InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Javier Calzada Jiménez (Traductor)
ISBN : 8433961292
Editorial: Editorial Anagrama (06/11/2013)

Calificación promedio : 4.34/5 (sobre 47 calificaciones)
Resumen:
En octubre de 1949, Helene Hanff, una joven escritora desconocida, envía una carta desde Nueva York a Marks & Co., la librería situada en el 84 de Charing Cross Road, en Londres. Apasionada, maniática, extravagante y muchas veces sin un duro, la señorita Hanff le reclama al librero Frank Doel volúmenes poco menos que inencontrables que apaciguarán su insaciable sed de descubrimientos. Veinte años más tarde, continúan escribiéndose, y la familiaridad se ha convertido... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (38) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 28 noviembre 2017
No sé si existirá algún lector en el mundo que haya leído esta novela y no le haya gustado. Algún lector, amante de las librerías antiguas, con olor a viejo, con invitación a perderse entre sus estanterías y sus mesas, que no haya pensado en acercarse en un paseíto al 84 de Charing Cross, en una visita a Londres cualquiera, y ver si esta librería sigue en pie (que no lo está desde principios de los años 70, aunque hay una placa conmemorativa que indica donde estaba y haciendo referencia a este libro. Nota mental: obligada visita a la placa en el próximo viaje londinense). Por donde iba... que no sé yo si existirá algún lector que se vanaglorie de saber apreciar cuando tiene un buen libro entre manos, uno especial, de esos que surgen una vez cada mucho tiempo, y que no haya sabido ver lo que esta joya de escasas cien páginas esconde.
¿Puedo decir que me he reído a carcajadas con algunas de esas cartas? ¿Y que tengo que hacer memoria (sin éxito) para recordar otro libro que me hiciese reír así? ¿Y que de la risa pasaba a la emoción, sin tan siquiera pasar página, todo ahí concentrado en dos, tres párrafos, de un día cualquiera de un mes cualquiera de unas cartas que son cualquier cosa menos comunes y corrientes?
¿Puedo decir que estoy enamorada de este libro? Lo digo. Quién dijo miedo.
Porque además este libro ofrece mucho más de lo que promete la sinopsis. Bien es cierto que todo comienza con el intercambio de cartas entre Helene y Frank Doel (la evolución del modo en que Helen se dirige a él o como él firma son indicativo del grado de confianza que se va estableciendo entre ellos: FPD, Frank Doel, Frank, Frankie... ¡Relámpago! con mucha ironía y sarcasmo, obviamente, ante los años que a veces tarda en mandarle lo que le pedía)... me pierdo. Como decía, todo comienza con el intercambio de cartas entre ellos, con Helene pidiendo lo imposible de encontrar en Nueva York, y Frank haciendo lo imposible por complacerla desde Londres, pero poco a poco ese microcosmos se va ampliando, y entran en acción los demás compañeros de Frank, su mujer, y hasta una adorable y octogenaria vecina del librero.
Sí, es la historia de una amante de la literatura y su librería al otro lado del charco, pero también lo es de cómo esta mujer, de armas tomar, con carácter para dar y regalar, con un espíritu indomable, influye en tiempos de mucha necesidad y privaciones en las vidas no solo de este librero, sino de la gente que le rodea. Y muy pocas personas harían lo que ella hizo por gente a la que no conocía. El Reino Unido todavía está inmerso en la economía del racionamiento de la posguerra, y la señoria Hanff, con un sueldo irrisorio, sin conocerles de nada, tan solo dos meses después de haber pedido su primer libro al 84 de Charing Cross, comienza a mandarles paquetes de comida al otro lado del océano. Y así continúa haciéndolo hasta que en 1954 se puso fin a un racionamiento que había comenzado en plena 2ª Guerra Mundial. Sus cartas comenzaban cantándole las cuarenta a Frank por tal o cual libro, y terminaban diciéndole que le iba un paquete para Londres lleno de comida para todos los trabajadores de la librería. Es imposible no adorarla. de principio a fin.
Vemos a varias Helene a lo largo del libro. La que "pincha" e intenta hacerle sudar tinta a su Frank en cartas llenas de genio y figura que te hacen soltar la carcajada, y la Helene mucho más amable que se ríe de cómo se las hace pasar a Frank cuando habla con otras trabajadoras de la librería. Tiene un corazón enorme, y es una relación tan entrañable a miles de kilómetros de distancia que te hace pensar en la magia que la vida tiene a veces, y que comienza con el detalle más nimio, el gesto más imperceptible. Durante 20 años estuvieron cruzando esas cartas, un intercambio que solo se vio interrumpido a la muerte de Frank. Vemos cartas de ida y vuelta para luego saltarnos meses o un año en el tiempo. Vemos cartas donde muchos lectores obsesivos podemos sentirnos identificados ante esas manías o fetichismos que nos inspiran los libros. Somos testigos de una época y de cómo cambiaron las cosas en esos 20 años, sobre todo en Inglaterra. Vemos a una fuerza de la naturaleza como Helene Hanff y a un perfecto gentleman inglés que poco a poco se va soltando en la correspondencia. Vemos AMOR por los libros, tanto por parte de quien los compra como por parte de quien los vende.
