InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8490663270
Editorial: Tusquets (06/09/2016)

Calificación promedio : 4.38/5 (sobre 394 calificaciones)
Resumen:
El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. ¿Podrá convivir con quienes la acosaron antes y después del atentado que trastocó su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes? Por más que llegue a escondi... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (136) Ver más Añadir una crítica
AlejoCeron
 23 August 2022
Ha sido una de las novelas escrita en los últimos años que más me ha gustado. Tenía muchas expectativas puestas en ella con motivo de los comentarios que ha suscitado y de la acogida no sólo de la crítica literaria sino también de todas aquellas personas que, cómo nosotros, comparten las percepciones acerca de lo que leen.
Debo confesar que comenzar no fue fácil. Son nueve los personajes principales y la narración abarca varios tiempos en los que el narrador cuenta la historia de estos. Va del pasado al presente y del presente al pasado, un pasado más cercano o más lejano. Eso sí, una vez identificas a los personajes, esos cambios en los tiempos que habían sido un recurso con el que estaba padeciendo, se convirtió en una garantía plena sobre lo que se contaba, en donde el autor se asemeja al gusano de ceda que teje en forma excelsa el lugar en el cual mutará a mariposa, pues así sentí que se tejía la trama de la historia. Fue espléndida.
El libro narra la historia de dos familias que se conocían desde siempre que, por cosas del destino, toman caminos distintos. Una historia sobre el conflicto, de la violencia vivida en España a raíz de la confrontación entre las autoridades estatales y ETA, en donde, como en toda guerra, son muchos los inocentes que deben pagar los platos rotos. Una historia sobre la cotidianidad de las familias; de cómo influyen los padres en los hijos y los hijos en los padres; del papel de las mujeres de antaño y de su influencia en las decisiones de los hijos. Una historia sobre la aceptación de los puntos de vista, en donde no se valen las verdades absolutas y donde la única premisa aceptable es el respeto por el prójimo.
Es un libro universal. Lo es. A pesar de referirse a un momento histórico y un lugar preciso, lo que se desarrolla nos toca a todos. Sentí como si la historia se desarrollara en mi propia ciudad, en mi propia patria. Imaginé ver a Miren y a Brittori desde la ventana de mi casa. Vi cómo Joxe Mari fue inducido a pertenecer a la guerrilla colombiana para luchar por algo que creía justo. Vi también como asesinaron al Txato como consecuencia de la guerra derivada de los cárteles de las drogas. Lloré con su familia. También vi manifestaciones en pro y en contra de unos ideales. Todo eso pasó allá, pero pudo haber sucedido en cualquier parte del mundo. Es la historia de la humanidad contada de una forma sublime por un narrador que entiende sobre la psiquis humana. Eso representa la grandeza de ese libro.
Considero importante realizar una última reflexión acerca del perdón y el olvido que, creo, fueron dos de las ideas que tuvo en cuenta el autor para desarrollar su obra, especialmente cuando Bittori exigió esa condición de uno de los otros personajes. Como seres humanos debemos preocuparnos por aquello que dependa de nosotros y, por tanto, no nos debe inquietar los aspectos que resultan externos. En tal sentido, lo trascendente resulta ser olvidar, dado que el olvido está en nuestras manos y será lo que nos proporcionará la tranquilidad tan anhelada. Si el prójimo se disculpa o no va y viene, es él quien no estará tranquilo. No se puede esperar que suceda algo que no se encuentra en nuestras manos, y el olvido si depende sólo de nosotros.
El libro es un 10!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         3213
March_25
 27 July 2022
Pocas veces he tenido el gusto de leer una novela tan limpia, tan sincera de un tema tan escabroso como es la banda terrorista ETA, como en este caso. Siempre he vivido en Madrid, por lo que el “conflicto vasco” le he visto siempre de lejos, lo que aquí sí llegaban eran los atentados (uno a pocos metros de la casa de mis padres cuando era adolescente, en una calle por la paseaba día sí y otro también con mi grupo de amigas, que además de 6 muertos, dejó un reloj roto y una agujero en la fachada durante años) y por supuesto, las noticias de la tregua primero (que al principio costaba creer), y la del cese definitivo de la violencia después, que viví siendo ya madre por partida doble. Escrito a dos tiempos entre lo que pasó y el presente, este libro me ha dado perspectivas nuevas sobre el tema: la de los miles de empresarios que eran extorsionados y la de los propios asesinos junto con sus respectivas familias. Escrito con una prosa magnífica, los personajes perfectamente perfilados en torno a la trama central, que, aunque conocida, no deja de impactar. Tenía muchas expectativas y las ha sobrepasado, a pesar de que al principio me daba miedo por si era muy histórico. Realmente es un libro para sentir, de los que hacen que te hierva la sangre por las injusticias, la hipocresía y lo mezquinos que pueden llegar a ser los humanos. Por ponerle un pero, he echado en falta la traducción de las frases y palabras en Euskera, en el momento y no al final del libro. Aunque eso sí, necesito un subidón de algodón de azúcar en vena para quitarme el regusto amargo que me ha dejado. Totalmente recomendable, sin duda.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         150
DrEnder
 03 November 2020
En pleno auge del conflicto vasco, en medio de la Euskadi profunda un empresario muere asesinado por ETA en su propio pueblo. Esta es la historia de dos familias vascas, víctimas cada una a su modo, de un asesinato que sume a sus miembros en una espiral de odio y rencor que marcará sus vidas inexorablemente.
Fernando Aramburu se sirve de Patria para definir el conflicto vasco desde múltiples vertientes. Detalla muchas (no todas) las aristas de lo que aconteció poniendo siempre el foco en las personas, seres humanos corrientes que tratan de salir adelante en un entorno hostil. Muestra el impacto del terrorismo de ETA en los distintos niveles de la sociedad, habitando su novela de ejemplares de todos los estratos, el médico de San Sebastian, el ama de casa rural, el joven escritor, el terrorista, la joven que huyó a estudiar fuera, etc. Con todos estos actores en el escenario construye una visión bastante completa y compleja del conflicto y de sus ramificaciones. El lector llega a entender el proceso por el que un joven decide formar parte de una banda terrorista dedicada al asesinato y la extorsión, comprende cómo es la vida en un pueblo que aprueba casi en su totalidad las acciones de ETA o llega a empatizar con las víctimas de un atentado que tienen que seguir viviendo su vida con el estigma de “víctimas”.
Pero además de todo esto, o mejor dicho, por encima de todo esto, lo que Aramburu narra es el drama de dos familias destrozadas por un único suceso, el asesinato del Txato, padre de familia de una de ellas. Dos familias enfrentadas por el resentimiento y el odio, por los reproches y la vergüenza, incapaces de dejar atrás el hecho que las marcó emocionalmente. Más allá de la exposición, detallada y bien documentada, del conflicto vasco, lo que realmente deja poso de Patria es la verdad que hay en sus personajes. La facilidad con la que retrata personas reales, que piensan y actúan como lo haríamos cualquiera de nosotros. Los personajes de Aramburu son personas atrapadas, que no viven la vida sino la sufren. No pueden ser felices, pero tampoco infelices, tan solo pueden ser; arrastrados por un torrente de emociones y decisiones que fueron tomadas por ellos, que los zarandea de un lado a otro. Se trata de toda una colección de emociones humanas, perfiles variados, llenos de errores y elecciones fallidas, pero humanos al fin y al cabo. La muerte del Txato pesa sobre todos ellos como una losa inamovible. Todos se atormentan por lo ocurrido, los unos y los otros, consciente o inconscientemente. No solo se ven incapaces de dejar pasar lo ocurrido sino que no quieren hacerlo, rechazando voluntariamente la felicidad en las escasas ocasiones en las que esta se presenta. La novela no es sino la búsqueda de esa redención, ese paso adelante tan difícil de dar para todos ellos con el que por fin logren dejar atrás la tragedia y seguir con sus vidas.
La poco habitual prosa de Aramburu sirve a la perfección para el propósito de narrar la cotidianeidad de ambas familias. Con un estilo barroco pero parco en palabras, define las escenas con certero detalle. No necesita demasiado texto para describir un encuentro, una conversación o un sentimiento. Quizás una mirada fugaz, dos palabras cuidadosamente elegidas y ya es suficiente para dejar la escena y la emoción grabada en el lector. Momentos familiares con la familia sentada a cenar o un encuentro entre dos personajes en una cafetería quedan retratados de una forma rápida con dos detalles bien ubicados.
Aramburu mezcla la narración omnisciente con los propios pensamientos de los protagonistas, a los que responde el diálogo de uno de los presentes en la escena que a su vez vuelve a confundirse con la voz del narrador en una mezcolanza de estilo narrativo extrañamente atractiva. También varía el tiempo de la narración, saltando de un momento temporal a otro y navegando por los recuerdos de los personajes sin rumbo fijo. Si pudiésemos echar un vistazo al interior de la cabeza de los personajes y ver sus conexiones neurales, Patria es lo que veríamos dentro. Retazos sueltos, trozos de una historia inconexa que se va contando sola. Los recuerdos llegan cuando llegan, uno no elige el momento, se abarrotan a las puertas de la memoria, aparentemente inconexos esperando su turno para reflotar a la superficie. Y así es como la novela va tomando forma, con recuerdos deslavazados que en apariencia no tienen orden ni concierto pero son parte indispensable de un gran tapiz. Uniendo los restos de memorias personales fragmentadas de todos los personajes, uno de aquí, dos de allí, otro de allá, es como al final la historia se va construyendo.
En el capítulo 109, Si a la brasa le da el viento, Fernando Aramburu hace examen de conciencia y se disculpa en cierto modo por escribir el libro. Expone sus intenciones y su posición. En una innecesaria explicación, dice el autor: “Escribí en contra del sufrimiento inferido por unos hombres a otros, procurando mostrar en qué consiste dicho sufrimiento y, por descontado quién lo genera y qué consecuencias físicas y psíquicas acarrea a las víctimas supervivientes.” Siendo esta una definición plenamente acertada de la novela, el mayor mérito de Aramburu sin embargo es la inclusión dentro del concepto “victimas” de una amplia variedad de personajes. No solo los hijos o la mujer de la persona asesinada son víctimas en esta novela, también lo son la familia del terrorista o el propio terrorista. El villano aquí no es una persona concreta con nombres y apellidos, ni siquiera la banda armada en sí. El enemigo es una atmósfera de opresión emocional, una negación de las emociones autoinfligida que aplasta a los protagonistas cortándoles el camino de salida a la vida. Patria no debería leerse como un ensayo sobre ETA y el País Vasco sino sobre lo que el odio y el rencor pueden hacer a las personas.
Enlace: https://quienvigilaaldrender..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
laberintosdetinta
 14 March 2018
Patria podría ser fácilmente la novela española más exitosa del pasado año y sus numerosos premios (entre ellos, dos de los más prestigiosos que se pueden conseguir en España) parecen dar buena fe de ello.
Personalmente, creo que hay tres claves para que esta novela haya triunfado tanto, para que haya sido tan leída y apreciada por lectores de muy diferente tipo: la innovación formal y su experimentación narrativa, su temática y su multiperspectivismo. En forma y contenido es una novela muy completa, nada descuidada y tremendamente conmovedora, en el sentido de que te mueve interiormente, no es estática.
Creo que lo que más puede sorprender cuando uno empieza a sumergirse en esta novela es su sistema narrativo, no porque sea excesivamente complejo, pero sí por lo bien tejido que está, por cómo las diferentes voces narrativas se amalgaman y le dan una voz única a la novela. En primer lugar, tendríamos un narrador externo en 3ª persona, un narrador clásico, pero esa voz narrativa se ve interrumpida constantemente y sin ningún tipo de reparo por una 1ª persona, correspondiente al personaje en cuestión. de esta forma se crea una especie de superestructura narrativa en la que podemos decir que el propio texto tiene otra voz narrativa, ya que continuamente se hace preguntas, exige más del personaje, interviene en la acción, contribuye a avivar la narración, etc.
Esta particular forma narrativa, para mí un gran acierto, nos lleva al siguiente punto clave: el multiperspectivismo. En el texto hay nueve personajes principales, cada uno de ellos con sus propias ideologías, experiencias vitales, actitudes, caracteres… en fin, todos los rasgos que conforman la psicología, el mundo interior, del ser humano y todas esas diferentes formas de pensar están retratadas libremente en el texto, no hay censura, es pensamiento libre, más o menos acertado, ya que el autor pretende exponer el pensamiento y las acciones tal cual, sin juzgar, de eso se encarga el lector, no es una lectura guiada a una conclusión machacona que sea repetida constantemente, aunque es obvio el mensaje del autor. Siempre me he declarado apasionada de esta técnica, me parece de las mejores para dejar fluir la novela por sí misma sin la intervención de un narrador moralizante, ella misma se costruye y te lleva a ti, lector, de la mano al mismo tiempo y en esta novela en especial he disfrutado mucho, incluso cuando me encontraba con un personaje poco ético, el rechazo también me parece una emoción potente en el proceso de lectura (no rechazo en sí por la obra o por algo que consideres mal hecho en esta, obvio, sino un rechazo más visceral que viene dado por unas acciones que deben provocar eso mismo para calar en el lector). Sin juicios tajantes ni divisiones dicotómicas.
En este sentido me ha recordado en su esencia a La colmena de Camilo José Cela por ese protagonista colectivo, donde no solo uno de ellos lleva el gran peso narrativo, sino que todos son relevantes para construir una trama tan sólida como la de esta novela y así crear una estampa global, con sus contradicciones, de la sociedad española en general y de la vasca en particular, de esa época, tal como Cela (salvando las distancias, recordemos que La colmena tiene más de trescientos personajes) crea una imagen muy vívida de la sociedad madrileña de los años cuarenta.
Aramburu cuenta en Patria en el taller que tenía especialmente fijadas en su mente las escenas del principio y del final de la novela y que a partir de estas fue incluyendo capítulos que devinieran en ese final que le rondaba por la cabeza: básicamente todo gira alrededor del asesinato del Txato por parte de ETA y las consecuencias que para dos familias esto conlleva. Y es en la introducción de estos capítulos intermedios entre el principio y el final (que serían claramente lineales) es donde el autor introduce muchos saltos cronológicos, normalmente teniendo como punto central la muerte del Txato y se pueden dividir en Antes del asesinato y Después del asesinato, pero no sigue un orden lineal, avanzamos y retrocedemos constantemente a partir de ese punto.
Por último, tendríamos el tema: el terrorismo de la banda armada ETA en España fue muy duro, sobre todo para quienes les tocó vivirlo de cerca, es un tema muy delicado aquí que levanta muchas polémicas, ya que tampoco hace tanto tiempo que dejaron las armas (2011 como fecha oficial). Es un tema complicado de narrar (sus causas, sus consecuencias, las medias verdades…), pero creo que Aramburu se ha defendido con mucha maestría; él mismo es vasco y ha tenido presente el terrorismo en su vida cotidiana, también lo cuenta en el librito antes mencionado. A pesar de todo ello y de ser un tema muy personal ligado intrínsecamente con la historia de España también tiene unos valores muy universales: el dolor ante la pérdida, la rabia, la venganza, el orgullo, el perdón, la capacidad de redención, las lealtades… y de ahí que sea capaz de llegar a tanta gente. Como decía al principio, es un libro que te mueve, te hace sentir muchas cosas diferentes.
En conclusión, creo que Patria es un libro imprescindible para la literatura contemporánea, sobre todo en España, que trata unos temas complejos y delicados sin ser moralmente adoctrinante o dicotómico mediante una estructura y unas voces narrativas sumamente originales y efectivas.
*Agradecimientos a Tusques (Planeta) y a Babelio por el ejemplar.
Enlace: https://laberintosdetinta.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Pedro_Abeja
 12 May 2021
Hace ya un puñado de años, más o menos sobre estas fechas, estaba yo en una buhardilla en París, metido en la cama y completamente absorbido por la lectura de un libro. Era «Soldados de Salamina», de Javier Cercas (Tusquets. 2001). Me lo había dejado y recomendado encarecidamente una profesora de literatura española de la Sorbona que me había contratado para que sus hijas practicaran conmigo su macarrónico español de nietas de emigrantes. La susodicha señora -ella sí con un español excelente- era, además, hija del fundador de la Casera y tenía toda una historia familiar detrás; pero no es este el lugar ni el momento para contarla. La cuestión es que me dijo «llévatelo y me dices qué te parece». Y bueno, por muchas razones me pareció un milagro, un milagro verdadero y necesario.
Entre aquella brumosa lectura parisina y la de este «Patria», de Fernando Aramburu (Tusquets, 2016), que fue luminosa y sevillana, pasaron muchos años; pero hay algo que en mi mente las une, como un hilito luminoso, como la conexión entre dos neuronas que, pese a estar cada una en una punta del cerebro, se saludan y se reconocen.
El tema del libro de Aramburu no es agradable ni especialmente atractivo. Todos hemos crecido con el terrorismo de ETA y hemos sufrido cierto empacho informativo, cierta sobredosis de bombas, asesinatos, secuestros, zulos, imágenes horribles, miedo y odio. Así que lo normal es que al enfrentarnos a una sinopsis como la de «Patria» pongamos los ojos en blanco, resoplemos y soltemos un «Puf... ETA. ¡Qué pereza!». Como cuando te encuentras con alguien a quien no te apetece saludar. Pero esto que, en principio, podría parecer un hándicap es en realidad el mayor acierto de la novela, porque la clave del éxito de «Patria» (también del de «Soldados...» en su momento) es que nos planta frente a algo que estamos convencidos de conocer perfectamente y, moviendo un dedito delante de nuestras narices, nos dice: «No, no. No tienes ni idea, muchacho/a. Anda, pasa y entérate».
¿Y cómo hace esto @yo_fernando_aramburu ? Pues, como toda buena novela, a través de sus personajes. «Patria» nos muestra todos los rostros del terrorismo, no solo los de un lado o los del otro, sino los de dentro, los de detrás y los que apenas podemos intuir porque se han puesto de perfil. Nos cuenta sus vidas completas, retratadas con tanto detalle que apabulla, y a todos los dibuja tan bien que resulta complicado no verlos como lo que son: seres humanos en toda su dimensión, capaces de lo mejor y de lo peor. En «Patria» no hay caricaturas. Los personajes están tan vivos, son tan de verdad, que si yo fuera el autor iría por la calle con un miedo real a encontrármelos de frente al girar cualquier esquina.
«Patria» es el retrato del sufrimiento de dos familias de vecinos y amigos -en lo concreto está lo universal- arrastrados por el torbellino y la locura del fanatismo de unos y de otros. Es, como en una matriosca, el retrato de un pueblo. El retrato, en la siguiente muñeca, de una nación. Y en última instancia, con la muñeca más grande, el retrato tuyo, lector, pues de repente uno se ve despojado de todas las certezas que creía poseer y se da cuenta de con qué facilidad pueden despojarnos también de la compasión, de la humanidad y de la capacidad de verse en los ojos del otro.
Decía al principio que «Soldados de Salamina» fue un milagro necesario. de repente, los discursos sobre la Guerra Civil estallaron por los aires en mil pedazos. «Patria» también lo ha sido. Hay libros que uno nunca cree que vaya a poder leer y, sin embargo, ocurren. Y cuando ocurren, uno se da cuenta de la falta que hacían, de cuánto los habíamos necesitado, de que ese era el botiquín que siempre habíamos buscado para nuestras grandes heridas patrias o, quizá, la vacuna, por eso de ir con los tiempos.
Muchos ya habréis leído esta magnífica novela. Otros probablemente estéis pensando en hacerlo por esto de que viene el estreno de la serie y que el libro vuelve a estar en la sección de novedades de todas las librerías -el poder resucitador de las plataformas de streaming-. Si vuestro caso es el segundo, solo os diré una cosa: ni lo dudéis. Metedle mano; echadlo al bolso; sacadlo en un huequito en el trabajo o en los dos minutos que tarda la Thermomix en batir el salmorejo; recibidlo como se recibe a los invitados que no son un compromiso: con los brazos abiertos y sin fecha de salida; hacedle un hueco en la intimidad de vuestro cuarto de baño; dadle paseos de la mano por el parque; disfrutadlo, devoradlo, entrad por la puerta que os abre.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (3)
ElPais02 October 2019
El escritor donostiarra ha construido un mundo de textos, amigos, referencias, escritura y memoria, un lugar en el que, asegura, nunca se considerará extranjero.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Abc28 December 2018
La novela de Fernando Aramburu ha superado el millón de lectores en español, en Alemania ha vendido más de 80.000 ejemplares y en Italia otros 60.000.
Leer la crítica en el sitio web: Abc
ElPais17 February 2018
Patria es la historia metafórica de los años más oscuros de Euskadi, un libro centrado en un lugar que simboliza todos los sitios que sufrieron esas décadas de dolor.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Citas y frases (70) Ver más Añadir cita
Esther_NEsther_N06 August 2022
En política, como en todo, lo contrario de un golpe con el puño derecho no es un golpe con el puño izquierdo, sino un abrazo.
Comentar  Me gusta         332
lecturasdeaylalecturasdeayla08 March 2021
Em costa fer aquesta ressenya. Vaig llegir el llibre en etapes. Tenia sentiments enfrontats. Aquí tots son víctimes. Unes per elecció, les altres per imposició. Comparteixo la idea de què els pobles amb identitat pròpia vulguin preservar-la. És la seva essència. Condemno l’ús de la violència, en totes les seves facetes. Tan sols genera dolor al seu pas i víctimes, dels dos bàndols.
Tanmateix, em sembla agosarat plasmar aquest conflicte en una novela. La trama, molt aconseguida. L’estil narratiu, perfecte, tot i què , s’observen biaixos i una història esbiaxada, i més si es sensible, genera controvèrsia. No puc dir que no m’hagi agradat, però més que una novel.la es un llibre polític. Que cadascú, n’extregui les seves conclusions. L’has llegit? Que t’ha semblat?.
.
.
Me cuesta hacer esta reseña. Tuve que leer la novela por etapas. Tenía sentimentos enfrentados. Aquí, todos son víctimas. Unos por elección, los otros por imposición. Comparto el sentimiento que poseen los pueblos con identidad propia de querer preservar su cultura, al fin y al cabo, es su esencia. Condeno el uso de la violencia en todas sus posibles facetas. Solamente genera más violencia, conflictos y más víctimas por ambos bandos.
Me parece atrevido el querer plasmar este conflicto en una novela.
La trama es buena y el estilo narrativo perfecto aunque observo sesgos y, una historia sesgada, y más si habla de un tema tan sensible, genera controversia. No puedo decir que jo me haya gustado, pero más que una novela, es un libro político. Que cada cual, extraiga sus propias conclusiones. Y tu, ¿lo has leído? ¿Qué te ha parecido?
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
Vane24Vane2404 July 2018
Pero un hombre puede ser un barco. Un hombre puede ser un barco con casco de acero. Luego pasan los años y se forman grietas. Por ellas entra el agua de la nostalgia, contaminada de soledad, y el agua de la conciencia de haberse equivocado y la de no poder poner remedio al error, y esa agua que corroe tanto, la del arrepentimiento que se siente y no se dice por miedo, por vergüenza, por no quedar mal con los compañeros. Y así el hombre, ya barco agrietado, se irá a pique en cualquier momento.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         40
Esther_NEsther_N04 August 2022
en esta tierra nuestra la verdad murió hace mucho tiempo.
Comentar  Me gusta         370
LEMBLEMB06 March 2018
- Exacto. Porque soy un cobarde como él y como tantos otros que a estas horas, en mi pueblo, estarán diciendo bajito para que no les oigan: esto es una salvajada, un derramamiento inútil de sangre, así no se construye una patria. Pero nadie moverá un dedo. A estas horas ya habrán limpiado la calle con una manguera para que no quede rastro del crimen. Y mañana habrá murmullos en el aire, pero en el fondo todo seguirá igual. La gente acudirá a la manifestación en favor de ETA, sabiendo que conviene dejarse ver en la manada. Es el tributo que se paga para vivir con tranquilidad en el país de los callados.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
Videos de Fernando Aramburu (17) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Fernando Aramburu
Con motivo del lanzamiento del libro “Los vencejos" Crea Lectura entrevista a Fernando Aramburu que nos detalla algunos aspectos de su libro.
Crea Lectura, es un programa de televisión que informa de la actualidad literaria y los lanzamientos más importantes del momento. Puedes ver esta y otras entrevistas en nuestra lista de reproducción del canal de Youtube.
otros libros clasificados: País VascoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
221 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro