InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Críticas sobre El misterio de Chalk Hill (20)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
Bren
 06 enero 2019
Situado en finales del siglo XIX, este libro nos relata la historia de una institutriz que por motivos personales busca trabajo fuera de su Alemania natal y es contratada para atender las necesidades educativas de una niña en la mansión de Chalk Hill en Inglaterra.

Desde el principio se siente en el ambiente la tensión, los secretos y el ambiente cargado que se vive en la casa, la actitud recelosa, estoica y silenciosa de todos hace sentir a la Institutriz que algo sucede y esto aunado a que la niña comienza a tener episodios de aparente sonambulismo en las noches, hace que Charlotte comience a investigar por su cuenta todo el misterio que envuelve la muerte de la madre de la niña.

Por un lado es remarcable y bastante notable la enorme influencia de escritores de esa época en la escritora, no solo se siente el ambiente creado y que realmente se encuentra en la época descrita, sino también la narrativa es muy del estilo de la época, es inevitable notar la influencia de Charoltte Brontë y Jane Eyre, si bien la historia no tiene nada que ver, sí que hay similitudes que son imposibles de no ver, situación que es confirmada por Susanne Goga al final del libro.

No sé cuántos libros he leído de autores de la época que tratan sobre los fantasmas y las sesiones espiritistas, creo que este tema Goga lo ha manejado tan magistralmente que tal vez por eso, si no supiera que es un libro que se ha publicado recientemente y lo hubiera leído a ciegas hubiera jurado que se había escrito en el siglo XIX y por un inglés, así de bien esta recreado el tema y la narrativa.

Sin embargo a pesar de estar pulcramente escrito, el ritmo del libro es lento, pausado, pero no es para nada aburrido, recrea perfectamente el ambiente de angustia, la situación del misterio que rodea la trama es fabuloso, la manera de dibujar a sus personajes es maravilloso, desde el ama de llaves de Chalk Hill, la niñera, la austeridad y profundidad del dueño de la casa, patrón de Charlotte y padre de la niña, el buen humor, la inteligencia y al mismo tiempo la tristeza de Tom Ashdown, en fin que los personajes son una verdadera delicia.

El libro me ha gustado mucho, me ha devuelto a grandes escritores de esa época y seguro que seguiré de cerca a esta autora
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Guadi96
 13 octubre 2020
Empezaré diciendo que en cuanto vi este libro disponible en Edición Anticipada, solicité un ejemplar sin pensármelo dos veces. ¿Un misterio en la Inglaterra victoriana? Give it to me, baby.

Algo que me sorprendió muy gratamente desde la primera página fue la prosa de la autora. Susanne tiene una pluma ligera y muy elegante que te sumerge en la historia desde la primera línea y, sin darme cuenta, me había leído 100 páginas de una sentada.

Los diálogos están bastante bien logrados. No he sido capaz de encontrar ningún “patinazo” en cuanto al lenguaje usado en la época (como algunas veces suelen suceder en este tipo de libros) y se nota que la autora se informó bastante bien y se documentó acerca de todos los temas que tocaba en la historia: desde los lugares que aparecen en la novela, pasando por las conductas de la época, hasta la sociedad de investigación psíquica.

Los personajes me han gustado muchísimo en su mayoría, sobre todo los principales:

–Charlotte Pauly: La institutriz alemana que llega a Inglaterra en busca de una vida nueva. Es cierto que, al principio, me costó un poco conectar con este personaje; quizá fuera el hecho de que la notaba un poco “fría” y “distante” (¿característica típica de los alemanes? jajaja), pero con el paso de los capítulos fui empatizando con ella y cogiéndole bastante cariño, ya que es un personaje bastane razonable. Nada de tonterías o actitudes típicas en ciertas protagonistas, no; Charlotte es un personaje sensato, amable y bastante decidida y valiente.

–Thomas Ashdown: Mi personaje favorito de la novela (que, por cierto, acabo de darme cuenta de que parece ser que tengo un problema con los personajes llamados Thomas; todos me gustan, jajajaja). Desde el primer momento fue un personaje que me pareció bastante interesante y que me llamó muchísimo la atención: ¿Un crítico teatral con una personalidad agradable, razonable y desenfadada? ¿Oís eso? Es mi corazón enamorándose.