Helene jamás conoció a Frank Doel en persona. Ni siquiera llegó a tiempo de ver la librería, porque cuando al fin pudo viajar a Londres en 1971, ya como escritora famosa tras haber publicado estas cartas, la librería había cerrado sus puertas. Pero es que esa es la magia de esta recopilación de cartas. Si a lo largo de esos 20 años hubiese podido viajar a Inglaterra, no tendríamos probablemente este libro entre las manos. Y si lo tuviéramos, nada sería igual. La magia es magia porque tiene sus propias reglas. Y el hechizo de este libro es el que es por haberse atenido a ellas.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         21
Samarkanda
 17 enero 2019
84, Charing Cross Road es la compilación de la correspondencia que la autora, Helene Hanff –una escritora de guiones de teatro y televisión- mantiene a lo largo de veinte años con Frank Doel, un empleado de la librería Marks & Co. sita en la calle londinense que da título a este libro.
Esta larguísima correspondencia nace de la pasión que siente Helen por los libros antiguos (especialmente ingleses), así que cuando vio el anuncio en prensa de que Marks & Co. vendía los libros que ella deseaba, y que tanto le costaba encontrar en Nueva York a buen precio y en perfectas condiciones, no pudo resistir la tentación de escribirles y realizar su primer pedido. al principio las cartas tienen un carácter formal y comercial pero, casi sin darse cuenta, esa relación comercial da paso a una amistad en la que los dos irán conociendo aspectos de la vida del otro: Helen conocerá a la familia de Frank y cómo viven el racionamiento de la postguerra y Frank las dificultades de ella para llegar a fin de mes.
Como veinte años dan para escribir muchas cartas, nos encontramos también con la correspondencia que mantiene Helen con algunos de sus amigos, así como con Nora, Sheila y Mary -la mujer y las hijas de Frank- y algunos de los compañeros y empleados de Marks & Co. que le agradecen los alimentos que les manda y que palían las carencias producidas por el racionamiento.
Al igual que surgió esta amistad, poco a poco, también surgen en Helen y sus amigos las ganas de conocerse físicamente, por eso la familia de Frank la invita a visitar Londres pero, cada vez que Helen reúne el dinero suficiente para realizar el viaje a esa Inglaterra literaria con la que tanto disfruta en sus libros, surge algo que se lo impide.
¿Logrará realizar algún día ese viaje tan ansiado y conocer a sus nuevos amigos ingleses? La respuesta está en este libro ameno y de muy fácil lectura debido al carácter extrovertido, ingenioso e irónico de Helen y a la corta extensión de las cartas que le dan mucho dinamismo.
Otro aliciente para leer este libro, si es que no he picado vuestra curiosidad, es saber que las cartas y los personajes son reales y que la librería Marks & Co., con sus estanterías llenas de libros con ese olor tan particular que sólo tienen los libros antiguos, también existió. Sin embargo, lo que más me ha sorprendido, a parte de la veracidad de la historia, es conocer que la autora, pese al enorme éxito que tuvo este libro, murió de la misma forma que había vivido: de forma modesta y sin grandes lujos.
Otra cosa que también me ha sorprendido saber es que, pese a estar viva cuando se realizó la adaptación de esta obra al teatro, no la escogieran a ella para realizarla. Irónico tratándose de una escritora de guiones de teatro y una de las principales protagonista de esta historia cuya versión en España fue dirigida por Isabel Coixet. Para los más cinéfilos, comentarles que hay una versión cinematográfica con las interpretaciones de Anthony Hopkins, en el papel de Frank, y de Anne Bancroft como Helen.
Os recomiendo la lectura de este libro cuya historia y personajes quedan en la memoria del lector, especialmente el de Helen con el más de uno puede sentirse identificado.
Por ultimo, y como anécdota para los lectores más viajeros, os cuento que si viajáis a Londres y os acercáis a la 84, Charing Cross Road (la calle donde se encuentras las principales librerías de segunda mano) podréis ver una placa conmemorativa en el lugar que ocupó la librería Marks & Co.
Enlace: http://exlibrii.blogspot.com..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Adivina
 27 enero 2018
La novela no es más que un recopilatorio de cartas que comienza en octubre de 1949 cuando Helene Hanff, una joven escritora neoyorkina solicita, después de ver un anuncio en el periódico, a Marks & Co., una librería de Londres especializada en libros agotados y situada en el 84 de la calle Charing Cross Road, una serie de libros que le interesan de forma especial. Las ediciones que ha encontrado en Nueva York son demasiado caras para su ajustada economía.
Así comienzan un intercambio de ideas y de sugerencias que giran en torno a la literatura en primer lugar y después las cartas pasan a cobrar un matiz mucho más íntimo con el personal de la librería hasta convertirse en una relación de amistad.
No sé si eran tan altas las expectativas que llevaba sobre este libro o que quizás no le he cogido en el momento adecuado pero lo cierto es que a mí su lectura no ha llegado a entusiasmarme tanto como en principio creí que lo haría. Si es verdad que es una novela que por su formato y su breve extensión se lee del tirón y no aburre ni un segundo pero no será una de esas lecturas inolvidables que perduren en el tiempo.
Como ya os he dicho es un intercambio de cartas entre una mujer joven y una librería en el que la primera intenta conseguir ciertos títulos que en Nueva York, el lugar donde ella vive, no encuentra o al menos no como ella los quiere. A los que nos gustan los libros a veces necesitamos que tengan una forma determinada.
Con el transcurso del tiempo y carta a carta, son unos veinte años los que abarca esta larga correspondencia, va aflorando una parte más emotiva de la novela. Cuando los personajes van abriéndose y narrando sus propias vidas. Helene comenzará a establecer relaciones con todos los trabajadores de la librería en especial con Frank Doel, quien al principio se le nota sumamente correcto y siempre muy complaciente intentando cumplir siempre los deseos, a veces muy complicados, de su exigente cliente, que tiene muy claro que es lo que le gusta y que no.
Porque Helene que tiene una economía discreta producto de los guiones que escribe para series de televisión, esta sedienta de conocimientos. Iremos conociendo su carácter descarado y muy histriónico. Es a la vez el personaje literario y la protagonista real al que poco a poco vamos conociendo y queriendo al igual que ocurre con otros personajes que van apareciendo.
Pero sí que ha habido cosas que me han gustado en especial y es su aspecto metaliterario. 84, Charing Cross Road es una novela que gira entorno a los libros y las referencias a títulos y autores son obviamente una constante en las cartas. Y nos podemos imaginar esa librería, Marks & Co. con sus estanterías repletas de joyas, libros antiguos que no es fácil conseguir. Y esto ya es algo que nos gusta y nos atrae a todos los amantes de los libros. Una librería que me ha resultado inevitable buscar en internet para conocerla y que he podido comprobar que ya no existe ocupando su lugar ahora un restaurante de comida rápida.
Otro aspecto que me ha gustado de la novela es que está muy bien contextualiza a pesar de que en ella no hay muchas descripciones del contexto. Pero se ve perfectamente como Europa acaba de salir de la II Guerra Mundial, un conflicto que empobreció a la mayoría de los países. En Londres había escasez de todo, la posguerra había dejado el racionamiento como la única posibilidad de salir a flote. Y será Helene quien ponga algo de alegría en sus vidas a través de esos paquetes que van cargados de objetos y alimentos.
En correspondencia a su formato se nota que no es una novela escrita de forma rígida sino que su forma es más coloquial y más directa propia de las cartas. al principio tienen un tono más serio o formal pero luego los interlocutores se van relajando y dando paso a la familiaridad conforme aparece la confianza. Así mismo el desarrollo de personajes se limita a lo que en las cartas se cuenta y conocemos de sus vidas lo que ellos quieren contar. También es una novela en que destaca la ironía y el sentido del humor. Sin embargo yo, que en este aspecto son muy mía y no soy capaz de encajarlo siempre, no he logrado conectar con este aspecto. Creo que esto es lo que me ha restado en la novela y no he sido capaz de disfrutar plenamente de ella.

Enlace: http://adivinaquienlee.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Janire
 30 enero 2018
Había oído infinidad de opiniones acerca de esta obra tan breve y, al verme necesitada de una lectura ligera, me hice con ella.
Si me ha durado cuatro días, ha sido porque la he alargado hasta que ya no he podido más, pero es una lectura perfecta para una tarde tranquilamente.
Es una novela epistolar, narrada mediante las cartas que envía la autora a una librería de Londres para solicitarle volúmenes raros y descatalogados de diferentes libros que ella desea poseer. El leer este tipo de cartas puede parecer poco interesante, ya que al principio son estrictamente comerciales pero, a medida que la correspondencia avanza, se va entablando una bonita amistad entre la autora, los dueños de la librería y los empleados de la misma, y es que 20 años de correspondencia dan para mucho...
Durante los intercambios postales, somos testigos de los problemas que tuvo Inglaterra a consecuencia de la II Guerra Mundial. El racionamiento de alimentos y la escasez de los mismos es un claro ejemplo de ello.
Helene Hanff es una mujer increíble, tiene una personalidad arrolladora y a lo largo de la lectura puede llegar a parecer un tanto maleducada en sus cartas al reprender a Frank Doel, dueño de la librería, por no conseguirle libros que le ha solicitado, pero lo hace con humor y con tanto sarcasmo que es imposible que te caiga mal esa mujer.
En cuanto a los personajes que cruzan correspondencia con Helene Hanff, son todos fantásticos y muy nobles, y a lo largo de las cartas se muestran muy agradecidos con las buenas obras que Helene realiza.
Al ser cartas y encima no muy extensas (la mayoría no llegan a una página), la lectura es muy ágil, y además están escritas de una manera que atraen la atención del lector a lo largo de toda la lectura.
En la mayoría de cartas de Helene se deja ver el amor a los libros y a la lectura que tiene, y es difícil que un amante a la lectura no se sienta identificado con algunas cosas que dice.
El único inconveniente que le encuentro a la obra es que es demasiado breve. Me hubiera gustado leer algunas cartas más, ya que está claro que algunas se han extraviado con el tiempo, y es una pena.
Ha sido una lectura maravillosa, que me ha hecho pasar un rato muy agradable, por lo que la recomiendo sin duda.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
PlanetaSingular
 09 marzo 2020
Este libro es un conjunto de cartas que a lo largo de 20 años se escribieron Helene Hanff y el librero inglés Frank Doel, de la librería Marks & Co., situada en el 84 de Charing Cross Road. Lo que en un principio son simples cartas donde Helene se limita a hacer solicitudes de libros y enviar dinero para pagarlos, se convierte al final en una preciosa amistad donde las bromas y la pasión por la lectura juegan un papel muy importante.
He de reconocer que durante las primeras páginas la lectura se me hizo algo tediosa, y es que parecía que estaba leyendo una correspondencia privada entre librero y cliente que poco tenía que aportarme y que no me resultaba interesante. Poco a poco, mientras avanzaba en las páginas, me fui dando cuenta del gran cariño que estaba cogiendo a los protagonistas, aun siendo simples cartas donde a penas se habla de sus vidas personales. Aún así, en ellas se revela tanta pasión por la lectura y un amor tan grande hacia la profesión de librero que es imposible no caer rendida ante sus encantos.
Se trata de un libro muy sencillo, que se lee en un ratito, y cuyas recomendaciones literarias me guardo para futuras lecturas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40

Las críticas de la prensa (1)
elmundo26 octubre 2019
Durante 20 años se estuvieron escribiendo cartas, ella desde Nueva York, él desde una librería de Londres. Ella le pide libros, él la contesta. ¿Hubo más? Nunca se llegaron a ver. Ella nunca se casó. Anthony Hopkins y Anna Banroft llevaron al cine lo que fue o no fue.
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
Citas y frases (4) Añadir cita
ciaovalentinaciaovalentina22 diciembre 2019
Pero ustedes son libreros, claro…, y se les nota: han temido que una dedicatoria manuscrita en el libro le hiciera perder valor …, cuando para su actual propietaria lo habría incrementado muchísimos. (Y posiblemente también para un futuro propietario. A mi me encantan las inscripciones en las guardas y las notas en los márgenes: me gusta el sentimiento de camaradería que suscita el volver páginas que algún otro ha pasado antes, así como leer los pasajes acerca de los que otro, fallecido tal vez hace mucho, llama mi atención).
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         40
macarenamamonemacarenamamone13 noviembre 2018
¡Qué mundo tan extraño este nuestro, en el que uno puede adquirir para toda la vida algo tan hermoso..., por lo que cuesta una entrada para un cine de Broadway, o por la quincuagésima parte de lo que te cobra un dentista por empastarte un diente! Claro que, si vuestros libros costaran lo que valen, yo no podría permitirme comprarlos...
Comentar  Me gusta         30
LalectoraLalectora18 octubre 2018
A mí me encantan las inscripciones en las guardas y las notas en los márgenes: me gusta el sentimiento de camaradería que suscita el volver páginas que algún otro ha pasado antes, así como leer los pasajes acerca de los que otro, fallecido tal vez hace mucho, llama mi atención.
Comentar  Me gusta         10
MacabeaMacabea04 junio 2020
Con la llegada de la primavera necesito un libro de poemas de amor. ¡Nada de Keats o Shelley! Envíeme poetas que sepan hablar del amor sin gimotear... Wyatt o Johnson o alguien por el estilo.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: novela epistolarVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de Helene Hanff (1)Ver más




Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
32 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro
{* *}