InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Joo Hasun (Traductor)
ISBN : 8499989608
256 páginas
Editorial: Ediciones Temas de Hoy (17/05/2023)

Calificación promedio : 3.04/5 (sobre 14 calificaciones)
Resumen:
Won-Pyung Sohn, autora del éxito literario Almendra, regresa con una novela sobre cómo una persona que toca fondo logra salir adelante.

Andrea Kim Seong-gon es un fracasado. En los negocios, en lo familiar, en lo económico. Ni siquiera cuando toma la decisión de suicidarse tiene éxito. Pero es entonces, desde lo más hondo del abismo, que se obsesiona con algo nimio: cambiar su postura corporal. Lo que Seong-gon no sabe es que este pequeño gesto pondr... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (10) Ver más Añadir una crítica
lavidademisilencio
 26 September 2023
Andrés Kim Seong-gon es un hombre de casi cincuenta años que ha ido encadenando en su vida fracaso tras fracaso. Con una mujer y una hija, disfrutaba de una vida apacible y un trabajo estable. Sin embargo, su necesidad de emprender le llevó a dejarlo todo para poner en marcha diversos proyectos, que terminaron fracasando. Cansada de ver cómo su marido no tenía visión de futuro, Ran-hee dio por finalizada la relación, eso sí, sin llegar a divorciarse. de este modo, el protagonista se queda solo.

La situación de Seong-gon se vuelve tan desesperada que intenta en distintas ocasiones quitarse la vida. Afortunadamente, ninguno de los intentos resulta exitoso, lo que le otorga una nueva oportunidad para vivir y ser feliz, aunque no será tarea fácil.

El protagonista ya ha comprobado que su vida no se va a solucionar de la noche a la mañana, por lo que empieza a ponerse retos a corto plazo que pueda ir superando. El primero de ellos es mejorar su postura y, a partir de esta decisión, aparentemente nimia, irá dándose cuenta de que los grandes cambios suponen constancia y compromiso. A partir de ese momento, comienza a convertirse en la persona que quiere ser.

El impulso es una novela de 256 páginas estructuradas en cuatro partes («De vuelta a lo básico», «El cajón del alma», «Proyecto Clavo Ardiendo» y «Apretón de manos»), un prólogo («Caída») y un epílogo («La vida de alguien»). La obra la componen 53 capítulos cortos, lo que agiliza enormemente la lectura.

La historia se cuenta a través de la voz de Seong-gon, aunque algún que otro capítulo está narrado desde otros puntos de vista, como el de su mujer Ran-hee. de este modo el lector puede asistir en primera persona a los cambios que se producen de forma gradual en la vida del protagonista; asimismo, también vemos cómo va cambiando su percepción de las cosas.

Debido a la longitud de los capítulos y la ligereza de la trama —no tiene grandes complicaciones, es bastante simple— mantiene buen ritmo, si bien es cierto que en algunos puntos de la historia el lector puede estancarse porque el mensaje y el contenido se vuelven un poco repetitivos.

Por otro lado, una de mis grandes decepciones con el libro ha sido la pluma de la autora. Si en Almendra me robó el corazón, en El impulso me ha resultado insulsa e incluso forzada. Y es que la obra, más que una novela al uso, parece un libro de autoayuda disfrazado de ficción. Además, tiene cierto tono aleccionador que, más allá de los mensajes «Mr. Wonderful» me ha sacado de la historia y me ha hecho plantearme dejar de leer.

En cuanto a los personajes, aunque no he llegado a sentir apego por ninguno de ellos, lo cierto es que evolucionan a lo largo de la historia y están bien perfilados.

Andrés Kim Seong-gon es el protagonista de la historia. Comienza siendo un soñador con muchos pájaros en la cabeza. Tiene muchos proyectos en mente pero, una vez los pone en marcha, no sabe mantenerlos y sacarlos adelante. Conforme se van sucediendo los fracasos esta actitud idealista se va transformando en pesimismo hasta llegar al punto de querer quitarse la vida. de él me ha gustado cómo va saliendo poco a poco del pozo. Su constancia es verdaderamente admirable, pues ha llegado a tocar fondo pero decide no rendirse y buscar una salida a su angustia. Su proceso de cambio es lo que vertebra la trama de El impulso.

Ran-hee es la mujer de Seong-gon, que se separa de él sin llegar a divorciarse. En toda esta historia, ella es la voz de la razón. Es una persona coherente y racional que quiere estabilidad en su vida y, como su marido no puede proporcionársela, y después de ver cómo él desestima sus consejos a la hora de arriesgar e invertir en nuevos negocios, decide seguir su propio camino. Este personaje me ha gustado mucho porque es alguien con quien es fácil identificarse, ya que es bastante realista.

Ji-seok es mi personaje favorito del libro. Uno de los proyectos de Seong-gon fue una pizzería; durante el tiempo que estuvo en marcha el negocio, el joven Ji-seok trabajó para él. Después de tener que cerrarlo, ambos toman rumbos distintos hasta que vuelven a encontrarse trabajando como repartidores. Es en este punto en el que Seong-gon está reconduciendo su vida y Ji-seok, que termina siendo una especie de compañero de piso, juega un papel fundamental en este proceso. Además, su exjefe también actúa como apoyo vital a la hora de perseguir sus sueños y ponerse metas.

En cuanto a los personajes secundarios, estos aparecen a lo largo de la historia para hacer evolucionar al protagonista. le cuentan sus experiencias y le hacen reflexionar acerca de la persona en la que quiere convertirse. Aunque hay algunos que me han gustado —el conductor del autobús de una academia que siempre sabía mantener la calma—, otros me han parecido muy forzados y metidos con calzador.

El eje sobre el que se vertebra El impulso es la afirmación de que los grandes cambios solo se consiguen a través de pequeños cambios, es decir, que en lugar de afanarse en lograr metas inalcanzables (por el momento), lo mejor es proponerse objetivos a corto plazo que ir cumpliendo poco a poco. Me ha gustado mucho cómo se ha desarrollado este concepto porque concuerdo completamente con esta visión y, en el libro, la autora consigue plasmar muy bien el proceso y la evolución del protagonista.

También envía el mensaje de la importancia de estar en el presente, algo con lo que también comulgo. Muchas veces perdemos de vista lo verdaderamente valioso de nuestras vidas porque nos aferramos al pasado o estamos demasiado preocupados pensando en el futuro.

Otro punto que me ha gustado es que resalta que hasta en el más oscuro de los momentos se puede encontrar esperanza. También incide en que es importante darse segundas oportunidades a uno mismo; incluso cuando crees que todo está perdido, puedes hacer algo para cambiar las cosas, aunque al principio te parezca inútil o improductivo.

El final me ha parecido apropiado y acorde con el tono de la obra. Sin embargo, terminé de leer el libro ya desgastada por la impresión de haber leído un libro de autoayuda.

En definitiva...

El impulso es un libro que incide en lo importante que es marcarse pequeños objetivos para llevar a cabo cambios más grandes. Su personaje principal, Seong-gon, atraviesa diferentes fases en su vida y la que se nos narra en mayor profundidad es aquella en la que decide poner todo su empeño en mejorar. Su primer propósito —al que seguirán muchos otros— es enderezar su espalda y conseguir una postura más; a partir de este, va haciendo pequeños avances que repercuten positivamente en su futuro. Tiene mensajes interesantes (la importancia de estar presente o la necesidad de mantener la esperanza en momentos difíciles), pero lo que me ha fallado de esta historia es que, más que ficción, parece un libro de autoayuda. Las situaciones, lejos de sucederse de forma natural, parecen escritas con el mero propósito de aleccionar y eso, como lectora, me chirría muchísimo y hace que disfrute menos de la experiencia.
Enlace: https://lavidademisilencio.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
belsshelf
 09 July 2023
Si Won-Pyung Sohn publica un libro nuevo, ahí estaré yo para leerlo. Como muchos, conocí a la autora gracias a «Almendra», un libro precioso que me acompañó en esa etapa en la que volví a engancharme a la lectura y que se ganó un huequito especial en mi estantería.

En «El impulso» la autora aborda un tema que toca muy de cerca a la sociedad coreana, aunque me atrevería a decir que es algo que cruza fronteras y que, independientemente de dónde seas y la edad que tengas, nos ha pasado a todos en algún momento: el miedo al fracaso.

El protagonista de este libro es un fracasado en toda regla. En los negocios, en lo familiar, en lo económico... Nada le sale bien. Pero de repente, cuando se encuentra en su peor momento, se obsesiona con cambiar su vida a través de pequeños retos. Empieza intentando corregir su postura corporal, pero quién le iba a decir que ese pequeño gesto desencadenaría una serie de cambios que renovarían su vida por completo.

Una cosa que tienen que saber sobre mí es que odio la psicología barata. Nos intentan meter en la cabeza que si no dejamos de esforzarnos cumpliremos nuestros sueños, que el que la sigue la consigue; pero las cosas no son tan sencillas y la vida no es tan bonita. Hay muchos factoras que debemos tener en cuenta y los privilegios que tiene cada persona juegan un papel fundamental. Por eso esta historia me ha parecido tan real.

Nos encontramos ante un hombre que tras cada palo que le da la vida decide levantarse y volver a perseverar hasta que llega un momento en el que se agota tanto física como mentalmente. A través de cada capítulo, los cuales, por cierto, son muy cortitos y amenos, lo acompañamos en una especie de proceso de transformación y nos hace partícipes de sus reflexiones: «¿por qué la vida no me da un respiro?» «¿Qué estoy haciendo mal?» «¿En qué momento mi vida tomó este rumbo?». Triste, lo sé; pero muy fiel a la realidad.

Esta historia también tiene sus momentos esperanzadores, esos en los que por fin el protanista ve la luz al final del tunel y que son ese empujoncito de motivación que necesitaba. Además, nos muestra lo importante que es recibir el apoyo de otras personas si queremos cambiar nuestras vidas. A veces pensamos que podemos con todo nosotros solos, pero tener a alguien que te coja de la mano o te anime cuando no estás pasando una buena racha ayuda mucho y marca la diferencia.

De este libro he sacado un par de reflexiones. La primera es lo que mencionaba antes: lo importante que es contar con un círculo que te apoye, el dar y recibir de forma altruista. También lo importante que es tomar decisiones con calma y no dejarnos llevar por la impulsividad; y por último, que aunque en un momento de nuestra vida nos esté yendo todo superbien, no bajemos la guardia. Lo que nos ha costado tanto conseguir se puede esfumar en un abrir y cerrar de ojos, y para que eso no ocurra tenemos que ser consecuentes en todo lo que hacemos.

Hay una cita que define perfectamente este libro: «cualquiera puede ser una persona grandiosa cuando la vida le trata bien».
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LuciaNN
 02 October 2023
Una novela muy cortita con capítulos cortos que hace que se agilice mucho la lectura. La mayor parte de la historia esta contada por nuestro protagonista, Andrés Kim Seong-gon aunque algunos capítulos están narrados por parte de su exmujer.
Andrés es un hombre de 50 años, un hombre que ha fracasado en prácticamente todo, tanto en su vida laboral como personal. Su necesidad de emprender cosas nuevas le llevó a dejar toda su estabilidad, cosa que salió bastante mal y que hizo hasta que perdiera a su mujer y su hija.
Su situación es tan desesperada que intenta suicidarse en varias ocasiones, y ni eso le sale bien, y lo que intentará será poner metas a corto plazo e ir superándolas.
La trama es muy simple, no tiene grandes giros, y el mensaje y el contenido de la historia es muy monótono, muy repetitivo hasta llegar un punto de hacerse pesado. Mas que una novela de ficción me ha resultado un libro de autoayuda, de como salir ante una situación mala.
El único personaje que me ha gustado y me ha parecido más creíble ha sido el de la ex - mujer, ya que tiene los pies en la Tierra, es una persona coherente y quiere estabilidad en su vida y obviamente Andrés no se la proporciona.
Según estaba escrita la historia tenia en mente un final y para nada ha sido el que pensaba, aun así, no me ha gustado. La anterior novela de la autora “Almendra”, aunque no llego a entusiasmarme no puede compararse con esta.
Entiendo que Corea es un país que tiene muchos problemas con el tema del suicidio, y quizá esta novela sea una forma de visibilizar que hay que dar oportunidades a la vida y no rendirse, pero sinceramente, a mi me ha dado una sensación completamente diferente.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Sauces_de_papel
 14 November 2023
Tendemos a creer que tras una caída, siempre podemos tomar impulso para levantarnos nuevamente; Que continuar caminando es fácil, a pesar de habernos raspado las rodillas contra el suelo. Puede, que así sea en algunas ocasiones. Si algo podemos aprender de la vida, es que nunca sabemos que nos deparará el futuro. Pero hay veces, que después de una caída viene otra, y después otra, e incluso puede que nunca dejemos de caernos. El esfuerzo y la perseverancia no siempre llevan acarreada una recompensa.

El protagonista de esta historia sabe muy bien lo que es sentirse así. Es un hombre que a pesar de sus esfuerzos ha fracasado en todos los aspectos de su vida: en el entorno laboral, familiar... e incluso ha fracasado en sus intentos de suicidio. Es un hombre marchito, inmerso en la mediocridad, sin cualidades y profundamente insatisfecho. Tiene una vida apagada y solitaria donde cada una de sus oportunidades arrastra un nuevo fracaso.

Después de Almendra, donde la autora 𝘞𝘰𝘯-𝘱𝘺𝘶𝘯𝘨 𝘚𝘰𝘩𝘯 nos mostraba la vida de un joven incapaz de sentir, con 𝘌𝘭 𝘪𝘮𝘱𝘶𝘭𝘴𝘰 nos habla de la vida de un hombre que busca sentir algo y salir del hoyo. El planteamiento, aunque pueda parecer algo trillado, nos trae una historia con la que todos podemos sentirnos identificados en mayor o menor medida.

Hubo una frase que me llamó la atención: "llevaba una vida desorientada, dejando pasar el tiempo sin más, como si lo único que quisiera fuera eliminar los días que le quedaban por vivir lo mas rápido posible". ¿Quién no se ha sentido así alguna vez? Yo, desde luego, sí. Por eso esta historia me ha parecido tan real.

El libro, a través de reflexiones muy interesantes, ahonda en la soledad y la transformación del protagonista, en la decepción consigo mismo y en la perseverancia. Espero que si lo leéis os llegue tanto como a mí y sepáis aprovechar sus enseñanzas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
laratitadelibros
 17 October 2023
Viajamos a Corea para conocer la historia de nuestro protagonista Andrés Kim Seong-gon, un hombre divorciado con una hija y que ha fracaso en todos los negocios que ha emprendido.

La lectura comienza cuando Kim pretende quitarse la vida lanzándose por un puente algo que tampoco le sale bien...

Comienza poniéndose pequeñas metas de las cuales algunas pueden parecer absurdas pero para el son importantes y tienen un trasfondo especial que conocemos a lo largo de la lectura.

También encontramos capítulos narrados por su exmujer, la cual aporta su punto de vista a la situación y desde mi punto de vista la más cuerda del libro.

Con respecto al final tengo que reconocer que me ha dejado bastante fría. No era el que me esperaba ya que es a libre interpretación.

La crítica social está muy clara ya que el problema del país con referencia a los suicidios está a la orden del día. El mensaje que nos quiere transmitir la autora es que hay que luchar siempre por muy mal que se pongan las cosas hay que salir adelante.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (19) Ver más Añadir cita
lavidademisilenciolavidademisilencio24 July 2023
En el mundo de las redes sociales la mirada ajena y los comentarios de terceros podían ser tanto un estímulo positivo como una mano manipuladora invisible con un poder de control ilógico sobre las personas. Y lo último que deseaba era vivir pendiente de las evaluaciones de otros.
Comentar  Me gusta         20
lavidademisilenciolavidademisilencio26 July 2023
Kim Seong-gon debía, por tanto, reactivar sus sentidos y aprender desde cero la manera de reconocer sus sensaciones, como un niño que apenas empieza a dar sus primeros pasos, con un ingenuo entusiasmo.
Comentar  Me gusta         30
belsshelfbelsshelf03 July 2023
El ser humano tiende a volver a su estado original. Es inflexible como una piedra y, cuando está más convencido de que ha cambiado, termina regresando a su estado anterior. ¿Por qué? Porque es más cómodo. Son pocos los que con fuerza de voluntad superan el instinto de regresar a su zona de confort. Solo quienes logran eso pueden avanzar hacia delante dejando atrás a su yo del pasado.
Comentar  Me gusta         10
belsshelfbelsshelf30 June 2023
Jin-seok definía como adultocentrismo lanzar a personas más jóvenes preguntas indiscretas alegando amabilidad o interés genuino. Y la actitud que acababa de ver en ese hombre, que le hacía preguntas como en una entrevista de trabajo, era sin lugar a dudas adultocéntrica.
Comentar  Me gusta         10
lavidademisilenciolavidademisilencio24 July 2023
Aprender a sonreír puede ser mucho más difícil que corregir la postura, porque, mientras que eso puede lograrse enderezando la espalda, no podrá cambiar las expresiones faciales sin sentir emociones genuinas.
Comentar  Me gusta         10
Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro

Otros libros de Won-Pyung Sohn (2)Ver más




Test Ver más

Into The Cave

Tenía la cualidad de que al haber orcos cerca, su hoja se volvía de un azul intenso

Dardo
Aguja
Excalibur
Garra

6 preguntas
2 lectores participarón
Thèmes : mitología , aventura , edad mediaCrear un test sobre este libro
.._..