InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

María Enguix (Traductor)
ISBN : 8417541691
320 páginas
Editorial: Roca Editorial (10/01/2019)

Calificación promedio : 3.6/5 (sobre 47 calificaciones)
Resumen:
Irresistiblemente divertida y profundamente conmovedora, Querida señora Bird es una carta de amor al poder de la amistad, a la bondad con los extraños y al coraje de gente ordinaria en tiempos extraordinarios.Londres, 1940. Emmeline Lake hace todo lo posible para implicarse en esta época de guerra en la que vive, ofreciéndose como operadora telefónica del Servicio de Bomberos Auxiliares. Cuando Emmy ve una oferta de trabajo para el diario London Evening Chronicle, s... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (25) Ver más Añadir una crítica
Lawerson
 29 January 2019
No tengo ni idea de por dónde empezar a hacer esta reseña. Querida señora Bird ha sido mi primera toma de contacto con un género que nunca he tenido en el punto de mira, preparado para ser leído tal y como hago con otros como es la fantasía, la ciencia ficción o la distopía. La ficción histórica nunca ha estado entre mis estanterías, pero cuando la editorial se puso en contacto conmigo para ofrecerme leer este título, me dije a mí misma que por qué no, que ya era hora de arriesgrarme y salir de mi zona de confort. Y gracias que tomé esa decisión porque, de otra manera, no habría dado con una lectura que me ha tenido completamente enganchada desde el principio, y que ha hecho que mi interés por la ficción histórica haya crecido hasta el punto de querer lanzarme a por otros títulos del género. Desde ya, os digo que Querida señora Bird ha sido una historia de fuerza, de empatía, dulce y amarga, divertida y triste, dura pero llena de esperanza, de lucha. Una visión a la cara que casi nunca se ve o se narra de algo tan dramático y horrible como fue la Segunda Guerra Mundial. Estamos hartos de ver como las películas bélicas, no todas, pero sí la gran mayoría, nos transportan junto a un montón de pelotones, de soldados, al infierno de la guerra. Nos rodeamos de balas, de fusiles, de órdenes, tácticas, muertes, desmembramientos, somos uno más al frente de batalla. Pero pocas se centran en cómo, desde la ciudad, desde casa, se lucha también para hacer que la unión y la solidaridad no decaiga más la fuerza de un pueblo que sobrevive con garras. Querida señora Bird es la historia de todas esas mujeres, valientes, que también estuvieron de pie para sujetar un país que tenían dispuesto arruinar y destrozar. de esos voluntarios, hombres y mujeres, que consiguieron salvar vidas. Y de cómo, a pesar del esfuerzo, la muerte, desgraciadamente, siempre conquista nuevos territorios.

Narrada en todo momento en primera persona, la historia de Emmy es cautivadora desde el primer minuto. Creo que lo suyo es que os cuente cómo han sido mis sentimientos, mi primera experiencia en este ámbito, mientras iba leyendo Querida Señora Bird. He de decir que empecé el libro con algo de inseguridad porque, al ser la primera ficción histórica que caía en mis manos, no estaba totalmente segura de que me iba a gustar. Pero eso se fue cuando, en la noche en la que empecé el libro, me leí del tirón poco más de la mitad. Éste empieza con Emmy leyendo un anuncio de trabajo en el periódico, aquello por lo que siempre ha arriesgado y soñado. Pero la historia es mucho más que eso. No sé ni cómo ni en qué momento, quizás al ver como Emmy descubría la verdad de su nuevo trabajo, quizás al acompañarla entre las vidas de desconocidas que comprendes, quizás por empatizar con sus protagonistas y con la misma Emmy, me quedé realmente enamorada y enganchada a las páginas de este libro. La lectura, desde el principio, es suave, amena, entretenida. Interesante y peligrosa, tenía hasta sentimientos de felicidad. Me gustaba todo lo que estaba leyendo, la historia es cautivadora, inspiradora, valiente. El coraje de Emmy, su amiga Bunty, tan fresca y divertida, alegre y vivaracha; las compañeras de voluntariado en la estación de bomberos, esa batalla continua con el fuego, la destrucción y el manto de negatividad que intenta, por todos los medios, hacerse con el ánimo de todos, topándose con una barrera dispuesta a no venirse abajo. Entre todo ello me sentía muy cómoda, me encantaba leer las cartas que llegaban a la oficina del periódico, como Emmy, a pesar de tener una jefa desconsiderada, quería tener el mando del cambio y la ayuda. Cómo, con sus ocurrencias, salía hacia adelante. En todo momento he sentido una trama que andaba de manera fluida, directa, con momentos que me hacían reír, con otros que me hacían preocupar, darme algo de tensión. Pero esas primeras ciento setenta páginas fueron cruciales para ganarme completamente. La pluma de la autora, de esas que no se demoran en desarrollar extensamente ciertos aspectos, no se queda plantada entre tantas descripciones, sino que ayuda a que tú, como lectora, camines sin problema por la historia, atrapada a ella sin remedio a despegarte. Y, cuando parece que todo va bien, cuando parece que la resistencia hace que la guerra se aleje, llega el gran giro. Y ahí se me encogió el corazón. Con los ojos llorosos, y un nudo en la garganta, observé como la esperanza perdía vitalidad. Y fue algo que me transportó de lleno en la realidad de aquella época. de esto que estaba leyendo con sonrisa y felicidad y, de repente, había destrucción y horror por todos lados. En mitad de la transición entre esa parte más feliz y la que sucede después, empecé a pensar que, quizás, la historia se iba a alargar demasiado si continuaba todo el rato siendo la historia de Emmy trabajando en su oficina y contestando, indebidamente, las cartas de sus lectoras. Cuán equivocada estaba. La autora da un tortazo de realidad para cambiar el transcurso de la historia para siempre. Y todo lo que era risa se convirtió en tristeza. Querida señora Bird es un libro muy agradable pero muy, muy duro también. Y es así como pasamos de unas primeras páginas que avanzan a paso agigantado mientras te metes de lleno en la vida de Emmy, disfrutas con ella, su amiga Bunty, sus quebraderos de cabeza, sus decepciones pero también sus nuevas oportunidades, a unas páginas donde hay dolor, arrepentimiento, oportunidades perdidas. Donde la guerra hace acto de presencia de la manera más vil posible. Y es cuando empieza el drama, los problemas, donde parece que nada se puede arreglar, donde peor me he sentido por culpa de la conexión tan grande que tenía ya con todos los personajes. Y eso ha sido lo más maravilloso de todo, ver como, a pesar de que no se indaga mucho en la vida de sus personajes, he podido unirme a ellos.

Por otro lado, me ha chocado mucho ser presente de los pensamientos de aquella época. Lo que para Emmy era un mundo a mi no me parecía para tanto. Entendía la gravedad del asunto, pero ver la manera en la que se hacían las cosas en un trabajo, cómo se tenía que estar o actuar, y cómo se enfrentaban se resolvían esos problemas, me ha parecido muy interesante a la par que exagerado. Y creo que jugar con las cartas, historias lejanas pero que también consiguen hacerse un hueco, ha sido un completo acierto por parte de la autora. Con ello ha conseguido romper la historia de Emmy en puntos estratégicos, perfectos para cambiar de aires, estar de repente en algo nuevo para no centrarnos todo el rato en una sola cosa. Ha dado mucho dinamismo y vitalidad, y ha sido, sin dudarlo, lo que ha conseguido engancharme desde el principio. Creo que hay mucha fuerza escondida tras cada carta, y mucha valentía. Las mujeres en la guerra también lucharon, y ver como A.J. Pearce las muestra, ha sido de agradecer. Y, ¿sabéis cuál ha sido mi último pensamiento al acabar el libro? Que espero que la autora escriba otro complementario para explorar mucho más la historia de romance tan dulce que tiene Emmy. Me he quedado con ganas saborear mejor esa parte. Se me ha quedado corta, y eso que el romance no es algo que genere mucho peso para mí. Pero ha sido tan bonito todo, y siempre se ha visto una conexión bien desarrollada y, no sé, un romance en una época diferente creo que lo hubiera disfrutado mucho, eran otras formas. Así que, mirad, sé que va a ser algo completamente imposible de tener, pero soñar es gratis. Así que soñaré.

En conclusión, decir que Querida señora Bird ha sido, por ahora, el gran descubrimiento del año. Una historia desgarradora y conmovedora, llena de realidad, Emmy es una protagonista que gana por su carisma. Con una trama que va avanzando entre cartas de valientes mujeres y los horrores de la guerra, así como su lucha y sus dificultades, ha sido un libro que he disfrutado mucho desde el primer momento, y aquello que me ha abierto, sin dudarlo, las puertas hacia la ficción histórica.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Galena
 25 January 2019
Me lancé a leer este libro después de que la editorial me lo ofreciese, no suele estar dentro de mis lecturas habituales, pero me gustó lo que leí en la sinopsis y acepté. Estamos ante una historia ambientada en Reino Unido en plena Segunda Guerra Mundial, pero sin estar en el epicentro, ya que no se trata de hablar de soldados, trincheras, etc

Emmaline es una joven que nos muestra como se vive el día a día en un país asediado por los bombardeos mientras la gente trata de vivir su cotidianidad de una forma lo más normal posible. Ese enfoque me gustaba, porque no suelo leer libros sobre guerras ya que suelen ser demasiado duros para mí, sin embargo, que el hablase sobre las cartas que las mujeres escribían a una revista en busca de consejos, el mostrar el día a día de las personas que no estaban en el frente, etc me pareció muy atractivo.



A pesar de todo, el libro no ha sido exactamente como me esperaba. No puedo decir que no me haya gustado, la sensación final no es mala. Me ha entretenido, me ha parecido que tiene momentos muy bonitos y reflexiones interesantes, pero ha sido menos de lo que creía que sería y hay varios detalles en el formato que hacen que mi opinión final baje un poco, aunque como digo, no es una lectura de la que me arrepienta porque en general, su tono y su historia son agradables.

Diría que lo que más me ha gustado es que se muestre como, a pesar de todo, la sociedad británica procuraba vivir a pesar de la guerra, desafiando las calles peligrosas y al propio miedo. Todos tenían parientes que estaban en el frente o que habían muerto, peleando o víctimas de los bombardeos, pero en la novela se muestra como tratan de mantener el ánimo pese a todo.

El trabajo de Emmaline es interesante y me recordó a un artículo que leí sobre las cartas que recibía una revista española en la época de la posguerra y que también eran censuradas. Generalmente hablaban sobre le maltrato en el matrimonio así que los temas que se tratan aquí me sorprendieron un poco porque no tocaban temas tan duros. Las cartas que Emmy recibe muestran a jóvenes que dudan de sus parejas, que les preocupa perderlos o que cuyos padres están en contra de que salgan con un hombre. No obstante, la señora Bird impone una terrible censura y ese debate interno que tiene Emmy por lo que le parece una injusticia también está bien.






Me ha gustado la relación con su jefe y con el hermano de este, pero me ha sabido a poco. En general creo que la novela peca de falta de trama, es una historia que nos relata algo así como la vivencia de una persona en un momento concreto, como un recuerdo anecdótico sin más, no tiene un punto de partida claro y una meta, me resultó algo poco sólido. Creo que eso es lo que hace que, para mí, esta sea una novela entretenida, pero sin mucho cuerpo. No marca la diferencia y es una historia que aunque me resultó entretenida, olvidaré bastante rápido, esa es la impresión que me da.

No ha cumplido mis expectativas por tanto. Y también me gustaría añadir algo que me confundió a lo largo de toda la historia y es la propensión de la autora a utilizar mayúsculas a menudo. A veces para simular que los personajes gritan, fue muy molesto porque se abusa mucho de ese recurso y creo que el efecto no es para nada bueno. Además, se incluyen muchas frases de Este Estilo, Es Decir, Oraciones Que Comienzan Con Letra Mayúscula. Entiendo que es para resaltar algo o quizá sea más propio del inglés, pero si la traductora los mantuvo será porque así tenía que ser. No obstante, es otro recurso del que se abusa sin parar.

Eso, unido al hecho de que la narración en primera persona nos desvincula totalmente de la sensación de que estamos en otra época. Si no llega a ser por las menciones a la guerra, parecería que estamos leyendo una novela contemporánea en lugar de una histórica. Ni los diálogos ni las expresiones de la protagonista nos trasladan a ese momento histórico y eso me desconcertó mucho al principio, pero supongo que es cuestión de gustos.

En conclusión, Querida señora Bird ha sido una lectura entretenida en la que es fácil sumergirse, pero a su vez es una historia demasiado ligera para llegar a marcar la diferencia. Aunque tiene situaciones y reflexiones interesantes relacionadas con la guerra, no me ha trasladado a ese momento histórico y algunas cuestiones formales me han sacado de la historia. La sensación final no es mala, pero es un libro con sus pros y sus contras. Si os llama la atención y tenéis ganas de una lectura ligera y entretenida, será una buena elección.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Bajolapieldeunlector
 05 February 2019
Emmy es una joven entusiasta, algo ingenua, pero muy dispuesta en todo lo que se propone. Vive en Londres junto a su amiga Bunty, ellas dos solas, alejadas del pueblo de sus padres y su abuela respectivamente. Pero es que ellas, a pesar del peligro de estar en medio de una guerra, decidieron continuar con sus vidas en Londres como si nada malo estuviera pasando.

Nuestra protagonista, Emmy, tiene un buen puesto de trabajo, pero no le hace feliz. Ella sueña con ser corresponsal de guerra, de hecho, se imagina de forma constante corriendo entre el peligro y los escombros, por un nuevo ataque contra Londres, con el objetivo de dar las últimas noticias de lo que allí ocurre. Pero ni siquiera es periodista, aunque eso no la echa para atrás cuando decide presentarse a la candidatura de un puesto de trabajo en una de las revistas más importantes de Londres. Es una oportunidad única. ¿Imagináis quién consigue ese puesto de trabajo con su naturalidad y entusiasmo?

"Si había una cosa que deseaba en este mundo (aparte, claro, de que terminase la guerra y Hitler tuviera una muerte tirando a espeluznante), era ser periodista. O, para ser precisa, o que la gente del gremio llamaba una Dama Corresponsal de Guerra."

No puede creerse que vaya a cumplir uno de sus sueños dentro del periodismo. Lo que no imagina es que el puesto no es precisamente lo que esperaba. Más bien, no se parece en nada a lo que ella quería. Entrará a formar parte de otro estilo de periodismo, con menos riesgos, centrado en responder las dudas de las mujeres que están viviendo esa guerra. Entrará a formar parte de la columna de consejos de Henrietta Bird. Bird, su jefa, digamos...que es una mujer exuberante, cuya apariencia va en sintonía con su altivo carácter. Y tajante en todo lo que dice. de ahí que muchas de las cartas pidiendo consejo que recibe la revista vayan a acabar a la basura. Hay muchos temas vetados y no perderá su tiempo en responderlos. Bueno, Emmy no perderá su tiempo, que es quien se encargará en ese momento de ellos.

El problema viene cuando Emmy se deja llevar por su buen corazón y comienza a responder a escondidas algunas de esas cartas vetadas que reflejan las situaciones tan complicadas que está dejando la guerra. Mujeres que pierden a sus maridos, otras que se enamoran de soldados del bando contrario, madres cuyos hijos han sido mutilados en los ataques aéreos o jovencitas que se enamoran y dudan de sus casamientos. El gesto de Emmy podríamos considerarlo como algo fantástico, si no fuera porque las responde y firma en nombre de su "temperamental" jefa y contra el consejo de su amiga Bunty. Si la pillan se armaría una buena.

Pero Emmy es así, todo corazón y entusiasmo. Está siempre dispuesta a ayudar. de hecho, compagina su trabajo con su voluntariado en el parque de bomberos. Junto a otras mujeres se encarga de responder las llamadas que indican las calles donde se han producido incendios tras los ataques aéreos nocturnos.

Su lectura evidencia que durante la guerra la vida seguía en Londres. A pesar de que las noches despejadas se sabía que habría bombardeos, los taxis seguían funcionando, jugándose la vida, con tal de llevar unas monedas a casa. Los clubes de baile estaban llenos de gente que buscaba divertirse y los cines seguían apostando por el entretenimiento de las personas, aunque estas a su vuelta a casa deberían tener cuidado y una buena linterna a mano.

La autora a través de Emmy rinde homenaje a todas esas mujeres que se involucraron de algún modo en la guerra, fuese del modo que fuese. Además, con la excusa de las cartas a la revista, evidencia lo que vivieron esas mujeres, nos ambienta en un momento en el que había que seguir viviendo, tratando de hacer una vida normal, aunque también asumiendo las consecuencias del proceso bélico. Y lo hace basándose en historias reales, en cartas que fueron enviadas a revistas que existieron en su momento.

"Querida Señora Bird" es una historia sencilla con un punto de humor y que podríamos catalogarla como "casi" feel-good, ya que también tiene algún momento dramático. Nos acerca a una ambientación histórica habitual pero desde un punto de vista más amable, recurriendo a la espontaneidad y valentía de Emmy. Una lectura en la que no me hubiera importado encontrar un mayor desarrollo de determinados aspectos de su historia, pero con la que he disfrutado conociendo un tipo de ficción histórica poco habitual.
Enlace: https://bajolapieldeunlector..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
MabelFlor
 25 June 2022
Deliciosa, conmovedora, reconfortante, alentadora, tierna, inspiradora, alegre, divertida, fresca, etc.
Estos son algunos de los adjetivos que despierta la lectura de "Querida señora Bird". Una novela enmarcada dentro del reciente género denominado feel good, con historias que te dejan con un buen sabor de boca y una medio sonrisa tonta que hace que pensemos que el mundo puede llegar a ser un lugar bonito para vivir. Lo cual no significa que no tenga obstáculos y que deban superarse.

Emmy vive en medio del turbulento Londres durante la invasión alemana en mitad de la II Guerra Mundial. Un periodo en donde la mayoría de la gente corriente hace lo posible por poner su granito de arena, y, en este caso, como voluntaria en los servicios auxiliares de bomberos, en la operadora telefónica en donde se reciben cientos de avisos tras los continuos destrozos causados por los ataques aéreos alemanes; además, trabaja como mecanógrafa de la sección de consejos de una revista de mujeres semanal, que, a pesar de no ser el trabajo soñado, mucho menos lo era la mentalidad estrecha de la señora Bird que cribaba la mayoría de la cartas por considerarlas "fuera de tono", lo que le hace rebelarse contra ello de la forma que tiene a su alcance, que es respondiendo alguna de esas cartas suplantando la identidad de la señora Bird, aún no exenta de remordimientos.
Son cartas de mujeres que muestran los daños emocionales colaterales de la guerra y que estaban silenciados; cartas con historias de mujeres que se enfrentaban a situaciones de una dificultad inimaginable en una de las épocas más duras de la historia; mujeres que se sentían solas mientras sus maridos estaban en el frente, o incluso sabían que ya no los volverían a ver; o aquellas que caían rendidas a los pies de un hombre que no les correspondía; o, simplemente se sentían perdidas en esos tiempos tan difíciles.
Emmy, mientras su sueño de ser periodista se hacía realizar, decide intentar dar respuesta, bajo su humilde experiencia, a todas esas cartas y ayudar a esas mujeres a espaldas de la señora Bird. Era parte de su granito de arena en tiempos de guerra, ayudar a que la gente fuera feliz. Se trataba de ofrecer esperanza.

Sin embargo, no es una novela sobre la guerra, aunque haya episodios duros. Sino que parecen existir dos realidades paralelas: la de nuestra protagonista y su mundo pizpireto y alegre lleno de sueños; y el de ese Londres inmerso en los estragos de la guerra, sin que parezca que vayan a tocarse, pero sí que lo harán, sí. Un episodio trágico dará al traste con los sueños y las ilusiones de nuestra protagonista haciendo que su mundo se tambalee tanto como lo hace la ciudad con cada bombardeo. ¿Será capaz de reconstruirlo?.

Es una conmovedora historia llena de ternura, y de valores tales como la amistad, voluntariedad en tiempos de guerra, de bondad hacia los que nos rodean, el calor de la familia, y los sueños de las personas, que los hacen aún más conmovedores dentro del escenario bélico que les rodean. Son emotivas historias de gente corriente que, en medio de la desolación, siguen levantándose. Es difícil creer que entre los escombros hubiera tiempo para vivir, en el sentido bello y de justicia de la palabra, porque, como se dice "todos podían saltar por los aires al día siguiente", pero, si algo no podía evitar Hitler es que las personas se enamorasen y tuvieran ilusión.

Una historia que no deja de emocionar y disfrutar trasladándonos a un pasado que, si bien es cierto que mejor no es, sí irradia coraje y admiración hacia todas esas mujeres en medio de la guerra, y, como dice la autora, "recordar lo magníficas que fueron". Una carta de amor al poder de la amistad y a la bondad hacia los demás en tiempos extraordinarios.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
IreneMF
 26 September 2022
Querida señora Bird” comienza con un anuncio de una oferta de empleo de aprendiz en una de las editoriales de prensa más importantes de Londres. Y Emmi al ver el anuncio no duda ni un momento en inscribirse en él pues para ella puede ser una gran oportunidad para convertirse en corresponsal de guerra e informar de los estragos del nacismo tanto en Londres como en el resto de Europa. Pero cuando consigue el empleo no es ni de lejos lo que ella esperaba, su función será transcribir cartas para una columna de consejos en la revista “Amiga de la mujer”.

En “Querida señora Bird” la historia se centrará en cómo Londres vivió la II Guerra Mundial pero desde la perspectiva de las mujeres y de todos aquellos que aunque no estuvieran combatiendo en el frente, lucharon para seguir manteniendo una vida más o menos normalizada para cuando la guerra acabara.

A lo largo de la historia se hace hincapié en que no solo fueron tiempos difíciles para los soldados y el ejército sino que también las mujeres tuvieron que hacer grandes sacrificios para sacar a sus hijos y familias adelante; para seguir con sus trabajos y hacer voluntariados de todo tipo para aportar su grano de arena en la guerra; y mantener la esperanza de que todo acabara pronto, que sus novios, maridos, e hijos volvieran sanos y salvos, y que nadie cercano muriera durante los bombardeos áereos que asolaban a Londres casi a diario.

En la novela también aparece como era el trabajo que realizaban los bomberos y equipos de rescate cuando se producían los bombardeos, un papel fundamental para mantener a salvo tanto a la ciudad como a los ciudadanos pero que cuyo trabajo no fue considerado importante como el del ejército.

Y aunque a lo largo de toda la novela se narran momentos bastante crudos, lo hace desde un punto de vista amable y con ese toque de esperanza con la que todos los ciudadanos vivían su día a día esperando al fin de esa pesadilla. Hay momentos tiernos y que te hacen sacar alguna que otra sonrisa y otros que te rompen un poquito el corazón.

Querida señora Bird” es un libro recomendable si queréis conocer otro punto de vista de la segunda guerra mundial y leer una historia que os deje el corazón calentito.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Citas y frases (4) Añadir cita
LAURAFIGUEROALAURAFIGUEROA29 May 2022
Haga lo que pueda,y hágalo lo mejor que pueda. Le prometo que un día el esfuerzo habrá válido la pena.
Comentar  Me gusta         210
NuriaCCNuriaCC15 March 2024
Pero ahora se presentaba mi oportunidad. Examiné el anuncio de nuevo, preguntándome si daría la talla.
«Capacitada» Esa era yo, incluso si no estaba segura de para qué querían que fuera capaz.
«Entusiasta» Yo diría que sí. Había estado a punto de ponerme a gritar como una loca en el autobús.
«Trabajadora» Dormiría en el suelo de la oficina si era necesario. No veía el momento de responder.
Toqué la campana para bajar en la siguiente parada y, al soniquete del jovial tintineo, el autobús empezó a ralentizar. Agarré mi bolso, la máscara de gas y la cebolla, me encajé el periódico doblado bajo el brazo y descendí las escaleras en un santiamén, consiguiendo olvidarme uno de los guantes con las prisas.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
naitoranaitora25 February 2019
Los teléfonos estaban volviéndose locos. Yo no sabía que pensaba Joan que podría hacer, si apenas podíamos oírnos las unas a las otras aun elevando la voz al máximo, pero era lo más dura de todas y nuestra líder. Mary, Therlma y yo nos miramos. Podíamos quedarnos debajo de la mesa toda la noche o podíamos ponernos manos a la obra.
-¿listas? -chillé y las demás asintieron
-¡QUE TE DE DEN, HITHLER!- rugimos y saltamos a contestar nuestros teléfonos
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
libros_libros78libros_libros7820 June 2022
Puede que estemos en la era digital, pero muchos conocemos todavía las revistas, las leemos y las disfrutamos, pues el hacerlo parece transportarnos al pasado con más facilidad.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: revistaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Villanos en los cómics

Se trata del enemigo principal de Batman.

The Joker o El Guasón
Lex Luthor
Magneto

10 preguntas
61 lectores participarón
Thèmes : villanos , cómicCrear un test sobre este libro
.._..