InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8417664513
Editorial: VERGARA (03/10/2019)

Calificación promedio : 3.58/5 (sobre 6 calificaciones)
Resumen:
La nueva autora de novela erótica que no puedes dejar de leer. Los granjeros dominan la tierra... y el mundo. La última persona a la que Griffin Shipley espera encontrarse atrapada en una zanja en su finca rural de Vermont es a la chica con la que compartió un par de noches apasionadas cinco años atrás, cuando ambos eran estudiantes universitarios. A los veintisiete años, Griff se ha convertido de la noche a la mañana en el patriarca de la granja familiar. Por si la... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (6) Ver más Añadir una crítica
Bibliotecariarecomienda
 12 noviembre 2019
Una autora nueva que añadir a mi biblioteca y a la que voy a seguir muy de cerca, pues este libro y su estilo me han encantado. Sarina Bowen nos trae una historia dulce y chispeante como la sidra de Griffin 😉 y espero que Vergara siga apostando por esta autora ya que me ha gustado mucho su forma de escribir y sus personajes. Ni dulce ni amargo es la primera entrega de la serie True North que se desarrolla en Vermont, al norte de los E.E.U.U. unos libros que siguen las historias de algunos de los personajes de este libro pero que se pueden leer de manera independiente.
Audrey Kidder ha encontrado su camino en la vida. Después de cambiar dos veces de carrera sin llegar a terminar ninguna de ellas, por fin ha encontrado algo que se le da bien, algo para lo que ha nacido, la cocina. Recién titulada como una de las mejores de su clase, el sueño de Audrey es llegar a ser chef de su propio restaurante en Boston, pero para ello aún falta mucho trabajo y experiencia y ahí es donde falla la cosa, pues aunque está trabajando para BPG, una de las cadenas de restaurantes más famosas del país, lo más cerca que ha estado de los fogones es a la hora de saludar a sus compañeros de trabajo ya que la ponen a trabajar de cualquier cosa menos para lo que ella está cualificada que es la cocina.
Audrey es hija de una madre soltera y controladora para la que es una decepción constante ya que solo espera que Audrey sea un as de los negocios como ella, pero se decepciona cuando no consigue triunfar en nada de lo que emprende. Eso ha hecho que su relación sea distante, casi nula y que Audrey ponga más empeño que nunca en triunfar como chef y demostrarle a su madre lo que vale.
Pero Audrey es un desastre con patas y todos los astros se alinean para que las cosas no terminen de salirle bien, por eso después de un par de desastres de proporciones catastróficas en el trabajo le dan una última oportunidad para conservar el puesto. El trabajo se supone que es sencillo, ir a Vermont con el objetivo de conseguir productos ecológicos a bajo coste para el restaurante, así que a Audrey no le quedará otro remedio que ponerse manos a la obra y negociar con los agricultores si desea no perder su trabajo. Lo que no se esperaba en su primer día era acabar en una zanja y que la persona que acudiera en su ayuda fuera su ligue de la universidad al que hace años que no ve, Griffin Shipley.
En la universidad Griffin Shipley era una promesa del fútbol americano, pero ese sueño quedo atrás tras la repentina muerte de su padre. Griff tuvo que volver a casa para hacerse cargo de su familia y de la granja familiar de cultivo orgánico. Ahora, como cabeza de familia, trabaja de sol a sol para sacar la granja adelante y se dedica a cuidar de todos, hacer sidra y cultivar manzanas ecológicas entre otras cosas.
El encontrar a Audrey en una zanja en sus campos le trae recuerdos del poco tiempo que pasaron juntos. Griff no confía en la empresa de Audrey, esos grandes restaurantes que quieren comprar la fruta a los granjeros a precios irrisorios para venderlas luego como delicatessen por lo que no le pone fácil el trabajo a Audrey.
Griff y Audrey tuvieron un par de encuentros bastante fogosos durante su etapa universitaria, él estaba muy pillado por ella, pero cuando creía que al fin iba a tener su oportunidad y comenzaba a hacer ilusiones Audrey dejó de llamarle, lo que le dolió bastante al pensar que Audrey no lo consideraba lo bastante bueno para ella.
Griffin es un tipo bastante gruñón, callado y con un carácter difícil en ocasiones, pero bajo esa apariencia brutota se esconde un gran corazón. Es un hombre de fuertes principios con la responsabilidad de su familia a su espalda al que le cuesta expresar sus sentimientos. Un personaje que me ha enamorado por completo.
Griffin sabe que ni puede ni debe pedirle que abandone sus sueños para estar con él, al igual que él, aunque quisiera, jamás abandonaría sus proyectos y responsabilidades.
Y ahí está el conflicto de la historia, porque ambos tienen muy claro su futuro laboral y sus obligaciones que los llevan por diferentes caminos.
La madre de Griffin, sus hermanos May y los mellizos Daphne y Dylan. su primo Kyle, todos forman una gran familia con mucha importancia en la trama de la historia. Desde el comienzo acogen a Audrey como si fuera una de ellos, una familia que Audrey nunca tuvo y de la que se enamorará de inmediato.
La historia va evolucionando a lo largo de los encuentros producidos entre ambos durante varios meses, de julio a noviembre. Ambos tuvieron una breve relación en la universidad, pero realmente no se conocen mucho más allá de las ideas preconcebidas que cada uno tiene del otro, poco a poco se irán conociendo pero la falta de comunicación entre ambos dará pie a suposiciones sobre lo que el otro siente o no haciendo que ninguno de los dos esté seguro de lo que siente el otro ni de lo que realmente hay entre ellos.
Los secundarios que aparecen en este libro serán los protagonistas del resto de libros de la serie, entre ellos se encuentran los trabajadores de la granja Jude y Zacariah, May hermana de Griffin y Zara, camarera de la Cabra montés el bar de la zona.
Jude será el protagonista de la siguiente entrega de la serie, en este libro lo conoceremos, un chico que acaba de salir de la cárcel a raíz de un accidente de tráfico que acabo con la muerte de su mejor amigo y hermano de la mujer que amaba cuando él conducía drogado y al que su agente de la condicional lleva a la granja Shipley para que trabaje como ayuda a su rehabilitación.
Zacariah, un chico que fue criado en una secta religiosa de la que fue expulsado, tímido y callado protagonista del tercer libro de la serie.
Zara, exligue de Griffin y dueña de la cabra montés el bar que frecuentan los Shipley, y protagonista del cuarto libro de la serie.
May la hermana de Griffin será la protagonista del quinto libro.
El sexto libro es de personajes que no aparecen en este libro pero supongo que aparecerán en los posteriores.
El libro tiene trescientas treinta y dos páginas divididas en veintinueve capítulos. La narración es en primera persona por ambos protagonistas, gracias a este tipo de narración vamos a conocer los sentimientos y la forma de ver la vida de ambos. La autora sabe transmitirnos a la perfección el amor de los personajes por lo que hacen. Una historia con una trama ligera y sin complicaciones con un estilo sencillo y ameno que se lee muy rápido.
Es un libro con alto contenido erótico pero que no deja de lado la parte romántica que es, en mi opinión, más importante y con más protagonismo que el resto, la verdad es que he disfrutado muchísimo de esta historia y es que para mí ha sido perfecta tanto por su personajes como por el equilibrio entre la parte romántica y erótica, sin quedar ninguna por encima de la otra ni saturar al lector con escenas innecesarias.
Estoy deseando que Vergara se anime y siga publicando esta serie pues los personajes y el estilo de la autora prometen.
Ni dulce ni amargo nos trae un romance de alta tensión que se va cociendo a fuego lento a pesar de que la química entre ambos protagonistas combustiona desde la primera página.
Enlace: https://bibliotecariarecomie..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
MissCherryBooks
 06 diciembre 2019
Ni dulce, ni amargo ha sido una de esas novelas románticas tranquilas, de estas que muestran un amor relajado sin dramas excesivos, ni sucesos disparatados que se alejen de un argumento natural y realista.
Audrey es una chica que lleva años intentando alcanzar su sueño: abrir su propio restaurante. le ha costado muchos sacrificios encauzar su vida hacia lo que ella realmente desea. Ha tenido que dar de lado a su madre la cual se opone a sus deseos de futuro y ahora se encuentra en el escalafón más bajo de una gran corporación de restauración intentando conseguir un puesto en cocinas. Por este motivo acabará en Vermont intentando comerciar con una serie de granjas para conseguir productos para la empresa en la que trabaja, y una de esas granjas es la de Griffin Shipley, aquel chico con el que tuvo un rollo en la universidad.
Griff tuvo que tomar las riendas de la granja familiar tras la muerte de su padre, justo al terminar la universidad. Ahora trabaja duro para hacer de su sidra un producto apreciado por los más gourmet. El que su flechazo del pasado aparezca ofreciéndose a comprar sus manzanas por sólo medio dólar el kilo... No pinta ser el inicio de un reencuentro idílico ¿O tal vez sí? Ninguno de los dos parece haber olvidado aquellas dos noches hace 5 años.
