InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8496886670
Editorial: Puck (18/09/2017)

Calificación promedio : 3.5/5 (sobre 10 calificaciones)
Resumen:
• Cuando Harry encontró a Sally para lectores de juvenil romántica.
• Perfecto para fantas de Huntley Fitzpatrick, Stephanie Perkins y Jenny Hans
• Una novela dulce para volver a creer en el amor.

A ella le encantan los libros. A él le vuelve loco el deporte.
Ella detesta los bailes del instituto. Él no se pierde uno.
Ella lo tiene todo controlado. Él prefiere vivir el momento.
Ella está deseando que el instituto t... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (9) Ver más Añadir una crítica
AlhanaRhiverCross
 29 octubre 2017
Absolutamente todo en esta novela me recordaba a otro libro mundialmente conocido y que en contra de la opinión popular, yo casi he llegado a odiar: Eleanor & Park. No sólo por el rollo musical que desprende todo en la novela sino también por las aparentes personalidades de los protagonistas y su forma de tener que relacionarse: en los trayectos de camino al instituto y de allí a casa. Así que en ese sentido tenía mucho miedo porque creí que iba a ser un “más de lo mismo” descomunal y aún así, como no me gusta ser prejuiciosa, decidí probar y tener la mente abierta desde la primera página. Y ahora mismo es de estas ocasiones en que daría un abrazo a mi yo del pasado por haber tomado la decisión de lanzarse porque pasa a ser uno de los libros con los que más he disfrutado leyendo en lo que va de año.
La premisa es muy simple y básicamente lo que se puede leer en la sinopsis es lo que hay a priori: la relación de dos compañeros de instituto que a pesar de conocerse desde muy pequeños nunca se han relacionado tanto como hasta ahora cuando que sus madres han tenido la genial idea de que compartan coche para ir todos los días a clase. Y claro, con personalidades tan diferentes, el dilema de qué música escuchar en el coche para evitar la conversación insulsa o los silencios incómodos pasa de ser un problema a ser un juego que sólo ellos dos entienden.
En realidad la originalidad de la novela no radica en la trama porque, como digo, es bien sencilla y no tiene ningún giro inesperado de guión, sino más bien se trata de estas historia que se disfrutan simplemente con ir leyendo cada capítulo y ver qué situaciones se presentan, qué encuentros fuerzan a los protagonistas a cruzarse o cómo poco a poco van cambiando los sentimientos que en un principio parecían tan claros y definidos. Y no me refiero sólo a las relaciones románticas que se dan entre varios de los personajes, sino también en cuanto al resto de relaciones personales, como las familiares o las de amistad, que se ven con bastante claridad en un segundo plano.
De hecho, diría que me he encontrado con una novela de personajes cuando lo normal con estos argumentos de romances adolescentes es que sean historias de trama y situaciones. Pero independientemente de eso, la narración sigue un estilo que es de mis favoritos: en primera persona, con una protagonista sarcástica que hace alusiones y habla como para ella misma a la vez que interactúa con el resto de personajes. Es como si fuera una voz en off haciendo comentarios continuos sobre todo lo que se le pasa por la cabeza y a mí sencillamente me ha mantenido muy enganchada porque consigue un efecto de inmersión perfecto: sólo quieres seguir “escuchando” a June.
Ya que hablo de la importancia de los personajes tengo que decir que no hay ni siquiera uno que no rompa con todos los tópicos establecidos. Empezando por June, a la que me he imaginado como una especie de Avril Lavigne adolescente, una chica muy madura para su edad, superdotada y con una particular visión de la vida muy alejada del resto de chicos de su edad. Con una personalidad muy marcada, puede que incluso alguno llegue a pensar que se cree superior a los demás por esa madurez, pero poco a poco la vamos conociendo y prácticamente desde el principio ya sabemos que no es para nada “la típica”. Aunque se ha acomodado en una relación apática con su novio Itch y le gustan los magreos esporádicos y el sexo de fin de semana, sabe que le falta algo en su vida. Incluso en el propio prólogo ya vemos por dónde van los tiros con June: está en contra de todo lo que signifique “ser como el resto” pero que por algún motivo (de vital importancia) se ve obligada a pasar por el aro y hacer lo que siempre se juró que no haría: ir al baile de fin de curso.
Su antítesis perfecta es Oliver, el chico popular del instituto, simple, guapo y deportista, obviamente, que vive por y para los partidos y los entrenamientos. Pero al igual que June, él también es mucho más de lo que aparenta (o más de lo que los perjuicios de June le impiden ver). A pesar de que sólo lo conocemos a través de los ojos de June, he podido conectar fácilmente también con él a la vez que vamos descubriendo algunas cosillas de su pasado y de su personalidad cuando June se da cuenta de que tampoco es el chico encasillado que creía ella. Conocerlos a ambos poco a poco ha sido adictivo, sus conversaciones, discusiones y réplicas están llenas de ingenio, de dobles sentidos y de competencia sana, así que no podía parar de leer aprovechando esperando que se volvieran a juntar cada vez que se despedían. La química que hay entre los dos es magnífica, incluso cuando su relación comienza como una especie de bromance por obligación.
Insisto en que, pese a estar narrada desde la perspectiva de June, es fácil llegar a conocer al resto de personajes centrales, sobre todo con los que ella más interactúa como son Oliver e Itch, porque por sus reacciones y las conversaciones que mantienen nos hacemos una idea bastante clara de cómo son sus personalidades, que dicho sea de paso, son opuestas: mientras uno es el alma de la sociabilidad, el otro es un automarginado que critica todo lo que tenga que ver con el “adolescente americano medio” (lo siento pero no he podido quitarme de la cabeza a Jughead Jones mientras leía). Incluso personajes secundarios como la madre de June y el resto de amigos de la pandilla tienen un encanto particular que nos mantiene con una sonrisa en la cara mientras leemos (aunque creo que esto se debe a que no hay personaje en este libro que no tenga una buena dosis de sarcasmo esperando salir cada vez que hablan).
Además como comentaba antes, los tópicos en cuanto a personajes brillan por su ausencia: aquí hay personajes heteros, bixuales y homoxuales con una naturalidad que ya quisiera la realidad. Las razas y los colores también quedan difuminados de forma que no te das cuenta en realidad ni de qué aspecto puede tener cada uno porque no importa (por ejemplo, el mejor amigo de June se da a entender que es hindú). Por no hablar del tema relaciones en sí mismas: desinhibidas, con lenguaje natural y todo muy bien tratado acorde con la edad que tienen los protagonistas. Entre amigos hablan sin cohibirse pero sin que sus conversaciones resulten vulgares, y además me han encantado otros mensajes que quedan más velados como el hecho de que una chica pueda enrollarse con varios chicos sin ser “una fresca” (por decirlo finalmente) ante el resto de compañeros, y que a la inversa pase lo mismo, y también dé exactamente igual. En resumen, me alegra que la novela refleje que no hay que juzgar a nadie por el número ni el tipo de relaciones que tenga, seas chico o chica.
Quizás la parte más floja que se podría ver es la cantidad de clichés de instituto que hay, pero que para mí no han supuesto un problema en absoluto porque: 1. me encantan las historias de instituto al estilo The Duff, y 2. son necesarios para una historia así en la que lo que se quiere criticar y la vez defender son precisamente esos topicazos americanos: bailes de promoción, elección de universidad, fiestas en casas de “niños pijos”, los partidos del equipo de fútbol del instituto, las animadoras de doble filo… Yo he disfrutado leyendo como si estuviera viendo High School Musical, sin los bailes y las coreografías pero con el mismo ritmo.
Por otra parte, otro punto muy a su favor es la traducción, que a veces en estos casos de lenguaje tan coloquial puede quedar distorsionado o muy forzado cuando pasa al castellano de un original en inglés. En este caso, hasta las expresiones acompañan a la sensación de que June es una chica real hablando directamente a través de las páginas y que no siempre se suelen respetar porque en el original no existen (como por ejemplo: “finde” o “mola”). Si acaso me esperaba algún detalle interior para decorar la edición, que al final resulta ser muy simplona para tener ese toque tan musical por fuera.
Resumiendo, ha superado con creces mis expectativas porque simplemente me esperaba pasar unos días leyendo algo ligero, distendido y sin una historia profunda, pero resulta que me he encontrado con una novela inteligente, con temas que invitan a reflexionar y personajes maduros a pesar de la edad que representan. Supongo que en el original también tendrá esta esencia de buen rollo, pero a mí particularmente me ha dado una sensación de muy buen feeling mientras iba leyendo, y al terminar las buenas vibraciones que te dejan el mensaje general de la historia te hacen sentir muy bien.
Enlace: http://enmitiempolibro.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Nedyah
 26 octubre 2017
Nada más ver esta novela entre las novedades de la editorial me entraron muchísimas ganas de leerla. Su sinopsis no es nada del otro mundo y podría decirse que encaja muy bien con el guión de cualquier película americana de instituto. Está marcada por los clichés de esa época de la adolescencia y los diferentes grupos en los que se suele dividir la típica etapa de instituto, pero dentro de esa lluvia de tópicos, que en este caso hacen de la lectura algo que atrae al lector y perfecto para el desarrollo de la misma y del mensaje que pretende transmitir, lo que más me atrajo fue la idea de mostrar una amistad entre dos personas opuestas que se ven obligadas a compartir espacio y estrechar lazos por la amistad que une a sus madres.
La historia comienza cuando June y su madre se mudan a una casa que queda bastante lejos del instituto. Su viaje diario le llevaría un sinfín de paradas y cerca de una hora de trayecto en bus, y por esa razón su madre tiene la genial idea de pedirle a Oliver, el hijo de su mejor amiga y que vive a pocas manzanas, que pase a recogerla de camino al instituto y compartan así trayecto y compañía. Aunque ambos se conocen desde pequeños, no tienen mucha relación y habrá tirantez e incomodidad desde el minuto uno. Oliver es la estrella del equipo de fútbol, un deportista guapísimo, con novia animadora y amante de las tradiciones y todo lo que tenga que ver con sacarle el máximo partido al último año de instituto. June, por el contrario, es todo lo opuesto a Oliver. Ella repudia todo lo que tenga que ver con el instituto porque entiende que, una vez que pasen a la universidad, los recuerdos del instituto quedarán en nada y nadie se acordará de los años dorados. Este choque de ideas dará lugar a discusiones constantes durante el trayecto diario hacia el instituto y, en vista de que ninguno de los dos da su brazo a torcer en cuanto a lo que opinan de la etapa del instituto, unido a que detestan el gusto musical de cada uno, inventan un juego basado en una playlist que irán actualizando con las canciones que más les gusten a medida que consigan demostrar que tienen razón en sus argumentaciones sobre la importancia del instituto en el futuro.
En Con Tu Música o Con la Mía vemos una evolución paulatina de los personajes. Vamos conociéndoles poco a poco y descubriendo que los prejuicios muchas veces son equivocados. Cuanto más se conocen June y Oliver más se sienten como amigos y más se apoyan el uno en el otro. Una relación que existía únicamente por la amistad de sus progenitores, acaba acercándoles y haciéndoles darse cuenta de que todas las opiniones son posible y válidas y ninguna es mejor o peor que la otra, así como que cualquier día y experiencia es tan importante como la siguiente y no hay que infravalorar lo que hacemos y/o tenemos.
Hay una gran variedad de personajes, sobre todo secundarios, que destacar por su forma de ser y por no dejarse llevar por la mayoría. Tienen personalidades bien marcadas y me hicieron pasar un rato muy agradable con sus idas de olla y sus propias cuestiones trascendentales de adolescentes.
En cuanto a June, es una chica centrada en su futuro que menosprecia todo lo que tiene que ver con el instituto. Entiende que es una época de transición que no tiene la más mínima importancia y de la que nadie se acordará una vez finalice. La verdad es que no he entendido muy bien su postura pero también es algo necesaria para que la línea de la historia cogiese rumbo y tomara forma también el mensaje final. Para June lo único que importa es el futuro y detesta todas las tradiciones y clichés relacionados con esa etapa. Pero ahí aparece Oliver, para contrarrestar su opinión y hacerle ver que todo en esta vida tiene importancia, por mínima que sea.
Oliver, siendo la figura del típico deportista guaperas, me ha sorprendido para bien. Es un joven que no se deja llevar por su estatus en el instituto y sabe darle la importancia necesaria a cada acontecimiento o hecho que sucede en su día a día. Es un chico extrovertido que se relaciona con todo el mundo, sean populares o no, y tiene los pies bien asentados en el suelo. Me ha agradado mucho su actitud y su forma de meditar las cosas y hacer que June abra un poco la mente y empiece a preocuparse por las cosas.

Lo que más me ha gustado de esta historia es el mensaje que termina transmitiendo, no sólo con el hecho de que cada paso que damos en nuestra vida es trascendental y no hay que restarle importancia, sino también con respecto a la relación entre las personas y a los prejuicios que se establecen a edades tempranas. Por muy diferentes que seamos, siempre es posible encontrar un punto en común, una conexión como la de los protagonistas, que los fuerza a dejar atrás las apariencias e ideas preconcebidas para conocerse verdaderamente y descubrir que tienen más en común de los que aparentan y son perfectos el uno para el otro; algo que no habrían descubierto nunca de no verse obligados a pasar tiempo juntos.
Por otra parte, esperaba más protagonismo de la música, al menos el título transmite esa idea, y la verdad es que poca playlist escuchamos de camino al instituto. al final del libro nos encontramos con el listado de canciones que se mencionan en la novela, que son bastantes, pero no han tenido la importancia que me imaginaba en el desarrollo de la amistad entre June y Oliver, y por esa parte me he sentido un poco decepcionada.
En general, Con Tu Música o Con la Mía es un libro bien construido y con una trama que fluye por sí sola. Como ya comentaba, tiene todos lo ingredientes de la típica película americana de instituto y es muy sencillo visualizar cada escenario y momento de los personajes como si los tuvieras frente a una pantalla de televisión. La historia funcionaría perfectamente como película. La forma en la que June y Oliver se van haciendo amigos, pese a sus ideas contrarias, está muy bien plasmada y resulta creíble y sincera, y si eres de los que disfrutan con todos los tópicos y clichés de los institutos americanos y los problemas adolescentes, Con Tu Música o Con la Mía es una novela que recomiendo.
En resumen, 'Con Tu Música o Con la Mía' es una lectura que destaca por los clichés propios de cualquier película americana de instituto que se precie, pero más que necesarios y justificados para el fin y el mensaje de la novela. Así que, si te encantan este tipo de producciones, seguro que disfrutas de su lectura porque es muy fácil meterse en la historia y visualizar cada escena. Una novela sencilla, ágil y perfecta para desconectar y aprender que los prejuicios no suelen ser acertados.
Enlace: https://eraseunlibro.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Annie_hatuna
 19 abril 2018
Con tú música o con la mía es de la historia de June, una joven que esta iniciando su último año de escuela preparatoria y preparándose para entrar a la Universidad, June se caracteriza por ser la típica chica, algo amargada todo hay que decirlo, que se cree superior a los demás por no dejarse llevar por las tonterías de los demás. Aclaremos que June entiende por tonterías el compañerismo, las relaciones personales duraderas y básicamente todo lo que los demás hagan y que a su Amargura Real le parezca intrascendente y tonto. Por otro lado tenemos a Oliver quién es súper popular gracias a su papel dentro del equipo de fútbol, a diferencia de June, Oliver realmente cree que las experiencias de la preparatoria son importantes y ayudan a definir quienes seremos más adelante mientras que June más bien cree que esta etapa es inútil y nada de lo que se haga será trascendente para el futuro.Parece que estos dos personajes no tienen nada en común ¿Verdad? Pues en realidad si lo tienen y son sus madres, ambas son muy buenas amigas por lo que la mamá de June le pide de favor a la mamá de Oliver que Oliver lleve a su hija al colegio en las mañanas pues el trayecto en autobús dura más de dos horas y June no tiene licencia de conducir. Es gracias a esta serie de circunstancias que ambos se verán obligados a convivir todas las mañanas e idearán una playlist de canciones que les ayuden a hacer más ameno el trayecto sin tener que hablar mucho entre ellos. ¿Funcionará?
Voy a comenzar siendo sincera, el libro me entretuvo bastante, cuando yo vi esta pequeña novela entre las novedades de la editorial decidí que lo pediría pues se veía como la típica novela juvenil ligera, de esas lecturas que todos necesitamos de vez en cuando para quitarnos un poco el estrés y sumergirnos en el drama adolescente. Y si, justamente esta novela es un drama adolescente tan típico y soso que no aporta nada nuevo pero vaya que resulta muy entretenido, la historia creánme que no es nada nuevo, chico y chica sumamente diferente se conocen, comienzan a tener una relación amistad-odio, comienza a surgir una chispita entre ellos y ¡PUM! Se da el amor, ambos maduran, crecen y todos felices se van hacia el horizonte de su nueva residencia universitaria. Pero seamos honestos, si a veces se nos apetecen libros que reten nuestro intelecto pero también a veces necesitamos lecturas ligeras y divertidas que nos ayuden a evadir un rato nuestro día a día y esta novela no pretende más que eso y lo consigue bastante bien. Aunque, no les sorprenderá los siguiente a quienes ya me conocen, no pude evitar odiar a la protagonista, pero ¡vamos! Cualquiera la odiaría, no soy solo yo, la chica es prepotente, es la típica chica adolescente idiota que siente que tiene la verdad universal. Yo entiendo que haya gente que le guste comprometerse al 100% con las actividades extraescolares y que ame con toda su alma su escuela, no todos pensamos igual y es válido pero siempre es importante respetar las opiniones ajenas, pero June quiere imponer su punto de vista pensando que es el único que cuenta porque si no piensas como ella entonces eres tonto. ¿Quién podría no odiarla? En cuanto a aspectos más técnicos de la novela tenemos una narración ágil con capítulos cortitos que nos mantienen enganchados a la historia con tal se saber en que termina el chisme (seamos honestos) pero el único punto negativo que le encontraría es que la novela promete hablar de música y realmente termina siendo un tema súper secundario, más bien la novela habla sobre la importancia de vivir cada etapa de la vida de la mejor manera y de la forma que nos haga más felices, de la maduración y de la aceptación de que el mundo se compone de diferentes opiniones además de la propia, pero la música realmente no es un tema tan importante dentro de la historia como lo que promete el título.
En resumen, Con tu música o con la mía es una novela juvenil ligera y entretenida que se lee rápido y que engancha al lector de la primera a la última página. Los personajes son lo más débil de esta novela pero es fácil pasar por alto estos errores ya que la historia en si es tierna y amena. Una buena novela si buscas distraerte y leer algo para pasar el rato.
Enlace: http://trancedeletras.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
AnethMania
 13 junio 2018
Oliver Flagg y June Rafferty se conocen desde pequeños por la amistad que une a sus madres, pero ellos siempre han guardado su distancia. Cuando la familia de June se muda cerca del vecindario de Oliver sus madres tienen la grandiosa idea de que sus hijos deben compartir el auto para ir al instituto y eso significa pasar más de una hora juntos todas las mañanas, June y Oliver son como el agua y el aceite. Oliver ama las tradiciones y el instituto, es un deportista popular que sale con una animadora. June es una estudiante aplicada que lo que más desea es entrar a la universidad y olvidar todo lo del instituto pues cree que solo es una etapa por la que pasas sin pena ni gloria, para ella lo importante es el futuro, y ahora se ven forzados a compartir un espacio y tratar de llevar lo mejor posible esos momentos incomodos del trayecto. Sin embargo, se darán cuenta que la música comenzará a ser un intermediario entre los dos pues June escucha grupos alternativos y Oliver clásicos de los 80's así que encuentran la manera de que el camino se vuelva más agradable por medio de una competición en la que cada vez que alguno anote un punto podrá añadir una canción a la playlist que pondrán en el trayecto al instituto y es así comienzan algo más que una amistad.
Este es un libro juvenil auto conclusivo de romance contemporáneo, y a pesar de algunos tópicos como la historia de amor entre el chico popular y la chica desapercibida entre otros clichés la trama es más profunda que eso, ya que discuten sobre la música y la vida, más allá de diálogos superficiales, la amistad que se forja entre los dos es creíble, por lo tanto, ese momento en que comienzan a sentir algo el uno por el otro tiene lógica.
Los capítulos son cortos y el libro está dividido en las estaciones del año. Algo que me gustó bastante es la pluma de la autora, sencilla y fresca sin llegar a los detalles excesivos ni con escenas que se lean forzadas por lo tanto el libro fluye muy bien volviéndose una lectura ligera y agradable. La novela está narrada en primera persona por June y he de confesar que amé su ironía y sarcasmo, aunque me quede con las ganas de que también hubiera capítulos narrados por Oliver, eso le hubiera dado un plus a la historia.
Los personajes están muy bien perfilados y son bastante normales tanto los secundarios como los principales, de estos últimos me pareció interesante como en el transcurso van reflexionando y cambiando su opinión de cierta cosas, nos muestran sus inseguridades y miedos además de poder apreciar cómo evolucionan.
Sentí que el libro te deja un mensaje; por muy diferentes que sean ciertas personas hay que dejar los prejuicios y darles una oportunidad así como arriesgarse y dejar que de vez en cuando alguien venga a cambiar tu mundo.
Me gustaría agregar que al final del libro hay una playlist con todas las canciones que aparecen a lo largo de la novela y que la autora es una de las guionistas de la serie Greys Anatomy, así que… ¿Qué estás esperando para leerlo?
Enlace: http://www.elplacerliterario..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Izamari
 31 mayo 2018
La madre de June y Oliver han sido las mejores amigas desde la universidad así que ella y Oliver se conocen prácticamente de toda la vida, pero eso no quiere decir que sean precisamente amigos, de hecho son meros conocidos ya que ambos pertenecen a una escala social muy diferente en el colegio.
Oliver por su parte es el típico jugador de futbol guapo que además es novio de la jefa de porristas y al que todos adoran o aspiran ser como él.
Ella por su parte es más bien desenfadada ya que cree que lo que viva en el instituto no tiene ni pizca de importancia, cree que sólo es un paso más hacia la verdadera vida.
A pesar de que no son precisamente amigos se ven obligados a compartir tus mañanas ya que sus madres han organizado que vayan juntos a la escuela. al principio todo es complicado pues cada uno tiene su punto de vista en la vida y pelearan por casi todo, incluyendo la música que escuchan, pero después se irán dando cuenta que ninguno es como pensaba el otro y pronto descubren que les gusta pasar el tiempo juntos.
Apenas hemos tenido trato desde el parvulario, cuando nos casamos en el patio, debajo de los travesaños del pasamanos, en una ceremonia oficiada por Shaun Banerjee. Nuestra relación se consumó con un pegajoso beso y se anuló dos horas más tarde cuando discutimos en clase de pintura
Al leer la sinopsis y el pequeño resumen que les hice estoy segura de que se hacen a la idea de toda la trama del libro púes eso fue lo que me pasó a mí, estaba acomodando los libros cuando leí la sinopsis y mi mente pronto viajo a cualquier película de esas que pasaban en el canal siete los sábados en la mañana, es decir una historia poco original sin grandes trabas y por extraño que les parezca, era justo lo que necesitaba pues hace mucho que no leía una historia de romance juvenil sencilla que me atrapara, que fue precisamente lo que me pasó ya qué comencé el libro en la noche por ahí de las nueve y lo terminé a las cuatro de la mañana.

Y es que puede que la historia sea un cliché en toda regla pero fue demasiado entretenido. No puedo decir que sea un libro con una gran evolución ni que los personajes me sorprendieron porque de verdad, no hay nada de eso. Son meros personajes tópicos muy sencillos que no ocultan nada pero es precisamente en su simpleza donde está su encanto.
De nuevo voy a usar las películas del siete para describir este libro, pero, ¿recuerdan esas películas de Hilary Duff y las gemelas Olsen? Pues son exactamente iguales a este libro, historias entretenidas pero simplonas donde es muy obvio todo lo que va a pasar e insisto, quizá necesitaba un respiro de tanto drama o lecturas más pesadas porque amé totalmente este libro y aunque no pueda decir gran cosa de él, tengo que recomendárselos mucho pues su simplismo y sus chicles la hacen una buena novela para pasar el rato.
Enlace: https://chaosangeles.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (7) Ver más Añadir cita
GalenaGalena26 octubre 2017
—No quiero romper con él. Me gusta ser su novia.
—Puede que solo te guste ser novia.
Lo cierto es que me gusta ser la novia de alguien. Me gusta pertenecer a alguien de manera oficial. Me gusta decir «mi novio». Me gusta saber que si quiero salir con un chico, pues tengo uno.
Comentar  Me gusta         20
AnethManiaAnethMania13 junio 2018
Es desolador que una persona en concreto pueda destrozarte el corazón. Si la otra parte te engaña, si no siente lo mismo que tú, si lleva una vida demasiado ajetreada o complicada o vive demasiado lejos para incluirte en ella, algo dentro de ti se rompe. Y aunque con el tiempo lo superes, siempre quedan cicatrices.
Comentar  Me gusta         00
Annie_hatunaAnnie_hatuna19 abril 2018
Hablamos a través de nuestros móviles o nuestros ordenadores y se supone que es mejor, que nos conecta, pero ahora, cuando cierro los ojos, lo único que veo es la versión tecnológica...Pixelado, borroso o congelado porque la conexión se ha cortado. Quizá sea eso lo que ha sucedido. Nuestra conexión se ha cortado
Comentar  Me gusta         00
Annie_hatunaAnnie_hatuna19 abril 2018
Todos esos caminos me habrían conducido al mismo lugar. Siempre me habría enamorado de este chico.
Y él siempre me habría roto el corazón
Comentar  Me gusta         10
Annie_hatunaAnnie_hatuna19 abril 2018
Me fijo en todo. Me importa cada minuto porque sé que todo aquí tiene importancia, Tiene que tenerla, porque, de lo contrario, ¿Qué sentido tendría todo June?
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: JUVENILVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

Personajes de la literatura infantil y juvenil

¿Qué pasatiempo o deporte practicaba la reina de corazones en Alicia y el país de las maravillas?

Golf
Croquet
Críquet

10 preguntas
21 lectores participarón
Thèmes : Literatura infantil y juvenilCrear un test sobre este libro
{* *}