InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8495764288
Editorial: Ediciones Barataria (01/01/2005)

Calificación promedio : 5/5 (sobre 1 calificaciones)
Resumen:
En 1981, Alexis de Tocqueville se embarca con su amigo y compañero de la carrera judicial Gustave de Beaumont camino de Estados Unidos. 'Quince días en las soledades americanas' es un apunte vital y evocador de una extraordinaria frescura que nos permite asistir al proceso de colonización estadounidense. En este caso no el de las praderas del medio Oeste, popularizado y mistificado 'ad nauseam' por el cine, sino el de los inabarcables bosques de la región de los Gra... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
pvg85
 10 julio 2020
🔸️Tras la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos, se inició cierta tradición en la narrativa de viajes. Muchos europeos cruzaban el océano para conocer en primera persona la nueva sociedad que se estaba creando en el llamado ‘nuevo continente'. Alexis de Tocqueville (Verneuil 1805 – Cannes 1859) fue uno de ellos. de familia aristocrática, estudió derecho y fue auditor en Versalles, donde conoció a Gustave de Beaumont quien, además de compañero de trabajo, llegó a ser su mejor amigo y fue quien póstumamente se encargó de publicar estas memorias de viaje en 1860. Juntos viajaron a los Estados Unidos y en este libro se recoge el trayecto que realizaron entre el 19 y el 29 de julio de 1831 de Detroit a Saginaw, en la península de Michigan, en la fecha el último lugar habitado por estadounidenses hasta el océano Pacífico.
🔸️“Una de las cosas que más atraía nuestra curiosidad al venir a América era recorrer los límites extremos de la civilización europea y, si el tiempo nos lo permitía, visitar alguna de las tribus indias que han preferido retirarse a las soledades más salvajes antes que plegarse a lo que los blancos han dado en llamar las delicias de la vida civilizada.”
🔸️Tocqueville quería ser testigo del proceso de colonización estadounidense, pero también le interesaba conocer a los nativos de América, “el primero y legítimo dueño del continente americano” tal y como él reconoce. El autor se sorprende, e incluso se desilusiona sobremanera, al ver como el estadounidense corroe con sus costumbres y, especialmente con el alcohol, al nativo y ve en primera persona cómo está arrasando con la esencia del continente, no sólo de las tribus sino también de la propia naturaleza salvaje del lugar. Se sorprende al comprobar cómo el ‘nuevo americano' considera esta destrucción y crecimiento parte del curso natural de las cosas, acostumbrándose a ello de manera inmutable.
🔸️Durante su viaje tiene la oportunidad de convivir y comparar las ciudades emergentes de los americanos con las soledades americanas, el auge de los colonos con la caída de los nativos y no puede evitar sobrecogerse ante tal situación a pesar de considerarlo un hecho inevitable.
🔸️Tocqueville se asombra al ver el trato que reciben los nativos por parte de los llamados americanos y tras unos hechos de los cuales es testigo no puede evitar cuestionarse:
“Pero ¿qué valor tiene la vida de un indio? […]En medio de esta sociedad tan prudente, tan mojigata, tan pedante en lo tocante a la moralidad y la virtud, uno descubre una insensibilidad completa, una suerte de egoísmo frío e implacable cuando se trata de los indígenas americanos. […] Aquí, como en cualquier otra parte, el mismo sentimiento despiadado anima a la raza europea. “
🔸️Gracias a este viaje, el autor tiene la oportunidad de viajar con unos guías nativos y se sorprende al ver como el carácter de estos no es para nada como le habían dicho en las ciudades emergentes, donde hablan de ellos con una mezcla de miedo y desprecio. Descubre que son personas con una cultura muy diferente a la suya, cautas, amables,… y se sorprende también al comprobar cómo los pioneros más retirados de las ciudades conviven con ellos amigablemente e incluso prefieren su compañía a la de los americanos de las ciudades, aunque sin considerarlos como a iguales:
“Identificados con las soledades de América por gusto e inclinación y con Europa por religión, principios e ideas, mezclan el amor por la vida salvaje con el orgullo de la civilización y prefieren los indios a sus compatriotas sin por ello reconocerlos como iguales.”
🔸️En general, ha sido una lectura enriquecedora, Tocqueville narra de manera sencilla, pero contundente, la realidad de su viaje y comparte con el lector sus impresiones, positivas y negativas, contrastando opiniones con lo que él mismo ve en primera persona para sacar así sus propias impresiones, llegando a lamentar el supuesto derecho del estadounidense a imponerse en las soledades americanas:
“Uno se siente orgulloso de ser hombre y al mismo tiempo siente una especie de amargo pesar por el poder que Dios nos ha concedido sobre la naturaleza. El alma se siente agitada por ideas y sentimientos antagónicos, pero todas las impresiones que recibe son intensas y dejan una profunda huella”.
🔸️Es un libro muy cortito, con apenas 126 páginas que se pueden leer de una sentada porque la manera de narrar del autor hace que el lector se sumerja rápidamente en el trayecto. Además, esta edición incluye las entradas de su diario de viaje que son las notas que utilizó a posteriori para la redacción del texto de la obra. Muy recomendable.
Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (11) Ver más Añadir cita
pvg85pvg8510 julio 2020
Allí la escala se encuentra totalmente invertida; sumergido en una profunda oscuridad y reducido a sus propias fuerzas, el hombre civilizado avanza a tientas, incapaz de orientarse en el laberinto que atraviesa o de encontrar los medios para sobrevivir. En cambio, es en medio de esas dificultades donde triunfa el salvaje; para él el bosque carece de secretos, se encuentra allí como en su casa y avanza con la cabeza erguida, guiado por un instinto más seguro que la brújula del navegante. En la copa de los árboles más altos, bajo el follaje más espeso, su ojo descubre la presa cerca de la cual el europeo hubiera podido pasar cien veces en vano.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
pvg85pvg8510 julio 2020
Nación de conquistadores, que acepta domesticar la vida salvaje sin dejarse nunca seducir por sus encantos, que sólo aprecia de la civilización y de las luces su utilidad para alcanzar el bienestar y que se adentra en las soledades americanas con un hacha y unos periódicos; gente que, como todos los grandes pueblos, persigue una sola idea y avanza hacia la adquisición de la riqueza, único fin de sus fatigas, con una perseverancia y un desprecio a la vida que uno estaría tentado de llamar heroísmo si tal nombre se acomodara a algo distinto de la virtud.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
pvg85pvg8510 julio 2020
Un pueblo antiguo, el primero y legítimo dueño del continente americano, se va fundiendo día a día como la nieve bajo los rayos del sol y desaparece de la faz de la tierra a ojos vista, mientra que, en ese mismo lugar y ocupando su sitio, otra raza crece todavía con mayor rapidez. Es ésta última la que destruye los bosques y deseca los pantanos, mientras lagos semejantes a mares y ríos inmensos se oponen en vano a su marcha triunfal. De año en año las soledades se transforman en pueblos y los pueblos en ciudades.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
pvg85pvg8510 julio 2020
¡Otro contratiempo!, con el calor se habían echado a perder nuestras provisiones, así que por todo alimento nos vimos reducidos a comer un pequeño pedazo de pan, el único que habíamos conseguido encontrar en Flint River. Si a esto se añade la nube de mosquitos, que atraídos por la proximidad del agua, debíamos espantar con una mano mientras con la otra tratábamos de acercarnos el pan ala boca, se hará uno una idea de en qué consiste una merienda campestre en medio de la selva virgen.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
pvg85pvg8510 julio 2020
Nada recordaba todavía la idea del pasado o del futuro. Ni siquiera había espacios consagrados para aquellos que ya no nos acompañan. La muerte misma no había tenido tiempo de reclamar su imperio ni de limitar su territorio.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: naturalezaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de Alexis de Tocqueville (2)Ver más

Lectores (1) Ver más




Test Ver más

¿Cuánto sabes de LITERATURA FEMINISTA? ¡Adivina la autora!

"El segundo sexo"

Nerea Pérez
Alice Walker
Simone de Beauvoir
Nuria Varela

10 preguntas
13 lectores participarón
Thèmes : feminismo , Literatura clásica , Literatura clásicaCrear un test sobre este libro