InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Mars Lauderbaugh (Otro)Ana Ramirez Requena (Traductor)
ISBN : B095841Q4Z
Editorial: Kakao Books - Libros por la Diversidad (17/05/2021)

Calificación promedio : 3.9/5 (sobre 5 calificaciones)
Resumen:
Yadriel ha invocado a un espíritu y ahora no puede librarse de él. En el mundo de Yadriel, los nahualos liberan espíritus y las nahualas tienen la capacidad de sanar. Cuando su familia latina se muestra reticente a aceptar su identidad, Yadriel decide demostrarles que es un auténtico nahualo. Con la ayuda de su prima Maritza, realiza su ceremonia de quince años e invoca a su primer espíritu. Pero el espíritu resulta ser Julián Díaz, el chico malo del instituto, y J... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones () Añadir una crítica
Celeste_Cruz
12 julio 2021
Yadriel es un chico latino trans que lucha por ser reconocido como tal dentro de su tradicional familia. Pertenece a la tribu de los nahuales, personas con la capacidad para ver a los muertos y ayudarlos en su camino hacia la luz. Las nahualas se encarga de curar a los heridos y de todo aquello relacionado con la medicina, mientras que los nahualos son capaces de invocar a los espíritus y ayudarlos en su tránsito al más allá. Para demostrar que es un verdadero nahualo le pide ayuda a su prima Maritza para que le ayude a realizar el ritual que le hará formar parte oficialmente de la comunidad. Si la Dama Muerte le concede su portaje (arma que ayuda a los nahualos a llevar a cabo su cometido), demostrará que él es un chico y que, por lo tanto, puede hacer lo mismo que el resto de los suyos. Sin embargo, poco después de realizar el ritual y ser aceptado por la Dama Muerte, se entera de que su primo Miguel, hermano de Maritza, ha desaparecido en extrañas circunstancias. Decidido a comprobar si ha obtenido los dones de nahualo, decide ayudar en la búsqueda, pese a que su familia se empeña en dejarle al margen por no considerarle todavía un nahualo de verdad. En una antigua iglesia del cementerio cerca de donde viven encontrará una colgante abandonado y, pensando que quizá sea de su primo, realiza el ritual para contactar con él. Para su sorpresa, el espíritu que se manifiesta no es Miguel sino Julián, un joven problemático de su edad que no sabe que está muerto. Yadriel asumirá la tarea de ayudar a Julián a cruzar al más allá mientras trata de averiguar qué es lo que le ha ocurrido a Miguel y si existe alguna posibilidad de que esté vivo.
Desde que Kakao Books publicó Los chicos del cementerio en España esta novela se ha convertido en todo un fenómeno. Así que aprovechando el mes del orgullo decidí por fin darle una oportunidad y averiguar qué es aquello que tenía a todo el mundo enamorado. Os adelanto ya que no lo he encontrado. Esta historia nos presenta como protagonista a Yadriel, un chico trans que batalla constantemente con su familia para que le traten en masculino y le reconozcan tal y cómo es. al ser tan tradicionales, se niegan a asumir su nueva identidad. No solo eso, sino que le han denegado pasar el ritual necesario para convertirse en un verdadero nahualo, por lo que Yadriel decide hacerlo por su cuenta y a escondidas. Debido a que esto infringe la tradición, aunque la Dama Muerte le acepta como nahualo y, por tanto, como hombre, se ve obligado a ocultar el hecho de que ha pasado la prueba a su familia por miedo a las repercusiones que ello pueda tener. Cuando desaparece su primo, sin embargo, considera que es una oportunidad perfecta para demostrarles a todos su validez como nahualo. Como protagonista, Yadriel no me ha gustado en absoluto. Es un personaje muy inconsistente y lo demuestra a lo largo de toda la novela. Por un lado, no quiere decirle a nadie que ha pasado con éxito el ritual para convertirse en nahualo y pertenecer en pleno derecho a la comunidad porque tiene miedo a las represalias, pero, al mismo tiempo, inicia por su cuenta la búsqueda de Miguel, para toparse con su espíritu (porque todos asumen que seguramente haya fallecido) y guiarle al más allá, y demostrarle así sus capacidades a su familia. ¿Es que acaso si ayuda con éxito a Miguel no sufrirá las consecuencias de haber roto la tradición?
Esta constante contradicción también persiste en la propia búsqueda de Miguel. Investigando con su prima Maritza, se topan con una cadena de metal en una antigua iglesia y Yadriel decide probar con ella el ritual para ver si pertenece a su primo desaparecido (incidir aquí en que esta decisión es completamente aleatoria ya que ninguno de los dos tiene ni idea de si pertenece a Miguel o no y ambos suponen que probablemente no sea así. A mí me parece una excusa bastante pobre y burda por parte del autor para dar pie a la verdadera trama). Sin embargo, el fantasma que aparece unido a ella es el de Julián, un chaval de la edad de Yadriel que no sabe que ha fallecido y que es de los malotes del instituto. A partir de este punto, el protagonista, que tan afectado está por la desaparición de su primo, pasa olímpicamente de su propósito y de Miguel y se vuelva por completo en ayudar a Julián. Es decir, que la trama principal, o la que supuestamente lo es, desparece en los primeros capítulos y el resto del libro consiste en Yadriel paseando a Julián de un lado a otro cumpliendo sus deseos durante el 50% de la novela y el otro 50% es Yadriel ocultando el espíritu del chaval para que nadie en su familia descubra lo que ha hecho (esa misma familia a la que quiere demostrarle precisamente que es capaz de invocar espíritus).
A partir de este instante, Miguel desaparece del libro. Solo los secundarios recuerdan de vez en cuando que existe y que se supone que le están buscando, porque lo que es a Yadriel le da bastante igual. Solo está centrado en Julián y en llevarle de un lado a otro porque está preocupado por sus amigos y para averiguar qué le sucedió y por qué está muerto. A parte de todo eso, no soporté la personalidad de Yadriel. Para empezar, me parece genial que el autor quiera dar visibilidad al colectivo trans y de hecho ese fue el motivo principal por el que me leí este libro. Pero a la décima mención de lo mucho que sufría por ser trans y a la vigésima mención de su binder acabé bastante harta. Me parece un personaje muy cansino, repetitivo, que siempre está hablando/reflexionando acerca de lo mismo (ser trans y no ser aceptado por ello) y mira, si quiero leer un libro donde se denuncie explícitamente la exclusión que sufre la gente trans, me busco un libro específico que trate el tema. Se supone que este libro va de fantasía, pero lo cierto es que va de un chico trans que sufre mucho por ser trans y, de paso, hay fantasía de fondo. Además de que Yadriel era un cansino, parece que el ser trans le afecta mucho en sus relaciones sociales y por eso es incapaz de mantener una conversación absolutamente con nadie. Todos sus diálogos son él tartamudeando, o él quedándose callado cuando alguien le habla, o él comunicándose a base de "eeeh, mmmmm, esto..." y sinceramente, acabé un poco hasta las narices. Que por un lado lo entiendo y sé que debe ser complicado, pero por otro lado si todos los puñeteros diálogos con gente fuera de su familia son así (y creedme, hay un montón), pues acaba cansando bastante. Sobre todo cuando dichos diálogos transcurren con personajes que también pertenecen al colectivo, que han dejado claro que apoyan a la gente trans y que, por ende, no le van a rechazar.
El personaje de Julián sí que me gustó bastante más. Es cierto que su personalidad se basa en ser el malote, pero con pasado trágico que le justifica, y en decirle a Yadriel cada cinco minutos lo válido que es y que él le apoya y comprende al cien por cien, pero es divertido, amable, fiel, se preocupa mucho por los demás y se nota que lo suyo es pura fachada. Su figura también sirve para denunciar la marginación social que sufren los latinoamericanos que viven en Estados Unidos y, por supuesto, para convertirse en el interés amoroso de Yadriel (lo cuál no considero spoiler porque se ve venir a kilómetros). Aun así, su sentido del humor y su forma de ser tan desenfadada hizo que me cayera genial e hizo el libro mucho más soportable. Marizta también me gustó mucho, lástima que solo sirva de acompañamiento de Yadriel y poco más, porque lo cierto es que es una chica de armas tomar, con mucho carácter y muy divertida, pero que el autor no ha sabido desarrollar y se ha quedado bastante plana.
Respecto a la trama, no tengo mucho más que decir. La que supuestamente es la trama principal desaparece y solo se habla de ella en los primeros capítulos hasta que aparece Julián y ya al final del libro. Y aunque lo venden como un libro de fantasía, lo cierto es que el elemento fantástico es más bien anecdótico porque aparece en momentos muy puntuales y escasos y la única prueba del género es el fantasma de Julián. Además, la novela es tremendamente repetitiva. Se nota muchísimo que la motivación principal del autor a la hora de escribir esta historia era reivindicar el colectivo trans y la cultura latinoamericana, porque ambos temas los repite hasta la saciedad. Es más, hay varias ocasiones en las que peca de infodumping porque empieza a contarte cosas sobre las leyendas latinoamericanas, en especial sobre el Día de los Muertos, que no vienen al caso, que no interesan y que están metidas con calzador. Añadido a todo ello, la pluma del autor es muy floja. Es evidente que es su debut porque su prosa es superficial, repetitiva, utiliza siempre las mismas expresiones, apenas hay sinónimos... Eso hizo que, si ya de por sí el libro me resultaba aburrido y absurdo a más no poder, se me hiciera aún más cuesta arriba. En este punto quiero también mencionar que no me ha gustado la traducción. La traducción ha sido hecha en castellano, pero han mantenido los diálogos con jerga y vocabulario típico mexicano, por lo que era muy chocante el cambio entre un dialecto y otro y, en mi opinión, quedaba fatal y muy forzado. Creo que en este caso habría sido muchísimo mejor que hubieran hecho una traducción entera mexicana porque habría sido mucho más coherente y habría quedado mejor con lo que, al fin y al cabo, el autor quería transmitir.
Por último, el final es un despropósito. El villano, el culpable de todo lo malo que sucede alrededor del libro, tiene la profundidad de una silla. A su favor diré que no te lo ves venir, pero eso es porque su elección parece completamente aleatoria. No es una sorpresa del estilo "madre mía, de todas mis sospechas jamás me imaginé que acabaría así". No, es una sorpresa más bien "ah, ¿que es este? ¿Y esa resolución te la sacas de...?". El malo malísimo, además, tiene las típicas motivaciones de malo que hemos visto trilladas hasta la saciedad y que además ni siquiera impactan porque es un personaje más bien anecdótico a lo largo de la novela y que solo aparece para darle a Yadriel palmaditas en la espalda y decirle que todo irá bien. Como es un personaje que no se desarrolla, que no adquiere ningún tipo de interés a lo largo de la novela y que encima, a mí por lo menos, me resultó del todo innecesario, cuando se revela como villano me dejó fría no, lo siguiente. al margen de eso, a mi modo de ver la resolución del conflicto es un deux ex machina de manual que no me emocionó lo más mínimo y que, en cierto modo, era bastante obvio cómo iba a terminar. Me parece un final muy forzado en el sentido de que me daba la sensación de que la novela tenía que acabar bien sí o sí y para ello el autor ha incurrido en soluciones absurdas y sin sentido.
Los chicos del cementerio es una novela que prometía mucho con un protagonista trans y las tradiciones del Día de los Muertos. Sin embargo, se ha quedado en una escritura pobre, una trama inexistente y una fantasía que se limita a ser el telón de fondo de la historia en vez de pertenecer con nombre propio a ella.
Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Lid02
11 mayo 2021
RESEÑA CORTA:
NO ESTOY LLORANDO, TÚ ESTÁS LLORANDO T____T
Este libro mejora a cada página. al inicio es curioso pero normal, después aparece Julián y empiezan las risas, avanza, avanza, avanza y hacia el final te agarra con fuerza el corazón y no puedo con tantos feels T_T Estoy muy orgullosa de Yadriel, se merece lo mejor. Julián es el mejor fantasma del mundo y lo adoro todo él, es vida en estado puro. Su relación es que AY, el fangirleo bueno está más para el final pero QUÉ BUENO QUE ES Y COMO LOS SHIPPEO.
La representación está genial, tanto la LGBT+ como la latina y lo único que no sé si me ha convencido es ese giro final, como resuelven las cosas... Me ha parecido un poco de sopetón y me dejó muy WTF, pero teniendo en cuenta las consecuencias que tiene, no me pesa tanto porque el resultado es ♥
RESEÑA LARGA (link):
Los chicos del cementerio es un libro que desde que lo vi supe que lo iba a leer. de primero llama mucho la atención ese portadón que han conservado en la edición española, pero es que después te lees la sinopsis y guau: un joven brujo que invoca a su primer espíritu y resulta ser el típico chico malo del instituto. Yo con esa premisa ya compro, pero lo que no me esperaba es un libro con tan buena representación pero poco drama -gracias por esto- y unos personajes que se me anclaran tanto.
Yadriel es un chico trans y en el caso de los nahules, los chicos pueden invocar y liberar a los espíritus mientras que las chicas son sanadoras. ¿Qué pasa con la gente trans? Pues que la familia le impone según su sexo biológico, y es por ello que Yadriel acaba haciendo su ceremonia de nahulo a escondidas y así también invoca a un espíritu. Durante toda la historia se respira la angustia de Yadriel por el rechazo que tienen no solo los desconocidos sino especialmente su familia. Me ha gustado mucho como lo ha representado el autor pues no es un libro que vaya exclusivamente sobre su transexualidad sino que es algo más del personaje, un hilo que queda pendiente por la falta de aceptación pero tampoco es que lo odien por ello ni nada similar, sino que es más bien unos toques de decepción cuando la gente no termina de verlo como es. No se monta aquí ningún tipo de drama por tener que salir del armario pues eso ya lo superó antes del libro, pero sí que quedan cosas pendientes que de vez en cuando se recuerdan, pues forman parte del protagonista, pero no es lo único que abarca que libro. Y me quedo muy contenta en este aspecto porque me encanta encontrar libros con inclusión LGBT+ pero que no sean dramáticos, que ya sabéis que yo de dramas voy limitada.
Ahora bien, Yadriel me ha encantado por su fuerza de voluntad, por como a pesar de las decepciones que le da la vida, acaba levantando la cabeza y es que llegó un momento en el que yo tenía que levantarme a aplaudirle porque ESTOY MUY ORGULLOSA DE ÉL. He sentido la rabia por el hecho de que ni siquiera le dejaran hacer la ceremonia y como él mismo busca su destino y calla unas pocas bocas hacia el final es que es lo mejor. Pero además es una monería de chaval y repito que estoy muy feliz por como resultaron las cosas al final, porque todo fuera bien, demostrara de lo que es capaz y finalmente fuera aceptado. Es que estoy tan tan tan proud que lloro por lo bonito que es el final ♥

Julián tampoco se libra, aunque es un personaje muy diferente pero sin duda mi favorito porque menudo desparpajo lleva el chaval. Es el típico personaje que de inicios lo ve como el típito "tonto" sin filtro y al final acaba siendo lo más cute del mundo. Nada más aparecer Julián la historia dio un giro muy bueno pues fue llegar él y comenzar las risas. Pero qué bien me lo pasé con este chico, qué salidas tenía el tío, qué gracia me hacía todo lo que decía XD Un fantasma que recién descubre que está muerto y se pone a criticar los poderes del resto en vez de ponerse triste o algo. Nada es normal con Julián, nunca da la respuestas que esperas y como va por la vida, o por la muerte, tan campante y simplemente disfrutando del día a día es algo envidiable. Julián es una persona directa, sin ningún tipo de filtros pero muy abierto de mente. Te dice lo que piensa y le da igual que lo aceptes o que no. Es una persona llena de vida -sí, es gracioso decir esto de un fantasma- e ilumina allá por donde pasa. Julián ha sido mi personaje favorito porque ya digo que brilla por sí solo y es tan él mismo todo el rato que es imposible no encariñarse con él. Sincero, leal, vividor y luchador, un grande Julián.

