InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8499896480
Editorial: Debolsillo (12/04/2017)

Calificación promedio : 3/5 (sobre 1 calificaciones)
Resumen:
Buscando a Caleb comienza en un vagón del tren que va de Baltimore a Nueva York. Dentro del vagón hay dos personas, un hombre y una mujer. Él es Daniel Peck, un juez retirado, sordo y canoso. Ella es Justine Peck, su nieta, una joven echadora de cartas que no acaba de encontrar su lugar en el mundo. Ambos esperan dar con alguna pista que los lleve hasta Caleb, el hermano de Daniel, que desapareció sin dejar rastro sesenta años atrás. A partir de este inicio, Anne T... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
margazquez
 04 febrero 2020
Anne Tyler siente verdadera aversión a conceder entrevistas y a aparecer en los medios de comunicación. Probablemente sea ese el motivo de que en España no tenga el suficiente reconocimiento, y sin embargo muchos habrán visto aquella magnífica película de Lawrence Kasdan, "El turista accidental", y probablemente desconozcan que está basada en un libro de esta escritora americana.

En 1989 recibió el Premio Pulitzer por su novela "Ejercicios respiratorios", además de haber quedado finalista en otras ocasiones y de haber recibido otros tantos premios de mucho prestigio. Sus novelas gustan por igual a críticos y lectores (algo que no siempre es habitual) y sus libros suelen convertirse en best sellers. A escritores de la talla de Nick Hornby o John Updike no les duelen prendas al confesar su admiración por Anne Tyler.

"Buscando a Caleb" es la primera novela que leo de esta escritora americana y pese a presentarse como tal, no la veo un best seller al uso, al menos no como lo que entendemos hoy por un superventas. No pongo en duda que en su momento lo pudiera haber sido (el libro fue escrito en 1975) pero incluso así, sería más bien en Baltimore, ciudad donde reside y en la que está ambientada la novela, donde podría encajar más fácilmente en esa denominación. No obstante, que no sea un best seller al uso no significa otra cosa más que eso. Acercarse a esta escritora bien merece la pena, y con Buscando a Caleb he podido comprobar y corroborar por qué Hornby y Updike se rinden ante esta escritora.

El comienzo del libro da sentido al título de la novela al aparecer en un tren, precisamente en búsqueda de Caleb, tres de los personajes principales; Justine, una echadora de cartas un poco atolondrada, su abuelo, un juez retirado, encorsetado y además sordo (hay diálogos muy graciosos por culpa de su sordera), y Meg, la hija de Justine, que parece estar harta de tanto viaje y del desordenado modo de vivir de su madre. Con este inicio se despierta rápidamente la curiosidad del lector y te preguntas dónde estará ese misterioso Caleb y qué habrá sido de él.

Y sin embargo una vez la búsqueda no da los resultados esperados y los tres protagonistas regresan a su hogar, comienza una sensación de desconcierto en la lectura. La búsqueda de Caleb ya no encuentra hueco en la historia (con excepción del abuelo de Justine, para quien se convierte en una obsesión), se evapora, y el libro empieza a narrar los avatares diarios y de lo más cotidiano de la familia Peck, a hurgar en las relaciones entre Justine y su marido Duncan (también un Peck), de Justine con su abuelo, con sus tíos, con sus primos, con los vecinos… Incluso va recordando la historia de sus bisabuelos. Y así durante páginas y páginas. En ese punto del libro, una de dos: o lo abandonas o te has hecho a la idea de que la búsqueda es un pretexto y sigues leyendo. Yo opté por la segunda. ¿La razón? Muy sencilla: Anne Tyler escribe de maravilla.

Su capacidad para sacarle brillo a lo más vulgar, a las situaciones más costumbristas y banales, es impresionante. El lenguaje utilizado por Tyler, sin caer nunca en el simplismo, es de lo más normal, sin florituras ni frases laberínticas. Directa al grano y con las palabras adecuadas en cada momento. Su perspicacia para observar y trasladar al papel el mundo que nos rodea y los miles de detalles que pasan ante nuestros ojos casi sin darnos cuenta, es verdaderamente impresionante.

Los personajes del libro tienen un punto excéntrico. Justine es un desastre como ama de casa, come siempre en bares por no cocinar, sólo tiene un juego de sábanas y no hace nunca las camas (algo impensable para una mujer de su época), Duncan no encuentra su sitio, cambia de trabajo como el que cambia de camisa y no duda en trasladarse de aquí para allá arrastrando a Justine con cuatro trastos en la furgoneta, o la pobre Meg, hastiada de tanta mudanza y de unos padres tan poco convencionales.

Avanzado ya el libro, vuelve a resurgir la búsqueda de Caleb, y anécdotas que parecían de relleno, empiezan a cobrar sentido. El punto flaco de la novela es precisamente esa búsqueda, que como trama supuestamente central de la novela, carece del gancho necesario y la lectura del libro no se convierte en adictiva. Lo verdaderamente impecable de este libro es el retrato de lo mundano, de la cotidianidad, de los lazos familiares, y por encima de todo, la caracterización de los personajes. Y ya de paso, una crítica sin moralinas a la sociedad del Baltimore de los setenta, la crítica a la mojigatería, a las ridículas normas impuestas, a las costumbres, a tener que caminar por el sendero marcado. El propio Caleb, Duncan o la abuela de Justine, se atrevieron a romper con todo y huyeron de esa sociedad que les asfixiaba, ante la sorpresa del resto de la familia Peck, inmersos en la senda “correcta”, incapaces de comprender, de ver. Y a medio camino, la pobre Justine, con esa apariencia tan atolondrada, debatiéndose entre la huída y los lazos familiares que la atrapan.

Y el humor. No puedo dejar de comentar el humor que rezuma la novela. Un humor espontáneo, sin pretensiones de buscar la carcajada del lector, que fluye simple y llanamente por el vívido retrato de situaciones tan corrientes que todos podemos reconocer en nuestras propias familias, en nuestras propias vidas. La parte en que se reúnen por primera vez Justine y Duncan con la suegra de su hija Meg es divertidísima y esa sí arranca la carcajada limpia. El resto de las situaciones te dejan con una sonrisa permanente.

En definitiva y si bien reconozco que "Buscando a Caleb" no me ha parecido una novela redonda por carecer de una historia de esas que te atrapan irremediablemente, me ha dado la oportunidad de descubrir a una gran escritora y me ha dejado con tremendas ganas de leer el resto de su obra, y en especial esa "Reunión en el restaurante nostalgia", que en palabras de la propia Tyler, es su mejor novela.

Enlace: https://elsindromedetsundoku..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: nostalgiaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Criaturas de la mitología griega

Soy una criatura híbrida, mitad hombre mitad caballo.

El Minotauro
El Centauro
La mantícora
Los caballos de Diomedes

12 preguntas
81 lectores participarón
Thèmes : mitología griegaCrear un test sobre este libro
{* *}