InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Luis Loayza (Traductor)
ISBN : 8481917435
Editorial: Editorial Pre-Textos (30/11/-1)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 1 calificaciones)
Resumen:
Catalina de Erauso, la monja vestida de hombre que recorrió la América española, debió de ser un personaje brutal, un asesino ocasional que contaba sus crímenes con indiferencia y un soldado castigado por su crueldad con los indios. En la obra de De Quincey, Catalina se convierte en una muchacha hermosa y lozana, un héroe militar, una heroína romántica que por la fuerza de las circunstancias y cierta viveza de genio -que su autor encuentra disculpable- reparte estoc... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 15 septiembre 2020
Hace un tiempo me propuse leer a Thomas de Quincey una vez al año, y aunque La monja alférez honra mi estantería desde a saber cuándo, no sé por qué siempre tiro para historias más góticas o de misterio, así que ya era hora de hincarle el diente. Y me arrepiento de no haberla leído antes; la he disfrutado un montón y me ha tenido con la sonrisa en la boca en muchos pasajes. Me da pena que se lea tan poco a este autor o que solo sea conocido por su archifamosa afición al opio, pero yo no cejo en mi empeño y todos los años lo invito a tomar el té en Netherfield (en el blog podéis leer las reseñas de Klosterheim y El vengador).
¿De qué va La monja alférez? Pues eso ya es más complicado de explicar. En principio se supone que es un ensayo biográfico de Catalina de Erauso, mujer nacida en San Sebastián en pleno siglo de Oro español... y digo "se supone" porque Thomas de Quincey se puso el mundo por montera y decidió contar la historia de Catalina que a él le pareció bien (un avance: se inventa muchas cosas. O las cuenta a su modo que no es el modo auténtico. O les hace un triple nudo para dejar bien a Catalina cuando no debería quedar tan bien), lo que hace que este libro tenga más de novela que de biografía, pero de eso os hablo más adelante. Primero hay que explicar quién fue la verdadera Catalina de Erauso... la de verdad.
Sin soltaros aquí la biografía pormenorizada de Catalina (para eso está Google), sí que quiero daros algunos de los datos clave que hicieron de esta mujer una figura muy, muy famosa en su época. Nació en un año indeterminado de la última quincena del siglo XVI, y fue ingresada en un convento a la edad de 4 o 5 años (de Quincey empieza fuerte abandonándola al nacer en el convento. marcando territorio desde el principio). Cuando contaba unos quince años (y siendo novicia, pues realmente nunca fue monja) se escapó, se cortó el pelo, se vistió como un hombre e inició su vida de prófuga. Tras recalar en diversas ciudades del norte de España y en vista de que su padre la estaba buscando (llegó a encontrarse con él, pero él no la reconoció), se embarcó hacia América, y ese fue el comienzo de su leyenda. Asesinó para robar, fue la única superviviente de un naufragio, habitó la celda de una prisión en varias ocasiones, volvió a matar (se llevó por delante a varios familiares), luchó al servicio de la corona y en la batalla de Valdivia masacró a cuantos indios mapuches pudo (fue entonces cuando recibió el título de alférez), intentaron casarla con señoritas enamoradas, se libró de la pena de muerte in extremis... Fue una mujer valiente con un lado violento y cruel, una superviviente que hizo lo que tuvo que hacer no solo para salvar la vida sino para ocultar su sexo en un entorno de hombres.
Esta, como os digo, fue la Catalina real. ¿Cómo es la Catalina de Thomas de Quincey? Maravillosa, una mujer simplemente maravillosa, honesta, honrada, valiente, generosa, carente de rencor y temerosa de Dios, que vivía su vida con la verdad por delante: si mataba era porque las circunstancias resultaban adversas y si hacía uso de la espada para todo era porque el mundo le había hecho así. Una heroína de carne y hueso vista desde una perspectiva romántica y aventurera con una vida llena de hazañas, peripecias y peligros que consiguió superar y solventar uno detrás de otro escapando de la muerte con más vidas que un gato (bueno, todo lo que viene detrás de "una vida llena de hazañas" es cierto). ¿De Quincey realmente admiraba a esta mujer tanto como parece en su biografía o simplemente, y a falta de tiempo de informarse y estudiar sobre ella (algo que está comprobado que no hizo porque el plazo de entrega apremiaba), decidió echar a volar la imaginación y contar su versión sobre ella, una versión mucho más divertida, novelera, idealizada y llena de picaresca? Yo apuesto por la segunda opción, pero a saber.
En cualquier caso, y por si a alguien le interesa, la propia Catalina dejó escritas unas memorias que no fueron publicadas hasta 1829 (se ha discutido mucho su autoría e incluso la existencia de esta mujer, pero hoy en día está más que probada). Catalina fue una auténtica celebridad en su época, volvió a España en olor de multitudes, fue recibida por Felipe IV, más tarde viajó a Roma y fue recibida por el papa Urbano VIII, recibió permiso para seguir vistiendo como hombre las ropas de soldado, se codeó con lo más granado de la época... Y su muerte fue tan misteriosa como su vida: no se sabe con exactitud cómo murió ni cuándo lo hizo salvo que fue cuando estaba de vuelta en América (de Quincey cuenta en el libro la versión que a él le parece más enigmática, pero hay varias teorías más y a día de hoy sigue sin saberse a ciencia cierta). Fruto de esas memorias surgieron varias biografías escritas por autores como Alexis de Valon, que fue la que siguió de Quincey... pero decir que la siguió es como decir que la miró de refilón y decidió fantasear con el resto. En resumidas cuentas: La monja alférez es la versión pseudonovelada de una biografía libre basada en una autobiografía. de aquellos barros, estos lodos. Y yo, que me lo paso pipa revolcándome en los susodichos, encantada de la vida.
Mirad, sé que este libro, históricamente hablando en cuanto a precisión de los hechos y el carácter de su protagonista, hace aguas por todas partes, y que los sucesos reales se solapan con el imaginario aventurero del autor y su decisión férrea de endulzar e idealizar el carácter y la vida de esta mujer, pero me lo he pasado tan bien leyéndolo que me lo he tomado como lo que es: una prueba más del genio de este hombre. Te lo imaginas sentado a una mesa con bebida suficiente al alcance de la mano y unos cuantos oyentes repartidos alrededor escuchándole contar las andanzas de la excelsa Catalina. Y él, en su salsa, se dirige constantemente a su público, le hace partícipe de ironías y chanzas varias, se los lleva a su terreno mientras narra mil aventuras, se ofusca y hace incisos para defender apasionadamente la figura de su adorada monja ante biógrafos malignos y malpensados, rompe el hilo de la narración de manera constante para contar cualquier cosa que a él le parece que viene a cuento y retoma la historia cuando le parece bien... de Quincey era un cuentacuentos magnífico, tenía un don especial para conectar con el lector y hacerle partícipe de lo que fuese que quisiera contarle, y de ese talento hizo su seña de identidad.

La monja alférez real fue un personaje apasionante y muy cuestionable cuya misma existencia, vivencias y logros cuesta imaginar en una época distinta a la que vivió. Solo por eso merece la pena conocerla. Pero si a eso unimos la monja alférez imaginaria, la de Thomas de Quincey, esa que, además de vivir todo lo que vivió la real, tenía trazas de heroína trágica, entonces tenemos toda una novela histórica de aventuras donde los sucesos más impensables, los que parecen más ficticios y fruto de la imaginación desbordante del autor, son precisamente los más verídicos, convirtiendo la lectura en una sucesión de sorpresas, andanzas, malentendidos y cambios de escenario de lo más variopintos. Aderezamos todo esto con la narración inteligente, ágil, irónica, divertida y aguda del autor británico, y tenemos un libro que palpita, que tiene vida, que se disfruta y que se queda en la memoria de quien lo lee. Yo repetiré lectura en un futuro no muy lejano. Acabo de terminarla y ya me pide el cuerpo volver a adentrarme en ella.
No quiero recomendar abiertamente, que si luego no gusta la recomendación se me clava una espinita y duele, pero... ¿por qué no se lee más a Thomas de Quincey? ¿Por qué tiene tan poquita visibilidad? Lo sé, lo sé, la competencia es dura y los temas que trata a priori pueden no parecer interesantes, pero os aseguro que si se hacen a un lado a esos prejuicios y conocéis su forma de contar las cosas, querréis repetir. O no, a saber... lo mismo me ciega la veneración absoluta que le tengo y tras leerle decidís que nunca más. Yo seguiré en mis trece, seguiré dedicándole al menos una entrada anual en el blog (o dos, o tres, si se puede), y seguiré diciendo que es una gozada leerle. Una auténtica gozada.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (1) Añadir cita
Inquilinas_NetherfieldInquilinas_Netherfield25 agosto 2020
Nadie tiene derecho a aburrir gratis.
Comentar  Me gusta         11
otros libros clasificados: biografía noveladaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
58 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro
{* *}