El resto de personajes son más secundarios pero hay que hacer mención especial a Maritza que tiene también algún que otro comentario mortalísimo. Fan de la chavala. Y por supuesto que hay también romance en este libro, aunque es muy discreto de inicio, muy slowburn, pero hacia el final es una explosión de cuquería porque los dos personajes son una maravilla y cuando al fin se juntan es que lloro también mucho. La pena es que el fangirleo bueno bueno se queda más hacia el final, pero merece toda la pena y tiene unos momentos que AY. Yo ahora necesito algún momento extra o algo para ver qué es de ellos después de la historia.
Aunque los personajes han sido mi motivación más grande durante la historia porque son muy muy grandes, la ambientación también ha jugado un papel muy importante. Me encanta como el autor ha embebido la historia de cultura latina, de la cual no conozo realmente mucho y me ha parecido muy curioso todo lo encontrado aquí. Es un contraste cultural para mi y he bebido de sus tradiciones. También es un grandísimo punto que hayan utilizado palabras y expresiones latinas, haciendo la historia mucho más real. La combinación de la cultura con los nahules es simplemente perfecta, se compenetra a las mil maravillas y ha sido una ambientación de la que he disfrutado mucho por el contraste que supone con la mía propia.

-sí, me he acordado de Coco a cada momento porque hasta ahí llega mi conocimiento xD-
Por último no puedo irme sin hablar del final, la pega y mejor momento a la vez. Realmente lo único que me ha dejado extrañada del libro es ese giro hacia el final del libro, que sí que unía ciertas cosas que se habían mencionado en el libro anteriormente y le daba sentido, no obstante me pareció un cambio muy brusco que no tengo del todo claro si me termina de convencer por lo abrupto que me resultó. Sin embargo a la vez lo flipé muchísimo por el pedazo de giro y fui inmensamente feliz por lo que significaba y dar un final que me ha dejado con los lagrimones colgando.
Los chicos del cementerio es un libro autoconclusivo que se lee en un suspiro. Tiene una narración y una trama relativamente sencilla, unos personajes con los que es muy fácil encariñarse, hay comentarios que te hacen reír por lo grandes que son éstos, la ambientación es un gustazo por la cultura latina que incluye y la representación LGBT+ es más que acertada. El libro perfecto si quieres un poquito de todo.

Artículo original: https://librosdelcielo.blogspot.com/2021/04/los-chicos-del-cementerio-de-aiden.html#more
© Libros del cielo
Enlace: https://librosdelcielo.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
bookrat_
20 junio 2021
Reseña corta:
Después de las espectativas que se han creado al rededor de este libro, no ha sido una lectura tan completa como me esperaba, pero aun así, he disfrutado mucho de su historia, trasfondo cultural y personajes.
Reseña larga:
Yadriel es un adolescente trans y latino que vive en una comunidad de nahualos en el cementerio de Los Ángeles. Los nahualos son aquellos que ayudan a los espíritus a cruzar a la otra vida. Esta comunidad está muy marcada por reglas de género: los hombres son los encargados de guiar a los muertos, mientras que las mujeres se dedican a tareas de curación. Esto hace muy difícil que Yadriel, como chico trans, se sienta aceptado. Ni su familia, ni la comunidad en general parecen dispuestos a admitirlo como nahualo. Pero él está decidido a demostrarles que se equivocan. Con la ayuda de su prima Maritza invocará al espíritu de Julian, un chico de su instituto que acaba de morir en extrañas circunstancias. Los tres intentan resolver el misterio de la muerte mientras la comunidad de nahualos buscan a Miguel, desaparecido la misma noche que Julián fue asesinado.
