InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8417646027
Editorial: Cazador de Ratas (01/10/2018)

Calificación promedio : 4.55/5 (sobre 11 calificaciones)
Resumen:
¿Qué tienen en común un violento exconvicto que sobrevive en Jalisco haciendo lo único que se le da bien y una viuda que vio asesinar a sus hermanas y que lucha a diario por alimentar y proteger a sus hijas en un entorno tan hostil y cargado de peligros que llegar vivo al final del día se podría considerar un triunfo?
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (12) Ver más Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 12 March 2020
He leído una novela, regalo de David, mi amigo en la distancia, que me ha provocado una serie de reacciones aún inacabadas. He buscado en el diccionario (después me he dado cuenta del Glosario final que me hubiera ahorrado alguna que otra visita al DRAE), he releído apuntes sobre la literatura mexicana, he mirado un mapa para situar el lugar exacto de Jalisco y Morelos (tal es mi ignorancia geográfica), he revisado los Cuentos de muerte y demencia de Poe, he ojeado algunas novelas gráficas como V de vendetta para cerciorarme de que Donde el perdón no llega es una novela global, posmodernista, que acoge al costumbrismo tranquilo de principios del siglo XX en un lenguaje pausado, culto, con tintes del cuento tradicional «Doña Capulina vivía de un modo humilde en una hacienda a las afueras, donde había nacido y en la que, afrontando incontables vicisitudes, su madre, viuda prematura, logró sacar adelante una familia numerosa», junto a un realismo punzante, lleno de asperezas y actos sádicos que dan como resultado una historia irreverente, agresiva, con apuntes escatológicos de la vida contemporánea en la que el alcohol y las drogas se unen a la música, el cine, la prensa, la publicidad e internet para dibujar un ambiente surrealista, marcado por la alucinación y la muerte, producto de una visión curtida de la existencia en la que «poseer un corazón incapaz de endurecerse lo predisponía al sufrimiento».
El mundo del cómic tradicional, «se irguió como un obelisco al que el recién llegado tuvo que mirar con la cabeza alzada», conecta con el de seres fantásticos e imágenes informáticas para eliminar la diferencia entre realidad y ficción «‟¡Guácala! ¡Cuánta sangre! Se aseguraron de que entregaban la cuchara” —ironizó el alebrije— “Pues son ellos. No hay duda” sentenció tras agacharse sobre el periódico con las piernas muy abiertas y acercar el hocico a la fotografía». La interdisciplinariedad consigue que las noticias de radio expongan mediante una tipografía adecuada, espectáculos populares destinados a adormecer la mente de los espectadores, junto a imágenes del subconsciente, en una suerte de realidad fantástica donde el surrealismo termina por devorar a unas mentes dañadas por la culpa, condenadas a un caos eterno.
¡CHIVAS CERO, AMÉRICA UNO!
¡Cuauhtemoc los engañó a todos! Como el Gordo engañó al Tuna para llevarlo al sótano de la hacienda y matarlo a golpes.
¡Se lo platicamos todo!... fffff»
Ángel Vela se vale de los mass media para tomar un punto de vista desde el que mirar el mundo, una perspectiva que le ofrece al lector en reflexiones brillantes, para que perciba brutales referencias que no son sino las críticas del propio autor, aunque en ocasiones parezcan una satisfacción sádica del personaje «Tras asegurarse de que Castillo lo había entendido, el Gordo, revolver en mano, siguió golpeándolo en la cabeza hasta hacer que perdiera el sentido».
Vela es un pensador que disemina por el texto actos irreverentes constantes que repugnan, con el fin de desvelar la mentira en la que se ha convertido la verdad pública. El autor, huyendo de prejuicios intelectuales, ha comprendido que vivimos en una sociedad formada por una masa enfermiza ávida de terror, e intenta solidarizarse con los necesitados, con aquellos que sufren constantes abusos:
un joven de trece años que era su proveedor habitual […] observaba a un enjambre de niños enzarzados en lo que parecía una pelea de gallos […] un ejemplar del Heraldo de Jalisco […] se esmeraba por compensar su carencia de profesionalidad, rigor o recursos con el sensacionalismo más incendiario y truculento.
La histeria irracional en la que nos hayamos inmersos se intensifica con imágenes esperpénticas que bestializan al protagonista de tal manera que el calvario sufrido se transforma, por obra de las onomatopeyas del cómic, en histriónico, absurdo, escatológico y cruel al plantear la pérdida de excrementos como paso previo a la última realidad vivida:
Sus labios anestesiados por la cocaína y el alcohol y una lengua atrofiada que le estorbaba en la boca hicieron que sonaran como el bronco ladrido de un bull terrier […] —¿Hnnnde?, ¿aggg'hnnndetagh?— reiteró, con una nueva remesa de ladridos y escupitajos […] una andanada de vómitos que […] le quemó la garganta al tragar buena parte […] hasta perderse en el interior de aquella camisa que había heredado de su padre […] incapaz de soportar el martirio, perdió el conocimiento.
En esta novela posmodernista el narrador no analiza los hechos, simplemente va exponiendo una serie de costumbres enraizadas en el campo con otras que tienen lugar en la ciudad y consigue, paradójicamente, igualar a los personajes a través de la brutalidad. El dolor, la miseria, el alcohol son los responsables de que todos se conviertan en animales a los que el instinto de supervivencia aconseja aguardar la ocasión propicia para atacar. Pueden esperar inmersos en el infierno horas, días o años, el tiempo necesario hasta estar seguros de conseguir su trofeo.
Silencio, pero más allá de aquel rostro torvo se advirtió un rencor mal contenido.
La presa está perdida, quebrada hasta sus cimientos. Que se derrumbe ya solo es cuestión de tiempo.
Ángel Vela une diferentes modos de narrar, convencional, fragmentario con analepsis y prolepsis, inversiones en el tiempo con flashback , variadas disposiciones de grafías… En Donde el perdón no llega no hay centro desde el que parta el relato; toda la novela es una sucesión constante de fragmentos, anécdotas surrealistas que se unen a otras, evidentemente reales, en un cronoespacio caótico, en el que resuena con fuerza la sociedad macabra gobernada por un poder divino tan falto de piedad como el humano «la patrona tomó a la pequeña, muerta y ungida en sangre, y la acunó […] Una escena inmortalizada por los artistas, aunque amén de encarnar el amor filial se consagraría a la demencia».
Los dos protagonistas principales, El Gordo y Diego Morales, se presentan, en un principio, como personajes antitéticos, uno vive en un campo de México, el otro reside en Estados Unidos, uno no tiene cultura, el otro es un médico eminente. Pero estas diferencias se van difuminando hasta que entendemos que sus papeles son intercambiables, pues ambos han llevado una vida marcada por el odio. Esto y un determinismo absoluto consiguen exponer la inexistencia de la salvación. No hay perdón para quienes viven en una pérdida constante de referentes éticos, al contrario, todos están condenados a la desesperanza, al horror de sentir constantemente rotos sus ideales.
La novela contiene una gran carga de estética simbólica no sólo en la interdisciplinariedad con los media; los personajes saben dónde quieren ir aunque cambien de opinión sin pensar en las consecuencias; no hay situaciones cerradas para ellos, nada termina porque la vida se encargará de formar un bucle para que se repita una y otra vez la misma reacción en los descendientes de la culpa.
El poder del narrador es absoluto; al igual que los personajes su actitud cambia según la circunstancia, así encontramos al omnisciente que refleja lo que va ocurriendo, pero sabe tanto sobre lo que piensan sus protagonistas, pobres marionetas en sus manos, que adquiere formas fantásticas; de hecho, el alebrije es para el Gordo un narrador que le informa y llega a transformarse en entrevistador capaz de usurpar la mente de Morales «No te hagas el pendejo, cabrón. Claro que lo sabes. Lo sabes de sobra». Después va tomando el aspecto de su propia conciencia para, una vez unida a las acusaciones de Morales, caer destrozado
«Ni modo, cabrón ¿A poco no estás viendo las pruebas? Sabes mejor que nadie que son auténticas»
—Lo es —sentenció Morales […]
«Son los últimos coletazos antes de caer derrotado» intuyó Morales.
El ritmo tampoco es constante, va cambiando con ayuda de metáforas fluviales, gestos y términos musicales; las preguntas retóricas en pasado, anulan determinaciones de actos que se llevarían a cabo en el presente «¿era justo que pagase por algo que no recordaba?».
Los términos cultos conviven con la jerga de los trabajadores, términos localistas, tecnicismos y coloquialismos. Todo un compendio de léxico capaz de abarcar la totalidad, como los temas: «dentadura hermética», «spanglish», «sui generis», «singladura», «una chica fresa», «shopping», «circundó», «sobriedad», «carente de acritud», «amigui».
Los adjetivos antepuestos remarcan un lugar inexistente «ignoto lugar del cerebro», los sinónimos contextuales agilizan la lectura «recién llegado – cautivo del tiempo». Las anáforas inciden en la dureza de la vida natural, «campos que desde la distancia […] Campos en los que las recientes lluvias», algo que se hace evidente mediante las comparaciones «como integrantes de un numeroso ejército» y metáforas animalizadoras «la serpiente de polvo que la camioneta levantaba».
Asimismo las hipérboles, de tan exageradas, aportan un aspecto humorístico, aunque a veces, la mayoría, nos tiña de negro la narración «comenzó un trago con tintes de eternizarse mientras que el Tuna lo contemplaba atónito», «Así prosiguió, alimentando su ánimo de nimiedades, hasta que pisó a fondo el embrague y, en lo que parecía un frustrado intento de partir la palanca de cambios, metió la marcha atrás».
Ángel Vela emplea todo un arsenal de recursos y técnicas en esta increíble novela para exponer situaciones vividas a diario, tragedias que se instalan en el ser humano porque conjugan el dolor físico, brutal, con el psicológico, aún peor, haciendo de los hombres peleles del destino.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         42
librosparaMarta
 26 June 2020
A veces, una gran obra puede llegar a no ser entendida, ya sea por su complejidad, ya sea por su trama, o por su estilo entre otros muchos motivos. Debo aclarar que este no ha sido mi caso, todo lo contrario, es una obra que me ha encantando, a pesar de que la lectura de algunos pasajes puede resultar algo complejo o llevarnos a imaginar o creer cosas que no son. Y es que esta obra tiene mucho de eso, el autor juega a despistarnos y quizá ahí radique una parte de su encanto.
No la catalogaría en un género preferente. Una de las cosas que más me han gustado de este libro es que pone a prueba continuamente el intelecto/mente del lector. Y eso es algo muy difícil de conseguir, sin embargo Ángel Vela en esta obra va más allá y aunque, obra de buena fe, a veces, se va por unos derroteros que provocan hasta la más grande repulsa del lector sobre la historia. (Canela en rama).
Se trata de una excelente obra, muy bien hilada y con unos personajes perfectamente definidos. Me ha tenido intrigadísima hasta el final. Más de una vez ha provocado que me levantara del asiento, que sintiera angustia, miedo, repulsa... E incluso he llegado al punto en el que mi mente ha sufrido algún bloqueo por la inquietud/impresión en el vaivén de la historia. Pero, todo este conjunto de emociones, es lo que me ha hecho disfrutar de la historia, y mucho más de lo que me podía imaginar en un principio.
Ambientado en un entorno hostil como es Jalisco, México, una gran promesa como el doctor Morales, decide ejercer en un pequeño hospital psiquiátrico de Morelos, teniendo oportunidad de ejercer en hospitales más prestigiosos. ¿Qué es lo que le lleva a hacerlo? al mismo tiempo entra en un relato paralelo diez años atrás, en el que pasado y presente conjugan en el mismo tiempo, valga la redundancia, y nos adentra en un mundo de machetes, drogas y violencia física, en el que la supervivencia y psique juegan un papel fundamental en esta historia.
Dicho de otra forma, un relato que recorre los designios de un presente sobre el que velan las sombras de un pasado como una pesada losa y en el que se constata que hay cosas que no ocurren sustancialmente como creemos, sino que pueden estar bien hiladas o no, desde un punto de vista (o perspectiva) que nosotros desconocemos. El cariz o formas que adoptan los hechos, pueden verse superados por unas circunstancias que pueden arrancarnos nuestros sinos más profundos, como el que desgarra y rompe de una forma cruel, nuestra visión más cercenada de la historia.
Con una prosa al alcance de pocos, profunda y rica en modismos, al mismo tiempo incluye expresiones en un perfecto argot mexicano. El diverso vocabulario me ha recordado a autores de antaño, de grandes clásicos. Ángel describe escenas sumamente magistrales, espeluznantes, que ni sacadas de la mejor película de terror gore.
Se trata de un gran relato insólito, una historia con arraigos, con una fuerza inusitada y en la que la violencia más descarnada está omnipresente en esta historia. Va acaparando la atención del lector de una forma paulatina y sibilina, ¿puede la psique jugarnos malas pasadas o todo forma parte de nuestra imaginación? Es un libro que no deja indiferente a nadie, ya solo por eso merece la pena leerlo.
Hay quién resuelve las cosas a golpe de machete, esa es otra historia, y esta me consta, alcanza el summun de lo divino y lo terrenal. En una palabra: LETAL como un veneno. Bravo por este gran libro, te felicito Ángel.
(*) A Hefesto: agradezco y mucho este regalo por tu parte.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         90
jorgeherreromar
 25 November 2019
Donde el perdón no llega no es una novela más entre tantas, si no un gran libro de principio a fin. El autor ha creado una historia de las que calan hondo en el lector. Intensa, dura, con momentos que se graban a fuego y que no se olvidan, por su contundencia y su crudeza. Tiene altas dosis de violencia, pero no es una violencia gratuita, si no la que pide la historia, y donde el escritor no ha escatimado recursos a la hora de contar con todo lujo de detalles las escenas mas duras.
Eso es de agradecer, ya que no suele ser habitual que un autor no se contenga en esas situaciones. Llegan a ser tan realistas que impactarán al lector.
El autor ha hilado una historia cuidada hasta el más mínimo detalle, y eso se nota en todas y cada una de las páginas. Una ambientación que es uno de los puntos fuertes de la novela. En todo momento el lector tendrá la sensación de estar dentro de la historia, ser uno más y sentir en sus carnes como sienten los personajes.
El tratamiento de estos es de los mejores que he visto y leído en bastante tiempo. Todos y cada uno de ellos tienen su motivaciones y una personalidad muy bien definida. Desde los principales hasta los secundarios están tan bien desarrollados que hacen que sean pura maravilla. Se nota el cariño del autor hacia ellos, y que se ha tomado su tiempo a la hora de perfilarlos. No son individuos que desprendan bondad y candidez, ya que la historia no es amable ni bonita. Estamos ante una novela dura e inclemente, donde los personajes tratan de sobrevivir a toda costa, sin que les importe el precio a pagar. Si tuviera que destacar a uno de ellos, sin duda sería el de Doña Capulina, alguien que es mucho más de lo que parece a primera vista y que guarda más de una sorpresa.
Donde el perdón no llega es una historia muy visual y con un estilo muy cinematográfico, dando la sensación de estar viendo una buena película. Tiene momentos a lo Robert Rodríguez de la primera época, entre otras referencias. La trama se toma su tiempo para arrancar, pero eso no quiere decir que sea lenta, si no que el autor va situando a los personajes sobre el escenario.
Conforme va avanzando, va subiendo de intensidad hasta llegar a un final que dejará al lector con la boca abierta. A destacar los giros argumentales que hay a lo largo de la novela, siendo todos ellos sorprendentes, ya que en ningún momento te los esperas. Es una historia plagada de muchos detalles que pueden que se pasen si no se está atento, requiriendo una segunda lectura.
Otra cosa a destacar son los diálogos y el vocabulario de la novela, aspectos donde Ángel Vela ha puesto mucho cuidado a la hora de que todo esté en su sitio, que nada chirríe y que no desentone. Aquí se nota el gran trabajo de documentación a la hora de dotar a la historia de trasfondo y empaque, para que todo sea de un realismo tal que resulta creíble en todo momento.
Donde el perdón no llega es una historia que gira en torno a la venganza, una deuda pendiente que viene arrastrándose desde el pasado, y que va cociéndose a fuego lento. Saldarla no dejará títere con cabeza y dejará un reguero de sangre, destrucción y víctimas, pagando todos un alto coste.
En definitiva, Donde el perdón no llega es una gran novela, impactante, dura y que no dejará indiferente a nadie. Su lectura es toda una experiencia, dejando al lector sin aliento en muchos momentos. Sin duda alguna, es uno de los mejores libros del 2018 y que sitúa al autor en primera fila con esta su primer novela, de una calidad muy alta y que no tiene nada que envidiar a las de autores más consagrado. Un título muy recomendable.
Sinopsis:
¿Qué tienen en común un violento exconvicto que sobrevive en Jalisco, haciendo lo único que se le da bien y una viuda que vio asesinar a sus hermanas y que lucha a diario por alimentar y proteger a sus hijas, en un entorno tan hostil y cargado de peligros que llegar vivo al final del día se podría considerar un triunfo?
¿Y estos con un joven neuropsiquiatra que abandona una carrera meteórica en los Estados Unidos para regentar el ala de psiquiatría de un modesto hospital de Morelos?
¿Qué historia se esconde detrás del alebrije que el joven lleva a todas partes?
¿Hasta dónde estaría dispuesta a llegar una madre por proteger a sus hijas o vengarlas?
Una novela oscura y malsana en la que no todo es lo que parece. Una espiral de sufrimiento que consumirá hasta destruir a cuantos caigan en ella. Personajes esclavos de sus instintos, de sus pasiones y miedos, o incluso de su pasado o su futuro.
Drogas, mucho alcohol, machetes y pistolas, venenos, brutales asesinatos, vejaciones y suicidios. Tortura física y psicológica, sangre y vómitos. Trastornos mentales y horribles pesadillas, lágrimas y la más terrible de las herencias. Traumas imposibles de encajar, locura y fuego.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Hefesto
 01 July 2019
‘Donde el perdón no llega' es una obra sobresaliente. Y lo es porque Ángel Vela le da un aire renovado y totalmente original a un género, cada vez más deudor del cine, que creíamos trillado y encorsetado.
El autor, con capítulos cortos, nos introduce en un relato duro, sucio, delirante por momentos y desgarrador de principio a fin. No es una historia “gore” ni mucho menos “slasher” pero cuenta con las escenas justas de violencia desatada y crueldad. de esta manera Vela consigue que nos atraigan más los personajes que lo descabellado de sus actos. Y es que, como os imaginaréis por el título, estamos ante la disección de una némesis. Su origen, su desarrollo y su inevitable desenlace que tal vez en el último tercio de la obra empieza a resultar evidente, pero eso no le quita mérito a la novela porque dicha conclusión es tan contundente y natural como un desprendimiento de rocas que tras arrasar con todo lo que pilla a su paso, se detiene para dejar cada piedra en su nuevo lugar, donde debe estar, y donde descansará hasta un nuevo estallido de ruido y furia.
La historia es aparentemente simple pero sin duda muy trabajada. Con unos personajes, sobre todo el del psiquiatra Diego Morales, magníficamente perfilados y en la que el autor se permite jugar con todo; con el delirio, la sorpresa e incluso el engaño al lector que una vez detectada la trampa abrirá más los ojos y no volverá a pestañear para no perder el posible doble significado de ninguna frase. Y es que casi puedes escuchar la carcajada del malintencionado de Vela cuando lees la primera parte de la obra, el origen de la espiral de muertes y caos, y al comprobar que te ha engañado te obliga a volver atrás para cerciorarte de lo que está pasando. Pero en ese momento, con toda la información en tu mano, descubres una historia diferente e incluso cómica por momentos.
La tragedia en cuestión discurre en México porque no podría ser de otro modo. No hay demasiados lugares en el mundo en los que podamos integrar con tanta facilidad en el paisaje local a alguien tan despiadado y desmedido como Rojas ni a una vengadora como Capulina. Esto ha obligado al autor a cambiar su léxico sevillano por el mexicano con un resultado bastante chingón y nada impostado e incluso se ha molestado en dejarnos un pequeño diccionario al final del libro por si somos tan huevones que no nos enteramos.
