InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 844507640X
Editorial: Booket (20/03/2007)

Calificación promedio : 4.25/5 (sobre 4 calificaciones)
Resumen:
El clima está cambiando y muchos lo achacan a los protegidos de Zeus, los hombres. Pero el rey de los dioses se enfrenta a sus propios problemas. Los gigantes amenazan con atacar las tierras de los humanos. Éstos, cada vez más numerosos, ponen en peligro la existencia de sátiros, centauros y otras razas antiguas a las que hostigan en sus bosques ancestrales...
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
Deadwish
 17 noviembre 2018
Temo que esta reseña va a ser un tanto caótica, desordenada. No voy a desarrollar más allá de lo dicho en la sinopsis con respecto al argumento, sino que voy a señalar detalles y demás cosas que me han gustado o disgustado. También es posible que por las cosas que voy a señalar se piense en un primer momento que es un libro que no me ha gustado, y nada más lejos de la verdad. Es un libro excelente.
Señores del Olimpo es una genial reinterpetación y reunión de algunas de los relatos más épicos de la mitología griega. Para realizarlo, Negrete acomodó todo a su conveniencia, pero no se siente para nada forzado, al contrario. También toma prestado de otras mitologías (principalmente nórdica e itita), y algunos de sus elementos encajan a la perfección. Otros son, para alguien que tiene algo de conocimiento en la materia, demasiado evidentes.
En un principio, por ejemplo, Zeus me resultó más parecido a Odín que a sí mismo. Por suerte esta sensación se desvanece rápidamente. Luego aparecen otro tipo de coincidencias con el dios nórdico, pero no las enumero porque sería arruinar un poco la trama.
Los dos elementos típicos nórdicos que sí me chocaron de principio a fin del libro fueron el camino del arcoíris y la lanza de Atenea. El primero es descaradamente Bifrost, el puente que une Midgrad y Asgard, en este caso la tierra con el Olimpo. La segunda tiene características de Mjolnir, el martillo de Thor, solo Atenea puede levantarla y responde a su llamado.
También me extrañó que se llame Némesis. Hasta donde se, ese es el nombre de la diosa de la justicia retributiva y otras cosas. Pero bueno, es un buen nombre para un arma, y que la justicia esté en manos de Atenea tampoco parece impropio.
Me he divertido mucho con las descripciones de las escenas de acción en el libro. Son muy cinematográficas, parecen pensadas para la pantalla. Zeus no lanza rayos forjados por los cíclopes, sino que estos le implantan partes artificiales en su brazo derecho, con el cual genera la electricidad que lanza. Parece futurista pero se siente muy bien.
A partir del codo derecho, sus venas y tendones eran plateados, como alambres que corrían cruzándose hasta la punta de los dedos. Ahora empezaron a brillar como metal incandescente, y entre los dedos vueltos hacia el techo saltaron chispas blancas y azuladas.
Las batallas también están muy bien logradas, son rápidas y no se pierden en detalles innecesarios. de hecho, en eso Negrete se parece un poco a George R. R. Martin: sus descripciones son breves, dejando más espacio para el desarrollo de la trama o los personajes.
Los dioses son los protagonistas de esta novela. Están sometidos a sus pasiones y fallos, tal como en la mitología en la que se basa. La excepción es Atenea, mucho menos (f)rígida. Sin embargo, no hay una identificación directa con ellos, no se genera un apego con ninguno. Esto, que en otros libros es una falla garrafal, aquí parece ser buscado. Las deidades son inalcanzables. Aún así, hay ciertos personajes que generan más simpatía. Atenea y Hefesto, son los casos más claros. Y en cierta medida, con el transcurrir de las páginas Zeus se va "humanizando".
Lo que no le perdono a Negrete es la forma en que presenta a Eros. Es un bebé caprichoso y molesto que se corresponde más con el Cupido latino que con la imagen más... erótica (valga la redundancia) de Eros.
Yo no se si es casualidad o qué, pero últimamente casi todos los libros fantásticos que leo tratan sobre la misma moneda de dos caras: el ser humano. Por un lado, es el heredero de la tierra, desplazando a las razas más antiguas. Por otro, y no en un sentido contrario, es una plaga depredadora en un sentido ecológico.
Todas las criaturas más afines a la naturaleza los detestan. Y Gea los odia, sobre todo porque extraen hierro de sus entrañas. Me gustó la utilización de la idea de la Era de Hierro y este material como "la gota que colmó el vaso" aunque no existiera tal cosa en la mitología griega.
Al final del libro hay todo un capítulo donde el autor explica cómo transformó la mitología y de dónde fue sacando los elementos. Estas cosas sin lugar a dudas me fascinan, y sirve mucho de variadas formas. Es instructivo para los futuros escritores, sirve para refrescar la memoria sobre la mitología, o para conocer algo de ella si no se ha tenido contacto previo.
OPINIÓN:
Como dije al principio, esta novela es excelente. Un gran argumento, un final (casi) inesperado (las pistas están ahí, para el ojo entrenado). Grandes personajes, drama interno, acción hollywoodense. Tal vez le falte romance, si no contamos el amor no correspondido de Hefesto por Atenea.
Recomendado 100%, y pronto leeré otras cosas del mismo autor, que ha sido una muy grata sorpresa.
Enlace: http://drdeadwish.blogspot.c..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (6) Ver más Añadir cita
DeadwishDeadwish17 noviembre 2018
Los hombres, los hombres, pensó Atenea: ése era el problema. Zeus había decidido favorecerlos porque parecían la raza más débil de todas. Pero luego, al crecer en número como las arenas de la playa y volverse fuertes, se habían hecho insolentes.
Los hombres, creados a imagen y semejanza de los olímpicos. Atenea también los amaba, pero no podía negar que su desmesurada ambición empezaba a ser un problema muy grave.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Sara_feericaSara_feerica15 febrero 2018
Por encima de todo, había aprendido la lección que su soberbio hijo jamás entendería. Que el verdadero poder, si quiere perdurar, debe ser anónimo, permanecer oculto y manejar los hilos desde las sombras. Pues si nadie sabe donde reside, nadie intentará suplantarlo
Comentar  Me gusta         00
DeadwishDeadwish17 noviembre 2018
En el principio fue Caos, el inconcebible. Caos el No—nacido, la tiniebla impenetrable que precede a toda luz. No tenía ni manos, ni voz, ni ojos, y nunca se le ofrendaron ni se le ofrendarán víctimas, pues es el dios de la indiferencia suma.
Comentar  Me gusta         00
Sara_feericaSara_feerica15 febrero 2018
Aquella arruga reflejaba dos características de su naturaleza: su mal carácter y su perenne perplejidad ante cualquier operación mental más compleja que sumar dos y dos con los dedos.
Comentar  Me gusta         00
Sara_feericaSara_feerica15 febrero 2018
Cuando se le agotaba el fuego, ingería de nuevo la lava que había vomitado o devoraba las armas de los enemigos caídos y las fundía en el crisol que tenía por estómago
Comentar  Me gusta         00
Video de Javier Negrete (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Javier Negrete
Entrevista breve
otros libros clasificados: GRECIAVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Monstruos en la literatura

Calamar Gigante

H.G. Wells
C.S.Lewis
Julio Verne
Mary Shelley

10 preguntas
97 lectores participarón
Thèmes : monstruos , ficción , fantasíaCrear un test sobre este libro
{* *}