La historia engancha desde el principio. Los nahualos, su magia, su diosa La Dama Muerte, sus tradiciones,… son realmente fascinantes. Por otro lado, los personajes están bien construidos, cada uno con sus propias inquietudes; Yadriel decidido a demostrar quién es y lo que vale, Maritza, vegana que se niega a realizar magia de curación con sangre animal, Julián, un torbellino que pasa por encima de cualquier prejuicio, y un largo etcétera. Esta mezcla de cultura y buenos personajes crea una atmósfera cautivadora.
Por otro lado, este libro tiene varias líneas narrativas. Tenemos el misterio de la muerte de Julián, la desaparición de Miguel, la no aceptación de Yadriel en la comunidad y en su propia familia, el amor que empieza a surgir entre Julián y Yadriel… Generalmente estas tramas están bien entrelazadas a lo largo del libro, pero hay cosas que no me convencen. Tenemos dos cuerpos perdidos, dos misterios que resolver. La repentina desaparición de Miguel es el primer enigma que se nos plantea y da la impresión de ser fundamental. Sin embargo, al llegar Julian, parece que pierde importancia y la narración se centra más en la relación entre él y Yadriel. No es que no me guste que el libro se centre en Julián, pero me parece que se aleja de una manera muy precipitada de la trama que parecía ser la principal.
Hacia el final del libro, la narración nos reconduce al misterio de Miguel, pero también de forma precipitada. El desenlace en general se desarrolla de forma abrupta, quizás lo que menos me ha gustado de la novela. Hay mucha información en poco tiempo que a mi personalmente me costó asimilar.
Hay que tener en cuenta que Los chicos del cementerio trata temas delicados. Como ya he dicho, la familia de Yadriel no acepta que este sea un chico. Hay varias escenas en las no es tratado con los pronombres correctos, se utiliza su deadname (aunque no es mencionado en ningún momento, simplemente se utiliza la palabra “necrónimo”), se le relega a tareas que normalmente hacen las mujeres de la comunidad, … Si eres sensible a este tipo de escenas, lee con cuidado. Por otro lado, Yadriel también tiene personas que le apoyan; su prima Maritza, su tío Catriz,...
A lo largo del libro encontrará aún más gente que ve en él la persona que realmente es, entre ellos, Julián. En mi opinión, la relación que se forja entre estos dos está bien desarrollada. Si que es verdad que forman un lazo muy fuerte en el poco tiempo que pasan justos (si mal no recuerdo, transcurren 3 días en el libro), pero Julián tiene momentos adorables que sorprenden y enamoran a Yadriel por momentos, y durante la lectura no se me hizo nada precipitado.
En definitiva, había mucho hype respecto a esta novela y es verdad que no ha sido una lectura tan completa como me esperaba, pero aun así, he disfrutado mucho de su historia, trasfondo cultural y personajes.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
ElRitmodelosLibros
21 mayo 2021
Yadriel es un chico trans y un nahualo, un brujo que puede ver y hablar con espíritus. Cuando los nahulaes cumplen 15 años realizan una ceremonia y se presentan ante la Dama Muerte para recibir su bendición y sus poderes: mientras que los nahualos tienen el poder de invocar y liberar a los espíritus, las nahualas tienen la capacidad de sanar. Pero cuando Yadriel cumple los 15 años, al ser un chico trans, no le dejan participar en la ceremonia.
Yadriel no se rinde fácilmente y para demostrar a su familia y al resto de su comunidad que es un chico y un nahualo, y con ayuda de su prima Maritza, realiza por su cuenta la ceremonia de 15 años y acaba invocando a su primer espíritu, que resulta ser Julián, el chico malo del instituto. Antes de ayudarlo a cruzar al más allá tendrá que descubrir que le pasó.
