InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Editorial Almadía


Libros populares ver más


Críticas recientes
michislibris
 07 December 2022
Ansibles, perfiladores y otras máquinas de ingenio de Andrea Chapela
Las primeras fotos que subimos en los inicios de esta red social, allá por 2011, quedan lejos de lo que podemos encontrar hoy en día. Reflejos de una versión mucho más natural de nosotras mismas, en la que mostrábamos nuestro día a día sin tanto filtro ni artificio. Imágenes que hoy en día nos transmiten ternura, en las que no buscábamos el ángulo perfecto, el lugar perfecto, ni la versión perfecta de nuestras vidas. Fotografiábamos, no performábamos. Al poco tiempo, el capitalismo se hizo con el poder de Instagram y todo se llenó de ropa que comprar, de lugares que visitar, de platos que devorar, de libros que leer, de cuerpos que poseer, y tú –yo, cualquiera de nosotras– empezamos a navegar entre todo ese cúmulo de personas-objetos-lugares sobreexcitadas hasta el agotamiento. Y es que Instagram, como cualquier gran novedad tecnológica que llega a nuestras vidas, apareció de una forma algo naive, para acabar convirtiéndose en el gran gigante de toxicidad y consumismo que conocemos hoy en día.



Y de esto, de cómo la tecnología que entra en nuestras vidas acaba pervirtiéndose a causa de una sociedad capitalista, machista, racista y clasista, es de lo que habla Andrea Chapela en su libro de relatos ‘Ansibles, perfiladores y otras máquinas de ingenio’, editado por @xxxxx. Solo que ella lo ubica en una distopía tecnológica al más puro estilo Black Mirror, en la que humanos y máquinas están más unidos que nunca.



Avances tecnológicos que, a su vez, plantean problemas éticos, abundan en los diez relatos que componen esta pequeña joya de la autora mexicana. Las historias de Chapela se cuestionan hasta qué punto debemos dejar a la tecnología entrar en nuestras vidas. A partir de qué momento empezamos a vender –y perder– lo que nos hace humanos en favor de un metaverso que nos conecta con todo y con todos, pero siempre a través de una pantalla.



No son pocas las historias de ficción en las que esto es cada vez más común, como es el caso de la serie ‘Severance’, en la que, por medio de un microchip, todo el personal de una empresa adquiere una conciencia propia en el momento que cruzan las puertas de seguridad que conducen al lugar de trabajo. Ocho horas más tarde esa conciencia desaparece –tu otro tú– y vuelves a tu vida. Ocho horas en las que no arrastras los problemas del exterior, en las que tu única preocupación es la producción. Pero, ¿qué pasa con ese otro tú, el del lugar de trabajo, cuando vives tu propia vida? ¿Qué pasa si ese otro tú desarrolla sentimientos por alguien del trabajo? ¿Qué pasa si un día decides dejar esa oficina?



“¿Si nadie me recuerda, existí de verdad?”, se pregunta también una conciencia temporal en uno de los relatos de la autora.



Nuestro tiempo se está llenando de literatura y ficción audiovisual que cuestiona y vaticina posibles problemáticas que podremos –la humanidad– encontrar en un futuro, mientras los avances tecnológicos reales avanzan sin prisa, pero sin pausa. Y, aunque es improbable que nosotros lleguemos a vivir con un chip implantado en el cerebro, quién sabe si será algo habitual de aquí a unas generaciones. En nuestra mano está no quedarnos solo en plantearnos las preguntas, sino darles también alguna respuesta.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Monica_Ruano
 02 December 2022
Punto de cruz de Jazmina Barrera
Ahora entiendo el título del libro. No solo es que se hable de punto de cruz en él, o de que las protagonistas borden desde su infancia. Es que podríamos decir que Mila, Dalia y Citlali, las tres juntas, forman un bordado. Como si saliesen de una madeja de hilos y fuesen a parar a un telar para enhebrar la aguja y tejer su historia. También me imagino tres hilos, que son ellas, de tres distintas bobinas de hilo, cada uno de un color, como sus respectivas formas de ser y juntas forman una trenza de tres cabos. Una amistad que se labra desde la tierna adolescencia.



Siempre hay pérdidas que lamentamos pero dentro de nosotras llegamos a saber que en algún momento de nuestra vida deberemos pasar por ellas, es eso que llamamos “ley de vida”. Hasta que ésta te sacude y pierdes a un amigo o una amiga. No puedo ni imaginarme que se tiene que sentir ante una ausencia así. Pero supongo que como a Mila le ocurre, tu mente te lleva a hacer un recorrido mental por todo lo vivido y lo compartido. Casi una nostalgia dulce, quizá con lágrimas que empapan una sonrisa mientras recuerdas aquello o lo otro.



Este libro es eso, un diario vital de una amistad de tres niñas y ahora mujeres ante la pérdida de una amiga. Y siempre acompañadas de la acción de tejer en punto de cruz. En cualquier momento y cualquier lugar. Siempre sus hilitos y su telar en sus bolsillos. Incluso Mila, narradora de dicha historia, nos cuenta leyendas y mitos en torno al bordado. Eso me ha parecido maravilloso. Entonces podemos decir que es una historia tejida entre las tres, su red de cuidados tejida a base de amistad, amor y comprensión.



Me he sentido un poco identificada con Mila. Quizá por la nostalgia que desprende, quizá porque es cauta y a veces miedosa. Y en algunos detalles más… cómo cuándo dice “nos he buscado en muchos libros y he encontrado pedacitos de nosotras en algunos…” porque en ese sentido soy igual y me encanta encontrarme y encontrar a los míos en páginas de libros. Me parece algo especial.



A Jazmina le diré que ha tejido/bordado/escrito una historia bella aunque te rompa el corazón un poco. Pero ha sido precioso leer la historia de estas tres amigas acompañándose y que podría ser nuestra historia, la de cualquiera de nosotras queriendo a nuestras amigas con sus luces y sombras, y aquí y allí, estén dónde estén. Gracias, Jazmina.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10