos digitales y se desvanecen los periodistas de antaño como viejos soles al ocaso.

Un hallazgo accidental durante unas obras ordinarias destapa los truculentos restos de un bebé. La noticia, pequeña en principio, salta del periódico a la casa de dos mujeres, Emma y Ángela.

A través de capítulos alternos, penetramos en la psique de ambas, sus vidas desgastadas y sus pasados picoteados de miseria. Sus secretos rodean la figura del esqueleto infantil y se van desenrollando como un hilo arrugado mientras la periodista realiza una labor de campo meticulosa, al antiguo estilo detectivesco, poco tecnológico y muy interpersonal.

No se trata de un thriller de sobresaltos, sino de un caso realista que combina el trabajo policial, las pesquisas minuciosas de una periodista incansable y la tragedia de dos mujeres que han pasado decenios de angustia. Bien dice la autora que siempre se ha sentido fascinada por la vida oculta de las personas y que su experiencia profesional la ha preparado para tejer tramas enrevesadas, absorbentes y profundamente psicológicas. Coincido con ella. Nos subyuga hurgar en los secretos de los demás y la ficción de suspense es un vehículo magistral para desentrañar la infelicidad que motiva actos de desesperación y ocultamiento.

Cual Ariadna moderna con el ovillo que ayudó a Teseo a escapar del laberinto del Minotauro, Kate Waters va uniendo pistas diminutas y, con una mezcla de astucia, comprensión de la naturaleza humana, paciencia, determinación y tácticas sociales, desentierra el enorme iceberg que se intuía bajo la punta. LA MADRE posee un ritmo latente, coloca todas las piezas horribles en su lugar sin aspavientos pero concluye su alegato de forma clínicamente monstruosa porque la realidad no tiene banda sonora orquestal, sino un peso sórdido para reflexionar en silencio. Muy interesante novela con una lamentable vigencia de actualidad.
Enlace: https://torretadebabel.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
sanhezped
 09 octubre 2018
La madre es la segunda entrega que tiene como protagonista a la veterana periodista Kate Waters. Pero he de decir que en este caso, tiene poca importancia que no hayas leído su anterior novela La viuda, pues se trataba de un caso cerrado, por lo que podrás enfrentarte a esta nueva novela sin necesidad de haber leído la anterior.
Aunque lo cierto es que si lo has hecho, te alegrará participar en esta nueva investigación periodística. Lo harás por otra parte sabiendo a qué estilo vas a enfrentarte, porque por más que se nos vendió la idea de que La viuda era un thriller trepidante, lo cierto es que hablar de thriller puede llevarnos a crearnos unas expectativas erróneas, pues en el fondo se trataba de una novela de personajes y con una acción más bien sosegada.

Por eso, al comenzar a leer La madre, ya sabemos que no estamos ante un thriller al estilo de El cuarto mono (J. D. Barker) o La isla delas últimas voces (Mikel Santiago). Porque La madre es un thriller diferente, que irá creciendo a medida que lo hagan sus personajes, al que hay que reconocer eso sí, que las cien últimas páginas son vertiginosas.

Sería tal vez mucho más correcto hablar de thriller psicológico, pues iremos poco a poco adentrándonos en la mente de dos de sus protagonistas, Ángela, la madre que aún llora el robo de su bebé y de Emma, una mujer que sufre trastornos mentales a partir de una mala relación con su madre que la puso de patitas en la calle cuando era aún una adolescente.

Partiendo de la base de que no esperaba un thriller en el sentido estricto de lo que por tal se entiende, he de reconocer que La madre ha sido una gratísima sorpresa.

El primer tercio del libro es en realidad el arranque de una investigación, el darnos a conocer poco a poco a los diferentes personajes que forman parte de esta novela, no muchos por otra parte. Lo cierto es que pese a avanzar lentamente la narración y parecer todo bastante predecible, estaba bien enganchado a la lectura, pues Fiona Barton con su estilo, consigue que intentes conocer a unos personajes que en todo momento sentías muy reales. Personajes a los que veía sufrir sin tener aún muy claro en algún caso, cuál es el motivo de dicho sufrimiento. Sin duda, junto a la descripción del ambiente periodístico, lo mejor de esta novela para mí son sus personajes, muy por encima de la propia trama (por lo menos en un principio) en sí.

Pero en un momento dado el ritmo de la narración se acelera conforme lo hacen las investigaciones hasta que, lo que parecía muy predecible se convierte en una espectacular sorpresa que consigue un final a mi entender muy bueno, hasta el punto de que me ha parecido bastante mejor novela La madre que La viuda. Aunque evidentemente es una cuestión de gustos.
Enlace: https://www.elbuhoentrelibro..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
dacil66
 20 febrero 2019
Hace unos tres años aterrizaba de mano de Planeta Fiona Barton con su primera novela, La viuda. Recuerdo que su lectura me dejó un sabor agridulce. Me gustó, fue muy entretenida pero la autora se liaba demasiado y terminaba siendo repetitiva.
Cuando leí el argumento de esta segunda obra decidí leerlo, y es que no me puedo resistir a la novela negra. El resultado ha sido parecido a la primera vez, aunque en esta ocasión he terminado un poco más satisfecha.


Ambas historias tienen un nexo en común y es la periodista Kate Waters. En ambas novelas es la encargada de investigar los casos y por tanto se convierte en personaje principal.


Pero vamos con el asunto. En medio de una zona residencial en construcción en Londres se encuentra el cadáver de un bebé. En un principio la noticia pasa desapercibida salvo para tres personas:


Por un lado, tenemos a Kate, como he dicho es la periodista que se encarga de esclarecer el caso. Kate necesita aferrarse a él con el fin de tener más notoriedad en la redacción del periódico, ya que su puesto de trabajo está en peligro.
Ángela es la segunda mujer. Cuando lee la escueta nota en el periódico sobre el hallazgo siente que su mundo se vuelve a romper. Y es que hace muchos años alguien secuestró a su bebé recién nacido.
Por último, Emma, una mujer que tras conocer la noticia comienza a sentir un terror apabullante.


La novela va avanzando entre capítulos sobre las tres mujeres. Desde luego se debe conceder a Barton la habilidad para jugar con el lector. Y es que hasta prácticamente el final no tenía nada claro que había ocurrido con el bebé encontrado entre escombros. Son tantos los datos y detalles, los recuerdos de las dos mujeres involucradas directamente que era difícil dilucidar si eran víctimas o verdugos.


La historia está muy bien hilada y creo que la trama es muy buena sin embargo Barton vuelve a pecar de repetitiva. A pesar de ser una novela negra muy interesante creo que le falta agilidad. Una historia que no puedas soltar de principio a fin, que enganche, que se vuelva adictiva. Y creo sinceramente que no lo logra por dedicarse a repetir datos o situaciones que no ayudar nada a agilizar la lectura, todo lo contrario.


Pese a lo dicho he disfrutado mucho más con La madre que con su antecesora. Los personajes son muy buenos, sus historias están cargadas de sentimientos, de reproches, de dolor y arrepentimiento.


La madre es un thriller cargado de secretos, de mentiras y dolor. Muy recomendable para los amantes del género que disfrutarán navegando por sus más de quinientas páginas.

Enlace: https://pasajes-romanticos.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
CARMINA
 27 noviembre 2018
Nos encontramos ante una novela que se desarrolla en apenas dos meses entre el 20 de marzo de 2012 cuando el Evening Standard publica una noticia en las páginas interiores y de poca extensión sobre la aparición de los restos de un bebé, hasta su resolución el 26 de mayo. Aunque después encontraremos un epilogo que nos sitúa aproximadamente un año después.

Fiona Barton nos presenta una historia desde cuatro puntos de vista, y sólo un personaje Emma lo hace en primera persona, dice la autora que es la voz que ella oía en su cabeza, por eso cuenta su experiencia personal, ella es quién abre y quién cierra la novela, sin embargo no es el personaje que más peso tiene, y ello la dota de una complejidad que no está a la vista del lector, puesto que la novela parece sencilla, pero sólo si te quedas en la superficie. Los otros narradores, todos mujeres con más sombras que luces, lo hacen en tercera persona convirtiéndose en narradores omniscientes.

Antes he comentado que hay un personaje que lleva el peso de la trama, y no solo lo lleva, si no que aglutina las tramas y subtramas, porque todos los personajes confluyen en ella, y enlaza las distintas historias entre sí, a través de la investigación. Y este no es otro que Kate Waters, una periodista que se cruza con una noticia que a cualquiera le hubiera pasado desapercibida por su extensión e importancia, y que ella recorta y mete en su bolso para leerla después con más atención. Podría decirse que Kate es el alter ego de Fiona, quién también tiene esa costumbre, aunque nunca ha tirado de un recorte de ese tipo para un reportaje de investigación, si que le han servido para pergueñar esta historia más compleja de lo que parece, aunque algunos temas se podrían haber explorado más.

Pero he hablado de cuatro puntos de vista y de momento solo he comentado dos, Emma y Kate, las otras dos mujeres de esta historia son Jude, la madre de Emma y Angela cuya hija recién nacida desapareció y nunca se recuperó del golpe, creando una burbuja de dolor a su alrededor, y condicionando de esa forma la vida de la familia. de todos los personajes con quien más me ha costado empatizar y entender es a Emma, ni siquiera ese testimonio directo me acercaba a ella, sin embargo al avanzar la historia, al conocer su pasado y sus vivencias, vamos entendiendo a esa mujer que parece tener sus facultades mentales mermadas, y vivir en constante estado de ansiedad.

A la que no he podido entender de ninguna forma es a la egocéntrica Jude, no he tenido forma de entenderla, ni de comprender su forma de actuar, esa manía de ser el ombligo del mundo y al mismo tiempo otorgarle tanto poder sobre ella al hombre de turno, sin tener en cuenta a su hija. Y Angela me ha parecido creíble, muy humana, pero al mismo tiempo muy repetitiva, un personaje demasiado encerrado en su dolor sin pensar en sus otros dos hijos y su marido. Los pasajes en los que ella es protagonista pueden llegar a aburrir un poco por ser más de lo mismo, aunque posiblemente haya que meterse en la piel de una mujer que haya sufrido una pérdida de tal tamaño para poder entender que vive en un perpetuo día de la marmota.

No todos los personajes de esta novela son mujeres, aunque si los más importantes, entre los hombres nos encontramos secundarios de lujo, sin los que la acción no hubiera podido transcurrir, meros actores necesarios, a algunos la autora los redime, a otros les cogeremos una gran animadversión, y es que Fiona juega en todo momento con el lector, y aunque este resolverá el misterio mucho antes de que la trama finalice, no es lo más importante de esta novela, que cualquier lector que se quede en lo banal tachará de previsible.

Presentados los personajes me queda hablar de los temas, y es que estos son muy variados, y más complejos de lo que pueda parecer a simple vista, aunque alguno podría estar tratado con mayor profundidad.

Las relaciones materno-filiales: Un tema que hubiera dado para mucho más, nos encontramos con tres madres muy distintas entre sí, con relaciones dispares con sus hijos, y de todas ellas con la que más he empatizado es con Kate, aunque solo sea porque es la que tiene una historia más cotidiana, más acorde con mi forma de vida. A Jude no he logrado entenderla, ese egocentrismo me ha cegado, ese poner su felicidad por delante de la de su hija, ese dejarse llevar por la pareja que tuviera en cada momento, para lo inteligente e independiente que aparenta en un primer momento , no me ha cuajado. El tema de Angela es distinto, dicen que un clavo no saca otro clavo, y eso lo puedo entender, la pérdida de un hijo no se suple con otro, pero puestos a vivir, hay que luchar por los que tienes a tu lado, y que el dolor no monopolice toda tu vida. Fiona ha sabido retratar toda la humanidad de esta mujer, la culpa que la corroe desde ese fatídico día, esa necesidad de saber que ha pasado para poder continuar con su vida. Esa montaña rusa en la que se monta cada vez que vislumbra la posibilidad de resolver el misterio que un día terminó con su felicidad.
Las relaciones entre Emma y Jude son muy frías, yo diría que incluso distantes, el lector conforme avance la historia irá descubriendo porque, y posicionándose, aunque no voy a revelar al lado de quién.

Las relaciones tóxicas: Porque a todo no se le puede llamar amor, y las relaciones de Jude con sus parejas se las puede definir de muchas formas, pero yo solo veo personas muy peligrosas, pero también es tóxica la relación que Will Burneside mantiene con el casero de Jude.

Los abusos sexuales: y como estos pueden marcar el resto de la vida a una persona, como el peso de la culpa las puede convertir en personas retraídas, inseguras. Un tema muy actual se mire por donde se mire.

El peso de las mentiras del pasado: Y es que como he dicho todos los personajes tienen más sombras que luces, secretos que esconder, parece que quien más sufre por ello es Emma cuando ve la posibilidad de que salga a la luz aquello que le cambió la vida, pero no menos cierto es que todos y cada uno de ellos tiene cosas que esconder y de esa forma juega la autora con el lector, quien cada vez que aparece una de ellas piensa ¡¡¡Tu eres la culpable!!!

El dolor de la pérdida: No saber que ha sucedido con ese ser querido es uno de los lastres más profundos que puede arrastrar una persona, si además ello se une al gran peso de la culpa el cóctel no puede ser más destructivo para la persona en sí, y para la gente que está a su alrededor, y Fiona lo retrata sin caer en el amarillismo, nos intenta colocar en los zapatos de Angela, aunque no en todo momento lo consigue, al menos conmigo no, porque tanta repetición me sacaba de la novela.

Y por último el tema que más he disfrutado, el declive del periodismo de investigación en pos de la inmediatez, y la lucha titánica de una periodista de pura raza que quiere preservar su trabajo tal y como lo conoce. Se percibe una cierta crítica social, puesto que ese periodismo digital es de mucha menor calidad, muchas veces sin contrastar, incluso el becario que le asignan en muchas ocasiones no está familiarizado con cosas que a cualquier estudiante de periodismo nos cantaban como si fuera el catón.

Como licenciada en periodismo echo mucho de menos publicaciones más serias donde se hacían reportajes de investigación muy trabajados y a los que me aficione en mi época de estudiante, años en los que era frecuente encontrarme con un ejemplar de Cambio 16, o Interviú en mi mochila, por razones obvias no iba a la vista. El periodismo evoluciona como muchas otras profesiones, pero si me perdonan tanta inmediatez, tanto sensacionalismo, perjudica gravemente a la profesión y eso es muy visible y constatable en La Madre a través de Kate Waters y de las escenas que se producen en la redacción.

A pesar de eso Fiona nos presenta a una periodista que cruza los limites de la profesión al involucrarse de forma emotiva con las personas que investiga, es una línea que no se debe cruzar para lograr la objetividad, y no es que a los periodistas no les importen las personas que están detrás de las noticias, pero se tienen que quedar al margen de ello. Con ello Fiona ha conseguido dotar de más humanidad a Kate, por un lado persigue un reportaje, por otro pretende ayudar a Angela y se preocupa por su bienestar cuando intenta mitigar el impacto de las investigaciones, su parte racional y la emotiva están en constante lucha.

No puedo decir que sea la mejor novela que he leído este año, pero si tiene muy buenos mimbres, y a pesar de ser un poco previsible, no es lo más importante, si no esos temas profundos que trata y que en más de una ocasión he echado en falta una mayor profundidad.

Conclusión:

Fiona Barton nos presenta una novela ágil, debido a sus capítulos cortos, aunque también los hay un poco más largos, que tienen al lector en vilo y al constante cambio de voces narrativas, aunque no todas tienen el mismo peso, Kate es la que más capítulos acapara, quizás por ser ese nexo aglutinador de tramas y personajes, es su investigación quien pone en contacto a los distintos personajes y las distintas historias.

Una historia en apariencia sencilla que esconde temas profundos y de gran calado, unos personajes con más sombras que luces y muchos fantasmas escondidos en el armario, que con una lectura atenta seremos capaces de vislumbrar sin quedarnos en lo previsible, que si a la autora le hubiera parecido lo más importante no lo hubiera puesto tan a la vista. ¡¡¡No os parece!!!

Una lectura muy recomendable, a la que yo le hubiera pedido un plus que seguramente hubiera enriquecido más la novela.

Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LAKY
 14 noviembre 2018
Al socavar los cimientos de una casa, han aparecido los restos de un bebé, un recién nacido. Un periódico da la noticia. Esas pocas letras van a revolucionar la vida de tres mujeres: Kate, Ángela y Emma. Por motivos muy diferentes

Permitidme en este caso no hablar apenas de la sinopsis; tampoco hablaré de las protagonistas. Es mejor acercarse al libro sin saber nada de él y, cualquier cosa que dijera, podría desvelar cuestiones importantes.

Sólo os diré que Kate es una periodista (que ya apareció en “La viuda”) que decide investigar el caso. ¿Quién pudo dejar allí el cuerpo del bebé y por qué? Han pasado muchísimos años, ¿será posible averiguar qué pasó? Lo que parece una noticia de poca importancia, pronto se desvela como un asunto con bastante enjundia y Kate hará todo lo posible por desvelarlo todo

Son tres las protagonistas de esta novela. Tres mujeres que van a mostrar interés en el caso, cada una por un motivo. de ellas, sólo os hablaré de Kate. Además, hay algún otro personaje secundario como la madre de una de ellas, el marido de otra, etc…

Al principio, la novela parece predecible; muy predecible incluso. Ya en el primer capítulo asigné un papel a cada mujer y pensé que lo sabía todo. Así que me dispuse a leer un libro en el que sabría desde el principio el “quién” y sólo me restaría conocer el “cómo” y el “por qué”. ¡Pero mira que soy inocentona! Evidentemente, hay sorpresas y lo que parecía una trama interesante pero sencilla acaba siendo algo mucho más complejo de lo que parecía a simple vista. La trama está muy bien armada y tiene el desarrollo justo; la autora sabe cómo dosificar la información y cómo ensamblar las diferentes piezas de un puzle que tiene pocas pero bien pero se disponen de una forma muy especial. Terminado el libro, me quedó una sensación de profunda satisfacción pues había leído una buena novela, con una trama potente y bien contada y unos personajes muy interesantes; además, había sido una lectura sumamente adictiva.

La novela se asienta sobre unos buenos personajes. Muy bien desarrollados, muy reales. La periodista, Kate, ya aparecía en “La viuda”. No temáis, no es ésta una segunda parte de una serie sino, simplemente, una novela con la misma protagonista. Yo no tenía ni idea: empecé y terminé el libro sin saberlo y ha sido ahora, al redactar la reseña (sobre la base de mi reseña de “La viuda”) cuando me he dado cuenta de la coincidencia. Así que, ya sabéis, se puede leer este libro sin leer “La viuda”.

La novela se centra mucho en los personajes pero no por ello deja de ser un thriller. Traza un exhaustivo perfil psicológico, nos muestra sus pensamientos y sus sentimientos pero, al mismo tiempo, tiene el ritmo y el interés de un thriller psicológico. Es un libro que te engancha desde el principio y no te suelta hasta el final


Conclusión final

He disfrutado muchísimo con “La vmadre”. Un thriller psicológico en toda regla que aúna una trama bien armada con unos personajes poderosos y un ritmo constante que se acelera al final. Un libro que me ha sorprendido
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Momo, un clásico de Michael Ende

¿Quién es Momo?

Una niña huérfana
Una niña ciega
Una niña caprichosa

10 preguntas
5 lectores participarón
Thème : Momo de Michael EndeCrear un test sobre este libro
{* *}