InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 8494923234
278 páginas
Editorial: La Biblioteca De Carfax (06/06/2019)

Calificación promedio : 3.92/5 (sobre 25 calificaciones)
Resumen:
Una mujer y su amante consiguen llevar a cabo con éxito su plan de asesinar al abusivo y maltratador marido de ella, tan solo para encontrarse a la merced de un obsesivo y retorcido extraño testigo del crimen y quien les lleva consigo para compartir su indiscriminada ola de asesinatos.
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (12) Ver más Añadir una crítica
Soraya47
 01 June 2019
Joyride, una joya literaria, traducida por primera vez al español gracias a La Biblioteca de Carfax.

Único, excepcional, un libro difícil de olvidar .

“Lo que importaba era matar, no la muerte en sí”

Leer a Jack ketchum es leer puro horror, y es que en sus historias hay algo de verdad. Los monstruos que retrata son realmente aterradores, no vienen del mundo sobrenatural, son personas con las que nos podemos cruzar en nuestro día a día o incluso ser nuestro vecino. A las peores personas nunca se las ve venir.

En Joyride una mujer y su amante cometen un asesinato para vengarse del ex marido que la había maltratado. A pesar de su gran cuidado hay un testigo. En lugar de denunciar el crimen, utilizará a la pareja para que le ayuden a liberar su propia sed de sangre. Lee Wayne se siente atraído por ellos, necesita conocerlos, desea sentir el placer de ver a alguien morir. Hasta ese momento era un simple camarero que apuntaba en una libreta a personas no gratas, ahora pondrá en marcha su Volvo rojo del 93 y secuestrará a la pareja obligándolos a ir tras él en una matanza. Los esfuerzos del policía Rule, quién está tratando de encontrarlos, aumenta la tensión en la historia.

Jack nos cuenta una situación que bien podría ser real, movida por un asesino sádico. A pesar de la escritura fina que utiliza para narrar todo lo que escribe, no deja de tener un fondo inquietante. Él nos lleva a un mundo que no deberíamos conocer. Sentimos en cierta forma culpa por entretenernos leyendo esas brutalidades. Vemos destellos de nosotros mismos en estas historias. Ketchum es un espejo para el lector, viendo el mundo desde una perspectiva diferente, horrible. No somos capaces de separar la ficción de la realidad en esta historia, va más allá del simple terror. El monstruo en estas historias somos nosotros mismos y nuestro ser potencial. Visceral, crudo, emocional y perturbador. Es como mirar una escena del crimen y admirar la salpicadura de la sangre en el pavimento. Estamos perturbados porque admiramos lo que es horroroso. Refleja la semilla del mal que se esconde en cada uno de nosotros. Seamos realistas ¿Cuántos giramos la cabeza ante un accidente de tráfico? La mayoría intenta levantarla al máximo ¿tal vez pueda ver una cabeza cortada, alguien atrapado entre los hierros? Jack Ketchum, sabía cómo somos en realidad y nos lo da por escrito.

Una novela que te remueve por dentro. Me fascina su estilo poniéndonos literalmente en los zapatos de los protagonistas. A lo mejor no estamos de acuerdo con lo que ha hecho esa persona, pero podemos entender por qué hicieron lo que hicieron. Es parecido a ese dicho, “No estoy diciendo que fue bueno lo qué pasó, pero entiendo por qué paso”, aunque somos conscientes de que de Lee y Carole han cometido un crimen, acabaremos sintiendo lastima cuando Wayne los fuerce a cumplir con su sueño. Temor, rabia, simpatía, todo corre por uno cuándo se lee este libro. La manera en que Ketchum lo escribe nos hace sentir al igual que si estuviéramos allí mismo. No solamente te cuenta una historia, él te pone en ese lado de quienes están pasando por el terror que ha creado, para dejarte pensando que algo así podría pasarnos simplemente por estar en lugar equivocado en un momento inoportuno.

Nos sitúa ante un drama cuyos giros lo hacen atractivo empujándonos hacia el límite de nuestra resistencia. Provoca malestar mientras vas avanzando, llenándose de perversión y brutalidad con demasiado realismo. Una lectura adictiva con sexo, caos y terror los tres componentes que llevaron al éxito a nuestro escritor, siempre acercándonos un paso más… No son muchos los escritores que pueden sacar a uno de su zona confortable y ponerlo en una situación que nunca se la hubiera ocurrido imaginar. Este libro hace eso.

Un asesino en serie puede esconderse en cualquier persona de nuestro alrededor ¿qué acto se necesitaría para despertarlo? Para Wayne, es ser simplemente un testigo.

Increíble, duro, como me dijo una vez Jack, cuando la vida te da malas cartas no puedes hacer otra cosa que perder la partida. ¿Cuál será el final? Abrid el libro y dejaros llevar al mundo real.

Es el libro de un maestro del terror , es una joya que debéis leer.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
CattusMacabre
 31 July 2021
Sinopsis:

• Una mujer y su amante consiguen llevar a cabo con éxito su plan de asesinar al abusivo y
maltratador marido de ella, tan solo para encontrarse a la merced de un obsesivo y retorcido
extraño testigo del crimen y quien les lleva consigo para compartir su indiscriminada ola
de asesinatos.


Los seres humanos podemos ser los artífices de grandes maravillas, así como también de los crímenes más atroces. El horror puede tomar tantas formas que parece que incluso tiene muchas más facetas que la bondad. Hoy quiero hablarles de una novela que nos lleva a recorrer ese lado oscuro. Joyride, de Jack Ketchum, es la perturbadora historia de una pareja que cree haber cometido el crimen perfecto, solo para descubrir que hubo un testigo: un joven que se encargará de convertir sus vidas en un violento infierno.


“Lo que le importaba era matar, no la muerte en sí”. 


Nuestros protagonistas son Carole Gardner y Lee Edwards, su amante. Una pareja que planifica el crimen perfecto para deshacerse del maltratador exmarido de ella. Un hombre adinerado, alcohólico, sádico y extremadamente violento que no duda en abusar una y otra vez de su exmujer tanto física como psicológicamente. Sin importar las denuncias o las órdenes de alejamiento. Un hombre que desde un principio sabemos que es despreciable, pero que no llegamos a descubrir hasta qué punto lo es sino más adelante en la narración. 



A pesar de toda la planificación, el crimen que cometen Carole y Lee tiene un testigo casual: Wayne Lock, un psicópata que aún no ha cometido ningún asesinato, pero que lleva toda su vida fantaseando con la idea de hacerlo y que incluso lleva consigo una libreta donde escribe todas las ofensas que cree sufrir. Todo podría haber acabado ahí si Lock hubiese llamado a la policía, pero reconoce a Lee como uno de los clientes que frecuentan el bar donde trabaja sirviendo copas, y decide averiguar su identidad, porque después de presenciar cómo acaban con una vida, desea que la pareja se transforme en sus amigos y cómplices. 


“A estas alturas ya sabía que tarde o temprano debía hablar con ellos; su vida, su felicidad y su cordura dependían de eso”. 


Así, de criminales a la espera de saber si el asesinato que cometieron puede pasar como un accidente, Carole y Lee se convierten en la presa de un psicópata que los arrastra para que sean testigos de una ola de atroces crímenes que irá perpetrando a placer y sin una aparente planificación mientras recorren New Hampshire dentro de un Volvo rojo. Un viaje en el que cualquiera que se cruce en su camino puede ser el receptor de una ira y una crueldad desmedida muy difícil de describir.


El encargado de investigar el caso será Joseph Rule, un teniente de la policía que conoce de antemano el caso de Carole Gardner, porque fue él quien tuvo que detener a Howard Gardner la última vezi que violó la orden de alejamiento y por tanto es el agente a quien encargan hacer las primeras averiguaciones cuando el exmarido de Carole no se presenta el lunes a trabajar. Rule también está lidiando con sus propios demonios tras una separación reciente y este caso, por alguna razón, no hace más que recordarle a su propia exmujer, lo que transforma la investigación en algo personal. 


