InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8417109706
Editorial: Gatopardo Ediciones (31/12/1899)

Calificación promedio : 4.5/5 (sobre 3 calificaciones)
Resumen:
Sin duda no resulta fácil aceptar la propia discapacidad o la de un ser querido. Desde que era una niña, en su Sicilia natal, Simonetta Agnello convivió con personas que padecían una minusvalía y que eran del todo aceptadas y formaban incluso parte de su entorno familiar: del ciego se decía que «no ve bien», del cojo que «le cuesta caminar», del gordo que «pesa bastante», del sordo que «hay que gritarle un poco», sin pensar en est... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
lavidademisilencio
 17 enero 2020
¿Qué decir de la novela? Nada más leer la sinopsis supe que iba a encantarme y, desde luego, así ha sido. Una de mis grandes pasiones es la diversidad funcional —no por nada he estudiado para dedicarme a ella— y por ello me resultó de gran interés la novela, pues se trataba de la autobiografía de la autora, una madre que recibe la noticia de que su hijo padece una enfermedad discapacitante. ¿Cómo enfrentarse a ello? ¿Cómo ayudarle a él a afrontar la noticia también? Todas estas preguntas se resuelven de forma magistral entre las páginas de Nadie puede volar. Saber que es una historia real, que sus personajes son de carne y hueso y todo lo narrado ocurrió tal cual se cuenta ayuda al lector a ponerse en la piel de la autora y también de su hijo, que es a su vez un narrador principal.
Nadie puede volar está compuesta por 7 partes y 41 capítulos cortos. La brevedad de estos últimos hace que la historia sea muy amena y fácil de leer, ya que permite avanzar la lectura de forma rápida. En mi situación actual, que prácticamente solo puedo leer en mis trayectos en metro, este aspecto ha sido una gran ventaja, pues he podido seguir el hilo de la historia sin ningún tipo de dificultad.
La pluma de la autora es sencilla y cercana, sin florituras. Hace uso de metáforas en ciertas ocasiones que le brindan a la novela un toque ciertamente poético. Pero lo que a mí realmente me ha conmovido es que no adorna, ni esconde u oculta al lector sus verdaderos pensamientos. Es sincera consigo misma y con nosotros y eso es verdaderamente valiente por su parte y de agradecer por la nuestra.
Normalmente en mis reseñas hablo del ritmo del libro pero en este caso no lo veo apropiado pues, al tratarse de una autobiografía, lo importante es el trasfondo de la historia y no lo mucho que engancha desde la primera página. Por mi parte he de decir que la diversidad funcional es un tema que despierta mucho mi interés y del que he aprendido —y quiero seguir aprendiendo— bastante y, por tanto, mi opinión en cuanto a este aspecto está bastante sesgada por mis inclinaciones personales.
Tal y como ya he mencionado, Nadie puede volar está narrado a dos voces por madre e hijo. al no mencionarse a Giorgio como "otro autor" supondré que la autora se basa en la experiencia de su hijo pero es ella quien lo escribe. Si ya de por sí me gusta que se use el recurso de la doble perspectiva para contar una historia, en este caso el acierto es muchísimo mayor. ¿Por qué? Porque se nos cuenta el viaje que supone la aparición de una discapacidad por parte de alguien del entorno y por quien la padece directamente. Las novelas que tratan la diversidad funcional suelen contar solo una de las dos versiones y poder ver —en un mismo caso— ambas a la vez me parece de lo más enriquecedor.
Simonetta es una destacada abogada que vive en Londres junto a su familia. Sus hijos Nicola y Giorgio ya han crecido y tienen la vida hecha. Sin embargo, algo empieza a ocurrir con Giorgiano: empieza a sentirse torpe al andar, le fallan los músculos, está fatigado todo el tiempo... Tras consultar muchos médicos se llega al diagnóstico de esclerosis múltiple, una enfermedad degenerativa que va lesionando los nervios y puede provocar discapacidad. A partir de aquí Simonetta entra en la llamada fase de duelo al descubrir que su hijo va a tener diversidad funcional. No quiero que la reseña se convierta en un sermón, así que no profundizaré en ello y tan solo diré que son las mismas etapas por las que pasa una persona ante la muerte de un ser querido: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.
Lo que más me ha gustado de Simonetta es el tremendo respeto y amor que profesa por su hijo. A pesar de tener sus dudas y miedos, siempre confía en él y en sus capacidades y en ningún momento lo invalida por su enfermedad. La autora es capaz de encontrar un resquicio de luz hasta en el más oscuro de los momentos.
Por su parte, me ha sorprendido la entereza con la que Giorgio encaja la noticia de, que con el tiempo, no podrá andar. Su trayecto de aceptación es "más corto" que el de su madre en el sentido de que sus dificultades no radican en tener que asumir la situación, sino en cambiar su estilo de vida y aprender a vivir en una silla de ruedas. Su enfermedad, al avanzar de forma lenta y progresiva, le permite ir haciendo esos ajustes poco a poco. Sin embargo, incluso con esta "ventaja", me ha parecido encomendable la forma en la que afronta el nuevo rumbo de su vida.
Pero, sin lugar a dudas, lo que ha posibilitado que tanto Simonetta como Giorgio se adapten de forma tan óptima a su nueva vida es que pertenecen a una familia que, desde siempre, ha aceptado lo diferente. Durante todo el relato Simonetta va introduciendo miembros de su familia que padecieron alguna enfermedad, tuvieron diversidad funcional o simplemente no eran como el resto. Y señala que, desde pequeña, estas diferencias fueron siempre parte de la "normalidad", que nunca le dieron más importancia de la que tenía. En este entorno la diversidad se convierte en riqueza.
De la trama, por tanto, cabe destacar que se aplaude la diversidad en lugar de penalizarla. Es muy complicado encontrar un relato de este estilo en el que los protagonistas no se victimicen o se sientan desdichados. Nadie puede volar es un soplo de aire fresco, un halo de esperanza, una prueba real de la importancia de ponerse frente a las adversidades y plantarles cara. de nada sirve escudarse tras una noticia así: toma lo que tienes y saca el mayor partido de ello. Es un mensaje muy necesario y que la autora consigue que cale hondo.
Se tratan muchos aspectos en torno a la discapacidad: las fases por las que se pasa tras recibir el diagnóstico, la lucha de todo el mundo por encontrar una "cura", la culpa que sienten al pensar que podrían haberlo evitado—sobre todo la madre—, la negación de la noticia... También se habla de la poca representación de la discapacidad en el arte, la tendencia a "angelizar" a las personas con diversidad funcional, la importancia de que los padres tengan también su propia vida y no la centren toda en los hijos, el papel del asistente para el apoyo a la persona dependiente, la necesidad de que el entorno se vuelva más accesible para todos... He aprendido muchísimo de ambos puntos de vista, del de Simonetta y del de Giorgio, tanto a nivel personal como a nivel profesional.
En cuanto a aspectos negativos, no he podido encontrar ninguno. Para mí la historia es perfecta tal cual es. Para quienes la diversidad funcional sea un tema ajeno creo que este libro es una forma estupenda de acercarse a ella.
Enlace: http://lavidademisilencio.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
ncarboz
 01 febrero 2020
Simonetta estuvo en contacto con la discapacidad desde que era una niña en su Sicilia natal. Su entorno y su familia le inculcaron la aceptación y la normalización de las minusvalías, hasta tal punto de no considerarlas una rareza.
Años después ya en su madurez, viviendo en Londres, su hijo George con treinta-y-tres años es diagnosticado de esclerosis múltiple. Este libro, escrito a junto a su hijo, narra su enfermedad y cómo la afrontan individualmente y frente al mundo ambos, desde sus puntos de vista.
“En mi mundo, todos los discapacitados son diferentes –diferentes a causa de factores físicos, como lo ciegos y los sordos, o psíquicos, como los retrasados mentales--, y todos los diferentes forman parte de nuestra normalidad, nunca deben ser marginados.“
Nadie puede volar es un libro autobiográfico narrado en primera persona por Simonetta Agnello Hornby y George Hornby, separados por capítulos y dividido en siete partes. Los capítulos en el que el narrador es George se diferencian porque están encabezados por un dibujo.
En la primera parte la protagonista es Simonetta y su relación con la discapacidad durante su infancia en Sicilia. Su madre jugó un papel crucial en su educación hacia las personas con alguna minusvalía. Pero la lección más importante la recibió de su padre, que lidió gran parte de su vida con la osteomielitis, una infección de los huesos, y finalmente tuvieron que amputarle una pierna.
Tras esta introducción saltamos al año 2002, cuando Simonetta abogada de profesión, publicó su primera novela con 57 años. Su hijo George, casado con Elena y con una hija de apenas un año, es diagnosticado de esclerosis múltiple, una enfermedad incurable y progresiva. Desde el minuto uno decide seguir el camino de la aceptación, la normalidad y tomárselo como un reto. George no podrá caminar, pero eso no impedirá que pueda disfrutar de la vida de otra forma. El padre de Simonetta había sido un fabuloso ejemplo. George decide contarlo a todo el mundo, no quiere esconderse ni estar rodeado de lamentaciones, quiere personas que le ayuden a seguir adelante.
“En la vida hay algo más que volar, y quizá también que caminar. Encontraríamos ese algo más.”
En el último tramo del libro acompañaremos a George y su madre en distintos viajes, uno de ellos por Italia. La impotencia y tristeza que sienten al darse cuenta de las barreras, tanto personales como arquitectónicas contra las que deben luchar para que una persona con silla de ruedas pueda ya no disfrutar de la vida sino simplemente hacer lo mismo que cualquier otra persona que pueda andar son inmensas. Aún así George no deja de luchar contra ellas con positividad, pese al desánimo que a veces le alcanza. Durante el viaje visitan edificios históricos, museos, y estudian obras de arte para conocer como ha sido tratada y la mayoría de las veces escondida la discapacidad en la sociedad en épocas anteriores.
En definitiva, Nadie puede volar es una obra autobiográfica escrita a dos manos por la autora y su hijo, que cogiendo como premisa la enfermedad de él, nos llevaran por un fantástico viaje de reflexiones, historia y vivencias sobre la discapacidad, hoy en día llamado diversidad funcional, y su papel en la sociedad actual. No suelo leer autobiografías y empecé este libro con miedo, pero a las pocas páginas ya estaba absorta por la historia y me duró apenas dos días. Es cortito, y la prosa y narración de Simonetta es magnífica. Cuenta muchas cosas sobre historia y arte, pero sin datos excesivos que hagan la lectura farragosa. Lo recomiendo mucho.
Enlace: https://www.perdidaentremisl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Martaamoros
 18 diciembre 2019
Mi primera impresión durante las primera páginas del libro fue que me gustaba la manera de narrar de la autora. Así como cuenta la historia de su vida hace que te sientas que estás hablando con ella tomando un té en una terracita en alguna terraza de Londres.
Aún que parezca que su vida haya sido muy difícil, no lo parece tanto por las maneras en que afrontan cada uno de los pequeños baches que van encontrando en el camino.
La historia de Giorgio es a su manera conmovedora pero llena de superación. Nos enseñan que está lleno de barreras, tanto arquitectónicas como las que creamos los propios seres humanos.
Nos demuestran una gran lección y es un libro que debería ser obligatorio en el instituto y en grados superiores, para que la gente tome más conciencia de lo que está pasando y como pueden llegar a sentirse por como los tratan y por no poder desenvolverse en las mejores condiciones. Necesitamos un mundo donde las barreras, se tumben, que todos podamos ser igual de capaces aun que lo seamos de diferentes maneras.
La versión italiana trae con el libro un documental que pienso buscar y ver, por que de verdad, ha sido un libro que me ha dado que pensar, me ha hecho reír, me ha hecho sentir rabia y pena, en definitiva, que esta historia de superación de una madre y su hijo me ha llegado en el alma.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (13) Ver más Añadir cita
MartaamorosMartaamoros18 diciembre 2019
Los discapacitados debemos pedir disculpas por existir y, por lo tanto, estamos más obligados que los demás a decir siempre "thank you" cuando una persona tiene una atención con nosotros
Comentar  Me gusta         20
lavidademisilenciolavidademisilencio12 enero 2020
Para mejorar la vida de los discapacitados, y la de nosotros, los «capacitados», y vivir juntos afrontando las dificultades —suyas y nuestras—, ante todo debemos conocernos y aprender a aceptarnos. Buenos y malos, sanos y enfermos, inteligentes y no inteligentes.
Comentar  Me gusta         10
lavidademisilenciolavidademisilencio12 enero 2020
El estereotipo de la «tiranía del minusválido» no se corresponde con la realidad: ni todos los minusválidos son tiranos, ni todos los «válidos» no lo son. Pero tampoco es verdad lo contrario, es decir, no todos los minusválidos son buenos e inofensivos.
Comentar  Me gusta         10
lavidademisilenciolavidademisilencio12 enero 2020
De la misma manera que no podemos volar, George no podría caminar, lo cual no le impediría disfrutar de la vida de otra forma [...] En la vida hay algo más que volar, y quizá también que caminar. Encontraríamos ese algo más.
Comentar  Me gusta         10
lavidademisilenciolavidademisilencio12 enero 2020
La enfermedad no nos había destrozado la vida [...] Era como un dique que nos hubiera forzado a desviarnos bruscamente del camino, antes cómodo y sin obstáculos. La esperanza y las ganas de vivir no nos habían abandonado.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: educativoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Te atreves? Preguntas literarias que todo el mundo debería saber

¿Por qué decidió el Principito dejar su planeta?

Por orden del Rey
Porque el zorro estaba enfermo
Porque sentía que la rosa se aprovechaba de el
Porque quería conocer la Tierra

15 preguntas
139 lectores participarón
Thèmes : libros clasicos , Literatura y estudios literariosCrear un test sobre este libro
{* *}