InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8489753776
Editorial: Hiru Argitaletxea (28/02/1997)

Calificación promedio : 4.67/5 (sobre 3 calificaciones)
Resumen:
Una de las obras maestras de Dario Fo, representada miles y miles de veces en todo el mundo, en ella se configura una sátira implacable y comiquísima sobre la policía y sus métodos, al servicio de la represión y el falseamiento de las realidades por parte de los poderes públicos que no son sino el brazo político del Gran Dinero.
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
Carampangue
 03 agosto 2019
Darío Fo tenía muy claro que lo suyo era el humor político, comprometido. Que no era un comediante nacido para divertir, sino para plantear muy claramente las contradicciones de nuestro tiempo. Y también tuvo claro, afortunadamente, que la claridad y el compromiso alcanzan para ser un predicador, pero no para ser un artista. Un artista debe, además, manejar con pericia los resortes de su disciplina, y lograr un resultado tan bello artísticamente como acertado políticamente.

Y la Muerte accidental de un anarquista es una de sus obras cumbres: hilarante, divertidísima, llena de momentos graciosos. Con un personaje clásico del teatro universal -el Loco, que hace y dice cosas sin sentido, pero luego es capaz de mostrar una cordura y penetración mayor que los cuerdos-, y con un magnífico juego de equívocos, la mayor parte de ellos montados por el propio Loco, que disfruta confundiendo a sus contrapartes.

No obstante, la obra versa sobre una tragedia: un militante anarquista, en Milán, acusado falsamente de terrorismo y que se "suicidó" lanzándose por la ventana del tercer piso de una comisaría. Un detenido que venció las esposas, que evadió a todos los guardias que le rodeaban y que a las dos de la mañana en diciembre, con frío de bajo cero, encontró una ventana abierta de par en par para lanzarse.

Aquí entra en escena el Loco: ha sido detenido por el delito de usurpación de identidad, el cual no niega, sino que se pavonea de todas las personas que ha suplantado, y lo bien que lo ha hecho, pero alega que al ser loco patentado (ha pasado por el Pisquiátrico) no pueden hacerle daño. Sueña con hacerse pasar por juez... y la ocasión le queda servida cuando se entera que en esa misma estación de Policía donde está detenido, irá un Juez en visita a investigar el asunto del anarquista suicidado. El Loco se presenta, pues, ante los jefes de la estación, alegando que ha llegado temprano por su interés en colaborar.

Durante su estadía, el Loco revisa con los funcionarios la historia, exhibiendo todas sus inconsistencias y absurdidades, mostrando que es una historia imposible. Se muestra altivo y autoritario, y da risa ver a los antes inflexibles policías, sumisos y solícitos ante el Juez, como corderitos.

Tras dejar bien burlada a la policía, Darío Fo hace entrar a escena a una periodista, que actúa como tal: hace preguntas inteligentes, es crítica, cuestiona... Los policías no sabe cómo actuar frente a ella, y su única defensa es la disparatada actuación del Loco, que hace mil payasadas mientras los polis tiemblan y esperan salir bien librados.

Pero, pregunta Fo a través del Loco (que ahora ha dejado de representar a un juez, y su personaje es el de un obispo), ¿de qué sirven las investigaciones de la prensa y los golpes noticiosos? Solo sirven para dar apariencia de normalidad, para que parezca que aquí el crimen se castiga y las instituciones funcionan... porque nos siguen robando a manos llenas, solo que la prensa opera, se investiga y alguno que otro va a la cárcel. Pero el sistema no cambia: aquí Fo actúa como un revolucionario, y nos habla de la fatuidad de hacer reformas en un sistema injusto y podrido. Nos habla de la necesidad de cambiar el sistema completo, definitivamente.

La historia termina con el Loco vencido, los policías y la periodista del mismo lado, como amigos. Con un Juez (esta vez, el verdadero) entrando a la estación de policía y siendo apaleado por los carabinieri, que no creen que sea de verdad. Y la justicia, en la calle, tres pisos más abajo, a los pies de un cadáver enloquecido.

Una pieza mayor del teatro del siglo XX. Absolutamente recomendada, tanto por lo divertidísima que es, como por el contenido del texto, siempre combatiendo la injusticia del mundo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Citas y frases (1) Añadir cita
CarampangueCarampangue03 agosto 2019
Sospechoso
¿De leyes? Lo sé todo. Llevo veinte años estudiando leyes.

Bertozzo
Pero, ¿tú qué tienes, trescientos años? ¿Dónde has estudiado leyes?

Sospechoso
En el manicomio. ¡Si supiera qué bien se estudia allí! Había un secretario de juzgado paranoico que me daba clases. Un genio. Lo sé todo: derecho romano, moderno, eclesiástico... el código jusciniano, visigodo... ostrogodo,
griego- ortodoxo... ¡Todo! Pregúnteme.

Bertozzo
No tengo tiempo, ¡faltaría más! Pero aquí, en tu curriculum, no consta que te hayas hecho pasar por juez, ni por abogado.

Sospechoso
Ah no, nunca haría de abogado. No me gusta defender, es un arte pasiva. A mí me gusta juzgar, condenar, reprimir... ¡perseguir! Soy de los suyos, comisario. ¡Vamos a tutearnos!

Bertozzo
Cuidado, loco, menos guasa...

Sospechoso
No he dicho nada.

Bertozzo
Entonces, ¿alguna vez te has hecho pasar por juez.?

Sospechoso
No, por desgracia no se me ha presentado la ocasión. Pero cómo me gustaría... el de juez es el mejor oficio. Primero, casi nunca se jubilan. Es más, cuando un hombre normal, cualquier trabajador, a los 55 o 60 años está para que lo retiren, porque empieza a estar torpe, lento de reflejos, para el juez, en cambio, empieza lo mejor de su carrera. Un obrero después de los 50 está acabado: provoca retrasos, incidentes, ¡hay que echarle! El minero a los 55 tiene silicosis... El empleado de banca lo mismo, se equivoca en las cuentas, olvida los nombres de los clientes... Fuera, a casita, estás viejo... ¡gagá! Pero los jueces no, para ellos es todo lo contrario, cuanto más viejos y ga... distraídos estén, más los eligen para cargos superiores, les confían puestos importantes... ¡absolutos!

Tienen el poder de destruir o salvar a una persona a su antojo, y te dictan cadena perpetua como el que dice: "Mañana llueve"... 50 años para ti... a ti 30... a ti sólo 20... Y encima son sagrados, porque no olvidemos que existe el delito de injuria por hablar mal de la magistratura... ¡aquí y en Arabia Saudí! Ah, sí, el de juez es el oficio, el personaje por el que daría lo que fuera con tal de interpretarlo, por lo menos una vez en la vida. El juez de la Audiencia, del Supremo, del orden superior, "excelencia, pase... silencio, en pie que entra la Corte... oh, mire, se le ha caído un hueso... ¿es suyo? No, imposible,
¡no me quedan!"
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
otros libros clasificados: teatroVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Has leído El Principito?

¿Cuál es la profesión del narrador que encuentra el Principito en el desierto?

Periodista
Aviador
Pastor
Taxidermista

7 preguntas
167 lectores participarón
Thème : El principito de Antoine de Saint-ExupéryCrear un test sobre este libro
{* *}