InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Calificación promedio : 4/5 (sobre 1 calificaciones)
Resumen:
Candela es una mujer que ha construido con mucho esfuerzo y poca suerte una vida sencilla en un pueblo pequeño en el que sólo puede tener sueños pequeños. Un día, sale de su casa para pasar unas vacaciones que la llevarán mucho más lejos de lo que marca su billete de tren. Sumida en una encrucijada vital tendrá que tomar una decisión que puede cambiar todo para siempre.

Un relato humano, lleno de sentimientos de todo tipo, una historia contada de tú ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 28 junio 2018
Llevaba mucho tiempo detrás de leer Suite 235. Mucho. Y este mes temático de los autopublicados ha sido la excusa perfecta para no seguir retrasando la lectura. Cuando ves que una bloguera que sigues (que te gusta cómo escribe, cómo se expresa, sus puntos de vista y opiniones) tiene un libro publicado, te puede la curiosidad. al menos a mí me puede. Porque además te acercas a esa novela con confianza. No sabes lo que te vas a encontrar porque no sabes el tipo de literatura que lleva dentro cada persona a la hora de sentarse a escribir si no hay obras previas de referencia, pero lo haces con confianza. Y tengo que decir que Norah no me ha defraudado en absoluto. Me ha gustado mucho. También reconozco que en cierto modo me ha sorprendido porque quizás esperaba algo de la ironía fina que suelen destilar muchas de sus reseñas (que me sacan muchas veces la sonrisa, siempre se lo digo); pero no, el tono de la historia es apabullantemente realista, sin filtros de ningún tipo que endulcen una historia que lo que menos busca es precisamente eso, edulcorar una realidad que de dulce no tiene nada.
La historia es muy cortita, apenas llega a las cien páginas, así que voy a intentar no desgranar ni spoilear nada en absoluto más allá de lo que sí considero necesario comentar, pero no me referiré a ninguna situación concreta de la novela.
Nuestra protagonista, Candela, es una mujer que se mira en el espejo y lo que ve es descarnadamente objetivo, y no me refiero solamente a su aspecto físico. Su vida es la que es; ni ella vive montada en la nube ni la autora pretende en ningún momento que le tengamos pena. Más bien lo contrario. Quiere que seamos testigos de la vida de una mujer de treinta y tantos años que vive aletargada en una realidad que la oprime, carente de sueños, de proyectos y esperanzas, pero de la que nunca hace esfuerzo alguno por huir. Trabaja sin descanso porque así tiene menos tiempo para pensar y porque no tiene realmente otra cosa que hacer. Vive hacia delante sin mirar hacia los lados porque no puede permitírselo emocionalmente. La historia está llena de practicidad, de pies en la tierra. El retrato es sincero, honesto y directo, a veces incluso cruel cuando leemos sin ambages cómo otros personajes no tienen piedad alguna con ella, o la propia manera que tiene Candela de juzgarse a sí misma. Y ella recibe los golpes como quien sabe lo que hay, como quien se ha acostumbrado a recibir los mazazos de la vida y sabe en qué lado recibirlos para que duelan menos (que no es lo mismo que no sentir dolor). Candela tiene defectos, muchos, y la autora no nos esconde ninguno de ellos. Por eso precisamente resulta una persona cercana, real. Es dura consigo misma, se exige mucho más de lo que exige a los demás. Tiene miedos, aunque vaya por la vida con la coraza puesta. Necesita de mucho afecto, afecto que en contadas ocasiones recibe. Y a pesar de todo ello, a lo largo de las escasas 100 páginas vemos cómo Candela recorre por fin un camino, su camino, que no es ni bueno ni malo, ni mejor ni peor, quizás ni siquiera es el que ella hubiese escogido en otras circunstancias, pero es el que le hace mover el culo y salir de su alertagamiento.
La historia está narrada de manera franca, exponiendo los hechos y las escenas como son, sin dejar lugar a emociones ni falsos sentimentalismos que ni pegan con la protagonista ni la representan. La contención que en algunas ocasiones se nota en la narración no hace más que acentuar esa distancia que parece poner la autora entre Candela y el lector para evitar caer en dramas innecesarios. La misma objetividad y franqueza con que Candela razona sobre sí misma y sobre lo que ha hecho (o no) con su vida, son las armas que utiliza la autora para hacer el retrato de un personaje que al comienzo de la trama se aferra a algo que, aunque no sabe lo que es, sí sabe que le da la fuerza necesaria para empezar a salir de su caparazón. Y una vez abierta esa puerta, todo lo demás llega solo.
Es difícil hablar de una historia sin desgranar el argumento, sin entrar en escenas concretas, sin comentar actitudes de los personajes, y en una historia tan corta, donde además se ha puesto mucho cuidado en no revelar apenas nada en la sinopsis, sería sacrilegio hablar más de la cuenta. Sí que puedo decir que quien busque una novela romántica, que se abstenga, y que quien busque una historia bonita y tierna, que también lo haga. La historia de Candela no va por esos derroteros. Desde el momento en que entra en el balneario su vida va a cambiar, pero no porque esta historia sea un cuento de hadas, sino porque se enciende en su interior la chispa que necesita para despertar de una dejadez y una desidia que le impiden mirar hacia un futuro mejor. Quizás no es el futuro que ella había imaginado, pero sí es uno que le hace sentirse viva y con el que acaba comprometiéndose. Y a él se agarra Candela con fuerza, mientras los lectores somos testigos de todo ese proceso.
Es una historia de comienzos que necesitan un final, y de principios que ya nunca terminan; de saber reconocer aquello que te hace sentirte vivo y aferrarte a ello, sin importar nada más; de saber subirte al tren adecuado aunque hayas dejado pasar otros muchos buenos; de buscar una grieta en la burbuja donde muchas veces edificamos nuestras vidas y estirar de ella para hacerla más grande y permitir que entre aire fresco que nos despeje del embotamiento. Y si se lee de un tirón no es porque sea corta, sino porque quieres averiguar si ese destino que tan malas cartas le ha repartido siempre a la protagonista por fin le ofrece una buena partida... y si ella, por una vez, sabrá jugar bien con la mano que le ha tocado sin abandonar antes de intentarlo, como siempre ha hecho antes.
En la bio que siempre adjuntamos sobre los autres, Norah dice que tiene historias repartidas aquí y allá, y yo le pido que recoja una de ellas y nos haga otro regalo a sus lectores. Suite 235 te deja con ganas de más.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novela cortaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Lectores (1) Ver más




Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
68 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *}