InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : B084T5TY2C
Editorial: Versátil (13/02/2020)

Calificación promedio : 3.93/5 (sobre 7 calificaciones)
Resumen:
El día que el arquitecto alemán Richard Leinz recibe en su casa de Londres al señor Parker, investigador privado, descubre que hace quince años cometió una grave equivocación que marcó su vida. Atormentado por sus dramáticos recuerdos y por el dolor que causó a su alrededor, emprende una búsqueda tenaz en su pasado para intentar enmendar su error.

Cuando Thomas, secretario de Richard, decide por su cuenta llamar a Marie Savard, con la que el arquitec... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (5) Añadir una crítica
GemaMG
 10 junio 2020
"Las decisiones que tomamos son concurrentes con el momento y las circunstancias. En ellas intervienen tantos factores al mismo tiempo que si las juzgamos ignorándolos, y con el suplemento de la distancia, se convierten en autenticas aberraciones."
Conocí a María José Moreno recién publicada en papel su novela “Bajo los tilos”, una novela que me dejó un magnífico sabor de boca.
Aquella novela, además me sirvió para desvirtualizarla en su presentación en Madrid, un momento del que guardo gratísimos recuerdos y del que no puedo dejar de compartir esta maravillosa fotografía.
Tras la lectura de esta novela llegó su trilogía del mal, de la que he de decir, que los tres ejemplares esperan su momento en la estantería, y no es que dude de su calidad, ni de las magnificas criticas que he leído y he escuchado sobre ellas, ni de las maravillosas presentaciones a las que he tenido la suerte de asistir. Es solo que me gusta María José en esta faceta suya intima e intimista, en este bucear en las pasiones humanas de “andar por casa”, en el amor, en el odio, en las relaciones familiares y en el pretendido y consciente olvido y ese recuerdo que por mas que intentemos enterrar acaba haciéndose presente en nuestros días, a menudo en el momento más inoportuno, a menudo cuando menos lo esperamos.
"Lo lógico hubiera sido dejar a un lado lo que me hizo daño y tener muy presente lo que me ayudó a sobrevivir, En cambio enterré toda mi infancia, lo bueno y lo malo, bajo una pesada losa".
Su formación y su faceta profesional hacen de la autora una experta conocedora de las pasiones
humanas, de los recovecos del cerebro y su maestría literaria la hacen una precisa transmisora de esas pasiones a las que une siempre esa pizca de misterio que te mantiene en tinieblas durante toda la lectura.
En esta novela la autora ha conseguido que mis simpatías y antipatías se decantaran por los distintos personajes y aun por el mismo dependiendo del momento de la lectura en la que me encontrara.
Richard, que en un principio me pareció un personaje incomprensible, cerrado sobre si mismo y centrado únicamente en su incapacidad de amar ha acabado despertando en mí una profunda ternura.
"Se considera un hombre fuerte, controlador, nada sentimental. No entendía a que venía esa inexplicable fragilidad que lo importunaba desde hacía unos meses y la causa de sus continuos devaneos con la nostalgia, contra la que siempre había luchado".
Thomas, que desde el principio despertó en mis sentimientos positivos, resulta que, a veces, no es tan altruista como parece.
"- A veces, abrirnos nos libera, no te preocupes.
No quería que a Marie le sucediera igual que a mí. En pocas ocasiones me había beneficiado de algo tan simple como hablar. Hablar de aquello que escondemos a los demás por pudor, por miedo a que sea malinterpretado, por nuestra mala conciencia; en definitiva, hablar de esas oscuras vicisitudes que salpican nuestra vida."
La única que por la que los sentimientos no han variado ha sido por Marie, una mujer admirable, integra y generosa, una mujer resiliente, capaz de razonar más allá o a pesar incluso de sus sentimientos y de su amor propio.
"La verdad esta sobreestimada, Thomas. Se nos llena la boca hablando de ella. Así nos sentimos mejores personas, honestas, sinceras y nos distanciamos de los que suelen mentir. La realidad es que la usamos en nuestro provecho y de acuerdo con nuestra propia experiencia. Ana trataba de poner en paz su conciencia cristiana ante la proximidad de la muerte. Hasta ese día no le importó mantener el engaño".
Lisa, esa pobre adolescente victima de sus propias circunstancias y a la que su propia vida a veces le impide despegar y que ha despertado mi instinto maternal…
"Ella lo observaba callada, pensando en como te ayudan las personas buenas y como es padecer el efecto de las malas".
Mis sentimientos han virado de un extremo a otro, de un personaje a otro, porque así lo ha decidido la autora, porque he caído, una y otra vez, en la misma trampa que cae Richard, conformar una realidad en mi cerebro sin tener todos los datos que pudieran darme una visión integral de lo que en realidad había sucedido y esos datos, todos los datos se nos van dosificando a lo largo de la historia, sin tener el puzle completo hasta la última página.
"También he descubierto en los últimos días que somos presos de nuestras mentes y ellas son unas canallas que juegan siempre con las cartas marcadas. Matilda me advirtió de que en lugar de centrarme en porque nos suceden las cosas, reflexionara sobre para que suceden"

Aquella vez en Berlín habla de las verdades, de las medias verdades, de las mentiras y de los secretos, esos que guardamos para proteger a otros, a los que nos importan o a los que odiamos, esos que siempre, tarde o temprano y de una manera u otra acaban teniendo consecuencias para quien los guarda, para quien las emite o para quien las sufre.
Una historia que habla de la culpa que nos corroe a cada uno a nuestra manera y de esa necesidad que en algún momento a todos nos embarga, esa necesidad de reparar el daño, esa decisión que a veces tomamos demasiado tarde. Y es una historia que habla, sobretodo del perdón, de las segundas oportunidades y de la necesidad de vivir cada momento como si fuera el último de nuestra vida, aprovechar cada instante, porque, como escribí hace años, no tenemos el futuro comprado y todo lo que creemos certezas, un día cualquiera dejan de serlo , aniquilando el poder que creemos tener sobre nuestra propia vida, sobre nuestro futuro y entonces, solo deseamos, necesitamos perdonar a los demás y aun más perdonarnos a nosotros mismos, perdonar nuestros errores, aquellos que cometimos consciente o inconscientemente.

Y ahondando en los sentimientos y las acciones, esta historia bucea en los errores de nuestras percepciones, sobre todo cuando los sentimientos se interponen y de los vínculos que se crean en situaciones adversas y es que a veces, las peores circunstancias hacen extraños compañeros de viaje, esos que, en circunstancias “normales” habrían sido impensables. Y las casualidades, esas que Richard defiende que no existen y con lo que yo estoy totalmente de acuerdo, no existen las casualidades es cierto, pero creo firmemente en las causalidades.
"La existencia es un abanico de posibilidades, aunque solo algunas se materializan. Hace tiempo que dejo de preocuparme porque suceden las cosas y me centre en el para qué. Todo pasa por algo. Solo si reconocemos nuestros errores y aceptamos sus consecuencias tendremos la oportunidad de aprender de la experiencia".

Ha sido una lectura deliciosa, una historia que he disfrutado de la primera a la última palabra, una novela cargada de sentido y de sentimiento. Una lectura que irremediablemente nos lleva a la introspección y a enfrentarnos, o al menos a mi me ha llevado a ello, con nuestros propios secretos, con nuestros actos en momentos determinados de nuestra vida y con las consecuencias que esos actos han podido tener para nosotros y para quienes nos rodean.
"Será el momento adecuado para que conozca la verdad, esa verdad que tiene tantas caras como protagonistas de la historia. Una historia que se resume en que nos pasamos la vida amando y odiando, cayendo y levantándonos, errando y arrepintiéndonos, dañando y pidiendo perdón"
Enlace: https://leyendobajolaluzdela..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
sanhezped
 24 marzo 2020
Esta reseña puede contener spoiler

Basta ver como en la portada la editorial nos dice Por la autora de Bajo los tilos, para darnos cuenta de que la nueva novela de María José Moreno nada tiene que ver con la novela negra que había estado escribiendo en sus últimas publicaciones.
Vuelve a una escritura mucho más intimista, aquella con la que se dio a conocer en Bajo los tilos, para mostrarnos una historia de amor. Aunque debería hablar en plural, porque no se trata solo de la historia de amor de Richard con Marie, sino también la de Richard con Elizabeth, su difunta mujer.
Eso sí, está muy lejos de lo que podríamos llamar una novela “romántica”, por más que una bella frase de Dickens sea citada en el texto a propósito de una placa que Richard mandó grabar para la tumba de su esposa. Una frase con la que se declaró tomada de Dickens:
«Soy lo que has hecho de mí. Toma mis elogios, toma mi culpa, toma todo el éxito, toma el fracaso. En resumen, tómame». (Página 94)
Una frase que encierra una de las palabras que más estará presente en esta novela: Culpa. Esa será la fuerza motora de Richard en sus últimos años. La idea de reparar mientras aún tenga tiempo aquellos errores que cometió durante su pasado. Errores en plural, que según avance la novela veremos que el amor y el dolor pueden llevarnos a hacer daño a aquellos a los que amamos o aquellos que nos rodean.
Aquella vez en Berlín es un viaje al pasado de los protagonistas, especialmente al de Richard que es el que tiene que poner sus recuerdos en orden, comenzando por aquella huida de Berlín lejos de una madre enferma y una familia a la que no podía soportar, con una hermana coja desde un incidente que tuvo con él. Un pasado que en sus recuerdos está representado por un avión rojo de hojalata que allí quedó arrinconado en aquel hogar que abandonó.

Se caracteriza Aquella vez en Berlín por una profundización en sus personajes. No puede obviar la autora su formación como psiquiatra a la hora de trazar alguno de sus personajes, pues el origen de parte de la historia está en una madre enferma. También el propio psicoanálisis es mencionado varias veces en la novela y esa manera de analizar los personajes es sin duda uno de los grandes encantos de esta novela

No hay duda de que en mi caso Aquella vez en Berlín es una de esas novelas que ha quedado marcada por el síndrome del confinamiento. Ese que me hace estar leyendo pero con la cabeza en otra cosa. Una novela además en el que la muerte estaba en todo momento muy presente, lo cual no contribuía en mi caso a mejorar mi estado de ánimo. Porque además, es una novela muy triste en algunos momentos.
De hecho, paré la lectura y cambié totalmente de tercio hacia un thriller que resultó además un completo fiasco. O tal vez no fuera para tanto, sino ese estado de ánimo que me embargaba y que no me ha permitido disfrutar de lo que es una novela con muchas cosas buenas.
Difícil también encontrar unos personajes tan complejos y bien retratados desde un punto de vista psicológico como los de esta novela.
También muy conseguido esa manera de mantener el interés del lector intrigado por saber qué fue lo que motivó aquella vez en Berlín en el que el protagonista decidió poner fin a su historia de amor. Pero hasta llegar ese momento, la novela va llenándose de giros sorprendentes en el pasado de Richard mientras nos genera la duda de saber qué pinta la historia de una joven española recién llegada a Londres.

Una novela con unas páginas finales que sin duda te harán echar mano de los clínex o, por lo menos, te pondrán un nudo en la garganta. Lástima haberla leído en un momento en que mi estado de ánimo no estaba para una lectura de este tipo. Os la recomiendo sí, pero guardadla para cuando vuestro estado de ánimo no esté tan lleno de congoja como ahora nos está sucediendo a muchos.
Si no fuera por ello, seguramente mi nota sería más alta, porque es de esas novelas que al terminarlas sigues dándole vueltas en la cabeza.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
LAKY
 27 marzo 2020
Me va a resultar difícil hablar de esta novela. del argumento no os voy a hablar nada, con lo que dice la sinopsis creo que basta para que os hagáis una idea de la trama. Es que si os digo algo más corro el riesgo de desvelar algún dato importante y es mejor que os adentréis en la lectura de esta novela –cosa que os recomiendo hacer- sin saber apenas nada.
Aquella vez en Berlín” es una novela de difícil catalogación. Yo diría que tiende más a la novela familiar pues todo gira en torno a Richard y su familia: sus padres y hermana por un lado, su mujer fallecida hace años por otro. Una familia en la que, además, hay muchos secretos. Secretos que se han guardado celosamente durante muchos años y que han trastocado las vidas de sus miembros, llevándoles a hacer cosas que no hubiesen hecho –o no hubiesen hecho de la misma manera- de haberlos conocido. Anda que no me gusta a mí un secreto familiar ni nada. El afán por desvelar los secretos de Richard me ha mantenido en vilo durante toda la novela, intrigada a tope como si de una novela de misterio se tratara.
Son dos narradores quienes nos contarán la historia. Por una parte tenemos a Thomas, el secretario-amigo íntimo-hombre de confianza de Richard. Thomas vive por y para Richard desde que empezó a trabajar para él y su esposa Beth con dieciséis años. Es como de la familia y, por ello, lo sabe todo de él… ¿o no? Thomas nos narrará lo que sabe y lo que está viviendo en primera persona. Lo hace con una prosa tremendamente emotiva, no teniendo reparos en desnudarse y desnudar su alma.
Por otro lado, tenemos un narrador omnisciente que toma la palabra en las escenas en las que Thomas no está presente. Normalmente, recuerdos del pasado de Richard o momentos en los que éste hace gestiones sin que su secretario esté presente: por ejemplo, cuando viaja a Munich donde nació y vivió de niño en busca del niño que un día fue. También es un narrador omnisciente quien nos cuenta una especie de subtrama que hay en la novela y que se refiere a una chica joven llamada Lisa. Una inglesa que vive en Málaga con sus abuelos y que viaja a Londres a pasar unos días con una amiga. Esta trama me tuvo muy intrigada durante buena parte de la novela pues sabía que de algún modo tenía que relacionarse con la principal pero no veía cómo podía hacerlo.
Los personajes están muy trabajados, caracterizados a la perfección. A Richard le vamos a conocer, en principio, por lo que nos cuenta Thomas de él. Luego le iremos conociendo por sus actos, sus aciertos y desaciertos. Richard se ha equivocado, ha tomado ciertas decisiones en la vida que, se ha demostrado después, no fueron correctas. Ahora, ya mayor y enfermo, ve que le queda poco de vida y quiere enmendar sus errores o, al menos, dar una explicación de por qué hizo lo que hizo. Me ha parecido tremendamente angustiosa su situación; le he entendido aunque no aprobado ciertas cosas pero he conseguido sentir lo que sentía y, por ello, entender cómo actuó. También he entendido la zozobra que siente en la actualidad al darse cuenta de sus errores y ver que apenas le queda tiempo para tratar de enmendarlos. Me ha parecido un personaje complejo, muy bien construido y me ha encantado.
También me han encantado Thomas y Marie. Thomas es un personaje entrañable. He admirado su devoción por Richard, la manera en la que lo cuida, cómo lo trata y lo ha tratado siempre. Y me ha dado mucha angustia la situación que vive en los días durante los que transcurre la novela. al igual que Marie, una mujer fascinante que, a pesar de que podría responder muy mal a la llamada de Thomas, demuestra una entereza, una elegancia y un saber estar admirables.
Como digo, todos los personajes están muy bien caracterizados. Acabas conociéndolos y entendiéndolos. Parecen personas reales.
María José Moreno escribe muy bien y en esta novela lo demuestra de sobra. Su prosa es muy pulcra y elegante, incisiva cuando toca, conmovedora si es el caso, emocionante siempre. A pesar de ser una novela que se encuadra más en la novela familiar, narrativa o intimista, sabe mantener la intriga en todo momento. Desde el primer momento sabemos que hay algo gordo por descubrir y os juro que a veces me tenía que contener y no saltarme páginas en busca de algo, alguna migaja que me dijese qué estaba pasando ahí. Cuando lo descubres, no te ves defraudado.
Conclusión final
En fin, me ha gustado mucho “Aquella vez en Berlín”. Una novela que guarda una preciosa historia en su interior, narrada con acierto por María José Moreno. Muy recomendable.


Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
islamilpalabras
 22 marzo 2020
Esta novela no es fácil de reseñar porque no se puede contar mucho sin desvelar, y aquí no se puede hacer, debe ser el lector el que se vaya montando el castillo en su cabeza, el que haga el viaje y vaya descubriendo cada una de las cosas que la rodean. Ya en la sinopsis nos cuentan demasiado, que conste. El título y la portada nos pueden engañar, no es una novela histórica, y no es una novela de guerra, pero es evidente que la vida de los personajes va a ser influida por ambas, por la historia y por la guerra.
La acción se desarrollará en la actualidad, en dos líneas temporales, una la que tiene lugar cuando Richard recibe una visita de Parker, un investigador privado que le trae el resultado de una investigación que llevaba a cabo hacía quince años, y otra, dos meses después. La ambientación muy cuidada, pero nada prolija está a camino entre Londres y Múnich.
Richard Leinz es el protagonista principal, y la mayor parte de su historia, sus manías, sus rutinas y sus inquietudes nos las va a contar en primera persona, Thomas, su secretario. Un chico de color que tuvo una infancia dura por el color de su piel, en una Gran Bretaña que se las da de abierta, pero es una sociedad cerrada y que hace que, tras la muerte de su padre, él no encuentre su lugar en el mundo. Será Beth la mujer de Richard, quien con su carácter dulce y luminoso le de la oportunidad de comenzar una nueva vida. Su propósito desde entonces será hacerle la vida más fácil al matrimonio. Tras la muerte de Beth, Thomas se convertirá en el apoyo, en el acicate de Richard para salir adelante. Será su fuerza la que los levante a los dos, unidos en la pena de su ausencia.
Marie Savard es una diseñadora de moda que apareció en la vida de Richard marcando un punto de inflexión en su vida hasta que de repente hace quince años algo pasó y no se volvieron a ver más. Thomas tomará la decisión de acudir a ella sin saber cómo reaccionará ella ante los acontecimientos que han provocado esa llamada.
Lisa, el cuarto personaje, es una joven malagueña, que tras la muerte de su madre, ha tomado la decisión de romper con su vida anterior y buscarse un trabajo en Londres y conocer a su gran amiga Susan a la que conoció por internet y las redes sociales.
Esos serán los personajes principales, Richard es sobre el que pivota la novela, va a ir descubriéndonos, mediante flashback, cómo fue su infancia tras la Segunda Guerra Mundial, sus sentimientos hacia su familia, la decisión de marcharse de Berlín para nunca volver, su percepción de los acontecimientos, su respuesta a estos. Es un hombre complicado, rutinario, amante de Wagner y que adora a su perro Tristan, que siempre aparecerá buscando pillar algo de comida y atención. Tiene un férreo control de sí mismo y va tomando decisiones que tienen efectos colaterales, implica a los demás, y a la vez los deja fuera. Tengo que reconocer que durante gran parte de la lectura no me ha caído demasiado bien, tampoco Thomas, en su afán de controlar y facilitar la vida de "su señor".
Marie por el contrario me ha fascinado por la entereza con la que va encajando cada uno de los pasos que da, y que la vida le pone en su camino.
Mucho he contado, pero es que necesito transmitir cómo me ha gustado la forma en que están diseñados los personajes, cómo sienten, cómo palpitan y te hacen palpitar, esa sensación de ver las reacciones ante la culpa, el amor, la amistad y sobre todo la lealtad. Están vivos y te posicionas con ellos y contra ellos. Me ha dado mucho que pensar sobre el arrepentimiento, el perdón y cómo cada uno de los pasos o decisiones que se toman en cada encrucijada de la vida de una persona pueden tener tanta repercusión en la de los demás. Aporta además numerosas frases para la reflexión.
Una novela que me ha fascinado y me ha tenido en vilo hasta el final. Muy recomendable.
Enlace: https://laisladelasmilpalabr..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Raquel
 09 junio 2020
Es muy difícil contaros el argumento de esta historia sin desvelaros nada. Os la resumo muy, muy brevemente. Thomas Parker, secretario y fiel compañero de un prestigioso arquitecto llamado Richard Leinz, decide, ante la gravedad del estado de salud de su amigo, hacer una llamada de teléfono. Es esta llamada de teléfono la que desencadena la historia.
La trama trata de averiguar qué pasó en el pasado del arquitecto Richard Leinz, de Thomas, Marie y Lisa, el resto de protagonistas de la novela. Es una novela que esconde secretos, de las circunstancias y casualidades con las que se encuentran estos personajes y que hacen que estos hechos orienten su vida, de las cosas que nunca se dicen, de encontrar o no el momento adecuado para decirlas, de la pérdida de oportunidades, del arrepentimiento de haberlo o no dicho, de lo que guarda nuestra conciencia, del peso que soporta y de las consecuencias que conlleva.
Hay dos notas características de esta novela, la primera es que es una novela de personajes donde se nota el trabajo de la escritora y refleja el perfil psicológico de cada uno de ellos, mostrando los sentimientos, miedos, rechazos, el duelo, soledades, traumas, la culpa y la humanidad, haciendo que el lector empatice con ellos. Y otra característica de la novela es la narración, me ha llamado mucho la atención de la pluma de la escritora, es muy sencilla, serena, a la par que discreta y elegante, sin ser por ello rimbombante o pedante.
Un novela intimista muy recomendable.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10

Las críticas de la prensa (1)
Laverdad03 junio 2020
Novela imprescindible de la cordobesa María José Moreno para reconciliarse con la buena literatura.
Leer la crítica en el sitio web: Laverdad
Citas y frases (5) Añadir cita
sanhezpedsanhezped24 marzo 2020
El pasado, Richard, no puede cambiarse. Por mucho que reneguemos de él, o nos deshonre, permanecerá para siempre, porque así no olvidaremos qué hemos hecho; ahí reside el castigo. Tan solo podemos atenuar sus consecuencias.
Comentar  Me gusta         20
DomiarDomiar07 marzo 2020
El problema no es el color de tu piel, ni el lugar en el que vives, ni de dónde eres, ni qué religión profesas. Todo procede de la maldad humana.
Comentar  Me gusta         30
islamilpalabrasislamilpalabras22 marzo 2020
Sólo si reconocemos nuestros errores y aceptamos sus consecuencias tendremos la oportunidad de aprender de la experiencia.
Comentar  Me gusta         20
DomiarDomiar08 marzo 2020
En realidad, regresar al pasado sabiendo que no puedes cambiar nada de lo que has hecho es un enorme sacrificio.
Comentar  Me gusta         20
islamilpalabrasislamilpalabras22 marzo 2020
Nuestro cerebro es así de cruel. Te tiene engañado durante un tiempo, pero al final todo sale a la superficie
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: autoras españolasVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Personajes Principales de Novelas de CF

¿Quién es el protagonista de "Un mundo feliz" de Aldous Huxley?

Bernard Marx
Helmhotz Watson
Lenina Crowne

8 preguntas
14 lectores participarón
Thèmes : ciencia ficción , protagonistaCrear un test sobre este libro
{* *}