InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Joaquín García Bravo (Traductor)
ISBN : 8494712934
Editorial: Editorial Funambulista S.L. (17/08/2017)

Calificación promedio : 4.75/5 (sobre 2 calificaciones)
Resumen:
Cuando Louise y Renée, las dos protagonistas de la novela, salen del convento de Blois, separadas por la lejanía pero unidas por una profunda amistad, empiezan una correspondencia en la que describen sus más íntimas sensaciones sobre su existencia fuera de las paredes de la clausura: Louise vuelve a París, donde conocerá la vida mundana de la capital y el amor novelesco con un noble español desterrado; Renée regresa a la monótona y austera vida de provincias y se re... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 05 febrero 2018
La Comedia Humana de Honoré de Balzac es de esas empresas titánicas literarias que hoy por hoy se antojan imposibles de imaginar llevándolas a cabo por un autor contemporáneo y que, sin embargo, no sorprenden cuando piensas en que un autor de hace casi 200 años sí que lo intentó, aunque su fallecimiento truncase el proyecto completo. Sí, ese autor era Balzac y es uno de los grandes genios que han dado las Letras, pero aun así los números son abrumadores y, repito, imposibles para un autor de hoy en día. Considerada como el mayor proyecto narrativo de la historia de la literatura, que pretendía retratar la sociedad francesa desde la caída de Napoleón hasta la Monarquía de julio, La Comedia Humana estaba prevista para un número total de 137 novelas; se quedó en 87 completas (más otras 7 no previstas, y algunas publicadas de manera póstuma), pero volved a leer el número de novelas... 94... solo pensar lo que consiguió pone los pelos de punta, porque además, que es lo más impresionante de todo, lo hizo entre 1830 y 1850. Tan solo veinte años. Haced cálculos.
Por las razones que comento arriba, mucha de la bibliografía que hoy podemos encontrar de este autor, muchas de esas novelas famosas que se venden por separado o que creemos que son independientes unas de otras, en realidad forman parte de este proyecto (La prima Bette, Papá Goriot, Eugénie Grandet, El coronel Chabert, Las ilusiones perdidas...). Y eso mismo ocurre con Memorias de dos jóvenes esposas (o Memorias de dos recién casadas); esta novela epistolar que os traigo hoy forma parte de la Comedia Humana y, dentro de ella, a la colección Escenas de la vida privada. Y es una auténtica joya.
Estamos en septiembre de 1823. Las protagonistas son dos amigas de diecisiete años: Louise de Chaulieu y Renée de Maucombe. Ambas se conocieron siendo unas niñas en el convento de carmelitas que acaban de abandonar para reincoporarse a la vida mundana, aunque cada una de ellas proviene de un zona de Francia y un sector social distintos. Así, Louise, miembro de una familia de la alta sociedad parisina, recala en el palacete de su familia en la capital francesa; vive rodeada de lujos y pronto hace su presentación en sociedad, llegando a conocer el París de las fiestas, bailes, teatros, galanteos y cortejos. Renée, por su parte, vive en la campiña francesa; se nos habla del valle de Gémenos, así que sabemos que el castillo familiar de Maucombe está en la Provenza. Allí el ritmo es muy distinto, apenas hay nada que hacer ni gente que conocer, y el destino de Renée está escrito desde su llegada, pues sus padres han concertado su casamiento con el hijo de un hidalgo de aquellas tierras, veinte años mayor que ella y que, tras luchar en la batalla de Leipzig, fue hecho prisionero en Siberia y acaba de regresar a casa.
Así se nos plantea el comienzo de la entrada en el mundo de estas dos amigas que, a causa de la distancia, se cuentan sus intimidades por carta. Estamos, pues, tal y como decía más arriba, ante una novela epistolar en la que el 95% de las cartas están firmadas por Louise o Renée, y solo en contadas ocasiones cogen la pluma alguno de los hombres que formarán parte de sus vidas. A través de esta correspondencia acompañaremos a las dos protagonistas a lo largo de veinte años, y de ellas se sirve Balzac para dibujar dos almas y mentes femeninas totalmente opuestas que se quieren, se respetan y que, a pesar de las diferencias de opinión que inevitablemente surgen cuando difiere la forma de ver la vida, jamás se fallan la una a la otra.
Porque en eso radica la base sobre la que se asienta la novela, en la inmersión que hace el autor en las profundidades psicológicas y morales de dos mujeres totalmente opuestas entre sí, ya no solo por los derroteros de la vida, sino en su forma de pensar y vivirla.
"Tú te casas y yo amo. al cabo de cuatro meses, aquellas dos columnas que se elevaban tanto han caído en el pantano de la realidad"
Esa primera frase, que Louise escribe a Renée, reduce a apenas seis palabras lo que vamos a encontrar en la novela. Podría decir que simplifican lo que ocurre, pero es que es todo lo contrario. A partir de dos vidas completamente diferentes, Balzac se adentra en los dos escasos caminos que una mujer de la alta sociedad tenía hace doscientos años: la que conseguía casarse por amor y la que se casaba por conveniencia y la estabilidad que un buen matrimonio le proporcionaba.
Louise, mucho más inteligente de lo que su frivolidad puede aparentar en sus primeras cartas, no se deja embaucar por la belleza masculina, los halagos o las cuentas bancarias. Sabe que solo se casará por amor, y amor y pasión encuentra en un sarraceno español convertido al catolicismo, un antiguo ministro desterrado en Francia y condenado a muerte en su país; nada agraciado físicamente, su inteligencia, su enorme capacidad de amar y su mirada candente de ojos negros ejemplifican al personaje más romántico de la historia. Louise se casa con él perdidamente enamorada, queriendo disfrutar solo de él y del tiempo que pasan juntos. Renée, por su parte, se casa por conveniencia con el hombre elegido por sus padres. No lo ama, y desde el principio deja muy claro que su prioridad es tener hijos, dedicarse a la maternidad, y modelar a su antojo a su marido para que escale socialmente y llegue a ocupar un puesto político de alta importancia. Sabe que su marido sí la adora y esá locamente enamorado de ella, y se aprovecha de la circunstancia para hacer con él lo que quiere (sin que él se entere).
Así pues, ambas son muy amadas, pero solo una de ellas ama, y cada una cuenta en sus cartas según le va la vida, se aconsejan, se consultan, se amonestan... Hay muchas reflexiones en estas cartas, que nadie espere algo ligero ni superficial. Las dos discurren y deliberan sobre el verdadero amor, la pasión, la vida en común dentro de un matrimonio, los hijos, la maternidad, lo que pensaban que sería de ellas cuando estaban en el convento y lo que realmente han conseguido en la vida. Una es feliz, dichosa y se muestra incapaz de contener su felicidad en las cartas; la otra solo encuentra su lugar cuando es madre, y a eso dedica en cuerpo y alma: a la maternidad.
A tenor de esto, tengo que admitir una cosa. No sé si le pasará a todo el mundo al leer el libro, pero a mí me ha resultado imposible no tener preferencia por el modo de actuar de una de ellas. Louise jamás se mete en la vida de Renée salvo cuando le dice que va a casarse casi nada más dejar el convento, porque no entiende que se case sin ni siquiera conocer a su futuro marido ni la frialdad con la que lo afronta. Ahí terminan todos sus reproches, con apenas diecisiete primaveras. Durante el transcurrir de los años vive y deja vivir, ama y es amada, es apasionadamente feliz en su matrimonio y respeta a Renée en cada paso que da en la vida. Renée es todo lo contrario. Se revela como una persona manipuladora, fría y calculadora. Actúa en apariencia como Pepito Grillo por el bienestar de su amada Louise, la llena de palabras cariñosas y promesas de amistad eterna, pero se dedica todo el libro a intentar torpedear la felicidad de su amiga, le insiste una y otra vez que ser tan feliz es un pecado y que le ocurrirán desgracias, que realmente no está enamorada, que su matrimonio va a acabar mal, que tiene que tener hijos... en todas y cada una de sus cartas. Se siente superior moralmente y como mujer por ser madre, y sermonea a Louise sin cesar por simplemente querer ser feliz con su esposo, vaticinándole todo tipo de infortunios.
Dos caminos divergentes: una se sale de los estándares que exige la sociedad y encuentra la dicha en el matrimonio y el amor, y la otra sigue al pie de la letra dichos estándares y encuentra la felicidad en la maternidad y la búsqueda de una posición social, pero yo solo he visto respeto hacia la decisión de la otra por una de las partes. Y como me suele pasar, tal y como he comentado alguna vez, creo que mis simpatías han ido en contra de lo que Balzac quería. Sin poder entrar en detalles (tened en cuenta que transcurren veinte años, y que puede parecer que os he contado mucho pero solo os he contado la trama que sustenta la narración), me he rebelado un poco contra algunas cosas que pasan en el libro, y además creo que es una historia que da para mucho, mucho debate y disección. He leído alguna vez sobre este libro que está desfasado y que es difícil trasladar su temática a la actualidad. Difiero totalmente. Me parece rabiosamente actual en el trasfondo de la historia, en la dicotomía de fondo que plantea, porque lo que cuenta forma parte de nuestra sociedad sin necesidad de pertenecer a la aristocracia, que al parecer es donde algunos críticos ven el impedimento para asociar ambas épocas. Creo que están equivocados.
Balzac escribía de manera recurrente sobre el matrimonio, y su obra refleja como un espejo su época tanto para la sociedad aristocrática como la rural en una Francia que pasó por muchos cambios políticos y sociales que se veían reflejados en su gente y en su manera de ver la vida. Tenía un profundo conocimiento del alma humana y su psicología, y los retratos que hacía de sus personajes eran tan hondos, agudos y penetrantes que resulta imposible no trasladarlos al presente, porque, al fin y al cabo, el alma se adapta a su época y entorno, pero sigue siendo humana en todas sus circunstancias. Los entendidos dicen que Memorias de dos jóvenes esposas es una obra menor del autor... ya quisiera yo verlos escribiendo esto. Desde mi rinconcito en Netherfield repito lo dicho más arriba: para mí es una pequeña joya... que la opinión es subjetiva, ya lo sabemos todos.

Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (1) Añadir cita
Inquilinas_NetherfieldInquilinas_Netherfield05 febrero 2018
Tú te casas y yo amo. Al cabo de cuatro meses, aquellas dos columnas que se elevaban tanto han caído en el pantano de la realidad.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novela epistolarVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Conocedor o experto en literatura francesa?

¿Cuál de los siguientes libros fue escrito por Gustave Flaubert?

Memorias de un loco
El más bello amor
Elogio de París

16 preguntas
21 lectores participarón
Thèmes : literatura francesa , Literatura en francésCrear un test sobre este libro
{* *}