InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Lorenzo Luengo (Traductor)
ISBN : B08PQ2WTRK
Editorial: Destino (20/01/2021)

Calificación promedio : 4.14/5 (sobre 7 calificaciones)
Resumen:
Pasadas las calles de un mercado repleto de gente, perros y rickshaws, debajo de un cielo lleno de humo y ya al final de la línea morada de metro, hay un revoltijo de casas con techos de hojalata donde Jai, de nueve años, vive con su familia.


Jai es fan de los reality shows de policías, así que cuando un compañero de clase desaparece, él decide buscarlo y emplear las habilidades para resolver crímenes que ha aprendido de la televisión.
... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Bookworm
 02 March 2021
Gracias a "Masa crítica" y Destino Editorial, he tenido la oportunidad de leer “Los detectives de la línea morada”, la primera novela de Deepa Anappara y estoy encantada porque me ha sorprendido al no ser en absoluto lo que yo pensaba.
Elegí este título entre otras opciones de Masa crítica, sobre todo por el escenario principal de la trama, que aunque sin concretar en ningún momento en qué lugar exacto transcurre, se desarrolla en la India. Siempre me han gustado los libros con la India como fondo y creí que me encontraría con una especie de thriller en el que se investigaría la desaparición del niño que menciona la sinopsis, pero no ha sido así exactamente. Es cierto que hay una primera desaparición a la que seguirán algunas más, y una "investigación" que intentará llevar a cabo el pequeño Jai de nueve años con dos de sus amigos (una espabilada niña llamada Pari y otro niño llamado Faiz) y un pulgoso perro al que bautiza como Samosa, pero desde luego no será una investigación al uso.
El niño desaparecido y los que irán detrás, viven en un basti, una especie de barriada bastante pobre, donde sus moradores apenas tienen lo justo para subsistir y mantener sus hogares, ya no digo ni casas, porque las descripciones de la autora te invitan a imaginar malamente chabolas de diferente tamaño y condición. Algo como lo que veis en la foto de la derecha ha sido lo que yo he imaginado durante la lectura de este libro.
El caso es que ¿a quién puede importar la desaparición de un niño que ni siquiera sus padres han echado de menos hasta que han pasado varios días? Pues en principio a los familiares directos y a Jai, que además es muy aficionado a una serie de televisión llamada "Police Patrol" donde, como le dice a sus amigos, "te cuentan con todo detalle cómo encontrar a alguien que ha desaparecido" y a ello se ponen, con muy buena fe eso sí, pero sin grandes resultados, al menos al principio. Evidentemente nadie les toma en serio y además deben acudir a la escuela y apenas pueden dedicarse a su labor detectivesca, pero cuando un segundo niño al que le siguen varios más desaparecen, los habitantes del basti comienzan a tener miedo, a exigir que la policía tome cartas en el asunto para que busquen a sus hijos antes de que desaparezca alguno más. ¿Será capaz el pequeño Jai de encontrar a sus amigos y al resto de niños o al menos de descubrir qué les puede haber ocurrido? La verdad es que yo creo que el pequeñajo no es consciente del todo del peligro que puede haber tras sus buenas intenciones y por eso y por la falta de interés de los adultos y de la policía, se lanza con todas sus ganas y también toda su inocencia en un complicada búsqueda.
"Los detectives de la línea morada" es la historia de unas desapariciones, pero también esas desapariciones son la "excusa" que utiliza la autora para presentarnos a todas esas personas que viven en los bastis, sus condiciones de vida, la diferencia monumental que hay entre la zona en la que ellos viven con otra que tienen bien cerca, pero eso sí, bien separada por muros y un vertedero de basura, que por supuesto no queda en el lado donde está los edificios más lujosos y donde muchas de las mujeres del basti trabajan como empleadas del hogar pasando fuera de casa infinitas horas lo que hace que les sea imposible controlar en todo momento a sus hijos. A veces cuentan con la ayuda de sus hijas (si las tienen) y si no, gracias a la solidaridad entre los vecinos del basti es fácil encontrar algo de ayuda.
La autora tiene una prosa muy potente y reconozco que me costó un poco entrar en la trama y hacerme con el vocabulario hindi que introduce a lo largo de la narración a pesar de contar con un glosario al final del libro, pero una vez que todo empezó a "sonarme", consiguió meterme en los hogares de estos personajes sin apenas esfuerzo.
El narrador principal de la novela es Jai, aunque a medida que los niños desaparecen, se irán introduciendo una serie de capítulos con el nombre de cada uno de los desaparecidos en el que un narrador omnisciente, nos contará dónde estaban y qué pasó hasta el momento justo de su desaparición.
A través de la voz y los ojos de Jai, recorreremos cada rincón del basti y sus alrededores, un espacio lleno de miseria y aún así, si algo no refleja la actitud del niño y sus amigos es tristeza o pena, incluso cuando Jai, a pesar de su edad, busca un trabajo que debe ocultar a sus padres. Todos son conscientes de lo que les falta y sin embargo, no son niños infelices en absoluto. Supongo que mucho tiene que ver que no se puede echar de menos lo que nunca se ha tenido, aunque desde lejos puedas soñar con ello.
La autora consigue que te cuestiones mil cosas, la falta de oportunidades de algunas personas simplemente por hecho de haber nacido donde les ha tocado, la sociedad en la que vivimos y viven los personajes, las diferencias por causa de la religión que en la novela acaban teniendo un peso importante en un momento dado.
Ha sido una lectura que me ha gustado mucho, con unos personajes que acaban resultando entrañables, sobre todo Jai, que emplea cuanto tiene a su alrededor (a veces hasta lo que no es suyo) en buscar a sus amigos y que añade a la narración simpáticos puntos de vista infantiles que logran arrancarte una sonrisa, sobre todo cuando ve que a su amiga Pari se le ocurren muchas preguntas interesantes (que deberían habérsele ocurrido a él, que para eso es el detective y ella su ayudante) durante su investigación, una investigación que no resultará tan infructuosa como ellos creen. de verdad es imposible imaginar a cualquier niño de nueve años que conozcamos en un situación ni remotamente similar.
Los detectives de la línea morada es una novela impregnada de la calina (o calima) que con tanta frecuencia parece cubrirlo todo en el escenario de esta novela, una historia que a pesar de que mientras leía imaginaba sucia y contaminada, también está llena del olor de las especies que hay en cada hogar, y de olor a incienso. No es una historia de las que se devoran en una sentada, pero es igualmente una novela muy recomendable.

Enlace: https://bitacorademislectura..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
islamilpalabras
 14 March 2021
Hoy traigo uno de esos libros desgarradores que quizá no hubiese leído si no llega a ser por la iniciativa de Masa Crítica de Babelio, a quien doy gracias por el ejemplar.
Nos trasladamos a la India a un basti, barrio humilde periférico de una gran ciudad, donde sus habitantes viven con el permanente temor a que sea demolido, para conseguir que siga en pie tienen a un patriarca, y vuelan los sobornos a la policía, todo para que no aparezcan las excavadoras.
Nuestro protagonista es Jai, un chiquillo de nueve años, que vive en el barrio, va al colegio con sus mejores amigos, Pari y Faiz. Es un fan incondicional de los programas de detectives que echan en la televisión, y su sueño es ser como ellos. Su padre trabaja en la ciudad y su madre también, allá al otro lado de la línea morada del ferrocarril, sirviendo en la casa de una mujer rica y muy poco empática. Para ella no existe la familia y la existencia de la madre de Jai se limita a estar a sus órdenes.
En ese barrio a pesar de estar lleno de gente y moverse todos alrededor de la plaza del mercado, casi todos se conocen y saben todo en base a la rumorología que se mueve en la zona de baños y la fuente donde recogen agua, tarea que llevan a cabo las mujeres y algunos de los pequeños de la casa.
Un día desaparece Bahadur un pequeño, compañero de clase de Jai, la policía pasa bastante del tema, para ellos en solo un niño más de los que desaparecen cada día, además piensan que probablemente sea una desaparición voluntaria, ya que el pequeño era maltratado continuamente por su padre, un pobre borracho que paga sus frustraciones con la familia. Jai tomará la decisión de encontrarlo, para ello no dudará en convertirse en el jefe de su propia agencia de detectives, “contratará” a Pari, una chica muy inteligente y la verdad, bastante más lanzada que él, y Fariz, su amigo musulmán, que trabaja en todo lo que se le presenta para poder ayudar a su familia, lo que hace que falte bastante al colegio, pero por otro lado es el que más contactos tiene.
La posterior desaparición de Omvir, otro niño aún más pequeño que el anterior, sin dejar rastro, hace que los padres tengan cada vez más miedo y van a intentar que sus hijos estén más controlados, algo bastante complicado cuando muchos de ellos trabajan y no tienen a nadie para dejarlos al cargo, como mucho, vecinos tan agobiados o más que ellos.
Con su infinita inocencia estos tres niños van a enfrentarse con seres bastante malignos, esos que están ahí al lado siempre, como una oscura sombra. Un día tomarán la decisión realmente importante de dar un paso más y subir al tren de la línea morada para ir al otro lado, allí descubrirán un mundo desconocido, compuesto por rateros, malhechores de todo tipo y alguna alma buena que recoge a los niños de la calle y les da protección. La ciudad es de los que tienen dinero, ellos no tienen cabida en ella, así que pronto se darán cuenta que aquel no es su lugar y que probablemente el que hace desaparecer a los niños forma parte de su día a día; ellos ni por un momento se plantean que hayan podido morir asesinados. Cuando las sospechas se orientan a un posible sospechoso de origen musulmán, comienzan a surgir los odios religiosos haciendo que Faiz sufra cada vez más por su familia.
Es una novela bella a la vez que dura, nos muestra una realidad muy lejana al exotismo que nos quieren vender, nos enseña la miseria y el miedo cotidiano, las ansias de salir del agujero en el que están y la poca esperanza que tienen de hacerlo. La lucha de unos padres porque sus hijos tengan una vida diferente, la dificultad añadida que tiene ser mujer en la sociedad, porque aun dentro de las familias menos tradicionales tienen un papel secundario. La tremenda presión que hay entre las distintas religiones y el miedo que ha ido aumentando con el tiempo hacia los atentados, la continua lucha entre hindúes y musulmanes.
Nos habla del drama de los niños desaparecidos, que la autora conoce de primera mano, ya que ha estado trabajando en esta problemática y, de hecho, la historia se hace en base a miles de entrevistas y declaraciones que ha ido recopilando por su trabajo como periodista. Diariamente desaparece un promedio de 180 niños al día, por una razón u otra, en medio de la pasividad de las autoridades que con una policía corrupta no pone interés alguno en que las cosas cambien. La existencia de clanes de buscadores de basura entre los que trabajan niños huérfanos y abandonados a cambio de comida y protección.
La historia nos la va a contar Jai en primera persona, sus andanzas, sus celos hacia Fari como niña detective, sus problemas en casa, todo lo que tiene que hacer para conseguir el dinero para viajar en la línea morada, la extraña relación de amor odio con su hermana Runu-Didi, una luchadora que aspira a ganar carreras de velocidad y que su familia se sienta orgullosa de ella. Intercalados tendremos capítulos en los que un narrador omnisciente nos cuenta las horas antes de cada una de las desapariciones.
En resumen, una novela de suspense e intriga con una prosa muy atractiva y poderosa que utiliza unas desapariciones de niños para hacer un alegato que llame la atención sobre esta situación de pobreza y miseria, tan cruel en la India. Es una novela para ir degustando poco a poco, con un ritmo pausado que nos permita envolvernos en la magia de la escritura de esta autora. La recomiendo, me ha gustado mucho.

Enlace: https://laisladelasmilpalabr..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Literannia
 13 March 2021
Deepa Anappara es una periodista y escritora india. Como periodista ha centrado su trabajo en los derechos humanos y el impacto de la violencia religiosa en la educación de los niños. Ha sido premiada por varias investigaciones sobre estos temas y ahora su primera novela, también, está recogiendo sendos galardones.
La línea morada del título es la línea de metro que deben coger los habitantes de un Basti - barrio pobre de las afueras de una ciudad de la India -, si quieren ir a la ciudad. Los detectives son niños que capitaneados por Jai, fanático de los programas policíacos, ante la incompetencia y olvido de la policía deciden investigar por si mismos por qué ha desaparecido un amigo suyo.
La novela se divide en tres tipos de capítulos:
* El primer capítulo de cada parte siempre se titula: Esta historia te salvará y cuenta la historia de algún personaje ajeno a la historia pero relacionado por tema, de quién se dice que protege y salva.
*Los capítulos que siguen las aventuras de Jai y sus compañeros.
*Y, los capítulos que narran los últimos momentos de los niños antes de desaparecer.
Leyendo la sinopsis esperaba una historia más amable con tintes de fábula o cuento con final más o menos feliz. Sí es cierto que al principio puede parecerlo pero a medida que avanza se vuelve más cruda e inevitablemente más descorazonadora.
Es una novela con una estructura interesante narrada en primera persona por Jai, el protagonista, que consigue transmitir el ahogo, miseria y desamparo del barrio en el que viven, cómo afecta a sus vidas y condiciona sus decisiones en medio de una calima permanente que lo impregna todo y que colabora a crear una atmósfera gris y asfixiante.
A Jai lo acompañan Faiz y Pari, y junto con el resto de personajes la autora consigue una variedad de personajes bien construidos y creíbles que reflejan diferentes realidades que hacen que el Basti del libro cobre vida.
La autora dice en el epílogo que quería plasmar esa mezcla de alegría y descaro de los niños que viven en los Bastis y, creo que lo consigue, el libro respira la vivacidad de unas criaturas que se mueven entre la dureza de la supervivencia diaria y la inocencia y desparpajo inherentes a su edad.
Un libro que podría ser perfectamente el resultado de una investigación periodística, basado en una realidad terrible , no apta para todas las sensibilidades y con un golpe de efecto hacia el final que busca implicar al lector y que encoge el corazón.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
librosxdoquier
 03 March 2021
Los detectives de la línea morada” constituye el bautismo en el mundo literario de Deepa Anappara, una joven periodista nacida en el sur de la India muy comprometida por la defensa de los derechos humanos y por la lucha frente a problemas de índole social como el impacto de la pobreza y la violencia ligada a la religión en la educación infantil. Estas investigaciones y denuncias la han hecho merecedora de numerosas distinciones como el “Developing Asia Journalism Award” o el “Every Human Has Rights Media Award”, entre otros. “Los detectives de la línea morada” no se ha quedado atrás en los éxitos que viene cosechando su autora y ya cuenta con tres galardones al mejor debut: el Premio Peggy Chapman-Andrews de Primera Novela, el Lucy Cavendish de Ficción y el Deborah Rogers Foundation, además de haber formado parte de la selección del Women's Prize de Ficción y ser finalista del premio JBC de Literatura.
Los detectives de la línea morada” tiene como protagonista a Jasoos Jai, un niño de nueve años que vive con su familia en una barriada de casas de hojalata amontonadas desde donde, tras la barreda que separa a los ricos de los pobres, ve como se alzan los elegantes rascacielos de la ciudad. Jai, es un fan absoluto de los reality shows de policías que emiten en televisión y pasa la mayor parte de su tiempo rodeado de sus inseparables amigos Pari y Faiz. Por extraño que parezca, en el barrio donde vive Jai se conocen casi todos y se ayudan y protegen los unos a los otros. Es por eso que, cuando Bahadur (un compañero de clase de Jai) y Omvir (un vecino del barrio) desaparecen sin dejar rastro, comienza a cundir el pánico entre las familias y se extreman entre todos las medidas de seguridad para proteger a sus hijos. A pesar de que el miedo y peligro que se respira en el barrio se hace patente entre las familias, Jai, junto con Pari y Faiz, no se lo pensará dos veces y decidirá poner en práctica las habilidades detectivescas que ha aprendido viendo los programas de la tele y saldrá en busca de pistas que les permitan encontrar a los chicos que han desaparecido. Jay y sus amigos tienen un alto grado de inocencia porque no llegan a entender de manera completa la situación por la que están pasando y eso es lo que les aporta la valentía para lo que se enfrentan a diario. En su investigación, los tres inseparables amigos deberán enfrentarse a desconocidos dispuestos a aprovecharse de ellos, a padres aterrorizados, a una fuerza policial indiferente y a djinns que arrebatan el alma para descubrir la verdad. Conforme va transcurriendo el tiempo, la situación se va volviendo cada vez más peligrosa y continúan desapareciendo niños del barrio. A medida que las desapariciones se acercan cada vez más a sus casas, las vidas de Jai y sus amigos cambiarán para siempre.
Los detectives de la línea morada” está basada en hechos reales que toman su inspiración de las declaraciones y testimonios que Deepa Anappara fue recopilando de niños de la calle cuando escribía como periodista sobre derechos humanos y sobre el impacto de la violencia religiosa en la educación de los niños.
Para todos aquellos que os aventuréis con la lectura de “Los detectives de la línea morada” debemos deciros que vais a encontrar una novela con claro carácter reivindicativo y de denuncia por parte de su autora Deepa Anappara quien tratará de poner de manifiesto la injustificable situación de inseguridad que se vive en la India donde, en la actualidad, al menos un promedio de 180 niños desaparecen diariamente en la India y que en su mayoría, todas esas desapariciones no llegan a trascender mediáticamente. Deepa Anappara también se aprovechará la mirada prematuramente madura de un niño de nueve años para criticar la para denunciar el nivel de inactividad, de incompetencia y de negligencia que demuestra la policía de la India a la hora de perseguir estos delitos y evitar la desaparición de niños pobres. Deepa Anappara confía en que esta novela sirva para crear un poco de conciencia sobre la situación de indefensión y desamparo que viven los pobres en la India.
Hemos leído por ahí que la aventura que emprende Jai junto con sus amigos Pari y Faiz en “Los detectives de la línea morada” se asemeja bastante a “Quién quiere ser millonario”. A nuestro modesto entender, la trama de la primera nada tiene nada que ver con “Quién quiere ser millonario” a excepción del enclave de la novela y los orígenes de sus protagonistas. Todo lo demás es totalmente distinto. No obstante esto, también debemos decir que “Los detectives de la línea morada” es una historia que merece ser contada y leída donde el lector encontrará
"Los detectives de la línea morada" es el retrato social de la India actual donde su autora afila su pluma para denunciar el problema de la desaparición de niños con una su sensibilidad e increíble inteligencia logrando equilibrar a la perfección el retrato social y la trama de misterio para conmover y conmocionar al lector.

Enlace: https://www.librospordoquier..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (1)
elmundo29 January 2021
La periodista Deepa Anappara aborda en la novela 'Los detectives de la línea morada' la violencia clasista, sectaria y sexual de su país.
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
Citas y frases (3) Añadir cita
islamilpalabrasislamilpalabras14 March 2021
Si algo nos pasa, es responsabilidad nuestra. Si nos desaparece la tele en casa, nosotros mismos la robamos si nos asesinan, fuimos nosotros los que nos matamos.
Comentar  Me gusta         10
islamilpalabrasislamilpalabras14 March 2021
¿Porque vais pariendo hijos como las ratas cuando sois incapaces de cuidar de ellos? Le haremos un favor al mundo si arrasamos con vuestra pocilga.
Comentar  Me gusta         00
librosxdoquierlibrosxdoquier03 March 2021
Esta historia te salvará la vida
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: literatura hinduVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea