InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 8434436167
240 páginas
Editorial: Editorial Ariel (30/11/-1)

Calificación promedio : 4.17/5 (sobre 3 calificaciones)
Resumen:
El afán actual por adaptar la educación a los incesantes cambios de la sociedad nos hace olvidar el incalculable valor de la sabiduría clásica. Pero ¿y si invitásemos a nuestros jóvenes a escuchar voces de largos ecos como las de Homero, Hesíodo, Sócrates, Platón o Aristóteles en lugar de prestar atención a la última tendencia en TikTok?

Los referentes que durante milenios han guiado a la humanidad hacia las cotas más altas de virtud están siendo reem... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 26 July 2023
He de agradecer de nuevo a Babelia, y su última edición de Masa Crítica, que me haya dado la oportunidad de reflexionar sobre la sociedad actual y los valores que la distinguen, así como qué virtudes son aplaudidas por los ciudadanos.

Cuando elegí leer Aquiles en TikTok pensaba que su autor analizaría las cualidades de este héroe griego e imaginaría su comportamiento en las redes sociales. Pero esto, en realidad, sería imposible porque el concepto de “ciudadano” ha cambiado completamente desde la Grecia Clásica hasta nuestros días. Eduardo Infante lo sabe, por eso nos recuerda que aunque se cuenten como ciudadanos los que viven en una ciudad, en realidad hay que aprender a serlo, «Nadie nace con las habilidades para ser ciudadano, eso es algo que se aprende con esfuerzo y ejercicio. Nadie delibera, discierne, juzga, dialoga, negocia, consensúa y argumenta de forma espontánea […] ¿Alguien imagina poder tocar el piano aprendiendo únicamente a identificar las partes del instrumento o su historia?».

Mientras leía este ensayo recapacitaba sobre cómo funcionan nuestras ciudades y sus habitantes. A poco que ahondemos da miedo pensar que muchos de aquellos que aspiran a representarnos no sólo no han aprendido a argumentar siquiera sino que se niegan a prepararse. ¿Cómo van a luchar por conseguir derechos elementales para todos, los que están dominados por el odio? ¿Los que se dejan llevar por el ansia de poder?

El autor llega a la conclusión de que vivimos en una sociedad infeliz porque no trabajamos para la común unidad sino para uno mismo, porque no buscamos asentar unos valores sino que priman los de usar y tirar. Hoy lo que se hizo o dijo ayer pertenece al pasado, hay que superarlo.

Los niños y adolescentes se dejan llevar por la notoriedad del momento; lo ven habitualmente en las redes y piensan que siguen a un vencedor y que haciendo lo mismo que él tendrán éxito. Es curioso, pero casi todos los que cuentan con más seguidores son los que no hacen nada que suponga un esfuerzo para el bien común. Esto es lo que prima en la sociedad actual y es difícil ser feliz cuando no hemos trabajado para serlo. Eduardo Infante recuerda la definición de felicidad que da Aristóteles y llega a la conclusión de que «Lo propio del hombre, lo que lo dignifica del resto de los seres vivos, es la capacidad para razonar su acción […] solo aquellos seres que pueden ofrecer razones pueden actuar movidos por razones». Esto es duro, no es fácil dotar de razón a todo lo que hacemos porque en muchos casos nos dejamos llevar por las emociones, algo que sí compartimos con otros seres vivos que demuestran compasión o temor. Infante recurre al Estagirita y recuerda que «Aquel hombre que desempeñe correctamente la función específica del ser humano debe ser considerado un hombre bueno». Nuestra conclusión es que si todos nos esforzamos en actuar razonando, en ser hombres buenos, llegaremos a construir una sociedad feliz.

La felicidad cuesta trabajo; no significa que obtengamos lo que queremos sin un mínimo de sacrificio, no significa que les demos a los niños lo que pidan sin exigirles que trabajen, porque lo que no supone esfuerzo no se valora y lo que no valoramos lo despreciaremos antes o después.

El autor hace una llamada a las metodologías actuales que «cuestionan los contenidos y la figura del docente, y prometen éxito». A la larga no darán resultado. Puede que el niño quede obnubilado por trabajar de forma independiente con las nuevas tecnologías, puede que se divierta con proyectos entretenidos, puede que se sienta imbatible con su aprendizaje autónomo… pero esto no es del todo real; los que hemos trabajado en la enseñanza hemos sido testigos de una caída angustiosa del rendimiento académico. Año tras año los contenidos van disminuyendo y la figura del profesor va siendo sustituida por otras formas de trabajo on line. El resultado es una cantidad alarmante de chicos descontentos que no saben bien cómo dirigir su vida y que, además, son incapaces de razonar, cuando llegan a adultos, qué ha ido mal.

Aquiles en TikTok nos muestra una sociedad que premia a los «idiotes», que no son sino aquellos que se desentienden de lo público para preocuparse solo de sus asuntos. Resulta curioso que hoy tengamos como modelo a quienes escalan en la sociedad sin esfuerzo, mintiendo o robando, y en la Grecia Antigua el modelo fuera Sócrates, un hombre cuya principal virtud fue la sabiduría y aun así pasó su vida intentando aprender cosas nuevas. Los ciudadanos atenienses valoraban «El valor mostrado en la violenta batalla de Potidea», «el ascetismo, la moderación y la resistencia […] en las duras noches de Tracia» y cómo defendía la democracia «con sus preguntas y su ironía en el Ágora». Sócrates quería la virtud para todos los ciudadanos; cree que la mayor virtud en una democracia es la tolerancia y está en el término medio. Nosotros deberíamos considerarlo.

Eduardo Infante nos recuerda que la felicidad hay que perseguirla durante toda la vida y es un camino fatigoso no apto para influencers que no nos pueden anunciar algo bueno, sino que ellos mismos son el anuncio; los influencers se deshumanizan al convertirse en publicidad y los seguidores también. La función del tiktoker es entretener, «retener, dominar»; «cuando dejamos que se nos entretenga perdemos el control de nuestra atención». Está claro que la sociedad actual ha cambiado el concepto de modelo y deberíamos replantear cómo entender la educación o la política y reflexionar lo que ocurre cuando lo que interesa no es crear una ciudadanía competente: «confrontación, la descalificación, la demagogia, el populismo, la posverdad, el linchamiento y un triste y largo etcétera». Da miedo; la historia ha vivido ya esta situación, ¿la estamos sufriendo de nuevo o estamos a tiempo de evitarla? ¿Podremos retomar el concepto de hombre ideal de la educación homérica? El autor recuerda que los padres podemos enseñar a los hijos a ser virtuosos con el trato afectivo; también los profesores, siguiendo al maestro, «Francisco Giner de los Ríos aprendió de Sócrates que, en la formación del carácter, el factor decisivo es la personalidad virtuosa de un maestro que educa, no con sermones, sino mediante el trato». Los niños imitan y no pueden hacerlo de un ordenador; con el uso desmedido de aparatos las emociones van desapareciendo y las habilidades para adquirir conocimientos complejos también, por falta de atención.

«No se trata de satanizar las pantallas, pero […] no son adecuadas para niños y adolescentes. Tampoco los automóviles son en sí una tecnología mala, pero nadie en su sano juicio pondría a un niño al volante».

Sería bueno que filósofos como Eduardo Infante tuvieran millones de seguidores actualmente, aunque solo fuera para no repetir errores del pasado.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         84
Pianobikes
 23 July 2023
“Al necio solo le instruye el sufrimiento” ~ Aquiles en TikTok de Eduardo Infante.

Hacer una reseña de este libro requiere al menos seis entradas, una por capítulo. Eduardo Infante es un maravilloso comunicador de filosofía y como tal nos acerca la virtud de una manera sencilla al mundo actual.

El libro es un alegato a la necesidad de enseñar a los jóvenes, y no tan jóvenes, la filosofía pero también historia o artes con el fin de convertirnos en lo que en Grecia llamaban “kaloskagathos”, un concepto que fusiona la ética con la estética. “A falta de un kaloskagathos moderno, el tiktoker se erige en un modelo para ellos, pero ¿un modelo de qué? de éxito sin esfuerzo, de virtud desvirtuada, de felicidad reducida a mero consumo”, apunta el autor en este libro en que, además, aborda la pérdida de autoridad por parte del profesorado, –entendida como “tener autoridad supone auxiliar, completar, ampliar, apoyar, consolidar, enriquecer, perfeccionar y dar plenitud a algo”– de atención por parte de los jóvenes enganchados a las pantallas –“cuando dejamos que se nos entretenga, perdemos el control sobre nuestra atención”–; y demás tretas en las que nos vemos sumergidos por un mundo virtual diseñado para entretenernos –“el influencer se erige en modelo no por la posesión de ninguna virtud, sino por la confianza que produce la falsa sensación de estar compartiendo su intimidad con los demás”–.

El libro se lee solo ya que está muy bien estructurado y va reflexionando sobre el ser humano, la historia de la humanidad y la actual sociedad que, reconoce, “denosta las humanidades y abogó por productores de mercancías incapaces de cualquier espíritu crítico con el que destapar falacias”.

Y en esta sociedad, en la que el conocimiento es un medio para forrarse, el papel de la escuela, unas escuelas que en el mayor de los casos “se gloria de formar buenos abogados, buenos economistas, buenos ingenieros, buenos políticos, etc. Pero, al igual que Sócrates, deberíamos preguntarnos qué es exactamente lo que entienden por “buenos”, destaca Infante. Porque “en nuestra sociedad el éxito ha terminado por asociarse al dinero y con ello la virtud ha quedado rebajada a un simple valor de cambio”. Una sociedad, además, individualista; un individualismo que, recuerda, para Platón era “una patología de la personalidad fruto de una mala educación”.

Creo que no me da la entrada de hoy para plasmar todo lo que refleja este libro en tan solo 240 páginas, en las que se hace una férrea defensa a la cultura y en la necesidad de centrarse porque “el abuso y el mal uso de las pantallas rebajan nuestras capacidades humanas”. En fin, hay que leerlo y reflexionar porque hasta da miedo pensar qué puede pasar si dejamos que a nuestros niños los eduquen pantallas.

Leído gracias a la iniciativa #masacritica de Babelio.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Maestrat72
 26 July 2023
Otro libro de la estupenda iniciativa "Masa crítica" de Babelio.
En esta ocasión un ensayo de Eduardo Infante cuyo título no hace honor a lo que en el libro nos cuenta. Infante nos ofrece una obra en la que la virtud se convierte en el protagonista principal. de su definición y búsqueda, a través de distintos autores de la Grecia clásica es de lo que nos habla el autor. Y se sirve de ello para reclamar una y mil veces un sistema educativo que sirva para crear ciudadanos y no meros productores. Para crear comunidad y establecer unas bases sociales sólidas donde no quepa el individualismo narcisista y el consumismo descontrolado. A pesar de lo colorido de la portada y del título llamativo, no es una obra ligera. Tampoco es un sesudo tratado, entendámonos. Pero sí requiere una lectura atenta y pausada para poder absorber bien los postulados del autor. Como crítica, me ha chirriado un poco el capítulo sobre Homero. Igual lo he entendido yo mal pero en numerosas ocasiones usa la guerra para ilustrar sus argumentos y ensalza el honor de forma un tanto excesiva según mi opinión. No creo que sea adecuado poner a la más execrable de las actividades humanas como escenario para elaborar un tratado acerca de la virtud. A parte de eso, un interesante y recomendable libro para la refelxión.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (2) Añadir cita
PianobikesPianobikes07 July 2023
Lo que ahora importa no es saber sino saber hacer, y ese saber hacer tiene que ser divertido porque, si el sujeto se divierte confundirá el ocio con el negocio y así trabajará más y mejor.
Comentar  Me gusta         50
PianobikesPianobikes07 July 2023
El sabio elige el duro y abrupto camino que conduce a la virtud.
Comentar  Me gusta         00
Videos de Eduardo Infante (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Eduardo Infante
Celebremos estas 100 Navidades Leyendo Juntos junto a los autores que forman parte de esta gran familia de Casa del Libro.
Por unas fiestas rodeadas de libros https://bit.ly/4a3FNSa.
Descubre más sobre Eduardo Infante https://bit.ly/41onDa1.
Nuestro Centenario https://bit.ly/3RsPUsx.
#navidad #navidades #navidad2023 #casadellibro #centenario #100NavidadesLeyendoJuntos #100AñosLeyendoJuntos
@planetadelibros
Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

¿Puedes completar el título?

El invierno en...

Madrid
Lisboa
París

10 preguntas
48 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro