InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8427216505
Editorial: RBA (20/02/2020)

Calificación promedio : 3.06/5 (sobre 8 calificaciones)
Resumen:
CUANDO AMÉRICA GANÓ LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA, EL PUEBLO LE OFRECIÓ LA CORONA A GEORGE WASHINGTON. SIGLOS MÁS TARDE, SUS DESCENDIENTES SIGUEN OCUPANDO EL TRONO:

La princesa Beatrice siempre ha aceptado su deber, pero empieza a acusar la presión a medida que se acerca el día de convertirse en la primera soberana de Estados Unidos. A nadie le importa Samantha, la princesa sustituta, salvo cuando incumple las normas; así que ella tampoco se interes... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (7) Ver más Añadir una crítica
Lawerson
 15 junio 2020
Cuando América ganó la guerra de la independencia, el pueblo le ofreció la corona a George Washington. Ahora, son sus descendientes los que reinan en Estados Unidos. La princesa Beatrice ha pasado toda su vida preparándose para ser la futura primera reina de América. Protocolo tras protocolo, se ha ido forjando dentro de las normas, la pulcritud, la rectitud y la perfección. Nunca debe mostrar ningún defecto, no puede tener un mal día y, mucho menos, debe desestabilizarse. Ser la futura primera reina de América es todo un reto, un papel que sabe que no todo su pueblo acepta en ella, no cuando aman más a su hermano, el Príncipe Jefferson, el que realmente tendría que haberse puesto la corona en la cabeza si la nueva ley de Sucesión jamás se hubiera creado. Antes, la herencia del trono recaía el en hijo varón, independientemente de cuando hubiera nacido. Ahora, eso le corresponde al primer hijo o hija de los actuales monarcas. Por su parte, Jefferson y su hermana melliza, Samantha, siempre han estado muy unidos. Lejos de las responsabilidades de la corona, han sido protagonistas de miles de anécdotas de la corona, donde Samantha siempre ha sido vista como una más mientras que Jefferson ha sido el que se ha llevado todas las alabanzas. Y, junto a Nina, la mejor amiga de Samantha, siempre han sido un grupo peculiar. Sin embargo, los últimos acontecimientos lo van a desmoronar todo dentro de palacio. Beatrice deberá comprometerse cuanto antes para asegurar el futuro de la corona, conociendo a diferentes hijos de la nobleza a pesar de que su corazón está puesto en un lugar imposible; Samantha deberá hacer frente a sus sentimientos inesperados cuando el chico de sus sueños esté cada día más presente en su vida, aunque no de la forma en la que ella quiere; Y Jefferson tendrá que luchar contra las normas de su propia familia para poder estar con la chica a la que realmente ama. Sin embargo, otras personas no están dispuestas a que los miembros de la corona sean realmente felices y harán lo que sea con tal de lograr sus propósitos. Porque, ¿qué pasaría si Estados Unidos tuviera familia real?
Katharine McGee no es una desconocida para mí. al contrario que la mayoría de los nuevos autores y autoras que están llegando en estos meses a mis manos, ya había leído a la autora anteriormente en su trilogía de El piso mil. No obstante, ya en ese momento no me convenció. Vi ese inicio de trilogía como un Gossip Girl que no me dejó buenas sensaciones, desaprovechando una ambientación que podría haber sido algo completamente diferente escondida detrás de un drama apabullante. A pesar de ello, cuando la autora anunció este libro, American Royals, me entraron rápidamente ganas de leerlo. Su premisa pintaba bastante bien: una monarquía en Estados Unidos. ¿Quién se puede resistir a ello? ¡Yo quería ser testigo de eso! Esperando ver una realidad alternativa muy diferente a la nuestra, sinceramente he podido lograr ver esa parte que tanto me interesaba pero, sin embargo, ha sido un libro que me ha vuelto a decepcionar al esperar una historia completamente diferente.
Narrado en todo momento en tercera persona a través de los ojos de sus cuatro narradoras, Beatrice, Samantha, Nina y Daphne, mi problema con este libro es que me he vuelto a topar con una nueva versión de El piso mil, solo que centrada en la monarquía ficticia de Estados Unidos. En sí, American Royals parte desde unos capítulos introductorios que se hacen sumamente interesantes. Una presentación de las cuatro protagonistas, estos primeros compases van a servir para conocer de manera más profunda a las cuatro protagonistas, metiéndonos de lleno en sus vidas, su día a día, su trabajo dentro de la monarquía o su relación con la corona, teniendo dos perspectivas completamente diferentes que, sin embargo, se van a complementar muy bien para crear una lectura entretenida. Por un lado, tenemos el mundo de la nobleza, la riqueza y los privilegios, teniendo a Beatrice y Samantha como máximas exponentes de los que significa realmente estar a las órdenes de la sociedad. Para mí, sus dos puntos de vista han sido los que más me han gustado, desarrollando en estos momentos la autora esa parte de la ambientación y recreando nuestra historia para convertirla en algo ficticio y dársela a la realidad que aquí crea. Historias pasadas sobre reyes y reinas antiguas de Estados Unidos, anécdotas graciosas o curiosas sobre componentes de las diferentes monarquías del mundo, tratados y guerras ganadas, estos primeros capítulos también van a servir para ir formando el escenario presente, dotándolo todo de una riqueza argumental que me ha tenido bastante enganchada. Por otro lado, Nina y Daphne, las otras dos narradoras, nos van a guiar dentro del mundo de la plebe, la vida normal, siempre también con dos caminos muy bien diferenciados entre cada una de ellas pero que nos enseñarán esa cara de la moneda más difícil y problemática, dando también una visión de la sociedad americana atrayente. Como comento, a lo largo de estas primeras páginas estaba leyendo con ganas, con ilusión, había cosas que me gustaban y me daban el empujón de seguir leyendo, atenta a las páginas del libro. al conocer a Katharine en El piso mil ya esperaba que introdujera una subtrama de salseos y dramas, cosa que no me apasiona enormemente, pero siendo algo que también empieza a nacer y crecer en estos capítulos, viendo como las piezas de este tablero con forma de monarquía, y que representan a las protagonistas, van moviéndose a su antojo, teniendo secretos peligrosos, romances prohibidos y estrategias para conseguir lo que una se propone.
Sin embargo, a medida que avanzaba la lectura sentía que la historia flojeaba cada vez más y más. Dejando atrás todo lo que os acabo de comentar, pronto American Royals se convierte en un libro que sigue un argumento muy lineal, monótono y en parte muy aburrido en el que realmente no va a pasar prácticamente nada. Sin salirnos del mismo esquema, la lectura se puede resumir en despertarte con las cuatro protagonistas diferentes y seguirlas en su día a día hasta que se vuelven a acostar por la noche, viendo cómo cada una de ellas lucha contra sus obligaciones, sentimientos o personajes secundarios que se meten por medio para complicar un poco más las cosas. Aunque el tema de la monarquía seguía mostrando pinceladas interesantes, el no salir de esas cuatro paredes hace que no se vea más allá de palacio y siempre estés metida en el mismo relato. Así pues, perdía el interés por momentos hasta llegar al punto de desengancharme de la historia, no estar atenta a lo que estaba pasando y deseando que el libro acabara. El único toque diferente que podría dar una de las protagonistas debido a la terrible realidad que esconde, y que creía iba a dar mucho más juego en la historia, pronto se ve superada por un argumento en el que ese drama propio de la autora se convierte en un drama ilógico y sin sentido que hace que las acciones de los personajes me hayan chirriado, frustrado y enfadado. Chantajes, manipulaciones, insultos, comportamientos y pensamientos muy tóxicos y propios de una sociópata, la verdad es que he sentido que todo el libro es muy light, soso y que apenas cuenta con un argumento estable. Así que prácticamente todo el libro se me ha ido haciendo más y más cuesta arriba, sin nada a lo que volver a engancharme, viendo como las protagonistas cambiaban de parecer y de pensar cada dos por tres para toparnos, de repente, en un giro que debo confesar no me esperaba para nada y me ha pillado desprevenida con el que, por suerte, arregla un poco la lectura. Aún así, todavía quedan resquicios de ese comportamiento inestable que nos llevan hacia unos momentos finales predecibles que, además, no dan ninguna pista de por dónde van a salir los tiros ahora y que tampoco me ha dejado con ganas de averiguarlo.
Lo que sí debo destacar de American Royals es que trata temas muy interesantes que, seas de la monarquía o no, desgraciadamente mucha gente padece hoy en día. Por un lado, tenemos el tema de los sacrificios que una debe hacer solo por ser un personaje público. A veces no nos damos cuenta que detrás de un nombre famoso hay realmente una persona con sentimientos que llora, ríe, sufre y, en fin, se comporta como la persona humana que es. Y, a veces, creemos que tenemos todo el derecho de juzgarla, criticarla, decirle qué debe o no hacer dentro de su propia vida. Eso es algo que se palpa claramente cada vez que estamos dentro de Beatrice. La falta de libertad o lo que se espera de cada uno de nosotros, ha sido frustrante ver cómo cada acto y presencia es analizada al milímetro para ser comentada, el montón de personas que te critican a tus espaldas pero que te ponen una sonrisa de amistad cuando los tienes delante. El no saber en quién confiar y la soledad que ello conlleva, Beatrice ha sido de los personajes más sufridos que he conocido dentro de la literatura. El querer hacer algo pero no poder por las etiquetas, por la imagen de perfección que debe dar, rota por dentro y accediendo a las obligaciones y las esperanzas que tienen puestas sus padres en ella aunque eso le haga tener una vida triste y sin sentido. Es un horror pensar en que mucha gente siente eso cada día, el ver que no puedes ser realmente tú, ni seguir a tu corazón, ni decir lo que piensas, convirtiéndote en un maniquí para la sociedad. Por otro lado, también habla del daño que puede hacer las ansias de poder. Y, para ello, Daphne es la que se ha hecho cargo de mostrarnos la presión que se puede vivir también fuera de la corona. Las apariencias, la obsesión de ser alguien, de aprovecharse de los demás y de conseguir uno de los tan preciados títulos, hace que la gente llegue a hacer verdaderas locuras. Jugando sucio, en el libro se van a producir un montón de situaciones tensas y con mucha malicia, todo por una idea muy tóxica impulsada por la riqueza y la falta de ella.
Siendo esto lo que más me ha convencido del libro, todo lo demás para mí ha fallado en su mayor parte. Por un lado, la ambientación. Como he dicho al comienzo de la reseña, creía que el libro iba a andar por otra parte, una ficción histórica ambientada en la monarquía que me haría pasar por un sinfín de situaciones. Sin embargo, el verme estancada siempre dentro de palacio bajo un argumento que no lograba sobresalir demasiado ha conseguido que todo me pesara demasiado. Aunque la ambientación tiene un pasado bien formado, creía que iba a ser testigo de más allá que el propio palacio, caminando por las calles y siendo más consciente de lo que realmente es esta realidad y esta sociedad americana teniendo monarquía. Todo me ha parecido muy exagerado, con mucho fanatismo y me hubiera gustado, como digo, tener un escenario diferente al que realmente tenemos. Junto a esto, los personajes tampoco me han terminado de cuadrar. Sobre todo de cara al final, alguna de ellas parecía que actuaba sin lógica alguna, haciendo cosas algo idiotas que me daban ganas de entrar en el libro para espabilarla de alguna manera. Los celos, los remordimientos, las rivalidades y, de nuevo, la toxicidad, hacen que sean bastante inestables, y es algo que no me ha gustado.
Por todo ello, American Royals ha sido el libro definitivo que me ha dicho bien claro que la autora y su estilo no es nada para mí. Con una historia más floja que su anterior libro, me ha decepcionado que fuera de nuevo la misma trama pero con un dramatismo mucho menor, donde las protagonistas actúan de forma que no me ha gustado y donde la lectura, a pesar de su inicio interesante, finalmente se me ha hecho algo tediosa, aburrida y muy monótona, sin dejarme ganas de leer el segundo libro de esta bilogía.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Ariencilla
 10 marzo 2020
En "American Royals" se nos cuenta la historia de la familia real estadounidense. Cuando ganaron la Guerra de Independencia el pueblo norteamericano le ofreció la corono a George Washington y desde entonces sus herederos han ocupado el trono.
Tenemos cuatro puntos de vista, cuatro mujeres nos dan a conocer como es la actualidad de la familia real americana. Por un lado tenemos a Beatrice, la princesa heredera que, tras un cambio de ley, será la primera Reina de Estados Unidos. También conocemos a Samantha, la segunda en la línea de sucesión que se siente la eterna suplente. Nina es la mejor amiga de Samantha y aunque intenta no verse involucrada en los dramas de la familia real no lo puede evitar. Y por último está Daphne, perteneciente a la nobleza americana y con una ambición muy clara; acabar formando parte de la familia real.
La combinación de estos cuatro puntos de vista hace que conozcamos muy bien la realidad de ser joven y pertenecer a esta ficticia familia real. Beatrice siente la presión de ser la heredera, de ser siempre perfecta y de poco a poco ir descubriendo la soledad que viene acompañada con el trono. Desde pequeña le han enseñado que primero es su deber con la Corona y después todo lo demás, pero algo le hace replanterse todo en lo que siempre ha creído y su lucha interna me ha parecido muy interesante.
Samantha, la siempre rebelde, siente que no es suficiente haga lo que haga, que su familia no le da importancia porque su lugar es el segundo plano. He disfrutado de su rebeldía pero muchas veces me ha parecido muy infantil e inmadura, como si no se parara a pensar porque las cosas son así, siempre piensa que el mundo está en su contra y eso la hace estar algo amargada en sus reflexiones internas, aunque de cara a la galería aporta bastante alegría.
Nina es una chica normal que, por azares del destino, acaba siendo la mejor amiga de Samantha y, aunque durante su infancia y adolescencia consigue mantenerse alejada de los focos, llega un punto que acaba siendo protagonista sin quererlo. Me ha parecido bastante original el enfoque de este personaje ya que lo habitual es que todas las chicas quieran ser princesas, formar parte de este mundo cuando lo ven desde fuera, pero Nina intenta huir de él todo lo que puede. Su debate interno entre este miedo y el amor también es bastante interesante.
La ambición y ansias por subir en la escala social la pone Daphne, es la perfecta villana calculadora y sin escrúpulos que hará todo lo posible por casarse con Jefferson, el príncipe americano y tercero en la línea de sucesión. Aunque tiene las cosas muy claras y siempre actúa con la cabeza, el corazón también le juega malas pasadas.
No os voy a contar nada más de la trama, se podría resumir en salseo. Veremos flechazos, amores prohibidos, engaños... Este es uno de esos libros perfectos para disfrutar de una lectura sin complicaciones ya que toda la historia se desarrolla entorno a los líos amorosos de los protagonistas. Son historias que se entremezclan, historias intensas con mucha pasión, tensión sexual y también amor. Por eso este es un libro perfecto para fangirlear!
En cuanto a los personajes, como os he comentado al principio tienen algunos comportamientos bastante infantiles. La mitad de los "problemas" se solucionan si hablaran entre ellos, pero la falta de comunicación es algo bastante presente por culpa de la inmadurez y el orgullo de los protagonistas. Hacia el final vemos que esto va cambiando y creo que es parte del desarrollo de los personajes, cosa que me ha gustado mucho. Pero justo al final del libro parece que todo se viene abajo de nuevo.

Y tengo que mencionar que no es un libro autoconclusivo, es un libro con un final de esos que te hace sufrir y sacar alguna que otra lágrima, tanto por lo que pasa como por este aparente retroceso en la relación de dos personajes para mi claves. Pero tengo muchas esperanzas en el siguiente tomo y creo que se seguirá solucionando.
La ambientación en la realeza está muy conseguida en cuanto al lujo y los privilegios, me parece muy realista que cierto personaje no sepa cocinar, además me ha sacado más de una sonrisa. El palacio, las joyas, los vestidos de alta costura, los bailes y fiestas, todo rezuma glamour y clase. Creo que la autora transmite muy bien ese aire de realeza necesario para darle más credibilidad a la historia.
He disfrutado mucho de la lectura, se me ha hecho ágil y me ha enganchado, confieso que leer libros con tanto salseo me da la vida así que si estás buscando un libro así, centrado en líos amorosos con el glamour de la realeza como ambientación, tienes que leer American Royals.
Pero si no lo he dado más nota ha sido principalmente porque creo que ha desaprovechado la oportunidad de la idea de "realeza americana". Este libro está ambientado en la familia real de Estados Unidos como podría estarlo en la de Inglaterra, Mónaco o Noruega, la única diferencia es el clima. También me ha recordado bastante a Gossip Girl, tanto por el lujo y los líos amorosos, como por el hecho de que la mayoría de malentendidos se solucionarían hablando pero su orgullo se lo impide. No esperéis un libro de intrigas palaciegas y giros inesperados porque no es el caso. Además, me hubiera gustado conocer el punto de vista de Jefferson porque es un personaje muy importante pero es difícil saber realmente que piensa o siente.
En definitiva, "American Royals" es un libro de romance contemporáneo juvenil perfecto si te apetece leer salseo y líos amorosos con el telón de fondo de la monarquía americana.
Enlace: http://www.plutonidades.com/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Lorena
 04 junio 2020
American Royals nos sitúa en Washington, la capital política de Estados Unidos y uno de los puntos más importantes de la esfera mundial, aunque con una premisa algo diferente; después de la guerra de la independencia el pueblo estadounidense ofreció el gobierno del país a George Washington convirtiéndose en el primer rey de los Estados Unidos, iniciando una nueva dinastía que se ha mantenido hasta la actualidad.
La historia está contada en tercera persona a través de cuatro voces femeninas protagonistas; las herederas Washington; Beatriz y Samanta y dos voces ajenas Nina y Daphe.
En la actualidad la linea sucesoria de George la encabeza Beatriz, una joven destinada a convertirse en la primera reina de América después de que su abuelo aprobara la nueva ley de sucesión concediendo el trono al hereder@ y no al primer hijo varón. Sometida a la presión de todos esos sectores tradicionales y machistas que consideran que el querido y adorado príncipe Jefferson debe gobernar, su papel siempre debe ser perfecto. Así Beatriz ha acabado teniendo un papel de princesa y heredera al trono perfecto, nada en ella es improvisado ni dejado al azar sino fruto de años de protocolo e instrucción. Sin embargo, el peso de la corona poco a poco van haciendo que Beatriz se replantee que lugar queda para la verdadera Beatriz; sus sentimientos, aspiraciones, luchas, etc.
En el contrapunto de Beatriz encontramos a Samanta y a Jefferson, hermanos mellizos unidos por una relación muy especial. Samanta es una joven alocada y de fuerte carácter, crecer a la sombra de su hermana Beatriz, la hija y princesa perfecta, han hecho que ésta se rebele con más fuerza y se sienta en todo momento ignorada, inmersa en su papel de mera segundona. Jefferson es el último en la línea de sucesión y para muchos seguidores el único que debería optar a la corona por el simple hecho de ser varón. Desde el principio nos encontramos con un joven encantador que desata pasiones, algo despreocupado pero seguro de lo que quiere. Mientras que Samanta acababa llevándose todas las broncas y reproches, todos aman a Jefferson y no duran en alabarlo.
En la onda de los Washington encontramos a Nina y Daphe. Nina es la mejor amiga de Samanta, desde que se conocieran de pequeñas cuando la madre de Nina ejercía de capellán del rey, su relación ha sido siempre muy estrecha. A pesar de la cercanía que goza con respecto a los Washington, Nina sigue siendo un personaje anónimo, la prensa siempre ha respetado sus deseos de no ser reconocida como la mejor amiga de Samanta, sin embargo, estar tan cerca de la esfera de unos personajes mundialmente conocidos acabará ocasionando a ésta más problemas de los que le gustaría.
En el contrapunto de Nina, encontramos a Daphe, una joven ambiciosa y sin escrúpulos, egocéntrica e idólatra. Decidida a convertirse en princesa, hará lo que sea necesario para conseguir lo que se merece un príncipe azul. Todas las historias necesitan una villana, pues Daphe se encarga de representar ese papel a las mil maravillas en esta historia.
Os tengo que reconocer que tengo sentimientos encontrados con esta historia. Después de leer El piso mil y conocer ya algo el estilo de Katharine, esperaba encontrarme con con una historia llena de personajes con mucho salseo e intrigas al más puro estilo Gossip girl, y la verdad es que en ese sentido no me ha decepcionado. Aunque tengo que reconocer que El piso mil causó muchísimo más impacto que esta primera entrega de la trilogía. Conforme avanza la novela y una vez puestos todos los elementos sobre el tablero, vamos viendo cómo las diferentes piezas comienzan sus intrigas, manipulaciones, romances prohibidos, engaños.
La historia creada por la autora tenía todos los elementos necesarios para engancharme y mantenerme pegada al libro con la necesidad de conocer qué pasa, pero ha habido algo que no ha acabado de encajarme. Yo sé que hay gente a la que no le gusta Katharine precisamente por el salseo al más puro estilo Gossip girl que tienen en el trasfondo sus novelas, pero sin duda es uno de los elementos que más adoro yo de ella. En esta ocasión, aunque hay bastante salseo, personajes con mucho trasfondo y dobles caras, esperaba que la trama fuera más dura, más impactante. La novela se me ha hecho pesada en muchos tramos y he sido incapaz de poder leer más de 50 páginas sin caer en el aburrimiento y acabar cerrando el libro.
Creo que el principal problema es que la autora ha desaprovechado ese panorama político y social tan ingenioso que ha creado. El punto de partida de la familia real americana daba mucho mucho juego, y quizá ha desaprovechado la oportunidad de crear más intrigas palaciegas, hacer que la familia real británica quede como niños de colegio, jeje. En ese sentido, nos hubiera valido cualquier realeza, incluso la española, no era necesario desperdiciar un recurso tan interesante como la "realeza americana".
Eso no quita que no haya disfrutado como una maruja el ambiente royal, que todo el libro supura. Como gran amante de todo lo relacionado con la realeza y que se ha tragado enteras todas las temporadas de The Crown, he adorado todas las historias de los reyes anteriores, los bailes, con sus joyas, vestidos de alta costura, protocolos, etc.
En definitiva, American Royal es el inicio de una trilogía de literatura juvenil llena de salseo, drama, romance. Un libro perfecto para los amantes de Gossip girl que quieran sumergirse en plena novela de The Crown.
Enlace: http://somethingtodreamel.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Larag15
 12 junio 2020
3'75*
“All I know is that when I need to eat my feelings, my feelings taste like Wawa milkshakes with extra M&Ms.”
Tras acabar este libro hace unas semanas ya era hora de que me pusiera a hacer esta reseña.
Después de leer "Red, white & royal blue" les he cogido mucho cariño a los libros que hablan sobre reyes y las cosas que les sucede y cuando vi "American royals" y leí que trataba de una monarquía en EEUU me llamó muchísimo y encima si tiene salseo mejor. Así que me lancé y aunque ha sido lo que esperaba, me ha decepcionado un poquito.
Para empezar tenemos a 4 narradoras: Beatrice, Samantha, Nina y Daphne. Todas ellas pertenecen de algún modo a la familia real: Beatrice es la futura reina, Samantha es la princesa, Nina es la mejor amiga de Samantha desde pequeña y Daphne es la pareja de el hermano mellizo de Samantha.
La historia comienza desde el punto de vista de Beatrice. Ella es la heredera del trono y se sorprende mucho cuando sus padres le dicen que tiene que buscar esposo. Esto le molesta porque ella está enamorada ni más ni menos que de un plebeyo. Es entonces cuando elige a un noble, pero fijate tú que su hermana está enamorada de él (aquí van a surgir problemas).
Después, tenemos a Nina que se enamora del príncipe y a la vez hermano de su amiga, ellos tienen un tira y afloja que uffff ¡tela! y aquí es donde entra Daphne, la ex de Jefferson que hará todo lo posible por volver con él (sep, es una harpía y la odio).
Al principio, no me convencía para nada la forma de escribir de la autora (a mi parecer es muy simple) y ya iba con el sentimiento de que me iba a disgustar pero cuando pasaron los primeros capítulos necesitaba saber que estaba pasando.
Me encantan todos los salseos y como se desarrolla la historia, me encantan Sam y Nina y en general su amistad aunque tienen sus altibajos y en el fondo también amo a Beatrice porque es la que más sufre de todos a lo largo del libro.
También hay muchas cosas que odio, como por ejemplo, que Jefferson sea tan manipulable, superficial e infantil (pues para la edad que tiene se comporta como un niño) y también odio mucho a Daphne pues, pensaba que no podía ser tan mala persona como había leído en otras reseñas pero me he dado cuenta de que es una egoísta, una lianta y que no acepta un no por respuesta (¡SEÑORA, DEJA VIVIR A LA GENTE!). Y por último, algo que no me ha gustado nada es el final, menuda forma a tenido la autora de poner a Beatrice entre la espada y la pared.... No se lo merecía para nada, además de que es un final muy precipitado y que se desarrolla súper rápido.
Y ahora necesito leer el siguiente libro porque me ha dejado con la miel en los labios para después dejarme a dos velas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Noemi18e
 13 octubre 2020
En la novela nos trasladamos a un presente alternativo, pues tras la Guerra de la Independencia Americana, el pueblo ofreció a George Washington la corona para crear una dinastía real, siendo el primer monarca estadounidense. Desde entonces, sus descendientes han conservado la corona hasta el presente. Ahora la heredera es Beatrice, será la primera reina por derecho propio, tras el cambio de la ley de sucesión donde es el/la primogénito/a quien sube al trono, no el varón, por lo que tendrá que luchar el doble.
La novela esta narrada a cuatro voces, todas ellas por las mujeres de la historia. Dos de la realeza y otras dos relacionadas con ésta, por lo que vemos distintas perspectivas.
El punto fuerte de la novela son los personajes. Primero esta la familia real, tenemos a Beatrice la primera heredera al trono por derecho propio y no por matrimonio tras modificarse la ley de sucesión donde hereda el trono el primogénito, no el varón. Sí la ves desde afuera solo ves perfección y felicidad, pero descubriremos que todo es una pose y que se siente encerrada en una jaula de oro. Es un personaje que me ha gustado ver y he empatizado con ella en algunos momentos. Después tenemos a Samantha es la mayor de los mellizos y la segunda en la línea de sucesión, es ignorada por sus padres que la ven como la oveja negra al igual que el pueblo, pues los escándalos que le perdonan al hermano a ella se los critican. Es alocada, fuerte y valiente, todo lo contrario que su hermana por lo que ambas tienen roces en muchas ocasiones. Es, por ahora, mi personaje favorito pues en muchos momentos ha sido con quién me he sentido más identificada y entendía sus sentimiento.
Ahora, saliendo de la familia real, pero no del círculo, tenemos a Daphne que es la ex-novia de Jefferson (mellizo de Samantha) al que desea recuperar cueste lo que cueste. Es un personaje necesario en la novela pues genera bastantes dudas a otra de las protagonistas y confrontaciones, aunque espero que reciba su merecido. Y por último tenemos a Nina, mejor amiga de Samantha desde hace muchos años, ese es el único vínculo con la realeza pues es una plebeya. Es discreta, sencilla e insegura, lo que la convertirá en un objetivo de ataques. Es un personaje que a pesar de poder ser la más "normal" me costo entender sus decisiones y espero que en el próximo libro la autora la haga tener más valor y seguridad en sí misma.
Es una historia que me mantuvo enganchada en los días de cuarentena, lo disfrute mucho. Contiene drama, romance, intrigas palaciegas, relaciones familiares... Un libro juvenil de romance contemporáneo con todo el salseo que dan las monarquías.
Enlace: https://viajandoentrelibros0..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (3) Añadir cita
AriencillaAriencilla10 marzo 2020
Emanaba una energía nebulosa e infecciosa, como si de algún modo estuviera más viva que los demás.
Comentar  Me gusta         10
AriencillaAriencilla10 marzo 2020
Podía sonreír hasta sus últimas consecuencias, sin importar el precio, porque era una Washington y la habían educado para escudarse tras una sonrisa frente a la adversidad.
Comentar  Me gusta         00
AriencillaAriencilla10 marzo 2020
¿Quién ha dicho nada de olvidar las cosas? El perdón consiste en reconocer que alguien te ha hecho daño, y seguir queriéndolo a pesar de todo.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: salseoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

El amor en la literatura

El relato se extiende entre el romance trágico de dos jóvenes pertenecientes a sobresalientes familias enemigas de Verona, Italia.

La excelente y lamentable tragedia de Romeo y Julieta
La tragedia de Macbeth
La tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca

10 preguntas
82 lectores participarón
Thèmes : romances , amorCrear un test sobre este libro
{* *}