InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Utopia


Utopia
23 mayo 2018
Este es el primer retelling que leo desde que soy consciente de lo que son los retellings, así que me hace mucha ilusión que mi primera vez con este "género" literario, porque no sé exactamente si podría llamarse género... sea con un libro de mi querido Neil Gaiman. Por si alguien está en la situación en la que me encontraba yo hace unos meses que no tenía ni idea de la existencia de este término ni su significado, os diré que los retellings son las historias de siempre, cuentos clásicos, leyendas, mitos, etc., que ya fueron escritos hace tiempo y que por a o por b son bastante populares, pero adaptados, bien sea cambiando la ambientación clásica por la moderna, bien sea contando una historia archiconocida desde un punto de vista diferente al que estamos acostumbrados o, como hace Neil Gaiman con esta historia, mezclando varios cuentos y dándoles giros inesperados de guión. Así, nada más por el título del libro reconocemos a la bella durmiente y el otro personaje también muy conocido lo tendréis que descubrir vosotras leyendo el libro jiji

Pero, ¡comencemos por el principio! La portada. ¡¡¡QUÉ COSA MÁS BONITA, POR FAVOR!!! Mira que he visto portadas bonitas como las de Fairy Oak de Elisabetta Gnone, Donde los árboles cantan de Laura Gallego... Pero, sin duda, esta es una de mis favoritas. Os dejo la imagen que compartí en mi historia de Instagram, que casi nunca la uso a no ser que sea una ocasión especial, y esta lo fue.

Como véis, la portada oficial de arriba no es exactamente la portada real del libro, pues este tiene una cubierta translúcida que deja ver la verdadera ilustración de la tapa que es, efectivamente, la joven durmiente. Y, como no podía ser de otra forma, el interior de libro también tiene unas ilustraciones en blanco y negro con detalles dorados magníficas que te ayudan a meterte en la historia y a recordarte que no es el típico cuento de hadas. Dicho esto, centrémonos en la trama.

Todo comienza cuando tres enanos se enteran de que hay una plaga que está asolando el reino, de la cual nadie escapa y que está provocando un sueño inmediato a toda la población. Entonces corren a alertar a la reina de esta tragedia y ella, ni corta ni perezosa, decide postergar su boda, coge su armadura, su caballo y se pone en camino con sus tres amigos los enanos en dirección al reino vecino donde, según cuentan los aldeanos, hace 60 años una princesa se pinchó con un huso sumiéndose así en un profundo sueño del que todavía no ha despertado y desde entonces todos los habitantes de aquel reino permanecen impasibles al paso del tiempo ni al despertador, dicho sea de paso. Y hasta aquí puedo contar de la sinopsis sin hacer spoiler. Solo os digo que si ya en lo que llevamos de historia hemos cambiado a la princesa inocente y algo boba que necesita siempre de un príncipe que la salve por una reina (parece una tontería el cambio de rango, pero yo lo veo bastante importante el hecho de que por fin la princesa pueda reinar sin necesidad de casarse y tener un hombre al lado) que puede sacarse las castañas del fuego ella solita con la guía de sus amigos y que, además, es muy astuta e inteligente, pues si hasta ese momento nadie había conseguido atravesar el bosque de espinas, ella lo hará usando la inteligencia.

En cuanto al resto, un giro inesperado del argumento, la emoción a flor de piel e incluso en algunos momentos, el miedo, y un final de aplauso hacen de esta historia una obra magnífica con una narración fluida, unos personajes muy bien construidos, unos diálogos ingeniosos y unas ilustraciones con mucha personalidad.

Además, me gustaría destacar un pasaje que me ha resultado muy curioso porque ha sido como un deja vu de otro libro del autor, Coraline (pincha en el nombre para ir a la reseña). Pues en ambas historias, aunque los argumentos no tienen absolutamente nada que ver, hay un detalle común y es que en ambas historias se hace referencia a los nombres. Sí, en Coraline los gatos no tenían nombre porque no los necesitaban para saber quiénes eran, porque, a diferencia de los humanos, ellos tienen muy clara su identidad sin necesidad de un nombre, y en esta historia son los enanos los que tienen nombre, pero no les está permitido a los humanos conocerlos, pues, según el narrador, "los nombres eran algo sagrado".

Que sí, que es una chorrada, pero a mí me ha llamado mucho la atención porque mira que es un detalle muy pequeño, pero a mí me ha dado mucho en qué pensar. Y otra cosa, ahora que he sacado el tema de Coraline... en su momento dije que no era un libro para niños porque habían partes que daban miedo y otras que eran demasiado complejas y puede que no las entendieran. ¡RECTIFICO!

Creo que es bueno que hayan libros que se salgan de la tangente de mostrar a los niños mundos maravillosos, personajes encantadores, con estructuras que siguen todas el mismo patrón y que terminan con finales felices. Considero necesario que los niños se enfrenten desde edades tempranas a sentimientos como el miedo o la frustración, porque eso les ayudará en un futuro a reconocerlos y saber enfrentarse a ellos, puesto que ya los habrán experimentado en los libros y no les serán intrusos desconocidos. Porque, como dijo la cuentacuentos Almudena Francés (pincha en el nombre para ir a su blog) en una de sus conferencias en la Universidad de Alicante, el conte és una manera de descarregar adrenalina sense que hi haja cap risc. Es decir, que los cuentos son una manera de descargar adrenalina, de pasar miedo, vergüenza, incertidumbre, etc., sin que haya ningún riesgo, porque al cerrar el libro, seguiremos a salvo en nuestra cama o biblioteca sin más secuelas que una aceleración del ritmo cardíaco. Es una manera de poner a los niños en contacto con todas esas sensaciones que más tarde o más temprano van a conocer y es mejor que hayan tenido sus ensayos con ellas en los libros para que en la representación final que es la vida sepan cómo actuar. Así que, rectifico lo de no recomendar Coraline a los niños, será un libro que narre a mis alumnos más pequeños y que les mande leer a los más grandes en las actividades de tertulia literaria, para ver qué es lo que piensan, cómo les ha hecho sentir, cómo se enfrentarían ellos a ese conflicto en la vida real, etc.

En fin, que está visto que cuando me pongo a hablar de Neil Gaiman no hay quien me pare jaja porque el autor, su estilo de narración y sus historias dan telita de temas sobre los que reflexionar y discutir (en el buen sentido de la palabra).
Enlace: http://utopiainthemoonlight...
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES