InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Laura Salas Rodríguez (Traductor)
ISBN : 8416291993
Editorial: Errata Naturae (02/03/2020)

Calificación promedio : 4.44/5 (sobre 9 calificaciones)
Resumen:
La vida de Élisabeth Bathori, historiadora de la fotografía, cambia abruptamente cuando Alix, de ochenta y nueve años, le confía las cartas de su tío Alban de Willecot, escritas desde el frente durante la Primera Guerra Mundial, y dirigidas a su amigo, el famoso poeta Anatole Massis. Junto a las cartas, su investigación la lleva a descubrir un diario en clave y un álbum con fotografías. Un verdadero tesoro para su carrera profesional. Pero no sólo. Gracias al enigma... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
LEMB
 06 octubre 2020
Élisabeth Bathori, para quien la memoria del pasado es algo fundamental y necesario para entender el mundo, se encuentra en un momento anímicamente muy bajo cuando una mujer, con la que ya había tenido contacto, le deja en herencia las cartas que su tío Alban de Willecot le escribió a un famoso poeta francés durante la I Guerra Mundial, además de una pequeña propiedad en el campo que acaba convirtiéndose en un refugio. A partir de ahí, la supervivencia de Élisabeth se enraiza con su afán por descubrir qué le ocurrió a Alban, quién era la mujer a la que hace referencia en alguna de sus cartas, qué pasó y qué no pasó, y cuál era su relación real con el poeta, además de transmitir un amor excepcional por la fotografía antigua.
Con una narración fluida y muy cercana, la protagonista establece, a través del texto, un diálogo con alguien que ya no está, a quien se dirige recordando momentos y sentimientos, a la vez que le va explicando el camino que va recorriendo en busca de la historia detrás de las cartas y las pocas fotos que tiene. Esto hizo que pronto me encontrase muy dentro de la lectura y muy cerca de Élisabeth. Pensad que entendía su dolor y su reacción aislándose del mundo, a la vez que la acompañaba en cada paso que iba dando. Casi es como si la autora consiguiese que tú fueses la persona que está al otro lado, es decir, a quien le habla Élizabeth, cerrando así el esquema de comunicación entre el transmisor y el receptor, siendo el mensaje esta fantástica novela.
El interés por los dos hilos argumentales es paralelo; por un lado, está esa búsqueda, esa investigación que va haciendo que nuestra protagonista se mueva y descubra y avance; y, por otro lado, tenemos las ganas de saber qué le ha llevado a esa situación tan desesperada, tan amarga, tan solitaria y tan, incluso, autodestructiva. El dolor se convierte en algo fundamental para entender bien a Élizabeth.
El olor del bosque está lleno de personajes reales, de personajes con vidas independientes casi fuera del texto, con todas las preocupaciones y los sinsabores posibles, al lado de ciertas alegrías; no hay nadie idealizado ni nadie perfecto. Quizá, a veces, entendemos que el recuerdo de ese alguien a quien ella escribe, o habla, puede estar algo maquillado, pero es inevitable pensar que los recuerdos se llevan siempre parte de nuestra imaginación al volver a ellos.
La autora consigue dar vida a cada uno de los personajes a pesar de esos cien años pasados, a través de las palabras o de las imágenes va descubriendo la historia, es decir, los hace reales, los hace visibles, sienten, y tú eso lo percibes, al igual que lo hace la propia Élizabeth.
Maravilloso es ir leyendo poco a poco esas cartas que Alban le enviaba a Massis donde vas notando ese cambio de actitud en él a medida que avanza el conflicto bélico, y donde te das cuenta de otra de las esencias de esta novela: la guerra y la paz.
Qué importante es la memoria; qué importante es un nombre para demostrar que hay una historia detrás, que se ha vivido y que merecía la pena. Creo que la novela habla un poco de esto. No es la primera vez que me encuentro con ese miedo a que la existencia desaparezca. El papel de la protagonista, Élizabeth, es un poco la de dar visibilidad a los desaparecidos engullidos por esa guerra, por el olvido, el tiempo y el desconocimiento. Historias, vidas, sentimientos, todo junto. Es increíble cómo está todo construido.
Al final, en los agradecimientos de la autora donde hace referencia a esa necesidad de dar voz a tantos anónimos que la guerra sesgó, y cuya existencia «devora».
Magistral. Creo que es una historia muy bien contada. Tiene de todo. Es intimista, profunda, llena de sentimientos y, a la vez, crea intriga y te mantiene con la intención de averiguar qué ocurrió y cómo se entrelazan las vidas de este joven soldado astrónomo en la I Guerra Mundial, su famoso amigo poeta y una joven inteligente y amante de las matemáticas. Es curioso porque cuando crees que es de una manera el libro, te sorprende. Es un canto a la paz y levanta incluso sentimientos al llegar a conocer tanto a unos personajes a través de sus palabras. También es un canto al recuerdo, a la familia y a la vida.
Otra de las cosas importantes para mí es el valor que le da este texto a la palabra escrita. A principios del siglo XX, la carta era algo fundamental, era el medio esencial de comunicación perdurable. Son muy importantes. Hay una parte escrita esencial en esta novela, no solo a través de las palabras de un diario personal, sino a través de esas epístolas. Luego habla de la vida, de los recuerdos y de la soledad. También habla de renacer. Todo en parte hace un conjunto que aporta muchísimo valor.
En resumen, fíate de mí, merece la pena.

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
NatalieBlum
 01 febrero 2021
Bueno, hay tanto por decir de esta novela, abarca tantos temas, que no sé por dónde empezar, pero lo primero es que si sois de estas personas a las que les gustan los novelones novelones, llenos de personajes y de tramas extensas, como yo, haceos ya con este libro.
Élizabeth Bathori es historiadora de la fotografía, hace casi dos años que murió su pareja y se siente sumida en un dolor del que parece incapaz de salir. Pero su vida cambia por completo cuando Alix, una mujer que ronda los noventa años, le confía las cartas de su tío, Alban de Willecot, un joven astrónomo al que llamaron a filas durante la Primera Guerra Mundial (y de la que no volvió), destinadas a su amigo, el poeta Anatole Massis.
A partir de ese momento, Élisabeth intenta reconstruir la vida que Willecot, su hermana Blanche, Massis y su mujer Jeanette, Diane, Blanche y otros personajes llevaron antes y durante la Gran Guerra (y después durante la Segunda Guerra Mundial), al mismo tiempo que ella, Élisabeth intenta rehacer la suya.
Es una novela brillante, compuesta por numerosas historias entrecruzadas que van encajando como un puzle. He intentado alargar su lectura tanto como he podido, porque en cuanto cogía el libro me era muy difícil volver a dejarlo. Después de compartir tantos días con Élisabeth, Alban y compañía, me siento un poco vacía, aunque sé que su presencia me acompañará durante mucho tiempo.
Es una novela sobre la Historia, el amor, la amistad, las guerras, que son un sinsentido y arrasan con todo, y de cómo nuestras vidas están para siempre ligadas al pasado. Pero, sobre todo, del recuerdo, pues mientras sigamos pensando en aquellas personas que ya no están pero que han formado parte de nosotros, seguirán presentes, iluminando nuestro presente y futuro.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Maitane
 01 febrero 2022

Este libro llevaba en mis baldas aproximadamente un año pero desde un principio he sentido la necesidad de leerlo con calma y en invierno. Las barridas emocionales que he experimentado estos últimos meses han sido los que me han hecho parar, dejar otras lecturas que tenía pensadas, y centrarme en ésta.
Con la fotografía en portada, el título del libro y el saber que Elisabeth Bathori, la protagonista, es historiadora de fotografía ya me tenía conquistada.
Reconozco que dentro de las 771 páginas probablemente hasta haber leído las primeras 150-200 páginas, aunque me parecían interesantes, no lograba entrar con soltura en la historia. Pero sin darme cuenta me ha atrapado. Lo mismo que estaba en Paris he viajado a Othiermont, Berna, Lisboa, Madrid, Lyon… y con una increíble soltura me adentraba en la 1ª Guerra Mundial con su miseria, la 2ª Guerra Mundial nuevamente miserable con el papel de la Resistencia, la deportación, los colaboracionistas…y el siglo XXI. Cartas que se envían desde trincheras, diarios que se escriben codificados para que las manos incorrectas no sepan descifrarlas, emails, mensajes telefónicos…. La miseria de la guerra, el trato sobre la mujer y el lugar al que una sociedad patriarcal quiere relegar, la amistad, la envidia, codiciada y maldad… Y el duelo.
A medida que el libro iba avanzando en más de una ocasión lo que mi mente iba ideando, que es lo que Elisabeth iba ideando al mismo tiempo, ha tenido una increíble sacudida que ha ido modificando la historia.
 
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (1)
elperiodico14 junio 2020
La primera novela traducida al castellano de Hélène Gestern reivindica el poder de la memoria a través de un viaje por el siglo XX y el horror de la guerra de trincheras.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
Citas y frases (8) Ver más Añadir cita
LEMBLEMB28 agosto 2020
A lo mejor no debería aislarme de este modo, ni alejarme de mis amigos para refugiarme en el pasado. O quizá, por el contrario, sí que es necesario; acaso, a través del enigma de las vidas ajenas, y esfuerzo minúsculo por aclarar lo que realmente fue la existencia de todos ellos, por recrear algo del tiempo en el que aún podían amar, esperar, abrazarse y emprender, es mi manera de recordar que sigo viva.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
NatalieBlumNatalieBlum01 febrero 2021
Pero más allá de la ausencia y de las preguntas que me atormentaban, ya no podía ignorar que en Madrid había entrado en otro tiempo, en el que se aguarda y se espera, en el que se juega y se arriesga, en el que se acepta que vengan épocas de gracia y deseo, y, quizá también, de desilusión. Un tiempo vivo.
Comentar  Me gusta         10
LEMBLEMB27 agosto 2020
A veces tengo la desagradable impresión de haberme convertido en un pozo de indiferencia, como si el conjunto de emociones y preocupaciones ordinarias se hubiera quedado helado en alguna parte entre mi corazón y mi conciencia.
Comentar  Me gusta         10
LEMBLEMB26 agosto 2020
Señora Bathori, a mi edad, lo que cuenta es la manera en la que una se va a marchar. Es lógico no esperar nada más de la vida. Pero a su edad, es un error imperdonable. Piénselo bien antes de decirme que no.
Comentar  Me gusta         10
LEMBLEMB28 agosto 2020
—¿Y usted, Elizabeth? ¿Qué está buscando?
Levanté las cejas a modo de interrogación.
—No irá a decirme que son solo las ganas de leer un antiguo grimorio lo que la ha traído lejos...
Por segunda vez en menos de una semana se me planteaba la misma pregunta. Con una delicadeza y consideración que me hicieron vacilar y no lucir la de nuevo.
—Una pena que olvidar.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novela epistolarVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea




Test Ver más

Canción de hielo y fuego

¿En qué año se publica el primer tomo de esta saga?

1995
1996
1997
1998

25 preguntas
89 lectores participarón
Thème : Canción de Hielo y Fuego: 1. Juego de Tronos de George R. R. MartinCrear un test sobre este libro