InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Lawerson


Lawerson
29 enero 2019
El príncipe cruel es de esos libros que, por su sinopsis y su mundo, os puede recordar o sonar a la famosa saga de Sarah J. Maas, ACOTAR. Pero no tienen nada que ver, ni ninguna semejanza. Bajo un mundo subterráneo que, se sabe, comparte universo con los libros de Cassandra Clare, Holly Black nos presenta un inicio de fantasía interesante y sorprendente, un libro que, si eres fan de este tipo de historias, tienes que leer sí o sí. Bajo una narración en primera persona a través de nuestra protagonista, Jude, el libro se encuentra dividido, a su vez, en dos partes denominadas primer libro y segundo libro. El libro primero esconde esa introducción tan característica de los libros que empiezan una trilogía o saga, unos primeros capítulos ambientados en el pasado, siendo Jude una niña y viviendo felizmente en el mundo humano, para contarnos esos acontecimientos que le cambiaron la vida, el asesinato de sus padres y cómo fue llevada, bajo protección, al reino de los fae. Tras un salto de diez años, nos situaremos en una lectura que acompañará a Jude y su hermana en su día a día, siendo esta parte una bastante lineal en la que, en la mayor parte de las páginas, no va a suceder gran cosa salvo sobrevivir de los maltratos a los que son sometidas diariamente con palabras, provocaciones y enfrentamientos cara a cara. Será en estos momentos cuando la ambientación se empieza a desarrollar, unos datos que mantienen el interés activo, que consiguen tenerte dentro del libro a pesar de ser una lectura que, en esos momentos, carece de acción o situaciones extremas de tensión y peligro, conociendo los juegos de este mundo, algunos de los personajes secundarios, su forma de ser, actuar y de interaccionar con el espacio tan mágico que se nos abre alrededor. Todo esto se seguirá teniendo, pero llegados a un punto, empiezan a aparecer algunos toques que le dan a esta trama que, hasta entonces, había sido bastante lineal, un elemento nuevo con el que vuelve a captar nuestro interés, consiguiendo con ello Black no desengancharte ni darte la sensación de pesadez. Poco a poco la historia se vuelve algo más temerosa, Jude empieza a meterse en situaciones de peligros y será entonces cuando se empiece a desarrollar todo lo que va a suceder en la segunda mitad del libro. Porque vaya segunda mitad. Todo se revuelve, cambia, empiezan a suceder cosas emocionantes. Hay giros argumentales, la trama se vuelve más adictiva, más explosiva. Los secretos guardados empiezan a abrirse, las estrategias empiezan a funcionar y todo ese principio que se veía como primera toma de contacto a algo mucho más grande evoluciona para meterse de lleno en todo un alboroto que me ha dejado, a cada página, con la boca abierta, juntándose cada una de esas piezas para desembocar en un final que vuelve a sorprender, que no esperabas venir en ningún momento y que deja la historia con una tensión no resuelta, dejándote con demasiadas ganas de leer la continuación.

Creo que, para esta reseña, voy a comenzar por las cosas que menos me han gustado del libro. Y creo que lo que menos me ha gustado ha estado justamente en esa primera parte de la lectura. Por un lado, me ha chirriado mucho el comportamiento de los personajes. Se supone que tienen entre diecisiete y diecinueve años, pero todo lo que hacían era muy infantil, inmaduro. La manera de acosar, de meterse con Jude y su hermana durante toda la primera parte del libro. Parecían niñatos y niñatas en lugar de personas más adultas. Cuando estaba leyendo esa parte me daba la sensación de que estaba leyendo más una historia sobre bullying que otra cosa, porque ese mundo fae se pierde un poco, haciendo que la lectura no me resultara tan satisfactoria, bastante normal. Además, al no tener nada más que sobresaliera con respecto a eso, se me hacía algo monótono que todo el tiempo fueran las mismas situaciones, parecía que la historia se había quedado estancada un poco en esos momentos. Menos mal que luego todo cambia y la trama da un giro impresionante que le ha venido genial, era lo que necesitaba.

Junto a esto está la ambientación, que ya he mencionado que, a causa de tener a unos personajes peleándose constantemente, se queda algo agazapada. Pero tampoco es una ambientación a destacar. Sí que es cierto que tenemos lo básico: mitos, fábulas, acciones históricas, nombres de leyendas; Se mencionan algo las demás cortes, tenemos un poco del funcionamiento de este reino... pero no es una ambientación desarrollada con mucha profundidad y detalles, y creo que ha sido porque el libro avanza con mucha agilidad en cuanto a la narración, la autora no se para a explicarnos de manera mucho más detallada el universo que ha creado. Había momentos en los que no sabía donde estaba, me he confundido con las zonas, no sabía si estaba en un punto u otro cuando Jude se movía. Es como que todo eso no ha tenido demasiada importancia para Holly Black y se ha quedado mencionado de manera superficial, lo justo para tener algo, pero ya. Lo mismo me ha pasado con algunos personajes, incluso con la propia Jude al principio. Me costaba congeniar con ellos, con ella. Me gustaba su carácter luchador, es algo que siempre ha mantenido y, a medida que avanza el libro, demuestra más cosas con las que me ha conquistado completamente. Pero la mayoría se han quedado en la sombra, no he conseguido tener grandes detalles ni de Cardan, ni de Locke, ni de Vivi, ni de muchos más, incluso hay personajes de los que ya no recuerdo su nombre. Eso sí, cada uno tiene su papel, algunos más importantes que otros, y estoy segura de que en los siguientes libros eso se va a desarrollar a algo más, que tendrán más peso. Pero salvo Jude, algo de Cardan ya en la segunda parte del libro y pocos más, no me han dicho demasiado.

¿Qué cosas sí me han gustado? Hay una cosa menor y otra principal. La menor es el romance. ¡No hay romance! No hay una historia de romance propiamente dicha. Es más política, supervivencia, lucha, que otra cosa. Y creo que, si la autora hubiera puesto a Jude dentro de un romance, ésta hubiera perdido mucho de su personalidad, su manera de ser. Creo que ha sido un punto a favor porque, al principio, sí tenía esa sensación de toparme con alguna subtrama así, es como que veo que este tipo de historias vienen siempre acompañadas de algún romance, pero luego he visto que no, que este libro es impredecible. Y eso me encanta. Que nunca sepas qué va a pasar, es lo mejor. Así que no, no hay romance y lo he agradecido enormemente. Creo que no usarlo como recurso ha venido bien para cuajar el final del libro, ha venido bien para que Holly haga lo que ha hecho porque, de otra manera, no hubiera funcionado. No crear ninguna conexión sentimental en Jude le ha dado ese toque independiente, frío y calculador que tiene, lo que ha hecho que actuase de esa manera buscando siempre su propio bienestar y el de sus hermanas. Y eso es lo que más me ha alucinado. Cómo Holly, en esa segunda mitad del libro, lo cambia todo. Empiezas leyendo una historia que no destaca por ser todo el rato Cardan y amigos acosando a Jude y hermana, y terminas con una historia mucho más grande que eso, más seria, con mucha política y giros argumentales, completamente distinta. Da vida, mucho juego, nuevos toques. Se convierte todo en algo inestable, todo puede pasar y, de verdad, pasan muchas cosa que me han dejado KO. Nunca te lo esperas, siempre hay sorpresas y se abre un juego mental y táctico impresionante. Todo ese mundo fae se convierte, de pronto, en un tablero de ajedrez, donde los peones se mueven lentamente para dejar que la reina haga jaque mate. Lo he recibido todo tan bien, me lo he pasado pipa a pesar del sufrimiento que se vive, todo se desarrollaba de manera vertiginosa, Jude ha estado magistral y, dios, DIOS, el papel de Cardan. Es que me muero por leer el siguiente libro porque se ha quedado la cosa que madre mía, y necesito tener y ver qué va a pasar ahora con todo.

Así que, en resumen, tenéis que leer este libro sólo para quedaros ojipláticos con el final. Jude como protagonista es un soplo de aire fresco, la historia de El príncipe cruel va evolucionando a medida que la historia va avanzando, y pasamos de un inicio lento y monótono donde no podéis caer en el engaño de que siempre será así, donde quizás los personajes no dicen mucho, a una trama arrolladora en la que va a pasar absolutamente de todo, y donde esos mismos personajes empiezan a tener algo más de peso y protagonismo.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}