InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Carampangue


Carampangue
29 junio 2019
El lobo estepario es una novela escrita en el período de entreguerras (1927), que hoy resulta muy popular, se compra y vende en todas las ferias, y a la que se le ha puesto la etiqueta de "novela para adolescentes", de manera no totalmente justa.


Como muchas grandes novelas de primera mitad del siglo XX europeo, fue una obra que se preguntó por el sentido de la existencia humana, y el sentido de nuestra cultura, nuestras costumbres y las cosas que consideramos importantes, pero que quizá no sean más que farsas pomposas, en realidad. Y, como lo haría Albert Camus en El extranjero, Hesse defenderá la vida, el disfrute y el aprendizaje, vivir la aventura que se nos ha ofrecido.


El protagonista de la historia será Harry Haller, un intelectual profundo, experto en música y literatura clásica, quien siente que su alma está dividida en dos: un hombre amable y cultivado, inteligente, lleno de ideales nobles, y un lobo de las estepas, salvaje, burlón, que desprecia nuestros convencionalismos y nuestros ideales. Y Harry, claro, sufre porque ambas partes son él, y no quisiera estar siempre en guerra consigo mismo: si escribe un lindo artículo o se junta a discutir con un profesor, el lobo se burla de él y de sus gustos burgueses. Y si se aleja de todos, como un ermitaño, odiando a todos, el hombre que vive en Harry acusa al lobo de ser una bestia que no entiende la vida entre personas.


La novela, llena de símbolos, nos mostrará cómo Harry conoce a Armanda, una chica joven y atractiva, que parece entender a Harry perfectamente, jugando un poco con él y riéndose ligeramente de lo serio que él es, lo invita a la alegría, a disfrutar de las cosas placenteras, a no tomárselo todo con gravedad. Armanda le presentará a una dulce chica, llamada María, que se convertirá su amante, y a un músico de jazz llamado Pablo (recordemos que Harry es experto en música, y desprecia el jazz por considerarlo música desechable y vacía: con su habitual seriedad, Harry solo respeta la música clásica... si le hubieran puesto un disco de Ozuna le da un paro al corazón, pobrecito).


Y Harry irá aprendiendo más de sí mismo, de su capacidad para divertir y divertirse, irá aprendiendo a bailar, y también que Mozart y Goethe pueden ser disfrutados con la misma alegría que se disfruta un caramelo. Harry irá aprendiendo a vivir las múltiples oportunidades que le ofrece el mundo, y su propia personalidad. Aunque, al final de la novela, descubrirá lo mucho que le falta por aprender, y será castigado con un vistazo a la Eternidad: su castigo será recibir la risa de los Inmortales, de los hombres grandes que él admira por su creación, pero que ahora le enseñarán su risa.


Es una novela llena de símbolos, de alusiones a las religiones orientales, y que trata del descubrimiento no de las dos, sino de las cientos de almas que pueden agitarse en el pecho de un solo hombre. Por esto se ha convertido en un libro para adolescentes: pero para nada su valor se agota ahí. Además de contar con una prosa bella y expresiva, una lección de buen gusto, dulce sin ser azucarada y clara sin ser facilona, se trata de una historia que puede valer para todos nosotros, que a veces somos fanfarrones y engreídos, y nos olvidamos de, simplemente, disfrutar.


Puede que los pensadores existencialistas hayan dejado muchas preguntas sin respuesta, y que nos hayan regalado más dudas que seguridades, pero sin duda que no se olvidaron de decirnos lo importante que es apreciar nuestro mundo y nuestra vida, al cabo la única certeza que tenemos. Y El lobo estepario es, además, un texto bellamente escrito, que se lee por el gusto de leer.
Comentar  Me gusta         63



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(6)ver más




{* *}