InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Las mejores frases de La leyenda del hechicero. El guerrero (2)

Galena
Galena 06 diciembre 2017
El enano evitó deliberadamente la mirada de Cress y saludó a Sylva y a Fletcher con una respetuosa inclinación de cabeza.
—Me alegro de veros… Fletcher, Sylva —murmuró, rehuyendo aún la mirada directa de Cress—. Ha pasado mucho tiempo.
—¿Y a mí no te alegras de verme? —dijo Cress jovialmente, en un tono que rozaba el sarcasmo.
Atilla se puso rojo y volvió la cabeza hacia otro lado.
—Ya es bastante incómodo entre los demás alumnos —gruñó, entre dientes—, pero ¿delante de todos ellos? Es… indignante.
Fletcher arqueó las cejas, confuso. ¿De qué estaba hablando Atilla?
—¿Tan fea soy? —dijo Cres mientras se sujetaba el rostro con ambas manos y pestañeaba sin dejar de mirar a Atilla.
—Haz el favor de taparte —dijo Atilla, ruborizándose aún más.
—Tienes que entender una cosa, Atilla —dijo Cress, cuya voz amable había adoptado un tono amenazador—. Las enanas llevan velo porque quieren. Lo hacen por ellas mismas, no por vosotros. Si yo quiero mostrar el rostro, la decisión es mía. Tú no pintas nada.
—Es impúdico —dijo Atilla apartando la mirada—. Te exhibes para que todo el mundo te vea.
—¿Y yo qué, Atilla? —intervino Sylva.
(…)
—¿Yo también soy impúdica? ¿Yo también me exhibo?
Atilla empezó a balbucear algo, pero no supo qué responder.
—¿Y tú qué, Atilla? —le preguntó Cress, aprovechando la ventaja—. Tienes un rostro atractivo, un bigote exuberante… Hasta te he visto entrenar con el pecho desnudo. Te exhibes ante el mundo entero y ante mí. Qué impúdico, ¿no?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 06 diciembre 2017
(…) Cress gruñó algo tras ellos e intentó levantarse del suelo. Los codos no soportaron su peso y cayó salpicando barro hacia los lados. Fue a darse de bruces contra el trasero de Othello.
—¿Es que nadie me va a ayudar? —gimoteó.
Al tener la cara enterrada en los pantalones del enano, su voz quedó amortiguada. (…) Agarró a Cress de la casaca y la ayudó a incorporarse.
—Por todos los… —jadeó, aspirando una bocanada de aire fresco—. Creía que me iba a asfixiar de la peor manera posible.
Comentar  Me gusta         00


    Comprar este libro en papel, epub, pdf en

    Amazon ESCasa del libro





    Test Ver más

    Monstruos en la literatura

    Calamar Gigante

    H.G. Wells
    C.S.Lewis
    Julio Verne
    Mary Shelley

    10 preguntas
    164 lectores participarón
    Thèmes : monstruos , ficción , fantasíaCrear un test sobre este libro
    {* *}