InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 1480217115
Editorial: CreateSpace Independent Publishing Platform (31/10/2012)

Calificación promedio : 3.94/5 (sobre 233 calificaciones)
Resumen:
El estilo despojado y la sencillez de la prosa no hacen más que subrayar la complejidad de este relato que, desde su publicación en1915 ha sido objeto de las interpretaciones más variadas. «Una mañana, tras un sueño intranquilo, Gregorio Samsa se despertó convertido en un monstruoso insecto.» ¿Puede haber algo peor? Así comienza la célebre novela de Franz Kafka y a esa primera frase, que despierta los temores del lector, le sigue un mundo de pesadilla («kafkiano... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (36) Ver más Añadir una crítica
Edd62
 12 septiembre 2018
Una obra maestra, con todo el sentdo de interpretacion libre que jamas alcanzara a descifrar la verdader intencion del autor, las posibilidades son multiples, lo claro es la marginacion, del mismo personaje, y la abominacion de queines estan a su alrededor, donde solo su utilidad practica les es indispensable, al perder sus caracteristicas se convierte en una carga y un monstruo, posteriormente al facilitarle las cosas, (vaciando el cuarto ) el lo interpreta como una agresion y un deseo de olvido y repulsion, lo cual se ve reflejado, al ser agredido con manzanas, su vision interior es tan pobre que no puede aceptarse al menos como atraccion de circo, el final tragico, comico, la lirica de Kafka, el manejo del lenguaje, toca las fibras del alma del mas insensible, logrando que nos cuestionemos en que sitio estamos , o debemos ser colocados en este drama cerrado,,, genial, leerlo una y otra vez solo aporta nuevas interpretaciones
Comentar  Me gusta         170
luawrt
 27 junio 2018
Siempre he querido leer este libro, aunque me imponía cierto respeto y no ha sido hasta ahora que, como ha sido lectura obligatoria en clase de Literatura Universal, he tenido que ponerme con él. Es mi primer contacto con Kafka y, aunque todo el mundo opina que es buen libro aunque aburrido, a mí no se me ha hecho pesado en ningún momento. Os adelanto que me ha fascinado.

«Escribir es una actividad libremente elegida, contrapuesta a un mundo en el que todo está reglado.»
Fragmento de la introducción de la edición de mi libro.

Para empezar y como todos/as sabéis, nuestro protagonista, Gregor Samsa, se despierta un día convertido en escarabajo (y no en cucaracha, como tenía entendido). El libro nos narrará el proceso que esto conlleva tanto para Gregor como para su familia, y quedaos con esta palabra porque es la base de toda la historia. Obviamente, no debemos tomarnos lo que nos cuenta de forma literal, sino como una metáfora, porque eso es lo que es: una metáfora que plasma la angustia existencial, la lucha del individuo contra la sociedad. Una metáfora maravillosa y muy inteligente, Kafka es brillante.
Lo primero que quiero hacer es hablar de los personajes y de su psicología, porque la trama se basa en eso: las reacciones internas de la familia de Gregor y de él mismo. Podemos apreciar que cada uno de ellos tiene un rol dentro del modelo de familia de aquella época, así que hablemos un poco de cada uno. El padre es la autoridad y quien tenía el rol de mantener a la familia hasta que este pasó a Gregor y se jubiló, aunque cuando este último tiene que dejar de trabajar por razones obvias, él recupera ese rol... Y le gusta, podemos apreciar que se regodea, por ejemplo cuando no se quita el uniforme de su trabajo ni al llegar a casa por el simple hecho de que es un símbolo de poder. Es un padre frío y distante, y estoy segura de que este personaje se basa en el padre de Kafka, quien también era así. La madre no. Ya sabemos cuál era el papel de la mujer en este modelo de familia, ¿no? Dar cariño, dar amor, dar consuelo, dar todo lo que al padre no se le permitía mostrar. La madre es frágil, por eso es incapaz de asumir que su hijo es ahora un escarabajo y por ello su familia intenta mantenerla alejada del tema.
«Con paciencia y una gran consideración, debía hacerle soportable a su familia las situaciones desagradables que él, en su estado actual, se veía obligado a hacerles pasar.»
Muy bien, ya sabemos que la madre es débil... Por eso sus responsabilidades recaen en la hija porque ella es fuerte, es una mujer más moderna que sale de casa, trabaja. Grete asume el papel de madre y se encarga de limpiar el cuarto de Gregor, de su comida. al principio siente pena por él, lo cuida, se preocupa y se vuelca mucho... hasta que pierde la esperanza: cuando te acostumbras a lo nuevo olvidas lo viejo. No hay que culparla por ello, por hartarse, porque es un proceso natural y hay cosas que te agotan y te quitan todas las fuerza; es duro pero la vida es así. Si reflexionas la comprendes, aunque admito que yo también llegué a detestarla un poco.

Escultura de Kafka en Praga
Ahora pasemos a Gregor, el personaje que da más de sí. Nuestro protagonista es un joven de unos veintitrés años que debe asumir el rol de padre cuando la empresa del suyo se arruina, por lo que debe trabajar en algo que no le gusta, que le agota y que le deja vacío: viajante comercial, empleo que le proporciona estrés y soledad. le encantaría dejarlo, pero tres personas dependen de él y no puede hacerlo: está atrapado y no tiene a quién pedir ayuda. ¿A su padre? le diría que esto es lo que hay, que siguiese trabajando. ¿A su madre? Con lo frágil que es no podría hacer mucho. Aquí está: angustia existencial, individuo contra la sociedad. La sociedad me exige esto, y aunque yo no quiera me veo obligado a dárselo.
Entonces, en La metamorfosis vemos el proceso de deshumanización de Gregor, un proceso psicológico y muy largo. Lo vemos en la comida: al principio le gustaba todo, pero poco a poco le empiezan a gustar cosas que a la vez le repugnan, y al final ya no le gusta nada. Lo vemos aferrarse a su humanidad cuando su hermana quiere retirarle los muebles de la habitación para que le sea más fácil moverse. Sí, para un bicho es más útil, para un humano esos muebles son recuerdos. Gregor no quiere perder la humanidad. Tener conciencia humana pero no poder interactuar lo mata lentamente, porque su familia no cree que él pueda comprenderlos siendo un insecto. Es un proceso de lucha: individuo contra sociedad. Naturalmente, Gregor pierde, se rinde.
Ahora centrémonos en la metáfora. Gregor es un bicho raro, es un joven que siente que no encaja en la sociedad, se siente menos... pero es que a la sociedad tus sentimientos no le importan, Gregor, no le importan a nadie. Es un hombre con aspiraciones como cualquier otro, pero la sociedad lo frena, le corta las alas, sus ambiciones no importan: debe seguir un esquema. Sin duda alguna Kafka refleja la sociedad de su época, que en muchos aspectos es igual a la nuestra, por lo que podemos sentirnos identificados, podemos ser los bichos raros de Kafka.
«Le hizo recordar al padre que Gregor, a pesar de su triste y repulsivo aspecto, era un miembro de la familia al que no se podía tratar como a un enemigo.»
Sin duda alguna voy a seguir leyendo a Franz Kafka, de hecho en mi edición entraban otros relatos de animales que escribió y son mi actual lectura, supongo que haré una reseña a parte. Me están gustando, pero no tanto como La metamorfosis. Estoy muy interesada en leer Carta al padre, ya que en las obras de Kafka la figura de su padre influyó muchísimo y es una persona (Kafka hijo) que me parece muy interesante y que quiero conocer más a fondo. Como veis, me ha dejado entusiasmada. Os lo recomiendo muchísimo, tenéis que leerlo al menos una vez, yo en un futuro próximo lo releeré, no quiero que se me escape nada.

Arte moderno.
Praga
«Ya no estaba de humor para preocuparse por su familia, le inundaba de ira por la poca atención que le dispensaban.»
Enlace: https://contintayletras.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Beatriz_Villarino
 23 septiembre 2018
En 1912 aparece La metamorfosis escrita por Franz Kafka, hijo de un alemán y una judía. Normalmente no especifico nada de la vida de los autores que he tratado pero este relato, o novela, es demoledor, y adquiere más sentido si tenemos en cuenta el ambiente opresivo que sufrió el enfermizo niño Franz (murió de tuberculosis en 1942, antes de cumplir los 40 años), y las situaciones que vivió en su trabajo como agente de seguros de accidentes laborales.
Sin embargo, por debajo de esa rotundidad escalofriante late un sarcasmo implacable hacia el ser humano (puede que debido precisamente a la época, lugar y familia que le tocaron en suerte).
El título sugiere ya algo de la tragedia de sus páginas pues “metamorfosis” viene del griego y significa transformación; el significado de meta es “más allá” (como en metáfora, metástasis…), el de morfo es “forma” (como en amorfo o morfología), y el sufijo –osis quiere decir “cambio de estado” —para mal por lo general— (como en cirrosis, apoteosis, tuberculosis).
Y efectivamente La metamorfosis es la transformación de Gregorio Samsa en insecto hasta que muere por no poder convivir con los humanos —tampoco con los insectos como es de suponer— y esto (creo) también alude al autor y al hecho de no sentirse parte real de los judíos o de los alemanes.
La metamorfosis es una novela corta o un relato largo que no tiene capítulos; en su estructura externa no hay apartados, sin embargo se pueden diferenciar tres partes en la estructura interna:
La primera desde que Gregorio despierta una mañana en su habitación, convertido en insecto gigante, aunque sigue pensando como humano pues intenta levantarse para coger el autobús que lo llevará al trabajo. Sin embargo la “transformación” se ha producido y hará que, como insecto, empiece a cambiar su vida. Con un esfuerzo ímprobo consigue bajar de la cama y salir de la habitación. El gerente de su trabajo ya había ido a su casa a pedirle explicaciones de su tardanza. Todos sienten miedo y repugnancia ante su visión y el padre, a empujones, consigue meterlo de nuevo en su cuarto hiriéndole con la puerta. Gregor queda encerrado y su jefe huye de su lado. Su vida social-laboral ha quedado destruida.
La segunda parte contiene la existencia del joven Samsa como insecto en su habitación. El sentimiento que experimenta, de angustia e inferioridad, va en un aumento proporcional al egoísmo de su familia. Otra visita provocará la segunda salida del cuarto, pues los padres alquilan la habitación de la hija, Grete, a tres señores, y una noche en la que la chica toca el violín para ellos, Gregorio sale de la habitación, provocando un revuelo en los inquilinos y la furia del padre quien lo hiere de muerte incrustándole una manzana. Arrastrándose vuelve a la habitación. Su vida familiar ha quedado destruida.
La tercera parte es ya su agonía, ahora como monstruo, hasta que la muerte destruye por completo su vida.
El espacio del protagonista es reducido, su cuarto; dos veces intenta salir y las dos, su padre vuelve a encerrarlo; esto acrecienta su angustia, su miedo, su dolor y su resignación ante el fatídico destino.
Ha pasado más de un siglo desde que se escribió y sigue siendo actual, porque La metamorfosis representa el símbolo de la angustia y la soledad del ser humano (hoy lo llamamos depresión); situación estresante que conlleva la pérdida de identidad (Gregor Samsa empieza a perder su identidad primero ante los demás y luego ante sí mismo para transformarse en un insecto —no sabemos cuál— que a su vez va perdiendo la identidad de animal para transformarse en un monstruo —con la manzana incrustada en su caparazón—).
La angustia, el estrés, la soledad, la depresión, no son sino el fruto de las relaciones familiares en las que prima el autoritarismo y por lo tanto la deshumanización, “Tiene que irse –dijo la hermana–. No hay más remedio, padre. Baste que procures desechar la idea de que se trata de Gregorio”.
Pero además, las relaciones sociales también contribuyen a inutilizar al individuo, la ostentación del poder en manos de desaprensivos que hacen que el ambiente laboral se transforme en un absurdo, “Vendría…el doctor, para quien todos los hombres están siempre sanos y sólo padecen de horror al trabajo.”; el miedo a lo desconocido que consigue animalizar a las personas al sacar su cara más egoísta y brutal.
La metamorfosis es una alegoría y sus personajes, aun reflejando bastante a los seres que rodearon a Kafka, son simbólicos. Gregor Samsa es el símbolo del hombre sacrificado, con alto sentido del deber y culpabilidad, “temía, con su lentitud en girar, impacientar a su padre,…advirtió contrariado que, caminando hacia atrás, no podía controlar la dirección”. El padre representa a la persona dominante, pero amparado siempre por otros y tirano con los más débiles, con un punto de cobardía, “Salgan inmediatamente de mi casa-dijo el señor Samsa, señalando la puerta, pero sin soltar a las mujeres”. La madre es la imagen de la debilidad, de la persona vulnerable. La hermana, Grete, es el prototipo de joven vitalista, alegre, algo despreocupada mientras todo gira a su alrededor y en su provecho, pues cuando se tuercen las cosas puede sentirse la persona más desdichada del mundo. Y el jefe es el símbolo del despotismo y la arrogancia.
Kafka utiliza, de forma magistral, para conseguir esta implacable sátira de la vida humana, metáforas de expresión irracional que intercala en una descripción detallada y profusa plagada de adjetivos expresivos que van conformando, casi sin darnos cuenta a veces, ambientes caóticos, catastróficos; las interrogaciones anafóricas destacan la indignación del protagonista, esto, unido a la repetición de términos “gerente, gerente…”,amplía su angustia; la intensidad de lo negativo aumenta con el paso del tiempo para Gregorio quien se ve sometido a una crueldad intolerable, casi tortura constante, en la realidad que lo rodea, de difícil catalogación en lo real o en un sueño, pues a veces está tan deformada que aparenta una caricatura tan cruel y degradante que linda con lo que un poco más tarde conocimos como esperpento… Es que, a veces, la realidad es surrealista “…este breve diálogo reveló que Gregorio, contrariamente a lo que creía, estaba todavía en casa”.

Enlace: http://elblogaurisecular.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Rgranero
 17 octubre 2019
(texto completo: https://goo.gl/bi2ZvZ)
Buscando un sentido alternativo
Pero ¿Y si, si bien es válido encontrar a la obra múltiples sentidos -en función, obviamente, de nuestros intereses, aunque ello imprima un sesgo a la búsqueda de esos sentidos- Kafka no hubiera albergado ninguno de esos -ya canónicos- sentidos al escribir La metamorfosis?
Veamos lo que Millás en su prólogo recoge: “Dice Maurice Blanchot que aunque Kafka sólo quiso ser escritor, en su Diario íntimo se revela como algo más, de modo que una vez leído este diario, «es a él al que buscamos en su obra». Y añade: «Esa obra forma los restos dispersos de una existencia que aquélla nos ayuda a comprender, testigo inapreciable de un destino excepcional que, sin ella, habría permanecido invisible».”
Así pues “«es a él [, a Kafka,] al que buscamos en su obra»”. Busquémosle, pues.
Si queremos, porque parece ser que sí queremos, ver a Kafka en Samsa, proponemos ver en la transformación de Samsa en cucaracha, la transformación de Kafka en escritor, y en base a ellos, analizaremos a continuación el desarrollo del argumento.
A partir de aquí, y hasta nuevo aviso, donde aparece Kafka, se debe leer Samsa, y donde escritor, cucaracha.
Kafka un día se descubre, y se reconoce, a sí mismo como escritor, profesión que sabe que le va a alejar de una forma radical de su familia, incluso, ¿por qué no?, es posible que ni le entiendan, por -o a pesar de- ser escritor y aunque él y su familia utilicen el mismo idioma. Pero Kafka no siente odio ni rabia por el tiempo en que sí se entendían, el tiempo en que, de alguna manera, él les pertenecía (“a su alrededor todo estaba tranquilo, aunque, sin duda, la casa no estaba vacía. «Qué vida tan apacible lleva mi familia», se dijo Gregor y, mientras miraba fijamente en la oscuridad, se sintió muy orgulloso de haber podido proporcionar a sus padres y a su hermana una vida así, en una casa tan bonita.” La metamorfosis). Sin embargo, sí le preocupa cómo en el futuro su decisión de anteponer su profesión, ser escritor, impactará en sus relaciones familiares (“Pero ¿qué pasaría si toda la calma, todo el bienestar, toda la satisfacción, tuvieran ahora un espantoso final?” La metamorfosis). En ningún momento de la novela Kafka nos muestra un sentimiento negativo o vengativo para con su familia, ni tan siquiera en el más que famoso final, al que volveremos más tarde.
Leamos Carta al padre, donde Kafka objetiviza con una dureza tranquila su relación familiar (“Compáranos [le dice a su padre] a los dos: yo, para expresarlo muy brevemente, un Löwy con cierto fondo de los Kafka, pero un fondo que no entra en actividad por la voluntad de vida, de negocios, de conquista, de los Kafka, sino por un aguijón de los Löwy que empuja en otra dirección y de un modo más secreto, más recatado, y que muchas veces deja por completo de empujar. Tú en cambio un auténtico Kafka en fuerza, salud, apetito, volumen de voz, elocuencia, autocomplacencia, sentimiento de superioridad, tenacidad, presencia de espíritu, don de gentes, una cierta generosidad, pero también, como es natural, con todos los defectos y deficiencias, inherentes a esas cualidades, a que te incita tu temperamento y a veces tu irascibilidad […] al decirte esto, te ruego encarecidamente que no olvides que ni por lo más remoto he creído yo nunca en una culpabilidad de tu parte” Carta al Padre), si la comparamos con La metamorfosis, donde no hay sino muestras de amabilidad de Kafka hacia su familia (y no sólo “se sintió muy orgulloso [de su familia]”, sino que cuando la última hora está cercana, Kafka “Pensaba en su familia con cariño y emoción.” La Metamorfosis) y lo sumamos a lo indicado en el párrafo anterior, la explicación psicológica que quiere ver en La Metamorfosis el relato de un alma torturada y vengativa parece hacer aguas...
Una carta de Kafka a Kafka
Todos los personajes han cumplido con su papel, y Kafka nos los ha mostrado sin moralina ni moraleja, sin odio ni rencor; por el contrario, de todos aprueba su obrar y los quiere como son y por lo que hacen. Tan sólo a los inquilinos, que aparecen junto con la dulce, aunque tosca, música de Grete -su hermana, su amante- los dibuja unidimensionales, negros sin fisuras, amenazantes, invasores: devoradores de tiempo, fuerzas y voluntad.
Samsa le dice a Kafka que ya toca el fin, y que “[s]u propia opinión respecto a que debía desaparecer era si cabe más decidida que la de su hermana.” (La Metamorfosis). Y no sólo asume y se hace responsable de la decisión de ser, sobre todo y ante todo, escritor (recuerde y aplique el lector el trato sobre trasponer las palabras Kafka y escritor), sino que acaba la carta anunciándole -de hecho, recordándole- que su decisión no traerá la desgracia sobre su familia, que su familia, y en particular Grete, “se había convertido en una joven lozana y hermosa” (La metamorfosis)...
Enlace: https://filosofiacriticaposm..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         01
offthehook
 15 marzo 2019
Leí el libro, por primera vez en una colección de R.B.A.: Clásicos del Siglo XX, hará más de treinta años; entonces ya me pareció enorme. Hoy vuelvo a releerlo y me ha gustado aún más que la primera vez. Kafka reflejó en el libro el malestar que él mismo tenía con su familia, que no valoraba sus deseos de escribir, de ser escritor; no lo consideraban como un oficio digno. Debido a presiones familiares, tuvo que trabajar en una Compañía de Seguros por las mañanas. Su estado físico tampoco acompañaba, tenía la salud delicada desde temprana edad. Por las tardes paseaba y leía y después de cenar se dedicaba a escribir hasta altas horas de la madrugada, con el consiguiente cansancio de la mañana al tener que trabajar. Para complicar todo aún más, su hermana Ottilie, que siempre le había apoyado, cambio de actitud, aliándose con sus padres y exigiendo que acudiera por las tardes al negocio familiar. Todas estás circunstancias dieron pié a la axfisiante historia de Gregor Samsa, hasta cierto punto álter ego de Franz. El irse transformando en un ser completamente diferente a lo humano pasa por el punto de vista tan atormentado que vivía el autor junto a su familia. La deshumanización de la familia en torno al personaje del que prefieren desentenderse, a pesar de su sufrimiento. El lenguaje sencillo que emplea kafka, de corte jurídico y documental, influenciado por su trabajo; otorga mayor verosimilitud a la narración, donde el absurdo, lo inverosímil, lo sofocante y la angustia dan pie al término "kafkiano", que ha quedado como símbolo universal de dichos estados.
La obra tiene la virtud de la credibilidad, haciéndonos partícipes de la transformación y evolución de Gregor como si nos estuviera ocurriendo a nosotros, donde como Gregor, podemos ser extraños tanto del mundo que nos rodea, como de nosotros mismos. De lectura obligada.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (7) Ver más Añadir cita
AquamarinaAquamarina12 octubre 2017
Gregorio comprendió que de ningún modo debía dejar marchar al apoderado en este estado
de ánimo, si es que no quería ver extremadamente amenazado su trabajo en el almacén. Los
padres no entendían todo esto demasiado bien: durante todos estos largos años habían
llegado al convencimiento de que Gregorio estaba colocado en este almacén para el resto de
su vida, y además, con las preocupaciones actuales, tenían tanto que hacer, que habían
perdido toda previsión. Pero Gregorio poseía esa previsión.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
Susana22Susana2224 abril 2018
Además era sabido que no vivía así por capricho y que solo de aquella manera podía estar siempre entrenado y conservar la extrema perfección de su arte.
Comentar  Me gusta         20
SatrinaSatrina19 diciembre 2017
Reflexionar serena, muy serenamente, es mejor que tomar decisiones desesperadas.
Comentar  Me gusta         30
Ispamaga2018Ispamaga201822 septiembre 2018
Un libro debe ser como un hacha que rompa el mar congelado que llevamos dentro.
Comentar  Me gusta         10
Edd62Edd6218 septiembre 2018
¿Por qué había sido condenado Gregorio a prestar sus servicios en una empresa en la que al más mínimo descuido se concebía inmediatamente la mayor sospecha?
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novela cortaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro


Lectores (1510) Ver más




Test Ver más

La Metamorfosis

Gregorio Samsa es un ...

escritor
viajante de comercio
banquero
burócrata

13 preguntas
28 lectores participarón
Thème : La metamorfosis de Franz KafkaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..