InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8498389666
Editorial: Salamandra (24/10/2019)

Calificación promedio : 3.83/5 (sobre 9 calificaciones)
Resumen:
Billy, un joven con problemas mentales, se presenta en el despacho de Cormoran Strike para pedirle que investigue un crimen que cree haber presenciado de niño. Pero cuando el detective se dispone a hacerle más preguntas, Billy sale corriendo despavorido de la oficina.

Tratando de llegar al fondo de la historia, Strike y Robin Ellacott, su antigua asistente y ahora socia de la agencia, emprenden un camino sinuoso que los lleva desde las salas más recón... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (8) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 15 abril 2020
Las novelas de Cormoran Strike tienen opiniones muy polarizadas, las amas o las odias (y he leído opiniones muy, muy negativas, creedme), pero yo estoy en el grupo de lectores que las disfrutan un montón y a mucha honra, así que aquí paz y después gloria. Si a todos nos hiciese feliz lo mismo nos perderíamos muchas cosas en esta vida. de hecho me gustan tanto estos libros que, en vista de que no tenía pinta de que fuese a salir Lethal White en España (el cuarto libro de la serie), lo compré en inglés. Muchos meses después por fin se publicó la traducción como Blanco letal y me he juntado con los dos ejemplares, pero no me arrepiento niente di niente :)
Tras un prólogo que enlaza directamente con el final del tercer libro y arregla un poco ese desaguisado (esto es opinión personal, claro, pero acabé más cabreada que una mona con cierto personaje al final de El oficio del mal. Lo dejaremos así xD), avanzamos un año en el tiempo. Es entonces cuando un hombre joven y alterado, muy desaseado y mostrando síntomas de algún tipo de trastorno mental, aparece en el despacho de Cormoran Strike pidiéndole que investigue un asesinato del que cree que fue testigo cuando era niño. Ni siquiera es capaz de decir si la víctima era un niño o una niña, solo recuerda una manta rosa y la hondonada donde cree que fue enterrado el cuerpo. al mismo tiempo Jasper Chiswell, nada menos que el ministro de Cultura británico, solicita también los servicios de Cormoran. Afirma estar siendo víctima de chantaje por algo que, cuando lo hizo, no era ilegal, pero que ahora resultaría problemático dada su posición en el gobierno. de algún modo estos dos casos, aparentemente inconexos, pronto parecerán estar conectados, pero encontrar el final de esos hilos que los unen y hacia donde llevan resultará más complicado de lo esperado.
Como os decía arriba, estamos ante el cuarto libro de la serie, y es el más largo con diferencia (750 páginas, casi doscientas más que el anterior). Somos testigos de cómo la agencia de detectives de Cormoran sigue sacando buen rendimiento de la fama y notoriedad que le proporcionan las resoluciones de los casos anteriores, aunque eso también implica que los rostros de Cormoran y su socia, Robin, son bien conocidos por el público británico gracias a la cobertura mediática y su aparición en los medios de comunicación. Esto hace que tengan que recurrir a contrataciones externas para algunos trabajos o, como en el caso de Blanco letal, a disfrazarse o modificar el aspecto para llevar a cabo las investigaciones. Volvemos a movernos por Londres viajando ocasionalmente a otras partes de Inglaterra, seguimos con ese ritmo sin prisa pero sin pausa de investigación que, como ya he dicho otras veces, a mí me gusta mucho, y también vemos cómo algún personaje sigue sufriendo las consecuencias de los hechos traumáticos ocurridos en el anterior caso, por mucho que quiera aparentar lo contrario.

Definir la serie de Cormoran Strike resulta complicado porque ni puede encuadrarse dentro del thriller ni de la novela negra (aunque tenga su parte de denuncia social). Son más bien novelas de suspense o misterio, muy al estilo clásico en el tempo, pero con un toque muy personal de la autora. En Blanco letal quizás repite lugares comunes con respecto a libros anteriores (la pierna amputada de Cormoran y los problemas que le da cuando la fuerza demasiado; sus novias de tres meses que a él le importan un carajo pero que acaban perdidamente enamoradas de él; la aparición como invitada estelar de Charlotte, su ex; Robin... y sus cosas varias, por no desvelar detalles), pero los lectores de la serie ya sabemos a lo que venimos cuando abrimos estos libros y no nos importa mientras todo eso esté bien mezclado con la trama y el caso que toca resolver. Aceptamos barco siempre y cuando las páginas vuelen y entretengan, y así ha vuelto a ser en Blanco letal (al menos en mi caso).