Como dije antes, estamos ante una magnífica novela escrita con calma, cuidado y mimo, en la que los detalles son importantes y donde las escenas crudas y los brotes de violencia, locura y caos apuntalan la narración sin acaparar el protagonismo. Donde el autor, con un estilo que se adapta perfectamente a la etiqueta de “realismo sucio” juega contigo al igual que lo hace con sus personajes, consiguiendo de esta manera una obra tan original dentro de su género que probablemente te acompañará durante muchos años.
Enlace: https://elyunquedehefesto.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         102
AnnabelLee
 13 November 2019
"Donde el perdón no llega" es una novela para tomarla de a pocos, disfrutarla, emborracharte con ella y comprobarás que poco a poco se va adueñando de tu mente, te irá calando como un buen chirimiri.
Es un libro muy top de que no saldrás indemne, te va a envolver en su red, te va a sacudir con sus giros, vas a soltar más de un taco conforme vayas avanzando en la lectura y vayas desengranando la historia, tales exabruptos serán necesarios al darte cuenta de cómo el pinche cab*** de Ángel juega con nosotros.
Vas a encontrar escenas de violencia, en la cantidad justa, pero en las que el daño que se infringe es mayúsculo, exorbitante a veces. Hacía mucho tiempo que no encontraba a alguien capaz de describir, de la forma en la que Ángel lo hace, cómo matar y de trazar cómo la vida se escapa, lo hace con una maestría tal, que me vais a perdonar, hace que disfrutes (en sentido figurado) con semejante espectáculo.
En realidad podríamos decir que se trata de una historia sencilla pero con muchos matices a los que tendrás que estar muy atento para ir dándole sentido a esta locura que ha creado Ángel Vela.
Habla de un instinto tan profundo y primitivo como el de la venganza, creyendo que es una manera de restablecer la justicia o de creer que de esta forma no volverán a dañarnos.
Trata la tortura psicológica, los trastornos mentales, esos brotes psicóticos, Diossss, de tal modo que estimarás oportuno pedir cita a tu terapeuta.
Está ambientada en México, tan bien enmarcada tanto por los escenarios como por el lenguaje empleado en los diálogos, que me sorprendió al enterarme que su autor es sevillano.
En cuanto a al hechura de los personajes deciros que todos están hilvanados a la perfección, todos tienen su lugar y le dan sentido a la trama, más de uno os provocará un quebradero de cabeza, pero todos os harán falta en esta aventura.
@bookstagrammer_becaria
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Citas y frases (5) Añadir cita
Beatriz_VillarinoBeatriz_Villarino12 March 2020
Aunque no puedas acceder a ellos a voluntad, tus recuerdos no se han perdido, siguen dentro de ti, en tu subconsciente. De nada sirve esconderlos. Tienes que aceptarlos y superarlos para erradicar las pesadillas.
Comentar  Me gusta         10
AnnabelLeeAnnabelLee13 November 2019
Si vas a iniciar el camino de la venganza antes de salir cava dos tumbas, una para tu enemigo y otra para ti.
Comentar  Me gusta         21
esthersanchez1979esthersanchez197922 July 2020
Lo que no pasaba de ser una excusa para propiciar el encuentro se convirtió en una costumbre.
Comentar  Me gusta         10
esthersanchez1979esthersanchez197922 July 2020
Contaba con su admiración y si tantas ganas tenía de hablar lo aprovecharía.
Comentar  Me gusta         10
HefestoHefesto01 July 2019
A veces, cuando las cosas se ponen bien chingonas, nos toca mirar los unos por los otros; como una familia
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: ThrillerVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea




Test Ver más

Autoras de novela negra y policíaca

10 negritos

Agatha Christie
Phillys Dorothy James
Susan Hill

10 preguntas
61 lectores participarón
Thèmes : novela negra , LITERATURA POLICÍACACrear un test sobre este libro