Ya había tenido el gusto de leer a Sarina Bowen con Him una novela coescrita junto a Elle Kennedy, y me ha gustado mucho leerla en solitario. Bowen muestra relaciones reales, que a los lectores nos resultarán sin duda cercanas, con sus altibajos pero todo desde un razonamiento humano sin disparates. Griffin y Audrey sufren de un problema por el que muchos pecamos, el no saber decir las cosas en el momento adecuado y el no mostrar sus sentimientos sin reservas. Esto hace que desde el principio haya siempre una fina pared entre ambos, que ellos mismos han levantado sin darse cuenta, que convertirá toda su historia en un slow burn latente. Ambos protas son dulces (aunque por el título no lo parezca, ya que cuando leaís el libro veréis que a este se le pueden dar muchos significados), también el escenario principal de la novela, la granja de los Shipley, invita a ello. Una granja dedicada a la agricultura, llena de vida y una gran familia de lo más hogareña. Como ya me pasó con la autora cuando la leí previamente, me he dejado encandilar por ese telón de fondo tan acogedor que crea para situar la historia de la pareja.
La parte erótica, aunque la novela se está promocionando como "erótica", yo la he encontrado secundaria en el buen sentido de la palabra, nada que plague toda la novela como puede ser en otros libros de erótica. Alguna de esas escenas con una leve inclinación al estilo dominación, pero bastante ligero. Eso sí, la atracción entre los protagonista es casi inevitable y está siempre presente. Probablemente recomendaría este libro a lectoras de Jennifer Probst, Vi Keeland o Withney G.
Con Ni dulce, ni amargo se marca el inicio de esta serie que, después de conocer a los secundarios (personajes que tienen su propia novela más adelante en la serie), te deja con ganas de más, despierta por completo la curiosidad del lector y a mi personalmente me ha creado la necesidad de leer los siguientes libros (Sobretodo el de Zara y el de Zachariah ¡Qué de miga tienen esos dos personajes!). Si tuviera que ponerle una pega al libro sería el final que tiene Audrey a nivel personal, que aunque no es un mal final yo esperaba otro más a mi gusto.
Esperando con ganas me quedo de que Vergara traiga el resto de la serie, según he visto el siguiente libro lo protagoniza Jude, el trabajador temporal de la familia Shipley y exdrogadicto ¡Cruzó los dedos!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
DanaGM
 17 enero 2020
Nos encontramos ante una historia de reencuentros, de pasión, tentación, atracción, amor y calidez. Y no solo hablo de la relación que se va forjando entre los protagonistas. Pues en ella encontraremos pasión por el trabajo, por los proyectos de futuro y los sueños. Amor por la familia, por ese pilar que les une y les sostiene en los momentos más difíciles. Calidez, por aquellos que les brindan su ayuda y que obtienen segundas oportunidades cuando todos les dan por perdidos. Tentación, por unas manos que ya estuvieron entrelazadas años atrás. Atracción, por dos personas que dejaron sus cuentas pendientes.
La ambientación de la novela me ha encantado, sus paisajes tan rurales, la presencia de la naturaleza... Pero también sus personajes, aunque sencillos y secundarios, consiguen que nos encariñemos con ellos. Y es que creo que la autora manda un mensaje muy claro; y es que la familia es importantisima. Pero también la humildad, el trabajo en equipo y el esfuerzo por realizar aquello que tanto amas.
Os aviso que no leáis con hambre, pues los alimentos y la cocina tienen un gran peso en la trama. Me ha sorprendido tanto la fascinación de Audrey por algo que puede parecer tan sencillo como la cocina. Así como la agricultura para Griffin. Hablando del personaje masculino, no sabéis lo que agradezco que no sea el típico machito tóxico. Es tan tierno y trabajador. Y siempre le desea lo mejor a Audrey, jamás le ata.
Si tengo que ponerle alguna pega a la novela, es que me ha parecido demasiado plana. No hay giros argumentales. Aunque eso no significa que no enganche. Pues es muy ligera y la pluma de la autora muy dinámica. Si tenéis un ratito libre y buscáis una novela dulce y sencilla, esta es la vuestra.
Enlace: https://booksandcauldrons.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Babel
 11 octubre 2019
Admito sin pudor que la portada me llamó con la fuerza de una aldaba en una puerta antigua. ¡Chicarrón barbudo! Ya me tenía enganchada cuando leí la sinopsis y me pegué al libro como un percebe.
Os cuento: me pirro por los romances que suceden en ciertos lugares especiales, por ejemplo, una granja. Este libro refleja el trabajo duro e incesante en una granja lechera donde los hombres se afanan desde horas intempestivas en ordeñar cincuenta vacas, arreglar cercas y un sinfín de tareas. Además, el dueño es el cabeza de familia en estas tierras extensas con multitud de cultivos de árboles frutales. Me ha encantado saber de las variedades de manzanas, del proceso de cata para la sidra, de los mercados donde los lugareños compran y venden sus cosechas y apalabran negocios.
La familia de Griffin, el Chicarrón Barbudo, es parte esencial de la trama junto a unos pocos jornaleros. Todos interactúan en escenas campechanas, amistosas y divertidas. La comida juega un papel decisivo en el sentido de unidad de esta gente y es un pilar fundamental que enlaza con la chica protagonista.
Audrey es una chica optimista, independiente, con ganas de cumplir su sueño de convertirse en chef de su propio restaurante. Sin embargo, el camino hacia la emancipación culinaria está erizado de retos porque sus jefes tiene la manía de endosarle tareas para las cuales no está capacitada y acaba armando algún que otro desastre con el que me he partido de la risa. Ahora tiene la indigna tarea de cerrar tratos con los granjeros de la zona de Vermont, en Estados Unidos, y se va a encontrar con un muro de músculos y oposición llamado Griffin.
Griffin, por otro lado, es un granjero malhumorado, fornido y plagado de preocupaciones que trata de sacar adelante la empresa familiar sin que sufran sus hermanos y sus manzanos productores de sidra. Cuando está pareja se cruza, saltan chispas, risas y mucho entretenimiento.
El estilo narrativo es muy acogedor, risueño y honesto. La novela se mueve con un ritmo rápido que te absorbe. He disfrutado mucho con las conversaciones entre estos dos adversarios, que no enemigos, y su intenso descenso al deseo tórrido que nos regala unas cuantas escenas apasionadas.
Audrey es una luchadora con muy buen humor y energía. Conquista a la gente a su alrededor y a mí con ellos. La lectura me ha llenado de alegría y dulzura a medida que esta pareja se va compenetrando. Las dudas en una relación incompatible y los altibajos del trabajo confieren mucho ritmo a este romance tan bonito y jovial. Parece que el granjero gruñón y la chef sin éxito encajan a la perfección, aunque los obstáculos se amontonen. Hay muchas escenas alrededor de la producción de sidra, la cocina esclava de restauración y la familia que come junta.
Me ha dado hambre. de rosquillas a la sidra, de granja y de granjero.
La parte final mezcla un gran golpe bajo con el resurgir de los sueños de ambos de la manera más tierna, encantadora y satisfactoria. ¡He adorado a esta pareja! Y el mundo de la sidra, la cocina y las relaciones familiares. Preciosa novela :o)
Enlace: http://torretadebabel.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
naitora
 03 enero 2020
Debo decir que esta obra me ha gustado, no solo por el sensual romance, la verdad que agradezco realmente que pese a ser erótica no cargasen con escenas de sexo la obra. En cambio, me encantó el elenco que está alrededor de la pareja, la pareja de Grif es tremenda, sus trabajadores, incluso la chica del bar, son elementos que hacen que desees estar ahí. Pero lo que más he disfrutado es que pese a nuestro chico grite que es egóista, el está más que claro es que a ella la va a apoyar en su sueño aunque eso signifique no tenerla cerca, es un tipo que en lugar de renunciar, decide buscar soluciones y definerla ante viento y marea, recula si mete la pata y es todo corazón, Audrey me encantó por su dulzura, por que pese a todo lo que arrastra no pierde la alegría ni la determinación que tiene por alcanzar sus metas, haciendo entre ambos que NI DULCE NI AMARGO sea igual de delicioso que las manzanas que cultiva este hombre o esa deliciosa sidra que me causó curiosidad.
Sarina Bowen es una sorpresa que voy a tener muy en cuenta en mis lecturas del género, me ha encantado la forma con que me ha llegado a la patata. ¡Feliz lectura!
Enlace: https://locasdelromance.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (4) Añadir cita
naitoranaitora03 enero 2020
-Queríendote me cuesta pasar por alto que he estado solo, que tal vez me haga falta algo más que catorce horas al día de trabajo duro y una cama en el barracón. Te necesito a a ti en mi cama, en mi cocina....
Resoplé. Mi madre habría montado una intervención femenina si hubiera odio aquello.
Griff negó con la cabeza.
-Me he expresado mal, pero siempre que te veo en mi cocina pareces la más feliz del mundo. Sonríes y tienes una mirada... Estas en su salsa. Es agradable. Me dan ganas de cargarte a hombros y capturarte.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
BabelBabel11 octubre 2019
Qué absurdo y poco conveniente. Mi corazón traidor sólo quería lo que no podía tener.
Comentar  Me gusta         20
BabelBabel11 octubre 2019
Lástima, un tipazo como ése arruinado por el mal humor.
Comentar  Me gusta         10
BabelBabel11 octubre 2019
Pasamos de hablar a besarnos como estrellas del porno.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: chefVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre filosofía?

Son considerados los padres de la filosofía occidental:

Aristóteles y Pitágoras
Demócrito y Sócrates
Aristóteles y Platón
Pitágoras y Sócrates

10 preguntas
20 lectores participarón
Thèmes : filosofíaCrear un test sobre este libro
{* *}