InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8417834559
Editorial: Nocturna Ediciones (10/02/2020)

Calificación promedio : 4.53/5 (sobre 18 calificaciones)
Resumen:
«A veces odiaba ver fantasmas». Irlanda, 1997. Bree regresa con su madre al pueblo de su infancia para huir del dolor de la muerte de su padre. No obstante, la casa no resulta ser el refugio que esperaba: en medio de la oscuridad, las bombillas se rompen solas, en los espejos aparecen palabras y en las habitaciones se cuela un frío sobrenatural. Es posible que, como su amigo Adam le asegura, tenga el don de percibir presencias extrañas. Pero a ella le recuerda más a... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (18) Ver más Añadir una crítica
Lawerson
 04 febrero 2020
Para Bree y su madre, regresar a la casa y al pueblo de su infancia puede ser una nueva oportunidad para empezar de cero y dejar atrás toda la tristeza y todo aquello que tiene que ver con su padre. Después de su muerte, la vida de ambas nunca volverá a ser las mismas. Bree quiere encontrar estabilidad, y volver al lugar en el que nació, creció y tiene a antiguos amigos y amigas puede darle todo lo que ella y su madre necesitan. Sin embargo, la casa no parece tan segura como pensaba. Junto a Adam, el chico alto, de ojos pardos y con las gafas siempre en la punta de la nariz que siempre ha recordado como su amigo de la infancia, Bree descubrirá poco a poco que, quizás, tiene algo con lo que es capaz de comunicarse con el más allá. Desde que descubrió la horrible verdad de su padre, todo escrito en su antiguo diario, Bree no ha querido volver a saber nada más de él pero a lo mejor tiene que decirle adiós solo para terminar con los sucesos escalofriantes por los que va a pasar. Visiones de incendios, heridas abiertas y mensajes amenazadores, la vida de Bree y la de su madre se torna cada vez más peligrosa. Un tornillo suelo que hace caer estanterías; cristales rotos y desperdigados por el suelo, con el que podrían cortarse. Para saber qué quiere realmente su padre, Bree y Adam solo deben hacer una cosa: invocar a su espíritu a través de un hechizo. Lo que Bree no sabe es que, a raíz de todo ello, empieza a descubrir un mundo oculto, un hombre desconocido que siempre ha tenido la cara de su padre y una realidad aterradora que lo puede cambiar todo completamente. Porque, a veces, es difícil dejar atrás a nuestros propios fantasmas.
Después de varios días de acabar el libro, y teniendo tiempo para seguir procesando y dirigiendo esta historia, todavía estoy en blanco y no tengo ni idea de cómo hablaros sobre Las voces del lago. Supongo que, como toda historia, tengo que comenzar desde el principio. Beatriz Esteban siempre ha sido una autora que he visto super recomendada por todos lados, cada persona que leía alguno de sus libros quedaba completamente enamorada de su pluma, pero aún no me había lanzado o decidido a leer algo de ella. Siempre había algo que me impedía ir a por alguno de sus libros, indecisa y sin estar completamente segura. Pero, entonces, Nocturna anunció Las voces del lago y todo, absolutamente todo, me gritaba que tenía que leerlo. Gracias a la editorial he podido leer, al fin, a Beatriz Esteban y descubrir qué tiene de especial sus historias. Solo voy a decir una cosa: jamás, repito, jamás en la vida iba a estar preparada para este libro.
Las voces del lago es, de manera muy breve, una historia brutal, desgarradora, arrolladora, especial y muy, muy humana. Muy real. Bree, nuestra protagonista, está todavía pasando por el duelo tras haber perdido a su padre. Junto a su madre, regresan al pueblo de su infancia y a la casa que siempre ha recordado con amor, aunque todavía queden por sus rincones resquicios de lo que fue su vida y, sobre todo, de lo que fue su relación con un padre que les ha hecho mucho daño a las dos. Una verdad que se ha escondido siempre dentro de una persona, ahora desconocida, ha trastabillado completamente sus vidas. Usando una narración en primera persona, los primeros compases de la novela no van a ser otra cosa más que mostrarnos esta lucha para seguir hacia adelante y dejar atrás el pasado, encontrar un sentido a todo lo que se conoce ahora de alguien a quien siempre has pensado entender, e intentar crear una nueva vida. Cuando empecé a leer Las voces del lago tenía en mente lo de toparme con una historia de realismo mágico, pura y dura. Y, tras leer ese primer capítulo que da un pequeño salto en el pasado, es la sensación que todavía tenía en el cuerpo. Con eso, creía que sabía por donde iba a ir la historia y, más o menos, me olía lo que pensaba iba a ser el gran plot twist de la historia. Es por eso que, al principio, la lectura me parecía sumamente interesante, donde el tema de los fantasmas, el espiritismo y los hechizos, los conjuros, cobran vida. Bree pasa por situaciones espeluznantes, truculentas, muy peligrosas, y que le dan a estos capítulos ese toque paranormal. Mensajes que dan miedo escritos por las paredes, heridas hechas por algo, o alguien, que no consigue ver, poco a poco todo se va volviendo más oscuro. Sin embargo, en estos momentos también sentía que, a veces, la trama se me volvía un tanto repetitiva. Veía que la autora incidía mucho en algunos de los temas que, como persona que está pasando esta fase de duelo y de olvidar, tiene que sufrir. También entiendo que sea normal leer, en este tipo de libros que ya comienza con un tema bastante delicado, sobre el desarrollo y evolución de una persona que, en esos momentos, está en un foso. Es más, me parece una visión importante y muy educacional. Pero las conversaciones que se producían entre Bree y su madre se volvían algo monótonas, aparecían de nuevo, una y otra vez, y siempre por el mismo camino, hasta llegar al punto de que me desprendía de la historia causando que, muchas veces, estuviera más pendiente de otras cosas que de la propia lectura. Además, y como ya os he dicho, ya empezaba a ver lo que en ese momento creía era la verdad de una de las partes de la historia de Bree, haciéndose bastante predecible y palpable que, en realidad, algo más está pasando. Cuando finalmente se desvela me cogió de sorpresa, pero no porque no me lo esperaba. Era justo lo que pensaba, un pequeño giro argumental que por todos lados te estaba gritando. Pero creía que era algo que se iba a decir mucho más adelante, más adentrados en la trama.
A partir de ese momento me sentía un poco confusa. No sabía muy bien hacia dónde iba a tirar la lectura e historia ahora que se había descubierto esa verdad, aunque seguíamos con todo el tema misterioso de intentar dar con lo que realmente estaba pasando por todos lados y en la vida actual de Bree. O, al menos, se había visto una verdad. Porque no es para nada la principal. A partir de la página doscientos, la historia me da un golpe de realidad y cambia drásticamente y completamente hacia una trama que, de verdad os lo digo, no me la esperaba en absoluto. Algo que me ha pillado completamente desprevenida y que, sí, consigue ser el gran nudo del argumento. Me he quedado en shock, no hay otra palabra más adecuada para describiros el viaje y montaña rusa que ha sido la lectura a partir de este momento hacia el final. Y, por desgracia, no os puedo decir absolutamente nada porque rompería la magia de la sorpresa. Es un libro y una historia que debéis descubrir vosotros y vosotras mismas, sin que nadie os diga absolutamente nada. Es por esto, por el tema que la autora saca a relucir, que digo que no sé cómo voy a hacer de manera completa esta reseña. Porque no puedo ahondar demasiado. Aquí me volví a enganchar al libro, volví a estar dentro completamente, cada vez más sorprendida y con los ojos más y más abiertos leyendo todo lo que ocurre. Es un tramo de la historia difícil y brutal, donde al fin hace todo clic, encaja y, sí, entiendes perfectamente por qué, al principio, la autora recurría a repetir esas conversaciones o a tratar cosas que se quedaban en escenas un tanto raras, leyéndolas por primera vez sin un contexto cierto. Es una dosis de realidad, de una realidad dentro de nuestra sociedad que está bastante olvidada y estigmatizada que, dios, es que pone el vello de punta. En más de una ocasión he sentido impotencia, casi he llorado. Me reencontré con Bree. Se me partió el alma y el corazón.
Y Beatriz Esteban, con esa pluma que tiene, es la culpable (en el buen sentido), de que el libro sea una delicia narrativa. Desconozco si es algo habitual en ella tratar temas tan importantes e impactantes como el que trata en Las voces del lago en sus otros libros. También os digo, espero descubrirlo por mí misma. Que Beatriz haya visibilizado el tema central que trata bajo unos parámetros sobrenaturales no hace más que servir como elemento para enfatizar lo que una persona que sufre esas condiciones siente. Miedo, terror, desesperación. La autora ha sabido meterte en el cuerpo de manera impecable todas esas sensaciones, como si tu mismo o misma vivieras esos momentos, siempre con una sensibilidad pasmosa. Qué queréis que os diga, Beatriz Esteban me ha enamorado en menos de quinientas páginas pero con un estilo mágico. Por favor, nunca jamás apagues esa voz y siempre, siempre, sigue alzándola para dar visibilidad y crear conciencia de este tipo de realidad con la que muchas personas tienen que batallar día tras día.
Lo único por lo que no le voy a dar la máxima puntuación es porque, a pesar de que comento de que, tras descubrir el gran arco argumental que estaba escondido, comprendo mejor la primera mitad del libro, la sensación que me dejaba mientras la leía ha seguido ahí. Y, sobre todo, porque me ha faltado un paso más dentro del elenco de personajes. Bree, aunque al final la entiendo, ha sido también un camino difícil. No llegaba a conectar del todo con ella, se me hacía un tanto egoísta, poco empática, irascible. Como digo, cuando ya la ves completamente aceptas todo ello sin problemas, pero se queda ahí esa espinita de intentar haberla conocido mejor. Lo mismo me ha pasado con las personas de su alrededor. Su madre, que también trae consigo algo importante, finalmente se ha ido difuminando; Gina o Carrie, sus otras amigas de la infancia, que también han mostrado cosas interesantes pero que no han conseguido explotar del todo; o Adam, la otra parte de la historia, profundizar más en él no hubiera estado nada mal, conocer mejor su relación pasada con Bree.
Pero, por todo lo demás, Las voces del lago es un libro muy necesario y que no os podéis perder. Ya lo he dicho todo de él. Es brutal y desgarrador, y la pluma de Beatriz Esteban es una maravilla. Un libro que, aunque parezca que la principio es algo confuso, merece y mucho la pena seguir hacia adelante con su lectura. Un libro que, sin dudarlo, te robará el corazón.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Ohanareader
 01 marzo 2020
'Quizás sólo teníamos que quedarnos así, cogidos de la mano, con la promesa de que los dos nos quedaríamos.'
Recomendación musical: Dancing with your ghost, Sasha Sloan
Bea lo ha vuelto a hacer, me ha vuelto a romper el corazón, ha vuelto con una historia que me ha llenado de sentimientos, tristeza, felicidad, ilusión... y sobre todo, ha vuelto para abrirme los ojos una vez más, para mostrarme la realidad de una enfermedad que sufren muchas personas y que, a pesar de oir mucho hablar de ella, hasta que no he leído Las voces del lago no me he dado cuenta de lo que sufren las personas que la padecen. Y por eso, es mi escritora favorita, porque con un libro te hace abrir los ojos a la realidad y consigue sacarte de la burbuja en la que vivimos.
Las voces del lago nos cuenta la historia de Bree, una chica estudiante de biología que vuelve de Dublín a su pueblo natal para huir del dolor de la muerte de su padre pero, la casa no es como la recuerda y en ella pasan cosas raras, empiezan a romperse luces, a aparecer palabras escritas en los espejos... Pero a pesar de eso, se encuentra con su amigo de la infancia, Adam. Entre ellos hay una amistad muy bonita y Bree no duda en contarle lo que pasa pero Adam le dice que es un don que ella tiene. Bree piensa más bien que es una maldición pero entre los dos intentarán resolver lo que le pasa a Bree ¿conseguirán encontrar lo que tanto le atormenta a Bree?
Como podréis imaginar es una historia paranormal y si venís buscando romance en este libro... Os digo desde ya que no lo vais a encontrar. Es una historia dura en la que te muestra la realidad de una enfermedad mental y la cual no sólo sufre nuestra protagonista, también la sufrimos nosotros con ella a medida que vamos leyendo. No veo necesario decir el nombre de dicha enfermedad ya que yo leí el libro sin saber absolutamente nada de ella y cuando lo descubrí me asombró. Es una enfermedad de los que muchos hemos oído hablar pero de la que estoy segura que ninguno nos hemos metido en profundidad a indagar en ella y en este libro Bea nos hace meternos de lleno en ella, una cosa que me ha gustado muchísimo.
En relación con los personajes la verdad es que no tengo pegas de ninguno, me han gustado absolutamente todos los personajes que salen pero en la reseña me voy a centrar en Bree y en Adam, nuestros personajes principales. Bree me ha robado el corazón, he llorado con ella en cada capítulo de la historia y me he metido tanto en su piel que he en algunos momentos he llegado a sentir lo mismo que ella. Es un personaje valiente, fuerte y con muchos valores, cuyo único objetivo es que su madre rehaga su vida después de la muerte de su padre. Es un personaje que sufre a lo largo de la historia pero aún así, saca fuerzas de donde sea para seguir adelante y eso es una cosa que deberíamos hacer todos en momentos de debilidad.
Adam, sin embargo, en ciertos momentos le he odiado, y si leéis el libro entenderéis por qué. Yo no os puedo decir nada porque sería spoiler pero os dejo con la intriga para que os hagáis con el libro y lo descubráis. A pesar de eso, también es un personaje que me ha gustado y con el cual, he de decirlo, he shippeado mucho, sí, sé que no tiene sentido, pero es un amor-odio. Junto con Bree, es el gran peso de la historia y con el cual iremos descubriendo todo lo que atormenta Bree y como él la ayuda.
Para ir terminando os voy a hablar de la ambientación. Las voces del lago está ambientada en Irlanda, un país al que tengo muchas ganas de ir después de leer el libro. La verdad es que la ambientación concuerda totalmente con la historia del libro y que Bea ha conseguido hilar muy bien una cosa con la otra. Creo que si hubiera elegido otro sitio para la ambientación, no hubiera disfrutado igual.
En conclusión, es un historia dura pero a la misma vez muy necesaria. Bea te hace abrir los ojos a la realidad y nos demuestra que si necesitamos ayuda, hay que pedirla. Solo me queda darle las gracias a Bea una vez más por crear otra historia tan necesaria.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Dyalia
 07 marzo 2020
Bea siempre es arte y siempre es magia, siempre es una experiencia de zambullirse en el mar profundo, donde sabes que pueden hacerte daño, pero no puedes evitar la curioridad de lo que hay debajo y de seguir nadando más y más abajo, aunque tus pulmones no tengan aire, porque sabes que sus palabras te los aprietan con fuerza, pero ya no puedes huir porque te ha atrapado sin remedio. Pero también te curan, también son el aire que llega renovado y te demuestra que, aunque parezca el fin, la esperanza siempre vuelve y siempre ha estado a tu lado.
Hablar de este libro es muy complicado sin entrar en terreno de spoilers, así que más que comentar acerca de la historia ni de los personajes, haré lo que mejor se me da hacer con los libros de Bea: hablar de lo que me ha hecho sentir. Porque con Las voces del lago me he encogido de miedo, aunque las escenas no sean realmente de terror, ha provocado mucha tensión y en otras ocasiones me ha introducido en una burbuja de estrés, por los personajes, por las situaciones, por el todo en conjunto. En un instante me arrullaba con la rutina que se había creado Bree y me sentía agusto entre su vida, entre sus detalles, entre las historias que se van entretejiendo, con detalles más macabros en ocasiones, con discusiones, dolor y secretos que son desvelados, pero al fin y al cabo se convierten en una pequeña sucesión de capítulos con rutina, sin miedos. Hasta que todo se descarrila y la realidad duele y aplasta y aterra, el terror se convierte en real y ha habido momentos en los que yo misma como lectora me negaba a que fuera real, me aferraba con uñas y dientes a la realidad que quería conocer y que dolía en ocasiones, pero era reconfortante porque se había convertido en algo cómodo y rutinario; y la manera en cómo Bea lo trata todo, con crudeza, con dosis de realidad y todo ello envuelto con la delicadeza de su pluma.
Las frases, hay tantas frases y reflexiones, desde el mismo inicio ya me hizo subrayar tantas y tantas palabras, de hacerme crujir el corazón con sus realidades tan aplastantes, de dolerme, porque sabía que iba a haber situaciones que me iban a hacer daño, pero Bea lo cuenta de tal manera que sientes cómo tus heridas se van curando conforme te das cuenta de algunas cosas, mientras mis heridas golpeaban insistentemente dentro de mi corazón, pero conforme seguía leyendo la prosa de este libro pasaba de arañarme a acariciarme con sus palabras, a demostrarme la esperanza.
Nunca tengo suficiente de los libros de esta autora, siempre me saben a poco y a la vez me dejan tan vacía y tan llena de sentimientos que no creo estar preparada para leer otra de sus novelas en un corto periodo de tiempo. La historia de Bree me ha calado muy dentro, me ha abierto los ojos ante una situación que considero muy invisibilizada y cargada de prejuicios, y no creo que haya podido haber sido contada de una mejor manera.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Guadi96
 13 octubre 2020
¡¡LA RESEÑA CONTIENE SPOILERS!!
He de empezar esta reseña diciendo que compré este libro pensando que sería una cosa y ha acabado siendo totalmente otra… algo totalmente maravilloso.
Los que lleváis un tiempo ya por el blog o por mis redes (spam: tenéis mis redes en los laterales) sabéis que adoro la temática paranormal y sobrenatural, así que, cuando leí las sinopsis de este libro, obviamente me llamó muchísimo la atención.
Es la primera vez que tengo contacto con esta autora -a pesar de que tengo varios de sus libros en mi lista de deseos desde hace tiempo- y estoy segura de que no será la última. Desde la primera página conecté con su prosa y con la historia que estaba contando, y eso es algo que, personalmente, agradezco inmensamente en un autor/autora.
Ahora bien, en cuanto a la trama en sí, yo dividiría el libro en dos partes. La primera mitad me tuvo bastante enganchada e intrigada, ya que estaba deseando que se resolviera el misterio del fantasma que acechaba a Bree (nuestra protagonista). ¿Realmente sería su difunto padre? ¿O quizá era su amigo fallecido, Adam, el que estaba detrás de todo? En serio, no podía parar de sacar mis propias conjeturas. También me llamó bastante la atención el hecho de que Bree pudiera ver espíritus y la manera en que nos mostraba qué era lo que veía y sentía. Todo ello acompañado de la magnífica pluma de Beatriz, que hacía que la lectura fuera amena y en ningún momento decayera.
Pero entonces… llegó el gran giro argumental. Yo estaba convencidísima (desde mucho antes que Bree) de que era Adam el que le estaba comiendo la cabeza a Bree y el que intentaba matarla. Por eso, cuando ocurrió el accidente de Gina y el intento de suicidio de Bree allá por la mitad del libro, pensé: “No puede ser tan sencillo. Ya he resuelto todo el misterio. ¿Ahora qué?”. Y entonces llegó Beatriz y dijo: “¿Que ya lo has resuelto? ¡Paaaam! Ahí lo llevas”.
¿Una enfermedad mental? ¿Nada era real? Sentí que me explotaba la mente en mil millones de pedazos…
Aquí es donde marco yo la segunda parte del libro, en el momento en que Bree es diagnosticada con esquizofrenia. Reconozco que, al igual que Bree, yo también dudé en muchos momentos de lo que era real y lo que no. ¿Y si realmente tenía un don, pero la tachaban de “enferma mental” simplemente porque ellos no podían ver lo mismo que ella? de verdad, hubo momentos en los que cambié de opinión cuatro veces durante la lectura de una sola página.
El tema de las enfermedades mentales siempre me ha llamado mucho la atención, ya que considero que son igual de importantes -si no a veces más- que las físicas, pero, por desgracia, sigue siendo un tema muy tabú en nuestra sociedad. Así que, aunque me acerqué a este libro por la premisa de ser una novela paranormal, me sorprendió muy gratamente lo que acabó siendo. Lo digo de todo corazón.
La manera en que la autora describe la enfermedad y el proceso por el que pasa Bree (negación, aceptación, negación de nuevo, vuelta a la aceptación, confusión, etc) es simplemente magistral. Conseguí empatizar con ella 100%, sentí su misma angustia y desesperación, me sentí igual de perdida y confundida… en serio, un 10 para Beatriz.
Cuando comencé a escribir la reseña, tenía planeado hablar de más personajes además de Bree, pero conforme iba avanzando me daba cuenta de que, para mí, la novela ES Bree. Es cierto que Adam es un pilar fuerte de la trama, pero es que al final… ES Bree. En cuanto a Gina y Carrie, sí, me parecen maravillosas, pero están ahí como un soporte para Bree, todo lo que les sucede (o el 98% de las cosas) gira alrededor de ella, así que hablar de ellas es hablar de Bree de nuevo. El único personaje al que destacaría por encima de los demás, es a la madre de Bree. Una vez más, la autora nos introduce otra enfermedad: la depresión. Nos muestra lo durísima que es, no solo para el que la padece, sino también para las personas que le rodean.
Solo puedo darle las gracias mil millones de veces a Beatriz por haber creado una obra tan bonita y dura a la vez. Gracias por ser valiente y atreverte a abordar algo que está tan “vetado” aún en nuestra sociedad. Gracias por tratar el tema con tanto cuidado y respeto (he leído novelas que tratan ciertas enfermedades de manera muy superficial y fría). Gracias por normalizar estas enfermedades. Gracias por regalarnos una novela que todo el mundo debería leer para concienciarse de que pedir ayuda cuando estamos mal no es algo malo; que no solo existe el dolor físico, sino también el mental y que, al igual que el primero, también puede tratarse y sanar.
Gracias.
Enlace: https://booksinneverland96.w..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Jecca
 07 septiembre 2020
¡Holiwiis Bookerxs! ¿Como habéis pasado el fin de semana? Yo he terminado el domingo con este maravilloso libro Las voces del lago.
Esta novela nos cuenta la historia de una adolescente llamada Bree, la cual tiene que volver a su pueblo natal por la muerte de su padre, con la intención de olvidar y dejar atrás todo lo vivido. Bree cuando era pequeña vivía en Degriffin, pero por el trabajo de su padre tuvieron que irse a vivir a Dublín, dejando aquella casa para los veranos. Dejando atrás a sus amigas Gina, Carrie y al maravilloso Adam.
Bree para su corta edad, tiene que lidiar con volver a empezar de cero en Degriffin, sin saber si sus amigas se acordaran de ella y cuidar de su madre que esta enferma. Esto hace que muchas veces ella misma se aísle y no quiera ver el mundo real, tal como es.
Para Bree todo lo que ocurre es culpa de una persona, su padre. Cuando lleva un tiempo instalada en su vieja casa de verano, todo se tuerce. Empieza tener sueños oscuros, a encontrarse VETE en las paredes de su casa, suceden extraños sucesos peligrando la vida de su madre, tiene visiones... pero con ayuda de su amigo Adam, creen que pueden parar a ese ''espíritu''.
Bree está convencida que ese espíritu es su padre, que quiere decirle algo, o quiere acabar con la vida de su familia, arrastrandolas al sufrimiento que el paso. Esto une más a Adam y a Bree quienes comparten sueños, risas y miedos en aquella casa del árbol, en las paredes de su habitación, dejando atrás toda la demás vida social. Adam la empuja a leer mas y mas libros sobre espiritus con el afan de así poder terminar con el ''espíritu''. Bree solo quiere escapar, y hace todo lo posible para que las voces que oye en su cabeza desaparezcan.
«Hay que mirar al dolor a los ojos para poder darle la espalda»
No se como hablar mas de Bree sin hacer spoiler de todo lo que contiene el libro, debo decir que nos metemos en su mente, en su corazón. He sentido todo lo que ella sentía, y aunque muchas veces empatizo con otros libros así, este me ha llevado a otro nivel. El libro trata sobre la Esquizofrenia, y aunque no he sentido nunca esa enfermedad, he llegado a tener algunas veces la sensación de que lo que pasaba en mi vida no sabía si era real. A nuestra Bree es lo que le pasaba, no sabía que era real, ficticio, y eso le llevo a cometer locuras... pero no era consciente de lo que le estaba ocurriendo, porque repito para ella TODO ERA REAL.
«Quizás teníamos que aprender a hacer las paces con las heridas que llevábamos dentro antes de que sanaran»
Los personajes son tan reales, que no se como describir la sensación de que yo también creía muchas veces que lo que veía Bree era real, hasta dudaba muchas veces de sí ahora no lo sería. La escritora ha definido los personajes tan bien, que es difícil sacarles pegas a cualquiera de ellos. Aunque la historia se centre mas en Bree y Adam la mayoritaria parte de la novela, los demas personajes están desarrollados brutalmente.
Pero amo incondicionalmente a Adam, creo que nunca olvidare a ese personaje, tan comprensivo, tan real, que hasta me duele cuando me acuerdo de toda la historia de Bree.
Bree sin embargo es una chica fuerte, a la que nunca dejaría de abrazar, una chica normal, que en este caso podríamos ser tu, la chica de al lado nuestro o yo misma.
«Ya no sabía qué fantasma me asustaba más: el que habitaba la casa o el que habitaba nuestra piel.
No sabía cuál nos mataría primero»
No os voy a mentir, la novela no es sencilla de leer y no os vais a encontrar una historia feliz. La historia habla de una enfermedad mental, pero de una manera bonita pero dura a la vez. Es la primera vez que leo una novela que habla tan puramente, tan real de una enfermedad que muchas personas están padeciendo, y lo hace tan desgarrador y bonito a la vez.
Enlace: https://jeccabooks.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (25) Ver más Añadir cita
alaoestebooksalaoestebooks29 marzo 2021
Hay gente que puede sobreponerse a todo lo que les venga. Otros preferimos protegernos de la realidad, a veces a través del pánico, y a veces a través de las alucinaciones. Del alcohol, la comida, de las mentiras. Si nos ponemos a mirar a la gente, apenas hay gente "normal", porque todos buscan la forma de escapar del dolor. Y eso sólo nos hace más daño. Y no significa que estemos rotos. Si te arrancaran la enfermedad de cuajo, o a mí la mía, no aprenderíamos a aceptarlo. No serviría de nada. Hay que mirar el dolor a los ojos para poder darle la espalda.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
OhanareaderOhanareader21 febrero 2020
Parecía que Adam y yo estuviéramos jugando a una partida de ajedrez invisible, moviendo nuestras piezas, peones y soldados en silencio como si así pudiéramos mantenernos lejos. Así evitaríamos que uno de los dos perdiera. Que uno de los dos no fuera el niño que el otro recordaba.
Teníamos que jugar a movernos con cuidado, a cambiar las normas del juego, a encontrar la distancia perfecta que nos dejara orbitar el uno junto al otro sin llegar a colisionar.
Porque nada volvería a ser lo mismo si chocábamos.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooksalaoestebooks29 marzo 2021
No me miró a los ojos. Era lo contrario a Carrie en todos los sentidos: donde una pisaba fuerte allá donde fuera, la otra tenía cuidado de no matar a las hormigas. Una se ganaba la mirada de todos, la otra sólo buscaba una.
Comentar  Me gusta         10
alaoestebooksalaoestebooks29 marzo 2021
Quizá es porque la sientes cerca, porque quieres sentirla cerca; cuando en realidad estáis demasiado lejos. Quizá es porque no era el momento adecuado. No era la vida adecuada. Quizás no tiene que haber una razón: simplemente no puedes. No puedes amarla. Es como la música: lo suficientemente fuerte para hacerte temblar, pero tan efusiva que desaparece cada vez que la escuchas.
Comentar  Me gusta         00
AnabelAnabel17 febrero 2020
Era como si todo el mundo tuviera una muralla capaz de separar los sueños de la realidad, pero la mía estuviera llena de grietas. Y de algún modo los sueños se colaban entre ellas. A veces las hacían más grandes para poder pasar. Para engañarme. Para hacerme creer que las cosas podían cambiar.
Y a veces demolían la muralla por completo.
Entonces llegaban las pesadillas.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: esquizofreniaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES

Otros libros de Beatriz Esteban Brau (1)Ver más




Test Ver más

El amor en la literatura

El relato se extiende entre el romance trágico de dos jóvenes pertenecientes a sobresalientes familias enemigas de Verona, Italia.

La excelente y lamentable tragedia de Romeo y Julieta
La tragedia de Macbeth
La tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca

10 preguntas
122 lectores participarón
Thèmes : romances , amorCrear un test sobre este libro
.. ..