InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Sara Lekanda Teijeiro (Traductor)
ISBN : 8416542759
Editorial: Impedimenta (02/02/2017)

Calificación promedio : 3.83/5 (sobre 3 calificaciones)
Resumen:
Insigne defensor de las causas perdidas, Horace Rumpole es un abogado adorable, un hombre de altos ideales y de gran sentido común, que fuma cigarros malos, bebe un clarete aún peor, es aficionado a los fritos y a la verdura demasiado hervida, cita a Shakespeare y Wordsworth a destiempo y, generalmente, se decanta por los casos desesperados y por los villanos de barrio. Excéntrico y gruñón, lleva años abriéndose paso en las salas de justicia londinenses, mientras br... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
Marinieves
 25 agosto 2018
Supe de este autor al conocer la biografía de Penelope Mortimer, la que fue su esposa durante un tiempo y que conservó su apellido para escribir. Pensando que las obras de John estarían a la altura de las de Penelope me lancé al libro que reseño porque además tiene por protagonista un abogado, precisamente el Horace Rumpole del título. Y... bueno... está entretenido pero tampoco es para tirar campanas. Escribía bastante mejor Penelope.
Son seis historias que el propio abogado relata a modo de memorias para relatar algunos de sus casos, generalmente del turno de oficio. Pueden leerse por separado ya que son totalmente independientes y sirvieron de base a una serie de la BBC sobre el abogado que debió tener fama en los sesenta. No obstante, leerlos por orden nos hace una idea de la evolución del personaje que al principio me cayó fatal pero que acabé casi tomándole cariño, aunque es de traca: siempre gruñendo, bastante misógino, sobre todo con su esposa, a la que llama "Ella, la que ha de ser obececida", poco aseado, siempre citando poetas ingleses antiguos con citas que la mayor parte de las veces sólo él ve relacionadas con lo que se está hablando, quejicoso, rimbombante y a veces demasiado pagado de sí mismo. Pero tiene una máxima que trata de llevar siempre a la práctica y es que nunca se rinde y defiende que "nunca hay que declararse culpable". le encantan los asuntos penales y por él no saldría nunca del Juzgado (el viejo Oíd Baile, que los de provincias le gustan menos), salvo para tomarse algún crianza "de garrafón".
Rumpole está casado con la hija del que fue dueño del bufete para el que trabaja y no se llevan demasiado bien, aunque Hilda no pierde la esperanza de que su marido triunfe. También tiene un hijo en el que tenía puestas sus esperanzas en la continuidad de la saga jurídica familiar pero que ha orientado sus estudios a la sociología en vez de al Derecho.
Y Rumpole no avanza en su carrera porque a Rumpole no le gusta el politiqueo ni los tejemanejes del poder ni siquiera en los tribunales, y así le va. Prefiere mil veces defender a sus habituales y marcarse un buen alegato ante el jurado para evitar así que un pobre desgraciado cumpla condena. Y es capaz de eludir las presiones para aceptar conformidades cuando considera que la verdad conseguirá demostrar la inocencia de su cliente o, por lo menos, que una defectuosa instrucción del caso le permita eludir la cárcel. No obstante lo anterior, tampoco su defensa de los casos es de una brillantez extraordinaria; su resolución suele ser bastante simple, no porque no sean casos difíciles sino porque luego se resuelven porque alguien dice la verdad (cosa rara en los Tribunales) o por coincidencias o pruebas de última hora que resultan poco creíbles.
La policía no le acaba de caer bien al colega porque se las ve con asuntos amañados y agentes corruptos no muy diferentes de sus clientes y los comentarios contra los jueces con los que tiene que bregar son a veces bastante fuertes aunque a la recíproca sus Señorías tampoco se quedan cortos con Rumpole.
Los diversos casos tocan temas muy variados, imagino que para que los capítulos de la serie fueran diferentes y dieran que hablar: drogas, manipulación de pruebas, violación (interesante lectura para comparar si ha cambiado la cosa desde Mortimer hasta La Manada), divorcio,... y, de fondo, una anodina vida familiar, un bufete con sus intriguillas y sus cosas, un Juzgado y unos compañeros que ilustran la práctica forense inglesa de la época sobre todo en materia penal y algunos episodios bastante entretenidos.
Se deja leer, aunque se le notan los años al libro. Creo que Impedimenta tiene otro de Rumpole que igual cuando pase un tiempo vuelvo a la vida del compañero Horace Rumpole.
Enlace: https://marinieves.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Bren
 26 febrero 2018
Horace Rumpole nos cuenta su vida, estas digamos, memorias de su vida nos las comienza a relatar en su mediana edad, nos cuenta además como llega a casarse su mujer Hilda, al que él apoda "Ella, la que ha de ser obedecida".
Un hombre de leyes, ama lo que hace, se siente orgulloso de ser un defensor de casos penales, cree firmemente en eso de "nadie debería nunca declararse culpable" y conforme avanza en edad, lo vemos rememorar sus casos mas exitosos.
Sin embargo, para "Ella, la que ha de ser obedecida", sus colegas e incluso sus amigos, Rumpole es un hombre de poca aspiración, incluso mediocre, tiene sus buenas como tiene sus malas, pero cuidado con aquellos que minimizan la capacidad de Rumple y su mentalidad de abogado defensor.
Realmente me ha gustado mucho, entre batallas jurídicas, casos de violación, asesinatos, robo y demás vamos conociendo a un hombre que en su esencia es maquiavelico pero también muy muy bondadoso.
Muy recomendable
Comentar  Me gusta         20
LaPetitaLlibreria
 07 febrero 2018
Hoy os presentamos Los casos de Horace Rumpole, abogado la nueva obra que la Editorial Impedimenta rescata del pasado y nos lo reedita en su formato tan atractivo, clásico y majestuoso de siempre, una primera entrega que nos sabrá a poco.
Para ser sincera era poco conocedora de la literatura de John Mortimer pero en esta obra he encontrado un protagonista que enamora y hace que tengas ganas de seguir buceando por su bibliografía.
En estos casos que el resuelve con su estilo particular descubrimos un género detectivesco que recuerda a la pluma clásica de Agatha Christie y otros tantos autores destacados en el género.
Horace es un hombre un tanto atormentado y desengañado de todo con un aire antiguo que se destaca con su afición a los cigarros malos y a un clarete aún peor. Como él mismo expresa está bajo las órdenes de su tercer matrimonio y prefiere obedecer que armar barullo.
Pero el trabajo es su pasión y lo desempeña con suma profesionalidad y entrega. Se puede decir de él que es todo un justiciero y nunca baja los brazos en la pelea ante los interrogantes.
En los casos que contiene esta obra; Rumpole y las jóvenes generaciones, Rumpole y la sociedad alternativa, Rumpole y el honorable parlamentario, Rumpole y la mujer casada, Rumpole y los ilustres amigos y Rumpole y la Brigada Pesada podemos apreciar la riqueza léxica y argumental del autor.
Para ser un maestro en este género hay que mantener los interrogantes en el aire e ir desvelando incógnitas en el momento preciso sin dejar que el caso pierda fuerza o se intuya el culpable. John Mortimer es un maestro.
Ambientado con sumo detallismo y con unos personajes particulares que a veces contrastan y chocan con su personalidad nos muestra una nueva literatura detectivesca que aunque escrita antaño está de rabiosa actualidad.
Gracias a la traducción de Sara Lekanda Teijeiro podemos ir al encuentro de víctimas y verdugos y un sinfín de trampas y enigmas que este gran hombre desenmascarará con suma facilidad.
Ya veis que os hemos desvelado muy poco sobre la trama pues lo interesante es que las disfrutéis vosotros mismos.
No lo dudéis y aceptad la cita con este gran personaje y su padre literario.

Enlace: http://lapetitallibreria.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (1)
ElPais27 febrero 2018
Esta literatura inglesa te atrapa de joven y no solo no te avergüenza de mayor, sino que logra que saques pecho por tenerla en la mesilla de noche.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Citas y frases (1) Añadir cita
BrenBren26 febrero 2018
"Los abogados y las prostitutas -le dije y se lo dije de verdad - ejercemos las dos profesiones más antiguas del mundo. Y nuestro objetivo consiste en agradar al otro."
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: Literatura clásicaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Quién es el autor o autora?

El fantasma de Canterville (1887)

Edgar Allan Poe
Oscar Wilde
Mark Twain
Mary Shelley

10 preguntas
32 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}