InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Yani


Yani
14 abril 2018
El sabueso de los Baskerville es una novela que se publicó después de ese episodio (casi) definitivo de Las memorias de Sherlock Holmes (quienes lo leyeron saben a qué me refiero), un poco por pedido del público y otro poco porque una leyenda inspiró a Conan Doyle.

Empieza como siempre: alguien se presenta en el 221 Baker Street para exponer un problema a Holmes y él toma el caso. Sin embargo, el planteo es curioso: el doctor Mortimer, amigo de la familia de Baskerville, denuncia que el asesinato de Charles Baskerville fue cometido por un sabueso fantasmal que se mueve por los páramos de Dartmoor. Dado que su heredero, Henry, debe mudarse a la mansión que dejó Charles en ese mismo lugar, alguien tiene que protegerlo y resolver el misterio.

Directa y sin grandes pretensiones, esta novela es redonda. No incluye explicaciones larguísimas en la segunda parte como Estudio en escarlata ni da tantas vueltas como El signo de los cuatro. Está ambientada, como ya dije, en el condado de Devon, con sus tierras estériles y paisajes tan impresionantes como lúgubres. Watson, que otra vez narra las aventuras, no parece ser muy amigo del campo pero la descripciones no dejan de fascinar. Estuve buscando imágenes del lugar (incluso de Princetown, la cárcel que se menciona) y la verdad es que Conan Doyle eligió un lugar perfecto para que sea el escenario (tomo esta palabra con pinzas, porque para mí es más que un “escenario”) de los misteriosos acontecimientos.

Los personajes de las novelas y relatos de los libros sobre Sherlock Holmes no son la gran cosa y algunos hasta parecen iguales. Creo que esa es mi principal crítica (blanda, no dura) hacia Conan Doyle: la fórmula repetida, la escasa caracterización. Holmes y Watson están perfectos, ya los conocemos y así permanecerán, pero los personajes que se introducen nunca llegan a satisfacer mis exigencias literarias, a excepción de algunos pocos. Henry Baskerville sólo es un joven en peligro que se enamora rápido, el doctor Mortimer es quien pide ayuda e interviene escasamente, el mayordomo oculta un secreto, los vecinos despiertan curiosidad. Ni siquiera el criminal, a pesar de que Holmes lo bautice como uno de los más inteligentes contra los que luchó, se destaca lo suficiente. Con respecto a la construcción de personajes femeninos, hay que bajar las expectativas, como ocurre en los libros anteriores. Son bellas damas en peligro o fuentes de información, como la señora Lyons. No quiero olvidar a la señora Barrymore, la criada de la mansión Baskerville, y a una fregona que se menciona una vez y adiós.

Se puede considerar que el acierto de El sabueso de los Baskerville reside en haber planteado un caso que no se corresponde con las bases científicas del detective, que de entrada descarta la existencia de un perro sobrenatural y lo atribuye a las mentes poco educadas y evolucionadas. En la novela hay una pelea entre la superstición y la ciencia que atrae y que, sin embargo, deja una pata sin explicar. Pero tiene su encanto, ya que esa parte no le concierne a Sherlock Holmes y queda a criterio del lector.

En definitiva, la novela no es innovadora pero sí entretiene y se suma con dignidad a las aventuras del detective que ya conocemos. Más allá de los problemas que me causan los personajes, todo lo demás es disfrutable y no disminuye ante mis ojos. Me encanta El sabueso de los Baskerville porque genera dudas en personas de ciencia gracias a una leyenda que tiene raíces en las supersticiones reales de la gente del páramo. Menos mal que al amigo de Conan Doyle se le ocurrió contar esa historia.
Comentar  Me gusta         22



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}