Bromas aparte, Thomas era uno de los motores que me impulsaban a seguir leyendo la novela sin parar, ya que me parece que es un personaje que está muy bien logrado. Tiene fantasmas de su pasado, sí, pero NO POR ELLO ACTÚA COMO UN IMBÉCIL. Lo pongo en mayúscula porque es muy normal encontrarse con personajes que son crueles o simplemente idiotas y que se excusan en que tienen fantasmas pasados. A mí no me vengáis con tonterías, una cosa no implica a la otra, si eres idiota no busques excusa.

–Sir Andrew: Este es otro personaje que me pareció bastante interesante desde el principio, pero por motivos totalmente diferentes a Thomas. Sir Andrew me llamaba la atención porque, tras su fachada fría y distante, sabía que se ocultaba un profundo dolor y que, por tratar de ocultarlo, estaba afectando a su hija sin ser consciente de ello. No me cupo en ningún momento la menor duda de que Sir Andrew adoraba a su hija, pero no sabía cómo actuar. Había perdido a su mujer, su trabajo exigía que pasara mucho tiempo fuera de casa… pero su preocupación estaba ahí, era evidente.

–Emily: Esta niña me robó el corazón desde el primer momento. Sí es cierto que en algún momento me parecía que hablaba más como un adulto que como una niña, pero no sé, en esa época puede que fuera lo normal en una niña de alta clase que había sido educada estrictamente. Es en la pequeña Emily donde se plantea el dilema de la historia: ¿Existen los espíritus o no?

Me gustó mucho la manera en que la autora planteó este tema, sin inclinarse totalmente hacia ninguna de las dos respuestas posibles. Yo misma me encontré pensando sobre este tema más de una vez cuando dejaba de leer y, que un autor sea capaz de lograr que el lector siga pensando sobre algún tema que plantea en su historia aun cuando no está leyendo, me parece admirable.

La trama en sí es interesante. Es cierto que se puede preveer qué es lo que está pasando bastante pronto, pero creo que la intención de la autora no era crear un súper misterio, sino plantear ese dilema “Sobrenatural vs Razón” y que el lector sacara sus propias conclusiones a lo largo de la lectura. al finalizar el libro, el misterio general o superficial es resuelto; pero queda algún que otro elemento que no obtiene respuesta y creo que ahí es donde reside el verdadero misterio de la historia.

Mentiría si dijera que no me esperaba un romance en la historia… y no lo digo porque exija un romance en todo libro, al contrario; creo que este libro ha funcionado perfectamente sin que el amor sea un tema central en la historia. Pero, si leéis las sinopsis os encontraréis esto: “Intriga y sentimientos se entrelazan en una historia romántica y misteriosa ”.

Sí ha habido guiños a un posible romance entre Charlotte y Thomas (eso no es spoiler, no os alarméis, se puede intuir por las sinopsis del libro), pero sí es cierto que, tras leer la contraportada del libro, me ha sabido a muuuuuuuuuy poco. Realmente no se hace mención a ningún romance más allá de algún que otro pensamiento fugaz de ambos personajes o al último capítulo (y ni siquiera en ese último capítulo te queda nada en claro). ¡Venga, va, confieso! Me esperaba que ese último capítulo acabara de otra manera, no dejándolo tanto a la imaginación, jajajaja.

Vuelvo a repetir que no me parece mal ese final ni cómo se ha tratado el “romance” a lo largo de la historia, para nada; de hecho, me ha quedado claro que la intención de la autora no era crear una novela romántica con doses de misterio, sino al contrario. El problema ha residido en la contraportada que han creado, por eso os advierto que romance en sí vais a encontrar bastante poco (un 2% tirando a la alza, jajajaja).

Aun así, es un libro bastante recomendable. No os va a dejar huella de por vida ni nada por el estilo, pero entretiene mucho, se lee rápido, tiene unos personajes bastante buenos y un final que, aunque resulta un poco agridulce por varios motivos, me parece bastante acertado.
Enlace: https://booksinneverland96.w..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
LAKY
 22 febrero 2019
La novela se sitúa en Inglaterra, a finales del siglo XIX. Charlotte es una institutriz alemana que ha “huido” de su país para alejarse de ciertos problemas personales. Su destino: Chalk Hill, la solariega mansión donde vive una niña llamada Emily. Una niña cuya madre murió hace un año y a quien ella deberá instruir.

Emily le cae inmediatamente bien, es una niña encantadora y muy lista. El padre de la niña, sin embargo, un poderoso político, es un hombre frío y reservado que, si bien parece querer a su hija, no se muestra cariñoso con ella. La madre, lady Ellen, desapareció hace un año: se cree que se ahogó en el río cercano, quizás se suicidó.

Pero Charlotte pronto se da cuenta de que en la casa ocurre algo raro. Emily se despierta frecuentemente con pesadillas en las que llama a su madre, a quien cree ver a su lado. Habla con ella y transmite mensajes que su madre le ha dado. ¿Se está volviendo loca la pobre criatura? ¿Qué le pasó realmente a lady Ellen?

La novela evoca, como he dicho al principio, esas clásicas novelas inglesas de la época victoriana y similares. No falta nada: institutriz, huérfana, padre distante y, por supuesto, una mansión. Lo evoca por los escenarios en los que se desarrolla la historia pero también por el estilo narrativo. Obviamente, no está en mi mente comparar a Susanne Goga con las hermanas Bronte y compañía, faltaría más, pero es obvio que hay un intento bastante conseguido de acercarse a esas historias. de hecho, la propia Susanne Goga en el epílogo reconoce la influencia de “Jane Eyre” en su historia.

Reconozco que me gustan las novelas que giran en torno a una mansión. Siempre me han gustado, tanto en literatura como en el cine. Si bien la mayoría de la gente se estrenó en este género con “Jane Eyre”; mi caso fue distinto (más que nada porque la literatura inglesa clásica es mi eterna pendiente); yo me estrené con la también fabulosa “Rebecca” de Daphné du Maurier. Desde entonces, novela con mansión, institutriz y secreto familiar que veo, novela que como mínimo apunto y que, si tengo la ocasión, leo. Normalmente no me defraudan y ésta no ha sido ninguna excepción

Pero que “El misterio de Chalk Hill” sea una especie de homenaje a esas novelas, no significa que sea una copia ni mucho menos. La historia es distinta, también los derroteros por los que va. Y algo que la hace bastante distinta es la introducción de un elemento diferenciador: un cierto toque espiritista. Emily cree ver a su madre muerta, ésta se le aparece supuestamente y le habla. Por eso el padre de la niña habla con un periodista que está estudiando estos temas y que ha conocido a diferentes espiritistas de la ciudad. No soy aficionada al tema sobrenatural, ya lo sabéis, en ninguna de sus modalidades. Y cuando empezaron a salir supuestos fantasmas, adivinos y tal me asusté un poco. Afortunadamente, no hay de qué preocuparse porque el tema está muy bien llevado y convencerá hasta a los más remisos al tema (y hasta aquí puedo contar)

Es ésta una novela de pocos personajes. La protagonista absoluta es Charlotte, una joven alemana que huye de cierto escándalo en el que se vio envuelta en su país. No hay nada que la ate a Alemania y quiere empezar una nueva vida lejos de allí. Es una mujer inteligente, muy formal pero al mismo tiempo sensible y cariñosa y no tarda en coger cariño a su pupila y preocuparse por su estado. Sentirá mucha curiosidad por lo que le pasó a lady Ellen pues cree que todo lo que le pasa actualmente a su hija está relacionado con la muerte de la madre así que, a pesar de la impermeabilidad del padre, investigará lo que ocurrió por su cuenta. En esta especie de investigación recibirá la ayuda del periodista Thomas Ashdown, el especialista en temas espiritistas. Thomas es un hombre que ha enviudado no hace mucho y que aún echa mucho de menos a su mujer. Sin embargo, conectará inmediatamente con Emily y Charlotte y les ayudará en todo lo que pueda. Finalmente, tenemos a sir Andrew Clayworth, el padre de Emily. Será a quien menos conoceremos de todos los personajes por lo frío y distante que se muestra. Con estos tres personajes y algún miembro del servicio de la mansión, ya tenemos completo el elenco

Es un narrador omnisciente quien nos va relatando los entresijos de la historia. Lo hará a través de dos hilos argumentales, uno de ellos subordinado al otro. El hilo principal es la historia de Charlotte y la mansión. El secundario nos acerca al periodista que está trabajando sobre el tema del espiritismo. Conoceremos a Thomas Ashdown y sus andanzas en Londres. Obviamente, ambas líneas confluirán cuando lord Clayworth contrata a Thomas y éste acude a Chalk Hill

El ritmo de lectura es medio. La lectura es medianamente fluida y muy sencilla. No es de esos libros que devoras pero tampoco de los que aburren y estás deseando que cojan un poco de movimiento; yo diría que el ritmo es el adecuado para el tipo de historia.

A pesar de que el título parece indicar que es una novela de intriga, yo no la calificaría de tal. Sí que hay un cierto misterio pero que no es difícil de adivinar (yo lo adiviné bastante pronto). Es más una novela en la que lo que importa es el escenario y las relaciones entre los personajes; no diría tampoco de carácter intimista, pero sí quizás narrativa a secas. Un poco difícil de encuadrar en un género concreto diría yo

Como anécdota, señalar que Thomas alude a los libros de cierto escritor de misterio que estaban empezando a ser conocidos. Un escritor inglés, un detective…¿ os suena? Efectivamente, queridos "Watsones"


Conclusión final

Me ha gustado “El misterio de Chalk Hill”. Una novela cómoda de leer, entretenida, que evoca cierta literatura clásica. Una buena opción para quienes nos gustan las historias que se desarrollan en esas intrigantes mansiones en la campiña (mejor si es la inglesa).
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Nadiaval
 29 septiembre 2020
Charlotte es una joven institutriz alemana que por culpa de un escándalo abandona su país y acepta un trabajo en Inglaterra. Allí tendrá que ocuparse de una niña de 8 años llamada Emily que hace poco ha perdido a su madre lady Ellen. En la casa se repita un ambiente tenso y está completamente prohibido hablar de lady Ellen y de su muerte y encima Emily tiene pesadillas y dice hablar con su madre lo que preocupa mucho a Charlotte. Junto a Tom Ashdown investigará que ocurrió en esa casa en el pasado y que está ocurriendo ahora.
Es un libro que me ha gustado, es bastante entretenido, tiene un poco de misterio aunque no genera tensión, ni da miedo en ningún momento. Me ha encantado Charlotte y como se preocupa por Emily y hace todo lo posible por ayudarla. Es un libro de estos más bien ligeros, que viene genial para desconectar de otros más intensos. Según avanzaba con la lectura empecé a tener una teoría y acerté de lleno por lo que el final no me ha sorprendido.
Comentar  Me gusta         10
SaboraTinta
 16 enero 2020
Cuando vi que Suma de Letras iba a sacar esta obra, sentí una gran curiosidad, puesto que nada más leer su sinopsis me llamó muchísimo la atención. Las novelas ambientadas en la Inglaterra de finales del siglo XIX, y de corte gótico, me encantan y disfruto muchísimo de ellas.

No obstante, también he de decir que la historia de Charlotte me recordó en parte a Jane Eyre, salvando las distancias, y que al tratarse de uno de mis clásicos favoritos de todos los tiempos sucumbí ante esta institutriz alemana que se ve obligada a abandonar su tierra a causa de un escándalo. El misterio, sin duda, estaba servido.

Como bien indica su contraportada, Charlotte se marcha de Alemania para intentar labrarse un futuro y una nueva vida en Inglaterra como institutriz, alejada de su pasado. Sin embargo, su llegada a la isla no será fácil. Ya desde el comienzo se perciben aspectos que van más allá de la lógica y que acompañarán a nuestra protagonista hasta Chalk Hill, en donde la muerte de lady Ellen ha afectado sobremanera a Emily, la niña a la que debe educar y, por ende, a su padre: sir Andrew, un importante parlamentario que intentará evitar a toda costa cualquier escándalo para preservar su posición y buen nombre, aunque el precio a pagar sea el silencio y el desconocimiento.

Ahora bien, esta novela no oculta un misterio solamente, sino varios. En primer lugar, un@ desea descubrir el motivo por el que Charlotte se ha visto obligada a dejar a su familia y su país, pero cuando esta llegue a Inglaterra también querrá saber qué pasó con lady Ellen Clayworth, qué le ocurre a Emily y al servicio de la casa, o si sir Andrew también oculta algo. Susanne Goga logra crear una atmósfera envolvente que nos atrapa como lectores y que no nos suelta hasta el final. Además de todo ello, también está el hecho de que llega un punto en que nos preguntamos cómo encaja Thomas Ashdown, un crítico teatral de Londres, en todo este embrollo ;), puesto que la novela tiene dos tramas diferenciadas que en un punto concreto de la historia llegan a confluir, aunque tendréis que descubrir cómo ^^.

Solamente os diré que, por una parte, tenemos la de Charlotte y, por otra, la de Thomas. Esta última, también tiene interés (si bien es cierto que la de Charlotte es la principal) porque ahonda en el espiritismo y en la Sociedad Británica para la Investigación Psíquica, cuestiones muy en boga en la época. Se nota que la autora ha realizado una importante labor de documentación para otorgar el mayor realismo posible a la novela. A nivel histórico, nos recrea a la perfección Dorking y sus alrededores, pero también el Londres victoriano.

Además, me ha encantado que Susanne haga tantas referencias a la literatura en su novela. No solamente el teatro está presente, con Ibsen por ejemplo, sino también el mundo de los libros, gracias a los cuentos de los hermanos Grimm, a Mary Shelley y a Arthur Conan Doyle. de hecho, el señor Ashdown quedará maravillado con las novelas de Sherlock Holmes, que por aquel entonces no eran demasiado conocidas y, además, durante sus pesquisas se sentirá en parte como el famoso detective, intentando encontrar lógica a lo que en un principio parece irracional.

Por otra parte, como os indicaba al inicio, un@ no puede evitar encontrar paralelismos con la novela de Jane Eyre, a pesar de las diferencias, debido a que la protagonista es institutriz y va a parar a una casa en la que hay demasiados secretos y suceden cosas extrañas.

Por lo tanto, la ambientación me ha atrapado sin lugar a dudas, pero también la prosa de Susanne Goga. Su manera de narrar me ha recordado mucho a las novelas de las hermanas Brontë, sobre todo a Charlotte, una de mis escritoras clásicas favoritas. Su pluma es uno de los grandes aciertos de la novela, junto a sus personajes.

El único pero que podemos encontrar es que quizás la trama es un tanto previsible. No obstante, a mí no es algo que me haya estropeado la historia, puesto que he tenido momentos de elucubración o en los que he llegado a dudar de tal o cual personaje, de sus verdades y mentiras. Además, también ha habido otros en los que se me han puesto los pelos de punta debido a cómo la autora logra adentrarnos en ese universo que ha creado.

Por lo tanto, si os gustan las novelas de época y esta ambientación, no podéis dejar pasar “El misterio de Chalk Hill” ;). de hecho, yo estaré esperando con ansia la siguiente novela de la autora, ya que tiene varias obras publicadas ^^. Sin duda, este libro me ha dejado con ganas de más.

Lo mejor: una novela que dosifica la intriga de tal manera que querrás seguir leyendo para descubrir el misterio que oculta Chalk Hill. Asimismo, su protagonista, Charlotte, y Thomas Ashdown te harán seguir pasando páginas porque no podrás resistirte a acompañarlos en sus aventuras y su investigación.

Lo peor: que el misterio puede resultar un poco predecible, pero no por ello la novela pierde su encanto.

Deberías leerlo si te gustan las historias de época, ambientadas en la Inglaterra de finales del siglo XIX, las novelas góticas y, por supuesto, si adoras Jane Eyre.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
dacil66
 06 marzo 2019
Reconozco que soy muy facilona con portadas bonitas y era obvio que de esta novela me iba a enamorar a primera vista.


La historia comienza a finales de 1890. Charlotte Pauly es una institutriz alemana que, tras un escándalo, decide buscar un nuevo futuro fuera de su país. Sus maravillosas referencias hacen que no le sea difícil conseguir un nuevo puesto de trabajo en Inglaterra.
En las primeras páginas viajaremos con ella desde que desembarca en el país hasta que logra llegar a Chalk Hill, su nueva casa en una población pequeña alejada de la ciudad.


Charlotte será encargada de instruir en distintas especialidades a Emily Clayworth, una niña apacible y amable pero que, tras la muerte de su madre, ha sufrido muchísimo. Terrores nocturnos, pesadillas…la niña no consigue llevar una vida normal, cosa que causa muchísima preocupación en su niñera Nora, y por supuesto en su padre.


En un primer momento lo que más llama la atención es la forma en la que todos los que rodean esta tragedia, familia, servidumbre, el pueblo…trata la muerte de Ellen Clayworth. Charlotte intenta, incansablemente, saber qué ocurrió, pero lo único que consigue es crearse más dudas y empezar a temer lo que esconde esa muerte. Nadie quiere hablar de las circunstancias que rodean el fallecimiento de Ellen.


La mayor parte de la novela transcurre entre los muros de Chalk Hill y la investigación incesante de la institutriz por conocer la verdad y ayudar a la pequeña. Pero a parte de esto, en algunos capítulos la autora nos traslada a Londres, donde conoceremos a Thomas Ashdown, un crítico literario que, tras la muerte de su esposa, busca desesperadamente respuestas. No voy a contar más pero ambas historias se encontrarán en un punto de la novela.


El personaje de Charlotte no ha terminado de gustarme. En la mayor parte de la novela es una mujer bastante fría y distante. Si, sus actos son de protección hacia la niña pero eso no traspasa al lector. Quizás esperaba más trato fraternal hacia ella.


En líneas generales no ha sido una mala historia, pero reconozco que no ha sido lo que esperaba. Quizás deseaba más acción, más misterio, y es que llegado a cierto punto el desenlace es bastante claro.
También ha tenido bastante que ver el estilo de la autora. A pesar de tener una base muy completa para una historia adictiva creo que dar tantos rodeos sobre el mismo tema ralentiza bastante la lectura. al menos en mi caso he tardado muchísimo en terminarla. No lograba sumergirme en ella.


Los misterios de Charlk Hill es una novela ambientada en un misterio en la Inglaterra victoriana. Una historia entretenida que deja con buen sabor de boca pero que falla, para mi gusto, en la agilidad y la acción. Aun así la recomiendo, creo que si tienes claro que es una novela para leerla lentamente puede gustar mucho.
Enlace: https://pasajes-romanticos.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
aperete
 18 febrero 2019
Empecé el libro con un poco de escepticismo, pues al principio la historia me recordaba al libro "Otra vuelta de tuerca", de James Henry. A mi parecer tenía todos los ingredientes: la ambientación en el siglo XIX, una mansión repleta de secretos, un misterio oculto, los sucesos paranormales... Y lo cierto es que ese libro no me gustó mucho. Sí soy fan del misterio y lo sobrenatural pero "Otra vuelta de tuerca" me decepcionó. Por eso al comenzar esta historia pensé que me iba a aburrir bastante.
Pero para mi sorpresa, según avanza la lectura resulta ser una novela detectivesca, al más puro estilo de Sir Arthur Conan Doyle, creador del famoso Sherlock Holmes (al cual mencionan varias veces, por cierto), aunque no deja de lado nunca lo sobrenatural.
Me ha gustado también que la autora haya colado en la novela, aunque sea de pasada, algún personaje real, pues da más veracidad a la historia. Y también la descripción de algunas zonas de Londres. Todo ello contribuye a meterte en la piel de los personajes y retroceder 100 años en la historia.
En definitiva, ha sido una sorpresa grata y con un final sorprendente e inesperado para un libro muy entretenido.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Loreto
 09 febrero 2019
Una lectura tranquila, reposada, que te quiere recordar algo, que te recuerda algo, hasta que caes en la cuenta.... Es un homenaje al clásico Jane Eyre de Charlotte Brontë.

Una joven institutriz alemana llega a Inglaterra para educar a una niña en una mansión en la campiña inglesa, donde vive con su padre, un noble de buena posición y con un carácter frío y complicado, y una madre muerta en extrañas circunstancias.

La autora alterna escenas de la institutriz con vocación de detective (¡qué cotilla es la señorita!), con escenas de un periodista interesado por el mundo exotérico (médiums).

Es un libro de fácil lectura, ameno pero sin pasar de ahí. No he conseguido identificarme con la protagonista, ni sentirme intrigada en demasía por el supuesto misterio, pero sí me ha gustado el homenaje hecho a dicho clásico, que me recuerda que ya es hora de que haga una relectura del mismo.
Comentar  Me gusta         10
Galena
 08 febrero 2019
¿Os recuerda a algo la sinopsis de esta novela? ¿Y la portada? Si sois lectoras de las hermanas Brontë es muy posible que os resulte algo familiar porque si pensamos en la novela de institutriz por excelencia decimos Jane Eyre, aunque también está ahí Agnes Grey.

La cuestión es que ya con la portada y una sinopsis que nos dice que su protagonista se llama Charlotte y la niña que va a cuidar Emily… las fans de las hermanas Brontë entendemos las referencias. No voy a decir que tenía grandes expectativas con esta historia, ya asumía que no iba a ser un homenaje grandioso a esta historia tan conocida como es Jane Eyre pero sí esperaba algo más original.

Charlotte Pauly es alemana y deja su país por un escándalo que ha vivido allí, es fácil imaginar el qué, y entra a trabajar en una casa donde ha ocurrido algo misterioso, donde la madre ha muerto en extrañas circunstancias y por la noche la niña tiene pesadillas muy vívidas y raras. Ahí hay un misterio y es prácticamente lo más importante de la novela, junto a la rutina de Charlotte y Emily.

Esperaba, como digo, algo más trabajado, algo más diferente, pero el misterio se ve venir y lo que le sucedía a la niña en el pasado también, lo supe a las veinte páginas pero puede que sea porque había leído sobre el tema hacía poco. En consecuencia, no ha sido una lectura muy curiosa para mí, porque el misterio, que es su punto fuerte, y el modo en el que lo investigan, no me entusiasmó.

La narración es amena y fácil, pero quizá he echado de menos que se mostrase un poco más la época en los diálogos. La relación entre la institutriz y la niña no está mal, pero sí es un poco insípida y la pequeña Emily es muy perfecta, creo que se debe a que plasmar la actitud de un niño sobre el papel es difícil y muchas autoras les dan a sus infantes rasgos o bien muy adultos o bien muy infantiles, así que es otro aspecto que se ha quedado algo flojo.

Para mí ha sido una historia demasiado sencilla, es una lectura para pasar un breve rato entretenido, sin más. Quizá está bien para leer en una sala de espera, pero para un lector acostumbrado al misterio será un poco decepcionante. Por su parte, si sois fans de las Brontë y eso os atrae como me atrajo a mí, recomiendo mesura, porque son alusiones muy evidentes, muy simples y dejan un poco indiferente. Se ha querido sacar el tirón de Jane Eyre y no se ha aprovechado bien.



La trama del periodista, por su parte, se me ha hecho cuesta arriba, me ha aburrido mucho y no he terminado de ver el personaje bien acomodado a los otros. Lo que más me ha gustado han sido los momentos dedicados a la enseñanza o cuando la protagonista pensaba en cómo organizarse, daba paseos con la niña, se describía la vida diaria, etc.

La edición es de tapa blanda con solapas, normal por dentro pero cuenta con una portada muy evocadora y bonita, creo que es un buen acierto.

En conclusión, creo que si os apetece como lectura ligera puede estar bien, no es una historia exigente y se lee con facilidad, pero para mi gusto es demasiado simple y la “inspiración” sacada de Jane Eyre no se aprovecha nada bien.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
labibliotecaperdida
 23 agosto 2021
La historia: nos sitúa en Reino Unido, en un pueblo cercano a Londres en los años 20. La mayor parte de la trama se desarrolla en la casa familiar de la campiña inglesa, una gran casa rodeada de terreno al lado del río.

Personajes: viviremos la historia de como Charlotte, una jóven institutriz alemana, llega hasta este pequeño pueblo a trabajar para una familia adinerada y encargarse de la educación de la pequeña de la casa que se ha quedado sin madre hace poco tiempo.
Parece que va a ser un trabajo tranquilo cuando empiezan a surgir diferentes sucesos algo extraños que hacen tambalear la vida en la casa y en concreto de la niña.
Charlotte se embarcará en el descubrimiento de qué está ocurriendo y cómo puede solventar y descubrir ese secreto.

Opinión: la historia es muy interesante. Además que me ha sorprendido pues hasta el final no he sabido qué era lo que realmente ocurría en esa casa y porqué se daban esos sucesos. Me ha permitido ir elucubrando hasta el final.
Bien escrito, fluida y con capítulos no muy largos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES




Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre novela negra?

¿Bajo qué otro nombre se conoce a la novela negra?

novela de detectives
novela policial
novela de asesinos
novela criminal

12 preguntas
109 lectores participarón
Thèmes : novela negraCrear un test sobre este libro