InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Críticas sobre El nombre de Dios (6)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  

Añadir crítica
GemaMG
 19 octubre 2020
Cuando era pequeña, mi madre, que también era maestra, para hacer valer la máxima de que “lo que bien se aprende nunca se olvida” recitaba como una letanía la lista de los Reyes Godos. Durante mi etapa escolar aprender aquella lista estaba eliminado de los planes de estudio y no tuve que aprender de memoria esos más de treinta nombre sin ton ni son, pero no eliminaron solo la lista, sino que parece que olvidaron totalmente esa etapa de la historia y a sus protagonistas, saltando del Imperio Romano al Reino Musulmán y pasando de puntillas por Roderico y compañía. En mi mente no queda recuerdo alguno de haber estudiado alguna vez la España Visigoda.
Como época desconocida también me resultaba árida; una parte de la historia sin más atractivo que las batallas de las que nunca fui muy amiga y las enormes estatuas que jalonan los caminos de los Jardines de Oriente de Madrid. Digo que me resultaba árida… hasta hoy.
Conocer esta parte de nuestra historia a través de los ojos de José Zoilo ha sido una verdadera sorpresa, una muy agradable sorpresa.
Este autor tiene un don para describir la historia, para conseguir que se lean con gusto incluso las más cruentas batallas, para definir las intrigas, las alianzas y las traiciones de la manera más sublime, para construir unos personajes que se vuelven de carne y hueso ante nuestros ojos, a los que comprendemos u odiamos, a los que, sin duda, no debemos cogerlos demasiado cariño, pues nunca sabemos lo que nos van a durar…
No se puede leer esta novela con los ojos del presente, no podemos leer desde nuestro hoy un momento en el que los señores eran educados para "poseer", un momento en el que cuando no vivían de las rentas, su único objetivo era mantener sus tierras y si era posible adicionar las del vecino, cuando esta ambición de poder les llevaba a forjar alianzas con los enemigos y a traicionar a los que eran amigos.
Un tiempo en el que los campesinos se convertían en peones de los juegos de poder q convertían las llanuras y los caminos en campos de batalla.
En el que las mujeres podían ser sumisas compañeras o impías conspiradoras, porque las menos, las osadas que se salían del guión tenían poco que ganar y casi todo que perder.
En el que los religiosos, lejos de ser piadosos se movían por motivos muy alejados de lo espiritual y demasiado cercanos al mero poder terrenal, convirtiendo incluso a la ciudad eterna en un campo de batalla en el que no se blandían espadas y escudos, en los que la lucha no era menos encarnizada por ser más sutil.
En esta historia los personajes se comportan como lo que son. Salvo raras excepciones se mueven por ambición, por venganza y por poder, por lo mismo que, nos guste o no, siempre ha movido y mueve el mundo. La única diferencia es que en la época que le ocupa a la novela no había porque disimular los “malos sentimientos”, no había necesidad de pasar por ser el más bueno, el más generoso, ni siquiera el más guapo o el más limpio, bastaba con ser lo suficientemente inteligente como para sobrevivir en el nido de víboras en que se convertía, no solo cualquier corte, sino cualquier facción, cualquier grupo del que se formara parte, incluso y a menudo de forma mucho más cruenta, la propia familia. Es necesario entender que la conquista, ya fuera de godos o árabes, era una forma de vida y que la lucha no era una elección, sino una necesidad si se quería seguir con vida.
La novela, de más de 600 páginas se desliza sin apenas ser consciente ante nuestros ojos. Paginas salpicadas de leyendas, de batallas, de luchas de poder, pero sobretodo llenas de vidas corrientes, de personas corrientes a las que poco o nada importaba quien fuera el rey de quien, en muchas ocasiones, ni siquiera sabían el nombre, y que sin embargo se veían obligadas a tomar partido por uno u otro con el único fin de garantizar su supervivencia.
En esta novela de personajes, los hay de todo tipo y condición. Los hay honestos e íntegros, como Ademar, los hay negros por dentro, portadores de los mas ruines deseos, como Ragnarico, los hay profundamente leales, como Hermigio y los hay traidores como Tariq. Están los que buscan medrar a cara descubierta, como Oppas y los que lo hacen a través de las mas sutiles técnicas de manipulación no exentas de violencia, pero dosificada, como Clodoveo. Y hay mujeres valientes, fieles, arrojadas, mujeres que no temen vivir, signifique eso lo que signifique. Hay un amplio catalogo de personajes que a pesar de sus diferencias tienen algo en común, ninguno de ellos deja indiferente.
A través de todos ellos el autor nos pasea por una época convulsa, llena de batallas y de huidas, de muerte y dificultades, de ignorancia y supercherías, una historia en fin, en que la muerte es la protagonista, pero en la que, inevitablemente la vida se abre camino. Y es que a pesar de la crudeza de la trama el autor, es capaz de dejar un resquicio para la esperanza.
A través de ellos el autor consigue que todo ese trabajo de documentación que sustenta el libro se convierta en algo real, en algo cercano, en un pedazo de la historia que disfrutar en cada una de las líneas de la novela, en cada una de sus páginas, en cada uno de los capítulos… porque si algo consigue esta novela es hacernos disfrutar incluso en los trances menos proclives a hacer disfrutar.
Si con su primera novela descubrí a un gran escritor con una gran historia, con esta he descubierto a un grandísimo autor que estoy segura seguirá dándome buenos motivos para acercarme a esos retazos de la historia que tan certeramente es capaz de narrar. Una novela a la que ha merecido la pena acercarse y a la que os recomiendo encarecidamente dar una oportunidad porque vais a descubrir una historia que cuenta más, mucho más, de lo que he sido capaz de transmitir en estas líneas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
AndreuPurroy
 27 abril 2021
⚔️ Didáctica y brillante ficción histórica, en la que conocemos una pequeña parte de lo que pasó en los primeros años de la invasión musulmana. Llena de batallas y aventuras no resulta en ningún momento árida, todo lo contrario, resulta muy amena.

🛡 Es una historia dinámica con muchos protagonistas, algunos reales y otros ficticios, pero todos con mucha personalidad y perfectamente encajados dentro de esta aventura donde confluyen muchos puntos de vista. Muchos puntos de vista para un mismo momento histórico, crucial en la historia de Europa, en el que muchos de ellos vieron como todo cuanto conocían se derrumbaba, y otros asistieron asombrados a la aparición de un mundo para ellos desconocido.

⚔️ Ademar, Argimiro, Elvia, Hermigio, Yussuf ibn Tabbit, Ingunda, Witerico, son solo algunos de los personajes de ficción que se entremezclan en la novela con otros históricos como Roderico (o Rodrigo), Tariq ibn Ziyab, Musa ibn Nusayr, Agila II o Ardo, claves en dicho momento. Hombres y mujeres, hispanogodos, bereberes, árabes, francos...


🛡 La magnifica descripción de las batallas, hace que las vivas como un protagonista más, que oigas el retumbar de los cascos de los caballos cuando estos se lanzan al galope, que huelas los olores que de allí emanan: sudor, miedo, sangre y otros efluvios corporales, que sientas el dolor de los golpes,...

🗡 No es mi primer libro del autor, en el Alano (primero de una trilogía) descubrí su brillante prosa, que también llena las paginas de este libro. Después de esta magnífica historia, seguro que en breve retomaré la trilogía


Cosas que me gustan del libro
🖋 He aprendido un montón, sobre un período de nuestra historia poco conocido
🖋 Se nota el gran trabajo de documentación realizado por el autor. sobre los reinos visigodos, sobre los francos y sobre los musulmanes.
🖋 La nota histórica del final del libro no tiene desperdicio. También es de agradecer la lista de topónimos y el mapa de la época

Cosas que no me gustan tanto
🖍 al principio hay muchos nombres, cuesta ubicarse en quien es quien, pero la lista de personajes del final del libro ayuda

Frases para recordar:
✍🏻 El vino, en la batalla, viene a ocupar el lugar de la valentía en el corazón de los hombres, y les otorga agallas suficientes para arrojarse a un combate que probablemente acabe con sus vidas.
✍🏻 El amor es tan fuerte que vence las adversidades si uno tiene agallas para luchar por él.
✍🏻 incluso las rocas más firmes terminaban siendo erosionadas por el viento y la arena del desierto.
✍🏻 Roma le parecía un nido de ratas vestidas con hábito. Una ciudad donde los hombres se despellejaban sin necesidad de armas.
✍🏻 No hay peor convivencia que la que se da entre dos vecinos
✍🏻 Y aprendería que la batalla, antes que gloriosa resulta nauseabunda, dolorosa, atroz.
✍🏻 Un reino extenso, plagado de nobles señores, ricos en tierras y diestros en el combate, y una Iglesia piadosa y firmemente establecida en el territorio. Sin embargo, todo había sido relegado al olvido tras la llegada de un cabecilla bereber que apenas contaba con doce mil guerreros a su mando. Por mucho que lo intentara, no alcanzaba a comprenderlo
✍🏻 Lo más importante no eran las palizas, sino el uso del hambre, la sed, la soledad, la angustia y la incertidumbre. Esas sensaciones combinadas eran las verdaderas encargadas de vencer la voluntad de un hombre hasta convertirlo en un despojo sin alma.


Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Belensanz4
 04 junio 2021
"El nombre de Dios"
(@josezoilohernandez )(#edicionesb )

📚 Septiembre 2020

" Y aprendería que la batalla, antes que gloriosa, resulta nauseabunda, dolorosa, atroz [...] No hay inocencia que sobreviva a esta experiencia".

Zoilo ha pasado a ser " el autor que susurraba las batallas". Es increíble su forma de narrarlas; no puedo explicar cómo lo hace pero ya en la página 80, cuando Ademar ( me encanta este personaje) carga colina arriba siento el ruido de los cascos de los caballos,🐎 retumba el suelo de mi salón, oigo los gritos de los hombres⚔
¡ Se van a quejar los vecinos!🤫

Una prosa increíble, magnífica, vívida en toda su dimensión. Comparaciones brutales que hacen hasta daño como la de la siega 🌾 de la cosecha con la matanza de hombres que te llevarán a sentir "en tus carnes"la dureza del momento histórico en el que se desarrolla esta novela.Un choque intercultural del que existe muy poca información y desencadenará en el fin del potente reino visigodo. 👑

Una historia rápida, dinámica narrada desde muchos puntos de vista ; con una documentación basada en fuentes de información tardía pero que favorece en cambio el "momento ficción". 📜 Esto no significa falta de rigor, ni muchísimo menos, como nos detalla Zoilo en la "Nota Histórica"

Me ha sorprendido la cantidad de personajes que hay pero con tanta fuerza todos ellos y colocados en una escala temporal perfecta que ninguno pasa desapercibido; 👥👥
siendo ésta otra de las genialidades de la novela.

Empecé y finalicé esta lectura de igual forma
❤ SINTIÉNDOLA ❤

"Si lloro escribiendo una novela digo esta novela sí"(J.Zoilo)

+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
CARMINA
 02 diciembre 2020
Si como yo no eres amante del género épico voy a intentar convencerte con algunas pinceladas de la necesidad de leer a José Zoilo, un autor que narra las batallas como pocos, me atrevería a decir como nadie, al menos como nadie de los que yo haya tenido el placer de leer. Un autor que no te ahorra detalles, que te dibuja el campo de batalla desprovisto de toda fantasía con la cruda realidad del miedo, el sudor y los fluidos que por allí campan. Una realidad en la que el acero, y los escudos quedan desnudos de toda gloria, porque aún incluso resultando vencedores son muchos los que quedan en el campo de batalla, las heridas que se arrastran y esa victoria se sabe poco duradera.

El autor ha realizado un gran trabajo de documentación que ha sabido integrar a la perfección en la novela para que esta resulte amena y el lector se quede pegado a sus páginas. En la parte interior de las tapas de cartón encontramos el mapa de la Reino Visigodo del s. VIII, esencial para poder seguir el recorrido de nuestros personajes, las visicitudes por las que pasan y poder centrar la trama, porque nos encontramos una geografía muy distinta a la que conocemos en nuestros días.

Si ello no es suficiente en la parte final del libro encontramos un glosario de topónimos, uno de términos y otro de personajes, que nos ayudaran a situarnos en todo momento en la lectura, aunque sinceramente, yo solo le di un vistazo al mapa los dos primeros días de la lectura y luego ya no me hizo falta.

No suelo empezar por el final, pero en esta ocasión me gustaría hacerlo. Cuando termina esta historia, el autor se permite escribirnos una nota histórica, los que hemos estudiado en mayor o en menor medida historia sabemos que no todo está bien documentado, y que podemos encontrar distintas versiones de un mismo hecho, algunas de ellas contradictorias. El s.VIII de nuestra era es un periodo convulso y oscuro, con muchos sucesos sin documentar o tan documentados que según la fuente que consultemos podemos llegar a una u otra conclusión.

El autor aprovecha esta nota histórica para decirnos porque ha optado por una u otra versión, unas veces era porque la trama así lo necesitaba y otras porque a él es la que más le convencía tras sus muchas horas de documentación. Nos encontramos ante una ficción histórica, pero no por ello el autor ha descuidado los detalles, y nos ha situado al finalizar la lectura en las fuentes consultadas y las que ha elegido, porque de otra forma la historia narrada hubiera podido ser otra. Aunque yo haya empezado esta opinión por el final no recomiendo leer la nota histórica antes de empezar la lectura porque puede contener algún destripe.

Nos encontramos ante una novela coral, con una gran profusión de personajes, la mayoría de ellos masculinos, aunque alguna mujer también tiene su protagonismo en esta trama. Multitud de personajes, etnias y religiones. Y José Zoilo ha sabido dotarlos a todos y a cada uno de ellos de una personalidad llena de matices, todos ellos por poco recorrido o importancia que tenga esta dibujado con mimo, por una mano experta, algunos de ellos se salen del papel, lo traspasan y lo llenan todo, hay ocasiones que los notas a tu lado, o tú al lado de ellos. Pocos autores logran que sea capaz de meterme en los zapatos de sus personajes y Zoilo lo ha conseguido incluso con aquellos más odiosos.

Porque sí, hay personajes reales y ficticios, hay personajes cuya bondad es excesiva y otros cuya maldad traspasa cualquier ética, los hay ambiciosos, egocéntricos, algunos llevados al borde de la locura por lo que hoy podríamos llamar fanatismo. En todas partes podemos encontrar personajes que nos atraigan o nos repelan, y el autor logra eso con su prosa, con la forma en la que hace actuar a cada uno de ellos, con los diálogos. Tanto los musulmanes, como los hispanos, vascones... todos ellos tienen una forma de actuar distinta. Los claroscuros de todos ellos para mi fueron un reto.

Hay personajes que se van a quedar conmigo durante mucho tiempo como Witerico un guerrero gigante con alma dulce, leal a su señor y a sus amigos, simple en su forma de vivir. O Ademar el comes de Astigi, cuya bondad solo empañada por el odio cerval a su medio hermano he admirado. También se va a quedar mucho tiempo en mi corazón la pelirroja Elvia una mujer desarraigada de todas partes que se sentía perdida en las ciudades.

Y entre ellos un lugar especial para Hermigio, ese joven pastor que soñaba con ser guerrero, que no quería que sus días transcurrieran pastoreando ovejas, y cuyo sueño se hizo realidad cuando pasó una comitiva que se dirigía al campo de batalla con una misión un tanto fantasiosa.

Todos los personajes, sobre todo los que más tiempo permanecen a nuestro lado evolucionan, todos crecen, y nosotros somos testigos de su crecimiento o de su deterioro. Para mi el personaje que más evoluciona es Hermigio, quizás porque solo tenía 15 años cuando lo conocemos y lo acompañamos durante muchos años. Y si de deterioro se trata quizás el máximo exponente es Bonifacio que casi roza la locura y llega a ser poco creíble para los hombres que le tienen que ayudar a completar su misión. Pero si un personaje me ha impactado ese ha sido Ragnarico, quizás porque con él se hace justicia poética, el verdugo ajusticiado, aunque para comprender esto habrás de leer la novela. Meterse en la piel de Ragnarico es muy complicado, pero si lo consigues llegas a compadecer el demonio en que se ha convertido.

Y si especial importancia tienen los personajes en esta novela, también los escenarios en los que transcurre la acción, porque nuestros personajes están casi siempre en movimiento en un largo peregrinar de años con alguna temporada asentados en el mismo sitio. Quizás lo que más me impactó fue el saqueo al que fue sometido la aldea de Elvia y lo que allí sucedió como exponente máximo de la maldad humana, la lujuria y el narcicismo, egocentrismo puro y duro. El mal por el mal sin medir consecuencias. Pero también Roma, quizás por he estado allí y me cuesta imaginar la decadencia que describe el autor, contrastada con la opulencia de la ciudad de los curas.

Y si ya nos metemos en la sociopolítica de la época ese tira y afloja del poder religioso y el nobiliario, esos máximos exponentes de la vida pública que decidían sobre el devenir y que había que convencer en muchas ocasiones para actuar, está tan bien reflejado que en ocasiones me indignaba, me hubiera gustado entrar y decirles un par de cositas a esos seres estirados que temían arriesgar sus posiciones y posesiones, pero no a sus hombres y muchas veces reaccionaban tarde.

Pero sin temor a repetirme y aunque todo es apasionante en esta trama que tan bien ha urdido José Zoilo, lo mejor de todo son sus narraciones de las batallas, el antes, el durante y el después. A mi me parece que es tan visual la novela que bien podría llevarse a la pequeña pantalla, a lo mejor con muy poco esfuerzo, y por que no soñar a lo grande, a la gran pantalla, cuanto me gustaría si ello no supusiera cargarse una estupenda novela.

Y sobrevolando todo ello una reliquia, pretendida por musulmanes e hispanos, un motivo para matar y para luchar, unos por conseguirla y otros para salvaguardarla, ¿qué hay detrás de la leyenda del poder infinito que otorga el poseerla? Parece que la ambición humana, el afán por tener el poder absoluto y poder imponer tu voluntad.

José Zoilo logra armar un gigantesco puzzle, en el que todas las piezas encajan con precisión y consigue dejar todos los cabos atados, todas las tramas y subtramas cerradas. Desconozco si la novela es autoconclusiva o tiene una continuación, si algún personaje tendrá su propia novela o si por el contrario todos encuentran su final en este libro, hacia donde dirigirá sus pasos el autor en la próxima novela, solo sé que estoy deseando volver a leer algo suyo y por suerte tengo dos novelas en la recamara.

No se si habré conseguido convencerte para iniciar un viaje al siglo VIII, seguro que disfrutas la experiencia, eso sí ponte cómodo y no vayas con prisas porque todo adquiere otra dimensión en esa época de nuestra historia.

Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
islamilpalabras
 17 noviembre 2020
Estamos en el año 711, en Hispania, donde actualmente están reinando los godos, en este momento encabezados por Roderico, y por supuesto, como buenos hispanos, andan todos a la gresca entre unos y otros por tener más poder, por hacerse con las tierras de la familia, por motivos más o menos religiosos, o sea guerreando, una vez más. En este caso, una avanzadilla de tropas bereberes y árabes, que, aunque parece que solo vienen en plan avanzadilla, no está de más ir a echar una mano, que luego la cosa se complica y a ver qué hacemos.
Nuestro personaje principal, Ademar, señor de Astigi, un noble guerrero y de palabra se dirige hacia la batalla acompañado por sus fieles Widerico, Alberico y sus vasallos, entre los que se encuentra un joven Hermigio, un chico que de repente se ha visto obligado a dejar las ovejas por las armas, algo que le ha hecho muy feliz, las ovejas no son precisamente entretenidas, aunque no imagina el berenjenal en el que se está metiendo. Uno de los monjes que van a presenciar la batalla desde primera línea es Bonifacio, que está convencido de portar una reliquia que les hará ganar la batalla. Pero no solo no llega a tiempo, sino que estupefacto asiste a la traición de gran parte de los señores que deberían luchar con el rey Roderico, y que sin embargo se unen al enemigo. Se darán de bruces con que la cosa se ha puesto muy fea y ya no tienen un rey claro por el que luchar. Los árabes en su ambición comienzan a ascender en su conquista de terrenos, de mano de uno de los personajes más odiosos de esta historia, el traidor Ragnarico, medio hermano de Ademar, que quiere arrebatarle a este las tierras que por ley le corresponden. Lo que iba a ser una escaramuza, se convierte en la invasión árabe de Hispania.
Bonifacio es el receptor de libros, conocimientos y secretos, y uno de los más importantes que tiene, es la existencia de la mesa del Rey Salomón; sabe dónde puede encontrarse y es el arma definitiva que le conferirá el poder de ganar todas las batallas a quien la posea. Sabe que está cerca de Toletum y allá se dirigirá junto con las tropas, para hacer partícipe de la noticia a Signeredo, obispo metropolitano de Toletum. No será tarea fácil y sobre uno de nuestros personajes va a recaer el peso de llevar parte de la reliquia hasta Roma, lo que obviamente se convierte en toda una aventura.
El autor nos lleva de conquista, unas veces nos irá mejor que otras, pero nos lo va a narrar como si estuviésemos en primera línea de batalla. No es un espectáculo muy agradable de imaginar, hay demasiada sangre y sufrimiento en nombre de intereses divinos y humanos, que te hacen plantearte el poco valor que tenía la vida humana en aquellos tiempos. Las luchas de poder que se juegan en el campo de batalla, a base de carne fresca de unos pobres desgraciados que luchan por mantener la vida, independientemente de la bandera. Si dura es la batalla de los hombres, no lo es mejor la de las mujeres, que se convierten en un botín, sin voz ni voto a las que ultrajan una y otra vez. Entre estos personajes femeninos estará Elvia, una mujer que ha sufrido el tremendo saqueo de su aldea y como buena superviviente, hará todo lo posible por salir a flote y que nunca más, nadie pueda dominarla.
Llegaremos a Roma, otro lugar lleno de luchas por el poder eclesiástico, que es como un nido de víboras, a ver cuál más malvada. Una vez allí se tomarán decisiones que tendrán que ver con el futuro de los reinos cristianos y árabes.

La narración es realmente potente, no te deja un mínimo respiro, las descripciones son cortas, audaces y tremendamente visuales, tanto que eres capaz de trasladarte a aquellos años, sin que eso entorpezca la lectura o la ralentice. Los personajes están muy bien caracterizados, les tomas cariño y sufres con ellos, o los odias a muerte y te dan ganas de cargártelos con tus propias manos. La ambientación me ha resultado magnífica y me ha hecho ir a buscar más información acerca de aquellos años. Realmente el resultado es espectacular.
En resumen, es una novela histórica que va a fascinar a los amantes del género, y va a atrapar entre las cotas de malla a los más escépticos. Una forma ideal para adentrarse en los motivos del declive del dominio godo y el comienzo de la invasión musulmana de la Península. Absolutamente recomendable.
Enlace: https://laisladelasmilpalabr..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Isabelyo
 03 noviembre 2020
El Nombre de Dios es una gran novela histórica. Año 711 d.c. un ejercicio bereber cruza el estrecho de Gibraltar. Su objetivo inicial era hacerse con un suculento botín. Pero en verdad esconde un propósito distinto: la conquista del territorio. El rey visigodo Roderico va a su encuentro para atacar a los intrusos y echarlos fuera. Sin embargo, se ve rodeado de más enemigos de lo que esperaba. A su llamada acude el conde de Astigi, Aldemar; un hombre con fuerte valores, valiente y leal. La batalla no tiene el final esperado, lo que origina que los musulmanes se fijarán en el objetivo principal: conquistar el reino visigodo.

La novela presenta a numerosos personajes, que en un principio me costó centrarme. Pero todo tiene solución. al final del libro se encuentra la lista de ellos, lo que me facilitó muchísimo la lectura. Todos ellos merecen ser mencionados por su gran aporte, su fuerte personalidad y su gran vitalidad. Destaca sobre todo Ademar, pero está Alberico, Roderico, Hermigio, Elvia… Pero para mí, el mejor es Ademar; que presenta, como todos, una historia personal para descubrir.

La trama posee una fuerte base histórica, pero en ella sobresale la descripción impecable de cada batalla. Minuciosamente detallada hace sentir que se está allí mismo; luchando, corriendo e intentando salir vivo del mismo infierno. Mantiene al lector expectante, lleno de angustia, pero a su vez con ganas de animar a los valientes soldados, que sin ponerlo en duda, se enfrenta a un despiadado enemigo.

Hace unos meses leí uno de los libros de José Zoilo, El alano (Las cenizas de Hispania 1), donde descubrí su elegante forma de escribir. Posee una narrativa intachable, que provoca que la lectura sea muy fluida que hace que el tiempo pase volando. El Nombre de Dios es un libro que se lee solo, cautiva los personajes, atrapa la base histórica y enamora la pluma del autor. No suelo leer novelas históricas, pero puedo decir que he encontrado a mi escritor favorito para este género. Tengo pendiente los otros dos libros de la trilogía de Las cenizas de Hispania, que caerán en mis manos en breve. Lectura más que recomendada.

El Nombre de Dios tiene de todo: acción, amor, historia, tracción, dolor, avaricia, venganza, esperanza…, y un largo etcétera. No hay que dejarse impresionar por lo gordo que es el libro. Creo que he dejado claro que me lo he pasado estupendamente con la lectura.
Enlace: https://laslecturasdeisabel...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES

Otros libros de José Zoilo Hernández (1)Ver más




Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
161 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro