InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8415019785
Editorial: Baile Del Sol Ediciones, S.L. (27/01/2012)

Calificación promedio : 3.5/5 (sobre 1 calificaciones)
Resumen:
Aún no tenemos la descripción del editor en nuestra base de datos (contraportada)
Añadir la descripción del editor

También puedes contribuir a la descripción colectiva redactada por los miembros de Babelio.
Contribuir a la descripción colectiva
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 17 diciembre 2017
Este diario que hoy reseño es de esos libros que tienen una historia detrás y que, gracias al empeño de algunas personas, hoy en día podemos leerlo traducido y en una edición en la que han participado multitud de artistas con sus ilustraciones. de esas historias personales de las que hoy podemos ser testigos porque otros se esforzaron en que así fuese. Y a ello hay que sumar las circunstancias de este diario, el viaje que implica, la identidad de la autora y el adentrarnos en unas páginas que jamás tuvieron intención alguna de ser leídas por unos ojos que no fuesen los suyos. Una lectura especial por muchas circunstancias.
Vitalie Rimbaud era hermana del famoso poeta francés Arthur Rimbaud. Su educación fue estrictamente religiosa en un convento, pero escribía poesía y tenía un diario donde escribía con regularidad. Uno de los acontecimientos más resaltables incluidos en ese diario fue un viaje que realizó a Londres en julio de 1874 cuando solo contaba quince años, viaje que detalló desde el mismo día en que partió hacia la ciudad inglesa. El objeto de ese viaje era visitar precisamente a su hermano Arthur, que en aquella época vivía en la capital londinense y buscaba un trabajo estable que le alejase de la precaria situación económica en la que se hallaba. Vitalie murió apenas un año y medio después, en diciembre de 1875.
Muchos años llevó al poeta David González sacar adelante este cuaderno de bitácora, como él mismo lo define al final del libro, en el que además ejerce de traductor junto a Dagmar Buchholz. En él somos testigos de 42 entradas de este diario, que no corresponden realmente al mismo número de días, pues algunas pertenecen a distintas impresiones sobre una misma jornada; breves, brevísimas, el noventa por ciento de ellas, salvo en algunas en las que Vitalie se extendía algo más de una cara, según la emoción que le transmitiese todo aquello que quería reflejar. En su mayor parte hace gala no de brevedad de palabra, sino de una narración que dista mucho de un diario normal de una adolescente. Escribe como si de una escritora misma se tratase, con reflexiones íntimas rebosantes de fragilidad y sensibilidad y expresadas de un modo poético e introspectivo.
Pero tampoco conviene equivocarse sobre esta lectura. Es lo que es: las impresiones de una joven que va a visitar a su hermano y ve Londres por primera vez, y cómo se siente allí conforme pasan los días. Supongo que el interés por traducir al castellano este diario radica sobre todo en las constantes alusiones que hace a su hermano Arthur, porque esas palabras sirven también para hacernos una idea de primera mano sobre cómo era la vida de Rimbaud en aquella época. Pero lo dicho, son entradas breves, muy concisas en algunos casos y muy escasas en número. Que nadie espere un diario pormenorizado y exhaustivo sobre aquella estancia.
Vitalie viajó acompañada de su madre, y Rimbaud ejerció de guía turístico para ellas (a tiempo completo los primeros días, y de una manera más intermitente trascurrido ese tiempo y tras tener que volver a sus ocupaciones habituales. Aun así, casi siempre acudía a desayunar con ellas y al finalizar la tarde). Vemos el bullicioso y cosmopolita Londres a través de una persona que no solo la contemplaba por primera vez, sino que estaba acostumbrada a la quietud de su pueblo y al convento en el que se había educado. Visitamos junto a ella muchos de esos monumentos que siguen siendo símbolos hoy en día, y otros cuantos que han desaparecido; nos transmite sus problemas con el lenguaje, pues ella y su madre no hablaban ni una sola palabra de inglés; acude en varias ocasiones a servicios protestantes, y ella, criada bajo un catolicismo estricto, se hace preguntas sobre esa fe que creía tan distinta a la suya pero que se descubre admirando en ciertos aspectos; disfruta paseando por la ciudad, visitando el Museo Británico, recorriendo sus jardines; no se corta a la hora de dar su opinión sobre los ingleses (¿por qué iba a hacerlo? solo iba a leerlo ella)... pero también somos testigos de los malos momentos. Echa tremendamente de menos a su hermana Isabelle, con la que no cabe duda que guardaba una estrechísima relación; no soporta el calor de la ciudad, se siente enferma en varias ocasiones; cuando ya lleva allí unos días comienza a mostrar su aburrimiento, las ganas que tiene de marcharse, lo cuesta arriba que se le hace la estancia, y da muestras de un carácter taciturno, con tendencia al hastío, al desaliento y a la melancolía; y sobre todo, demuestra un profundo afecto y respeto por su hermano, por el que sufre a causa de su incapacidad para conseguir un trabajo (o de la facultad que tiene para dejarlo pasar cuando lo obtiene), pero al que no puede dejar de alabar y admirar cada vez que lo nombra.
El diario termina con una anotación una hora antes de partir hacia la estación, con otra anotación añadida a posteriori por su hermana Isabelle donde explica que el trayecto de vuelta fue distinto al de ida porque así lo planeó su hermano Arthur, siempre pendiente de ellas, para que pudiesen ver lugares distintos al viaje de ida. Y esto es el diario, sin más. Las anotaciones de una niña de quince años que va a visitar a su hermano a una ciudad que no conoce, solo que la forma de ver las cosas, la manera de expresarlas, el mundo interior del que da muestras a través de sus entradas, las convierten en algo especial.
La mayor parte de las 42 entradas están acompañadas de una ilustración. Yo he contado más de veinte artistas distintos, con lo que podéis imaginar que todas ellas difieren mucho entre sí y ofrecen el particular punto de vista de cada uno de ellos. Una edíción en la que se nota el trabajo, el empeño y el esfuerzo de mucha gente para que saliera adelante.
Soy consciente de que es una lectura que llamará la atención de muy poca gente; se lee en un suspiro y realmente, a nivel literario, quizás se pueda pensar que no aporta ni dice gran cosa más allá de las pinceladas que da sobre un personaje como Rimbaud. Y quizás sea así, pues como diario sabe a poco. Pero tiene algo que lo hace especial, no sabría decir qué es, aunque también tengo claro que, por sus características y peculiaridades, por mucho que a mí me haya gustado, no me atrevería a recomendar este libro a cualquier lector.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: Diarios y cartasVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Lectores (1) Ver más




Test Ver más

¿Conocedor o experto en literatura francesa?

¿Cuál de los siguientes libros fue escrito por Gustave Flaubert?

Memorias de un loco
El más bello amor
Elogio de París

16 preguntas
21 lectores participarón
Thèmes : literatura francesa , Literatura en francésCrear un test sobre este libro
{* *}