Y luego está la relación Cormoran-Robin tanto en lo personal como en lo profesional... me repito, este es el cuarto libro, así que en este aspecto no puedo entrar nada en absoluto sin desvelar cosas que no debo desvelar porque sus arcos como personajes ya tienen mucho recorrido a estas alturas. Ya desde la primera novela, El canto del cuco, comenté que en esta serie el aspecto personal de los protagonistas era igual de importante que la trama detectivesca, y que la Rowling dedica el mismo tiempo a hablarnos de ellos y sus circunstancias que de las investigaciones que llevan a cabo. Pues ha llevado todo eso en Blanco letal a otro nivel, porque la trama personal es apabullante, y entiendo que haya gente que quiera menos Cormoran-Robin-whatever y más misterio-suspense-acción, pero es inevitable. Sinceramente creo que forma parte de la idiosincrasia de la serie el leer estos libros tanto para adentrarse en un nuevo caso como para seguir avanzando en las peculiares y particulares vidas de los dos personajes principales, y de hecho me sorprendo leyendo la reseña del primer libro y comprobando cómo han ido cambiando mis opiniones sobre algunas cosas conforme los senderos de estos dos se han ido bifurcando, separando y acercándose y vuelta a empezar, y el modo en que han ido actuando en consecuencia.
Qué queréis que os diga, yo he vuelto a disfrutar mucho con esta cuarta novela de la serie y las 750 páginas se me han pasado en un suspiro. La trama central está bien armada, la narración de la Rowling es tan asequible como notable y los giros, unos previsibles y otros no tanto, agilizan la historia y equilibran su larga extensión. ¿Por qué se llama el libro Blanco letal? Para averiguarlo tendréis que leerlo, pero a mí la respuesta me ha sorprendido: no te acostarás sin saber una cosa más. La adaptación de la BBC debería ver la luz en algún momento a lo largo de este año, y la autora ya ha confirmado que el quinto libro sale a finales de septiembre con el título de Troubled Blood, así que mi idilio con Cormoran Strike tiene todavía carrete...
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Galena
 02 abril 2020
Cuarta entrega de la serie Strike, escrita por Robert Galbraith o, como ya sabréis, J.K.Rowling, que usó un pseudónimo.
Hace ya mucho tiempo, más de un año, que este libro se publicó, pero no fue hasta hace poco que la editorial se animó a traducirlo para España. Sinceramente, me enfadó bastante que se le prestara tan poca atención porque aprecio la saga y todo se ha llevado siempre de forma muy extraña.
La primera entrega fue publicada por la editorial Espasa, pero las continuaciones pertenecen a Salamandra, y luego hay que añadirle un retraso en la traducción que no sé si se volverá a producir con los libros que están por venir. No recuerdo por cuantos libros estará conformada la serie pero después de leer este creo que todavía quedan varios.
La temática policíaca o de detectives no es mi predilecta pero de vez en cuando la disfruto y admito que el estilo y los personajes de Rowling en esta serie me han conquistado. El formato es bastante típico, cada libro se centra en un caso especialmente interesante pero además hay una historia, la de los dos protagonistas, sus vivencias y la relación de amistad que se va construyendo poco a poco entre ellos.
El tercer libro fue el que más avanzó en este aspecto, ya que en los dos primeros la autora nos daba la información de los personajes a cuentagotas y de pronto supimos cosas muy significativas de los pasados de Cormoran y Robin. En este cuarto libro esperaba seguir por esa senda pero es más bien al contrario, Rowling vuelve a retener mucho la información. Se ciñe a contar cómo avanzan las relaciones de cada uno de los protagonistas a la par que se desenvuelve el caso que están investigando. En el caso de Robin hay una evolución mayor porque sabe mucho más de sí misma, digamos que está despertando y es consciente de lo mucho que se ha tenido que controlar para no hacer o pensar lo que deseaba. Lo que el lector ya intuye desde el primer libro ella lo va descubriendo paulatinamente.

Cormoran no tiene una evolución tan significativa, vuelve a estar en una relación poco profunda que resulta algo repetitiva. No busca nada serio, quiere olvidar su interés por Robin y debe procurar que la mujer con la que está entienda que no quiere dar un paso más en dicha relación. El regreso de su pasado amoroso con Charlotte está bien, pero todavía siento que no conocemos la versión completa de lo que ocurrió entre los dos. Quizá lo más interesante sea un pequeño acercamiento hacia su sobrino después de un susto. En todo momento se nos muestra como alguien que quiere a su familia pero que está bastante alejado de ella. Las reflexiones y el pequeño cambio que hay en él hace que no se quede como un personaje estático en esta entrega, sino que sigue habiendo cierta evolución interior.
En cuanto al caso que investigan ha requerido bastante documentación por parte de la autora. Creo que ha hecho un buen trabajo porque resulta interesante, no es fácil adivinar lo que ocurre y al mismo tiempo casa muy bien con la trama de los protagonistas. Me tuvo enganchada y aunque lo que sospechaba se cumplió, lo disfruté. Dicen que es de los cuatro libros que hay publicados hasta ahora, el más complicado, y puede ser. En mi caso, disfruté más el tercero, pero sigo teniendo buenas expectativas de cara al quinto.
Un apunte que quisiera comentar antes de cerrar la reseña es ese comienzo que nos deja con cara de shock, y es que continúa donde terminó el libro anterior pero que luego hace una elipsis temporal, que, por una parte, no ha me ha gustado. Es casi como una pequeña trampita porque justo en el momento más álgido se corta. de todas formas eso solo genera más expectativas, unas que espero que sean cubiertas en próximas entregas.
Seguiré recomendando esta serie porque considero que merece la pena. Son lecturas amenas incluso para personas que no están acostumbradas a la novela policíaca porque sus personajes tienen también un gran peso en la historia. Especialmente eso me gusta porque muchas novelas detectivescas se me quedan muchas veces cojas o vacías por ser demasiado espartanas en la construcción y desarrollo mental de los personajes.
Rowling (o Galbraith) hace un buen trabajo con esta serie y cada vez domina mejor el género. Crucemos los dedos porque el siguiente libro no tarde mucho en llegar y podamos disfrutarlo pronto. 
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Marinieves
 14 enero 2020
No voy a perder mucho tiempo con la reseña de este último libro de J.K. Rowling (como su alter ego Robert Galbraith) porque bastante tiempo he perdido ya leyéndolo e intentando digerirlo.
Mediocre, insulso, desordenado, sin sustancia, aburrido hasta el tedio, malo hasta decir basta y encima laaaarrrgoooo.
Sin una trama coherente, sin argumento sólido ni siquiera seguible, con varias vías insustanciales. Ni policial, ni detectivesco ni siquiera domestic noir.
Un bodrio en el que los protagonistas se limitan a conversar con supuestos sospechosos y aparentes testigos pertenecientes a una desestructurada familia o relacionados con ella de una u ora forma hasta matarnos de aburrimiento. Y no penséis en una familia desestructurada pobre pidiendo ayuda a los servicios sociales, que se trata de la familia de un ministro de la Corona (la británica, of course) que se ve inmersa en un supuesto chantaje por no sabemos qué, ni maldito lo que importa, ya puestos.
No hay casi ni caso. Un joven con problemas mentales aparece un día en la oficina de Cormoran Strike contándole que cuando era pequeño vio que alguien, que no sabe quién, estranguló a un niño, o a una niña, que tampoco lo tiene claro, y lo enterró o la enterró en una manta rosa en una hondonada junto a una casa de una finca propiedad del ministro que a renglón seguido contacta con Strike para contratarle porque le están haciendo chantaje por algo de su pasado que no quiere contar pero que cuando lo hizo era enteramente legal. Pues eso, que las casualidades no me gustan... ¡toma, dos tazas!
Como los honorarios que esperan cobrar del ministro serán sustanciosos, Robin, más conocida ya que el pupas por los anteriores casos de la serie, se infiltra en el ministerio de incógnito, sin que nadie se entere, con la finalidad de encontrar algún trapo sucio del que acusar al marido de otra ministra que es de quien se piensa que puede venir el chantaje. Y, no se cómo estarán organizados los ministerios británicos, pero que el marido investigado de la ministra y el ministro contratante de la primera parte que ordena la investigación tienen la oficina en el mismo pasillo. Pues eso
Entre col y col, como quien no quiere la cosa el ministro aparece muerto pero la cosa pinta a suicidio así que sigue sin haber caso, pero la hija quiere acusar a su madrastra de la muerte... que sí, que ni con palomitas se traga uno la cosa, pero así va.
Una hija de la ministra (que por cierto es ciega) que se suicidó, una segunda esposa del ministro que está como las maracas de Machín y despechada porque el ministro la desprecia, una antigua amante italiana que no sale en el libro pero con la que el ministro tuvo un hijo que no reconoció, pero que pese a no estar reconocido está más alrededor de su padre que los inscritos en el Registro Civil (o como se llame en England), y además es superguapo, un antisistema que en su día vivió en la finca del ministro, un montón de personajes anodinos y simples que mantienen largas conversaciones con Robin o Cormoran (sin mencionar siquiera la palabra abogado), que ninguno de mis clientes de oficio suelta la lengua ni una mínima parte, ni conmigo que se supone que los defiendo, pero se ve que en Inglaterra, con aquello de que son protestantes y no tienen confesionarios, pues deben echar de menos la cosa y le cuentan a cualquiera cualquier cosa.
Personajes que aparecen, desaparecen, hablan, cuentan y, esencialmente, despistan para que no sepamos quién tiene que ver o no con la cosa. Total como si ya no nos despistara el libro en sí, que no hace falta mucho despiste para perderse y acabar resolviendo la historia sobre presupuestos que no han aparecido antes en la novela, trampa que me sienta cada vez peor. Ah, y caballos de verdad y de mentira que sobrevuelan la historia sin ton ni son desde el mismo título de la novela.
Y los dos investigadores con problemas sentimentales y de salud.
Robin con trastorno de estrés postraumático después de su última aventura, con ataques de pánico cada tres páginas que intenta ocultar a su socio y a su marido, que a ver si rompe ya para siempre con él, que lo tenía que haber dejado de novio y la cosa huele.
Y Cormoran, que después de varios libros sin que la pierna le diera guerra en exceso, cuidado que está blando en este último, cojeando todo el rato y al borde del colapso y en lo amoroso, aunque pensábamos que en la primera parte del primer libro ya había olvidado al supuesto amor de su vida, Charlotte reaparece como el Fénix influyendo en la tensión sexual no resuelta entre los protagonistas, que no se por qué siempre tienen que jorobar el asunto con eso, que parece que no pueda haber socios que sólo sean compañeros de fatigas. Que acaban cargándose lo policíaco y a este paso la Rowling se va a tener que dedicar a la novela romántica, que tampoco parece que se le de muy bien, porque es bastante sosa.
Y todo ello en el marco de las Olimpiadas de Londres, que si mal no recuerdo fueron en 2012, así que si "El canto del cuco" se publicó en 2013, igual la Rowling fue escribiendo de corrido y éste le quedó en un montón de argumentos desechados que luego ha publicado sin la necesaria relectura, y sin que su editor se haya metido en faena, que sobran por lo menos tres cuartas partes del libro. Claro que a ver quién le pasa las tijeras a la Rowling.
En fin, que compré el libro en inglés cuando salió y lo dejé en la boda con la que comienza. Lo volví a coger y lo volví a dejar pocas páginas después y a la tercera por poco la acabo, que creía que era el idioma y acabé consiguiendo la novela en castellano y era casi peor, porque no tiene el aliciente de buscar palabras en el diccionario. No era el inglés, era el libro, que es muuuu maaaalo y a este paso se carga a los personajes. Yo de momento, si hay un siguiente, salvo que me juren sobre la Biblia que es mejor, les hago provisionalmente la cruz, por lo menos hasta que se me olvide la sensación de estafa que me ha dejado éste. Y "yastá", que eso que no iba a perder tiempo con la reseña.
Enlace: https://marinieves.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Kristie
 05 febrero 2020
J.K. Rowling no me defrauda en esta faceta y sus libros con el protagonista Carmoran Strike, un detective privado algo gruñón, me ha conquistado completamente, espero que sea benévola con su personaje, ya que hay momentos en los que la vida le ha golpeado demasiado. Los casos que va resolviendo el detective, están bien, quizá este sea un poco flojo, pero como no soy demasiado parcial, me ha gustado bastante, aparte de que, Robin, por fin, ve la luz. ¡Soy muy feliz!
La novela comienza cuando Billy Kninght, un chico desequilibrado aparece en las oficinas de Strike anunciando que hace 20 años vio un asesinato. Tanto Robin, su secretaria, como Strike, intentan que el joven se tranquilice, pero todo se va al traste y Billy, huye. Así que juntan sus fuerzas para investigarlo, a pesar de que quizá no sea ningún caso, pero había tanto sufrimiento en el joven, que Strike tiene el palpito de que no esta mintiendo, ya que el detalle de ver una manta rosa, es demasiado especifico como para que la historia sea una mentira. Y cuando Billy desaparece, Strike teme lo peor.
Si bien parece un caso bastante sencillo, las repercusiones irán aumentando, y el caso se llenará de chantaje, políticos corruptos, caballos, un posible suicidio, mansiones llenas de secretos y mucha gente con esqueletos en el armario, todo esto ambientado cerca de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
Ene l ámbito personal, las cosas con Robin, están algo tensas, después de que Strike consiguiera atrapar al destripador de Shacklewell, y que este resultase herido, fue directo a la boda de Robin con Mattew, pensó que estaría todo arreglado, pero no fue así, su matrimonio esta casi acabado, todo lo que pensaba de su marido, ha cambiado (¡ya era hora!) y encima los titulares, un loco que la persigue y la ex novia de Strike, no ayudan a que estos dos, se den cuenta de que juntos todo fluye mejor.
En definitiva, Blanco letal, sigue en la línea de la saga, que os aseguro que hará las delicias de los amantes de la novela negra.
Enlace: https://welcometopinkiland.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
LuisMinski
 29 diciembre 2019
Cuarta y última , - hasta ahora - novela protagonizada por Strike y Ellacott, nos presenta a los investigadores progresando en lo profesional aunque con muchas complicaciones en el ámbito personal.
Siguiendo el modelo de las novelas anteriores, con una trama policial del estilo tradicional, tenemos una muy buena ambientación y una buena caracterización de personajes.
La trama policial gira en torno a dos historias: un joven con problemas mentales acude a Strike refiriéndose a un crimen del pasado, mientras que un ministro pide ayuda para librarse de un chantaje.
Pero, tal como ocurrió en El oficio del mal, cobra relevancia lo que ocurre en la vida personal de los detectives, al punto de que, por momentos, nos resulta más atrapante seguir esta parte de la novela. de lectura recomendable, mientras esperamos que, más temprano que tarde, nos encontremos con un quinto volumen de la saga.
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (1)
ElperiodicodeAragon30 noviembre 2019
Robert Galbraith, también conocido como J. K. Rowlings, firma la mejor entrega de Cormoran Strike hasta la fecha.
Leer la crítica en el sitio web: ElperiodicodeAragon
Citas y frases (1) Añadir cita
GalenaGalena02 abril 2020
El deseo universal de fama es tan poderoso que quienes lo logran, ya sea de un modo accidental o involuntario, pueden esperar en vano a que se apiaden de ellos.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: detectivesVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
74 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
{* *}