“Aquí estoy, amigos y vecinos.

El señor Desastre. El tipo que vive para volaros la tapa de los sesos. El tipo que os ama, que ama vuestra sangre y vuestros huesos.

Es la hora de la venganza.

Una jodida y sagrada buena hora. Que le ha llegado a todo el mundo”.


Una de las cosas que hace Ketchum para que cada nueva víctima sea algo más que un simple número en una cuenta violenta, es cambiar la perspectiva del narrador y transformar a los afectados en narradores pocos momentos antes de su muerte. Para que así tengamos una idea de cómo era su vida y su personalidad antes de que Wayne acabe de forma atroz con su existencia. Esto hace que aún sea mayor la aversión que sentimos cada vez por Wayne y sus métodos, que el horror sea aún más real y desgarrador.


+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
MariaT
 25 June 2019
Los seres humanos podemos ser los artífices de grandes maravillas, así como también de los crímenes más atroces. El horror puede tomar tantas formas que parece que incluso tiene muchas más facetas que la bondad. Hoy quiero hablarles de una novela que nos lleva a recorrer ese lado oscuro. Joyride, de Jack Ketchum, es la perturbadora historia de una pareja que cree haber cometido el crimen perfecto, solo para descubrir que hubo un testigo: un joven que se encargará de convertir sus vidas en un violento infierno.

“Lo que le importaba era matar, no la muerte en sí”.

Nuestros protagonistas son Carole Gardner y Lee Edwards, su amante. Una pareja que planifica el crimen perfecto para deshacerse del maltratador exmarido de ella. Un hombre adinerado, alcohólico, sádico y extremadamente violento que no duda en abusar una y otra vez de su exmujer tanto física como psicológicamente. Sin importar las denuncias o las órdenes de alejamiento. Un hombre que desde un principio sabemos que es despreciable, pero que no llegamos a descubrir hasta qué punto lo es sino más adelante en la narración.


A pesar de toda la planificación, el crimen que cometen Carole y Lee tiene un testigo casual: Wayne Lock, un psicópata que aún no ha cometido ningún asesinato, pero que lleva toda su vida fantaseando con la idea de hacerlo y que incluso lleva consigo una libreta donde escribe todas las ofensas que cree sufrir. Todo podría haber acabado ahí si Lock hubiese llamado a la policía, pero reconoce a Lee como uno de los clientes que frecuentan el bar donde trabaja sirviendo copas, y decide averiguar su identidad, porque después de presenciar cómo acaban con una vida, desea que la pareja se transforme en sus amigos y cómplices.

“A estas alturas ya sabía que tarde o temprano debía hablar con ellos; su vida, su felicidad y su cordura dependían de eso”.

Así, de criminales a la espera de saber si el asesinato que cometieron puede pasar como un accidente, Carole y Lee se convierten en la presa de un psicópata que los arrastra para que sean testigos de una ola de atroces crímenes que irá perpetrando a placer y sin una aparente planificación mientras recorren New Hampshire dentro de un Volvo rojo. Un viaje en el que cualquiera que se cruce en su camino puede ser el receptor de una ira y una crueldad desmedida muy difícil de describir.

El encargado de investigar el caso será Joseph Rule, un teniente de la policía que conoce de antemano el caso de Carole Gardner, porque fue él quien tuvo que detener a Howard Gardner la última vez que violó la orden de alejamiento y por tanto es el agente a quien encargan hacer las primeras averiguaciones cuando el exmarido de Carole no se presenta el lunes a trabajar. Rule también está lidiando con sus propios demonios tras una separación reciente y este caso, por alguna razón, no hace más que recordarle a su propia exmujer, lo que transforma la investigación en algo personal.

“Aquí estoy, amigos y vecinos.
El señor Desastre. El tipo que vive para volaros la tapa de los sesos. El tipo que os ama, que ama vuestra sangre y vuestros huesos.
Es la hora de la venganza.
Una jodida y sagrada buena hora. Que le ha llegado a todo el mundo”.

Una de las cosas que hace Ketchum para que cada nueva víctima sea algo más que un simple número en una cuenta violenta, es cambiar la perspectiva del narrador y transformar a los afectados en narradores pocos momentos antes de su muerte. Para que así tengamos una idea de cómo era su vida y su personalidad antes de que Wayne acabe de forma atroz con su existencia. Esto hace que aún sea mayor la aversión que sentimos cada vez por Wayne y sus métodos, que el horror sea aún más real y desgarrador.

En el epílogo que acompaña al libro, el autor nos explica nos explica que el psicópata protagonista, así como sus crímenes, están inspirados en dos asesinos en serie reales y que tomó la idea central o, como el mismo lo llama, la robó de la bestia humana de Émile Zola. Una novela en donde su protagonista también desea cometer un asesinato, pero nunca se ha atrevido y es testigo de una muerte y decide que quiere conocer a esas personas, pero que allí terminan las similitudes. Como siempre la edición del libro no puede ser mejor, con una excelente traducción de María Pérez de San Román y una espectacular portada obra de Rafael Martín Coronel.

“Era bastante posible que lo único que hubieran conseguido era convertir una situación horrible en otra inconmensurablemente peor de lo que podían haber imaginado”.

Creo que todo lo que les pueda decir de este libro será insuficiente para expresar la maestría que tiene Jack Ketchum para lograr que nos horroricemos de verdad. En más de una ocasión tuve que interrumpir la lectura y hacer una pausa antes de retomarla porque la tensión y la desesperación eran demasiado reales. Adentrarse en la mente de un psicópata como Wayne Lock es verdaderamente perturbador. Hay muchísima violencia, aunque el autor no se regodea en ella, incluso violencia sexual que se hace muy difícil de leer. Y mientras más conocemos el pasado de nuestros protagonistas, más profundo es nuestro desasosiego por su destino. Joyride, de Jack Ketchum, es un viaje duro y trepidante al lado más oscuro de la naturaleza humana, uno tan agobiante que te hace plantearte si es posible que exista la luz. Es lo primero que leo del autor y me ha dejado con ganas de más.
Enlace: https://inthenevernever.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Bookworm
 26 April 2022
Esta es la segunda novela que leo de Jack Ketchum. Me acerqué a él por primera vez en noviembre del año pasado leyendo “La chica de al lado”, pero no busquéis reseña porque fue una novela que me generó un malestar enorme como hacía tiempo no lograba un libro y no sabía ni por dónde empezar a hablar de él, sin embargo, a la vez, no puedo dejar de reconocer que me pareció una novela magnífica, no por lo que contaba, que era terrible, sino por cómo eligió hacerlo, a través de la voz y los ojos de un niño. Es una novela que consigue atraparte dentro de la narración haciendo que te sientas un testigo más de las atrocidades que en esa historia se cometen. Os recuerdo además que “La chica de al lado” está basada en un hecho real, el crimen de Sylvia Lykens, del que podéis encontrar mucha información en internet.


No es un libro que se pueda recomendar a la ligera y mucho menos a lectores sensibles porque realmente la parte final del libro se hace tremendamente dura de soportar, pero insisto en que me parece un libro muy bueno, igual que me lo ha parecido “Joyride”, también basada en asesinos en serie reales, aunque aquí ya no hay una voz infantil narradora, pero sí un psicópata (Wayne Lock) que va sembrando de cadáveres el camino que emprende en un Volvo de color rojo junto a Carole y Lee, una pareja a la que secuestra tras haber sido testigo del asesinato que estos han cometido y que creían perfecto, haciendo que ambos, bajo amenazas, se plieguen a sus deseos.

Ser testigo del asesinato del exmarido de Carole, un maltratador de manual, hace que algo llevaba mucho tiempo latente dentro de Wayne acabe por explotar y de repente necesita experimentar qué se siente matando por puro placer y sin planificación de ningún tipo, pero además quiere compartirlo con Carole y Lee como si fueran cómplices y amigos.

Está claro que Ketchum se siente cómodo entre crímenes y es un genio a la hora de hablarnos de ellos y de hacer sentir incómodo al lector por estar disfrutando de su magnífica narración. al igual que en "La chica de al lado", de nuevo logra que te sientas un personaje más dentro de ese Volvo rojo en ese viaje hacia un infierno de muerte sin fin.

La verdad es que lo que hace que sus historias sean terroríficas es pensar que los monstruos que las protagonizan puedan ser gente normal y corriente cuyos “verdaderos deseos y apetitos” pasan desapercibidos entre quienes les rodean, de igual modo que son gente normal las víctimas de Wayne, personas que por pura casualidad se cruzan en su camino y de las que además el autor nos aporta la información suficiente para empatizar con ellos antes de su muerte, haciendo que todavía odiemos más a este sediento asesino.

La policía trabajará contrarreloj para frenar esta ola de asesinatos, pero antes de que eso ocurra ¿A cuánta gente podrá asesinar Wayne?

Enlace: https://bitacorademislectura..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
ElrincondeDesi
 19 January 2023
Tercer libro que leo de Jack Ketchum y tercera maravilla que me encuentro. Con su estilo explícito y macabro siempre consigue que me meta de lleno en esa mente preserva que tenía para crear historias como esta.

Nuestra protagonista es una mujer recién divorciada que sale de una relación abusiva y lo único que se le ocurre para que su ex deje de molestarla definitivamente es mat4rlo junto a su nueva pareja.
Por otro lado tenemos a un testigo inesperado del crimen que al ver a la pareja en acción, se despierta en él una admiración enfermiza que hará que empiece a chantajearlos.

El relato es un road trip frenético en el que cada vez la cosa irá a más y no podrás cerrar la boca con cada muerte que acontece. Si ya conoces a Jack Ketchum, te encantará este libro porque es él en esencia pura. Si aún no has leído nada suyo, te advierto que si eres aprensivo lo pasaras bastante mal con sus descripciones tan detalladas, ya que es un escritor que se recrea en lo peor del ser humano.
La única pega que le pongo es que el final queda muy abierto y es demasiado abrupto, si no fuera por esto hubiera sido mi primer 5 estrellas del año.
Espero que @labibliotecadecarfax siga traduciendo las magníficas obras de este escritor, porque quiero tenerlas TODAS.


+ Leer más
Comentar  Me gusta         71
Citas y frases (5) Añadir cita
MariaTMariaT25 June 2019
Aquí estoy, amigos y vecinos.
El señor Desastre. El tipo que vive para volaros la tapa de los sesos. El tipo que os ama, que ama vuestra sangre y vuestros huesos.
Es la hora de la venganza.
Una jodida y sagrada buena hora. Que le ha llegado a todo el mundo.
Comentar  Me gusta         00
LourdesmlgLourdesmlg07 January 2023
"Aquí estoy, amigos y vecinos. El señor Desastre. El tipo que vive para volaros la tapa de los sesos. El tipo que os ama, que ama vuestra sangre y vuestros huesos. Es la hora de la venganza".
Comentar  Me gusta         00
MariaTMariaT25 June 2019
Era bastante posible que lo único que hubieran conseguido era convertir una situación horrible en otra inconmensurablemente peor de lo que podían haber imaginado.
Comentar  Me gusta         00
MariaTMariaT25 June 2019
A estas alturas ya sabía que tarde o temprano debía hablar con ellos; su vida, su felicidad y su cordura dependían de eso.
Comentar  Me gusta         00
MariaTMariaT25 June 2019
Lo que le importaba era matar, no la muerte en sí.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: horrorVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Adivina el personaje de terror

Es un cuerpo creado a partir de la unión de distintas partes de cadáveres diseccionados, escrito por Mary Shelley a partir del reto literario de Lord Byron.

el Monstruo de Frankenstein
Frankenstein
Prometeo

10 preguntas
139 lectores participarón
Thèmes : terror clásico , horrorCrear un test sobre este libro