El libro me ha encantado y es que tiene de todo:
Una trama de misterio con fantasmas que te engancha desde el principio
Unos protagonistas maravillosos: Yadriel y Julián son adorables y muy monos y es imposible no encariñarse con ellos. Yadriel es tranquilo, reflexivo y siempre dispuesto a seguir las normas, al menos hasta que decide romper la tradición y realizar su ceremonia sin decírselo a su familia; mientras que Julián es todo lo contario: es impulsivo, temerario y siempre listo para ayudar y proteger a sus amigos. Los dos son muy distintos pero la relación que tienen es muy cuqui 🥰
La representación LGBT está muy bien tratada. Aunque el protagonista es trans y gay no es un libro con mucho drama, y las conversaciones que tienen Yadriel y Julián sobre la identidad de género son muy bonitas
La ambientación está también muy lograda. Aiden Thomas te empapa de la cultura latina y durante el libro se utilizan palabras y expresiones latinas. Me recordaba un poco a la película de Coco 😆
En resumen: es un libro muy bonito, entretenido y divertido que se lee en nada 💜
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Laia
07 mayo 2021
Los chicos del cementerio trata sobre Yadriel, un chico de ascendencia latina que quiere ser reconocido por su comunidad por lo que es.
Todo el libro se ambienta principalmente en un cementerio, cementerio al cual están conectados los nahulanos. Los nahulanos cuentan con dones, con poderes, que les otorga La Dama Muerte a quién veneran: la sanción, la guía de los espíritus y la conexión de la comunidad.
Todo empieza una noche en la cual Yadriel y Maritza sienten un dolor descomunal, inmediatamente se lanzan a la búsqueda del origen, que resulta ser la desaparición de Miguel, y lo que ellos han sentido ha sido su muerte. Todo se pone patas arriba a la búsqueda de este fantasma para que les explique que es lo que ha pasado.
Yadriel, ansioso de demostrar su valía sale a la búsqueda, pero acaba encontrando un fantasma diferente.
Los chicos del cementerio es una historia que tiene una trama sencilla, llena de misterio y magia. Pero es una de esas novelas en las que la trama se compensa con los personajes, dejando así un balance entre una historia llena de acción a la vez que un estudio de personajes.
Una vez los personajes (que el número de ellos puede parecer un tanto abrumador en un inicio), el protagonista y la situación han sido presentadas el autor va desenvolviendo la trama poco a poco. Y aun que he descubierto poco antes de la mitad de la lectura todo el desenlace, por lo que me ha sabido a algo un poco previsible, la historia engancha de igual manera. Se le muy fácilmente y tiene un pequeño contrapunto de humor que ayuda a seguir leyendo sin darse cuenta.
Otro aspecto que quiero destacar es que aun que sea una historia que se desarrolla rápidamente la forma de narrar y el cómo interaccionan los personajes hace que a esta novela de 400 páginas no le sobre ninguna.
Una cosa que me ha encantado de este libro es la ambientación. La representación del colectivo LGTB+ y la latina, junto con toda la explicación de los ritos y mitos de los nahulanos ha sido uno de los aspectos que más me ha gustado descubrir de la novela. A toda esta cultura también hay que añadirle una gran serie de recetas, así que si tienes hambre mejor picar algo antes de ponerte a leer.
Yadriel es nuestro protagonista principal, es sin duda el que se lleva toda la atención y eso queda plasmado en el hecho de que es el único que tiene una evolución durante el libro. El resto de personajes se encuentran al final de la novela en una posición muy parecida al iniciarla.
Julián y Maritza son el balance de Yadriel, el contrapunto cómico o la reflexión en voz alta. Ayudan al personaje principal a avanzar hacia el desenlace de la novela.
Los chicos del cementerio es una novela llena de cultura y ambientación de lo más inmersiva. Con una pequeña línea de misterio que hace avanzar la novela, y que, aun que pueda parecer algo previsible, hace que la lectura avance a grandes pasos.
Enlace: https://www.youtube.com/c/La..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20

Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

¿Quién escribió este libro?

Voces de Chérnobil, 1997

Marina Stepnova
Svetlana Aleksiévich

10 preguntas
53 lectores participarón
Thèmes : no ficciónCrear un test sobre este libro