InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Marta Mabres Vicens; (Traductor)
ISBN : 8491293159
Editorial: Suma de Letras (24/01/2019)

Calificación promedio : 3.64/5 (sobre 11 calificaciones)
Resumen:
Intriga y sentimientos se entrelazan en una historia romántica y misteriosa que emocionará a los lectores de Kate Morton y Charlotte Brontë. Una majestuosa casa señorial en la campiña inglesa.Un secreto que no debe ser descubierto. La primera vez que Charlotte se encuentra frente a la hermosa mansión de Chalk Hill, en las verdes colinas de Surrey, se queda sin aliento: la imponente villa, coronada por una torre y rodeada de árboles centenarios, es el lugar más f... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (11) Ver más Añadir una crítica
LAKY
 22 febrero 2019
La novela se sitúa en Inglaterra, a finales del siglo XIX. Charlotte es una institutriz alemana que ha “huido” de su país para alejarse de ciertos problemas personales. Su destino: Chalk Hill, la solariega mansión donde vive una niña llamada Emily. Una niña cuya madre murió hace un año y a quien ella deberá instruir.
Emily le cae inmediatamente bien, es una niña encantadora y muy lista. El padre de la niña, sin embargo, un poderoso político, es un hombre frío y reservado que, si bien parece querer a su hija, no se muestra cariñoso con ella. La madre, lady Ellen, desapareció hace un año: se cree que se ahogó en el río cercano, quizás se suicidó.
Pero Charlotte pronto se da cuenta de que en la casa ocurre algo raro. Emily se despierta frecuentemente con pesadillas en las que llama a su madre, a quien cree ver a su lado. Habla con ella y transmite mensajes que su madre le ha dado. ¿Se está volviendo loca la pobre criatura? ¿Qué le pasó realmente a lady Ellen?
La novela evoca, como he dicho al principio, esas clásicas novelas inglesas de la época victoriana y similares. No falta nada: institutriz, huérfana, padre distante y, por supuesto, una mansión. Lo evoca por los escenarios en los que se desarrolla la historia pero también por el estilo narrativo. Obviamente, no está en mi mente comparar a Susanne Goga con las hermanas Bronte y compañía, faltaría más, pero es obvio que hay un intento bastante conseguido de acercarse a esas historias. de hecho, la propia Susanne Goga en el epílogo reconoce la influencia de “Jane Eyre” en su historia.
Reconozco que me gustan las novelas que giran en torno a una mansión. Siempre me han gustado, tanto en literatura como en el cine. Si bien la mayoría de la gente se estrenó en este género con “Jane Eyre”; mi caso fue distinto (más que nada porque la literatura inglesa clásica es mi eterna pendiente); yo me estrené con la también fabulosa “Rebecca” de Daphné du Maurier. Desde entonces, novela con mansión, institutriz y secreto familiar que veo, novela que como mínimo apunto y que, si tengo la ocasión, leo. Normalmente no me defraudan y ésta no ha sido ninguna excepción
Pero que “El misterio de Chalk Hill” sea una especie de homenaje a esas novelas, no significa que sea una copia ni mucho menos. La historia es distinta, también los derroteros por los que va. Y algo que la hace bastante distinta es la introducción de un elemento diferenciador: un cierto toque espiritista. Emily cree ver a su madre muerta, ésta se le aparece supuestamente y le habla. Por eso el padre de la niña habla con un periodista que está estudiando estos temas y que ha conocido a diferentes espiritistas de la ciudad. No soy aficionada al tema sobrenatural, ya lo sabéis, en ninguna de sus modalidades. Y cuando empezaron a salir supuestos fantasmas, adivinos y tal me asusté un poco. Afortunadamente, no hay de qué preocuparse porque el tema está muy bien llevado y convencerá hasta a los más remisos al tema (y hasta aquí puedo contar)
Es ésta una novela de pocos personajes. La protagonista absoluta es Charlotte, una joven alemana que huye de cierto escándalo en el que se vio envuelta en su país. No hay nada que la ate a Alemania y quiere empezar una nueva vida lejos de allí. Es una mujer inteligente, muy formal pero al mismo tiempo sensible y cariñosa y no tarda en coger cariño a su pupila y preocuparse por su estado. Sentirá mucha curiosidad por lo que le pasó a lady Ellen pues cree que todo lo que le pasa actualmente a su hija está relacionado con la muerte de la madre así que, a pesar de la impermeabilidad del padre, investigará lo que ocurrió por su cuenta. En esta especie de investigación recibirá la ayuda del periodista Thomas Ashdown, el especialista en temas espiritistas. Thomas es un hombre que ha enviudado no hace mucho y que aún echa mucho de menos a su mujer. Sin embargo, conectará inmediatamente con Emily y Charlotte y les ayudará en todo lo que pueda. Finalmente, tenemos a sir Andrew Clayworth, el padre de Emily. Será a quien menos conoceremos de todos los personajes por lo frío y distante que se muestra. Con estos tres personajes y algún miembro del servicio de la mansión, ya tenemos completo el elenco
Es un narrador omnisciente quien nos va relatando los entresijos de la historia. Lo hará a través de dos hilos argumentales, uno de ellos subordinado al otro. El hilo principal es la historia de Charlotte y la mansión. El secundario nos acerca al periodista que está trabajando sobre el tema del espiritismo. Conoceremos a Thomas Ashdown y sus andanzas en Londres. Obviamente, ambas líneas confluirán cuando lord Clayworth contrata a Thomas y éste acude a Chalk Hill
El ritmo de lectura es medio. La lectura es medianamente fluida y muy sencilla. No es de esos libros que devoras pero tampoco de los que aburren y estás deseando que cojan un poco de movimiento; yo diría que el ritmo es el adecuado para el tipo de historia.
A pesar de que el título parece indicar que es una novela de intriga, yo no la calificaría de tal. Sí que hay un cierto misterio pero que no es difícil de adivinar (yo lo adiviné bastante pronto). Es más una novela en la que lo que importa es el escenario y las relaciones entre los personajes; no diría tampoco de carácter intimista, pero sí quizás narrativa a secas. Un poco difícil de encuadrar en un género concreto diría yo
Como anécdota, señalar que Thomas alude a los libros de cierto escritor de misterio que estaban empezando a ser conocidos. Un escritor inglés, un detective…¿ os suena? Efectivamente, queridos "Watsones"

Conclusión final
Me ha gustado “El misterio de Chalk Hill”. Una novela cómoda de leer, entretenida, que evoca cierta literatura clásica. Una buena opción para quienes nos gustan las historias que se desarrollan en esas intrigantes mansiones en la campiña (mejor si es la inglesa).
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
anapasionlectora
 29 enero 2019
Misterio en Chalk Hill es un suspenso histórico con aires de Jane Eyre, escrito por la autora alemana Susanne Goga.
Ambientada en la Inglaterra de 1890, la trama nos presenta como protagonista a Charlotte Pauly, una culta dama alemana que es contratada para trabajar como preceptora de Emily Clayworth, una frágil y dócil niña de ocho años que recientemente perdió a su madre, Lady Ellen, un misterioso ahogamiento ocurrido a orillas del río Mole, un lugar conocido por la población de Chalk Hill.
Una vez que Charlotte se convierte en miembro de la mansión, ella percibe cosas muy sombrías ocurriendo a su alrededor. Emily es una niña contenida y educada demás para su edad, y ¿por qué todavía habla de la madre como si la misma estuviera viva e insiste en decir que recibe la visita de Lady Ellen durante ciertas noches?
Por otro lado, el jefe de Charlotte y padre de Emily, Sir Andrew, es tan cerrado y lejano que Charlotte se da cuenta de que es imposible mantener una conversación y descubrir algo sobre los traumas del pasado a través de él. Y las criadas de la casa se niegan a hablar, tomadas por el miedo de enfurecer al patrón y al mismo tiempo asustadas por el desenlace fatal de la vida de Lady Ellen.
Cuando el estado mental de Emily comienza a volverse cada vez más frágil y la niña pasa a soñar y tener visiones extrañas, Sir Andrew decide buscar ayuda y a través de ahí surge la figura incrédula del periodista Tom Ashdown, un hombre que también tuvo que lidiar con la pérdida y por medio de esa experiencia busca encontrar explicaciones racionales para fenómenos inexplicables. Juntos, Charlotte y Tom intentan leer entre líneas las extrañas visiones de Emily y determinar lo que puede ser real y lo que puede ser fruto de una mente perturbada y, al final de todo, el lector se enfrenta a cambios imprevisibles y revelaciones impactantes.
Me encantó la historia de Susanne Goga. Confieso que el libro tarda en ganar ritmo. El lector se inserta bien tranquilamente en la historia y los primeros capítulos pueden ser incluso un poco agotadores, porque vamos a conocer poco a poco a Charlotte, Emily, Sir Andrew y los integrantes de la mansión de Chalk Hill. al mismo tiempo tendremos capítulos cortos intercalados que nos presentan Tom Ashdown y su entorno y cómo él se convertiría en un miembro de una extraña sociedad que investiga fenómenos misteriosos.
Sólo cuando Tom y Charlotte se unen es cuando la historia prende de verdad y comienza a ganar contornos oscuros, de aquellos que dejan al lector mordiéndose las uñas, curioso por el desenlace. Me encantó esa alianza que hay entre Tom y Charlotte. A pesar de la época en que la trama se ambienta, Tom respeta la opinión de Charlotte, la trata como una igual, y es una relación de confianza y asociación verdadera que se establece entre ellos. Es un dúo que realmente comparte ideas y trabaja en conexión perfecta para desentrañar el misterio en Chalk Hill y salvar a la pequeña Emily.
La forma en que la autora conduce la historia también me sorprendió positivamente. Susanne Goga nunca pierde el hilo y supo mantener el misterio hasta el final, intrigando al lector de verdad pues lo que yo esperaba que fuera a suceder no sucedió y el desenlace presentado me consiguió sorprender por completo, pues ni de lejos era una conclusión que había pasado por mi cabeza durante la lectura.
Me gustó mucho la forma en que algunas cosas se dejaron al criterio del lector. Es un libro que no se propone infundir creencias o teorías, sino que simplemente nos invita a reflexionar y crear nosotros mismos nuestras propias deducciones. Fue una manera inteligente de abordar la historia y por eso mismo logra agradar a varios tipos de lector.
La ambientación bien macabra fue el punto fuerte. La mansión de Chalk Hill es misteriosa, esconde secretos, es sombría y aún posee un bosque amplio y oscuro que parece también desafiar a los más incrédulos. Las descripciones de la autora fueron perfectas y lograron insertarme en esa atmósfera desde las primeras páginas, también disfruté el cambio de escenario que hay en la mitad del libro, cuando la ciudad de Londres se vuelve también protagonista. Fueron bastante realista y creíble las descripciones de esa ciudad altamente industrial que surgía a finales del siglo XIX como icono de las artes, de la cultura, de la modernidad y también del rompimiento con las viejas creencias.
Leer este libro me gustó porque me encantan los libros históricos que contengan ese tipo de misterio en las tramas. A pesar de no haberme aficionado demasiado a ninguno de los personajes, en general me gustaron todos. Tom, Charlotte y Emily, los protagonistas de la historia, poseen carisma para llevar la trama hasta el final, y Emily en especial es una niña tan dulce y tierna que el lector siente cariño por ella en varios momentos. No he querido mucho a su padre, Sir Andrew, encontré al sujeto demasiado arrogante, fue difícil entender al personaje y hasta el momento él sigue siendo una incógnita tremenda para mí. El entorno de Chalk Hill, todos los criados, no despiertan mucho interés. Hay una niñera, Nora, que logra destacarse en algunos momentos de la trama, pero no es suficiente para ganar espacio.
La narrativa de Susanne Goga es bien densa, llena de descripciones y típica de libros históricos. Me gustó porque ella consiguió insertarme en aquel momento, en ese contexto y en aquel ambiente desde el comienzo del libro e incluso la trama estando toda narrada en la tercera persona, dio para entender bien la personalidad de cada personaje y cómo la trama se conducía.
El Misterio de Chalk Hill es el tipo de libro que, aunque al principio se presente lento, vale bastante la pena insistir en la lectura, pues cuando menos se espera, los acontecimientos interesantes empiezan a ocurrir y hay un cierto momento en que el clímax de la historia es tan tenso que el lector se siente literalmente atrapado y enganchado a la historia. Como puntos negativos, sólo tengo que decir que sentía falta de algún romance, lo que habría traído mayor ligereza a la historia y podría haber sido insertado sin mayores problemas en la trama, y también el final me pareció un poco abrupto, sentí la falta de un epílogo que encerrara de manera satisfactoria la historia. A pesar de todo, para quien busca un buen suspenso histórico, rico en descripciones y con una trama muy imprevisible y sombría, ese libro puede conquistar con certeza.
Enlace: https://grandeslibrosparajov..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Breny
 06 enero 2019
Situado en finales del siglo XIX, este libro nos relata la historia de una institutriz que por motivos personales busca trabajo fuera de su Alemania natal y es contratada para atender las necesidades educativas de una niña en la mansión de Chalk Hill en Inglaterra.

Desde el principio se siente en el ambiente la tensión, los secretos y el ambiente cargado que se vive en la casa, la actitud recelosa, estoica y silenciosa de todos hace sentir a la Institutriz que algo sucede y esto aunado a que la niña comienza a tener episodios de aparente sonambulismo en las noches, hace que Charlotte comience a investigar por su cuenta todo el misterio que envuelve la muerte de la madre de la niña.

Por un lado es remarcable y bastante notable la enorme influencia de escritores de esa época en la escritora, no solo se siente el ambiente creado y que realmente se encuentra en la época descrita, sino también la narrativa es muy del estilo de la época, es inevitable notar la influencia de Charoltte Brontë y Jane Eyre, si bien la historia no tiene nada que ver, sí que hay similitudes que son imposibles de no ver, situación que es confirmada por Susanne Goga al final del libro.

No sé cuántos libros he leído de autores de la época que tratan sobre los fantasmas y las sesiones espiritistas, creo que este tema Goga lo ha manejado tan magistralmente que tal vez por eso, si no supiera que es un libro que se ha publicado recientemente y lo hubiera leído a ciegas hubiera jurado que se había escrito en el siglo XIX y por un inglés, así de bien esta recreado el tema y la narrativa.

Sin embargo a pesar de estar pulcramente escrito, el ritmo del libro es lento, pausado, pero no es para nada aburrido, recrea perfectamente el ambiente de angustia, la situación del misterio que rodea la trama es fabuloso, la manera de dibujar a sus personajes es maravilloso, desde el ama de llaves de Chalk Hill, la niñera, la austeridad y profundidad del dueño de la casa, patrón de Charlotte y padre de la niña, el buen humor, la inteligencia y al mismo tiempo la tristeza de Tom Ashdown, en fin que los personajes son una verdadera delicia.

El libro me ha gustado mucho, me ha devuelto a grandes escritores de esa época y seguro que seguiré de cerca a esta autora
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Galena
 08 febrero 2019
¿Os recuerda a algo la sinopsis de esta novela? ¿Y la portada? Si sois lectoras de las hermanas Brontë es muy posible que os resulte algo familiar porque si pensamos en la novela de institutriz por excelencia decimos Jane Eyre, aunque también está ahí Agnes Grey.
La cuestión es que ya con la portada y una sinopsis que nos dice que su protagonista se llama Charlotte y la niña que va a cuidar Emily… las fans de las hermanas Brontë entendemos las referencias. No voy a decir que tenía grandes expectativas con esta historia, ya asumía que no iba a ser un homenaje grandioso a esta historia tan conocida como es Jane Eyre pero sí esperaba algo más original.
Charlotte Pauly es alemana y deja su país por un escándalo que ha vivido allí, es fácil imaginar el qué, y entra a trabajar en una casa donde ha ocurrido algo misterioso, donde la madre ha muerto en extrañas circunstancias y por la noche la niña tiene pesadillas muy vívidas y raras. Ahí hay un misterio y es prácticamente lo más importante de la novela, junto a la rutina de Charlotte y Emily.
Esperaba, como digo, algo más trabajado, algo más diferente, pero el misterio se ve venir y lo que le sucedía a la niña en el pasado también, lo supe a las veinte páginas pero puede que sea porque había leído sobre el tema hacía poco. En consecuencia, no ha sido una lectura muy curiosa para mí, porque el misterio, que es su punto fuerte, y el modo en el que lo investigan, no me entusiasmó.
La narración es amena y fácil, pero quizá he echado de menos que se mostrase un poco más la época en los diálogos. La relación entre la institutriz y la niña no está mal, pero sí es un poco insípida y la pequeña Emily es muy perfecta, creo que se debe a que plasmar la actitud de un niño sobre el papel es difícil y muchas autoras les dan a sus infantes rasgos o bien muy adultos o bien muy infantiles, así que es otro aspecto que se ha quedado algo flojo.
Para mí ha sido una historia demasiado sencilla, es una lectura para pasar un breve rato entretenido, sin más. Quizá está bien para leer en una sala de espera, pero para un lector acostumbrado al misterio será un poco decepcionante. Por su parte, si sois fans de las Brontë y eso os atrae como me atrajo a mí, recomiendo mesura, porque son alusiones muy evidentes, muy simples y dejan un poco indiferente. Se ha querido sacar el tirón de Jane Eyre y no se ha aprovechado bien.

La trama del periodista, por su parte, se me ha hecho cuesta arriba, me ha aburrido mucho y no he terminado de ver el personaje bien acomodado a los otros. Lo que más me ha gustado han sido los momentos dedicados a la enseñanza o cuando la protagonista pensaba en cómo organizarse, daba paseos con la niña, se describía la vida diaria, etc.
La edición es de tapa blanda con solapas, normal por dentro pero cuenta con una portada muy evocadora y bonita, creo que es un buen acierto.
En conclusión, creo que si os apetece como lectura ligera puede estar bien, no es una historia exigente y se lee con facilidad, pero para mi gusto es demasiado simple y la “inspiración” sacada de Jane Eyre no se aprovecha nada bien.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
LEMB
 11 febrero 2019
Con la premisa de que voy a leer una historia romántica, de intriga y misterio, comienzo esta lectura con la necesidad de algo fácil, fluido, que me saque un poco de las lecturas algo confusas y en de un tono más tirando a negro en las que me he movido últimamente. Como ya sabéis, y hemos hablado otras veces, el momento en el que lees una novela es fundamental para que te guste más o menos una historia.
Lo primero que me atrajo de este libro fue su portada. Esa imagen tan victoriana, de una mujer vestida de forma seria, pulcra y formal, bajo la lluvia, lo que ya en sí agobia un poco aunque no deja de ser atractivo, observando desde lejos la fachada de una gran casa, como queriendo descubrir qué habrá al final de ese camino de piedras, o como tomando distancia sobre lo que allí le espera. No le vemos la cara, no sabemos quién es, pero nos ya colocamos como protagonista de esta historia. No suelo hablar mucho de las portadas de los libros que leo, pero en este caso he pensado que es importante hacerlo porque nos acerca a Charlotte, a su pasado y a su presente, y ese debe ser el fin de una portada, ¿no creéis?
Bueno, ya sabemos que Charlotte, una institutriz alemana, viaja a Inglaterra, medio huyendo medio escapando de lo que deja en Berlín, para comenzar su nuevo trabajo como educadora de una niña, Emily, hija de un miembro del parlamento inglés. Estamos en 1890, nuestra institutriz, al estilo Jane Eyre, más a modo de homenaje puntual que de una base importante en el hilo argumental, viene desde la fría Alemania hacia la húmeda y seria Inglaterra; igual que Jane Eyre, Charlotte es correcta, educada, precisa, inteligente, callada cuando tiene que serlo, disciplinada y rápida, pero por lo contrario no es inocente ni se deja obnubilar por lo que tiene delante, dice lo que piensa si la corrección y el decoro se lo permiten, y no ha tenido una infancia desgraciada, o, por lo menos, eso no lo sabemos. Son precisamente esas ganas suyas de saber y hacer lo más adecuado en cada momento las que la llevan por el camino de la investigación y de la resolución del misterio con el que se encuentra y que afecta a Emily.
Partiendo de dos hilos argumentales, con una pequeña diferencia temporal de apenas unos meses, todo va confluyendo hasta unirse y desembocar en la resolución de dicho misterio que envuelve el pasado de la familia en esa casa. En cada hilo tenemos un protagonista, Charlotte y Thomas, y un lugar, la mansión de Chalk Hill, en Surrey, y Londres; también tenemos un estilo de vida distinto, el de una institutriz en el campo, con su trabajo diario con una niña y su educación, y el de un periodista que hace reseñas de espectáculos londinenses, muy urbanita y con un grupo de amigos que se preocupan por él y su situación personal. Ambos libres, ambos solos, ambos con un pasado que les pesa. Esto también forma parte de la historia, su actividad diaria.
Es una novela que se lee muy fácil y de forma tranquila, es pausada y no excesivamente descriptiva, lo que favorece el desarrollo de esa acción, que no ocurre de una manera rápida. La sencillez de lo que va contando me ha resultado adecuada y entretenida. A mí no se me ha hecho cuesta arriba y me ha permitido leer con calma. Sí que he echado en falta un texto algo más intimista, no lo voy a negar, pero más por mis preferencias lectoras y por la necesidad que me he encontrado de saber más de ellos, algo más cercano, más real.
Me ha parecido una novela más narrativa y de intriga que romántica, con la que he disfrutado leyendo sobre el trabajo de una institutriz, del puesto que ocupa en una familias, de su relación con el dueño de la casa, con su familia, con su pasado, y esas ganas de saber qué pasó que pueden con ella y la llevan a investigar más allá de lo habitual. El centro de la trama gira en torno al que ocurrió y las consecuencias que ese hecho han tenido en la actualidad de la casa y los que viven en ella.
Entiendo que no es un libro de esos que te cambian, que te hacen pensar; no es un libro complicado, enrevesado, con una trama que suba y baje y nos lleve por caminos insospechados; entiendo que la historia es algo previsible pero dentro de lo aceptable y eso no me ha restado interés. A mí sí me ha parecido una historia cómoda, que se lee muy a gusto, con varias referencias o guiños a otros libros que merecen ser nombrados. Ha resultado tener un momento final (más bien un párrafo) que será de esos que me lleve conmigo, más por lo que representa en la historia y porque es una buena manera, e inteligente, de cerrar mi relación con los personajes.

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (5) Añadir cita
naitoranaitora19 febrero 2019
Cuando Tom Ashdown volvió a quedarse a solas con sir Andrew, se dijo que confiaría en la institutriz. Durante la charla y también luego, tomando el té, había notado en ella una gran tensión que intentaba ocultar con celo. Aunque no había hablado mucho, su mirada permitía sospechar que en una charla a solas le podría contar cosas interesantes.
Comentar  Me gusta         10
LEMBLEMB02 febrero 2019
El telón se corrió. Charlotte se levantó como movida por un resorte y se froto las manos con la falda, como queriendo limpiarse por el roce del papel y las palabras hipócritas. En ese momento se dio cuenta de lo bien que había hecho adaptando ese nuevo puesto de trabajo.
Esa carta no iba a obtener ninguna respuesta.
Comentar  Me gusta         00
LEMBLEMB26 enero 2019
Pero ¿quién necesita el inglés? El francés es el lenguaje de la sociedad distinguida - había replicado su madre-. Ya que te empeñas en trabajar en vez de casarte como tus hermanas, al menos que sea en tu propio país.
Comentar  Me gusta         00
LEMBLEMB26 enero 2019
- Oh, ¡qué bueno, señorita Pauly! ¡Qué bueno! ¡Una mujer que dice lo que piensa!
Comentar  Me gusta         10
LEMBLEMB02 febrero 2019
A nosotros, los ingleses, nos cuesta abrirnos a los extranjeros y eso que, de hecho, en el Imperio nosotros somos los forasteros.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: institutrizVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Has leído El Principito?

¿Cuál es la profesión del narrador que encuentra el Principito en el desierto?

Periodista
Aviador
Pastor
Taxidermista

7 preguntas
132 lectores participarón
Thème : El principito de Antoine de Saint-ExupéryCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..