InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Gallo Nero Ediciones

Gallo Nero es un proyecto que se asoma al panorama editorial español con una propuesta que conjuga literatura y novela gráfica.

Libros populares ver más


Colecciones de Gallo Nero Ediciones



Publicaciones recientes de Gallo Nero Ediciones


Críticas recientes
lesbouquinsdepam
 16 June 2024
Un señor muy respetable: 64 de Naguib Mahfuz
El autor egipcio plantea una crítica social que invita a la reflexión acerca de lo que estamos dispuestos a sacrificar hoy para conseguir mañana. Se trata de una novela acerca de la ambición y las metas en la vida: como se fijan, donde se originan y cuánto nos comprometen y corrompen a lo largo de la vida. Estructurada a través de un personaje central sobre el que pivota el resto, muchos de ellos femeninos, la novela retrata a alguien que solo se tiene a si mismo como recurso y que se aferra a unos ideales y objetivos para los que el esfuerzo, la constancia y la dedicación absoluta se erigen como las herramientas principales.

Uno de los logros de la novela ha sido la forma como el personaje se despliega progresivamente y de forma sutil, dejándonos ver el modo como sus pensamientos y reflexiones condicionan su conducta y, a su vez, el modo como interpreta para sí los acontecimientos que van teniendo lugar en su vida, de los que claramente es agente responsable.

La lectura resulta fluida y pausada y alienta en todo momento la reflexión. Ha sido, además, mi primera incursión en la literatura egipcia.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Lavidamurmura
 06 May 2024
Cuando las montañas bailan de Olivier Remaud
Esta no es, quizá, una lectura para estos tiempos que, más que correr, se desintegran. Pero, al mismo tiempo, acercarse a esta lectura y a su mensaje es de una urgencia valiosísima.



Como ya hiciera el filósofo francés Olivier Remaud en su Pensar como un iceberg (para mí, su mejor libro), en esta ocasión nos vuelve a insistir en la necesidad de repensar nuestra relación con la naturaleza y, especialmente, con las rocas y las montañas. Sanar y reconciliar lo telúrico que hay en nosotros para no olvidar que la cima que ahora ves formaba parte del mar que nunca podrás conocer del todo.



Es muy probable que en ciertos momentos del libro nos cueste procesar términos y explicaciones, al fin y al cabo la mayoría (asumo) no somos expertos en los ámbitos biológico y geológico más allá de las consabidas diferencia entre lo vivo y lo inerte y la presunción de que lo líquido se encuentra en perpetuo movimiento en comparación con la solemne quietud de lo pétreo.



Pero es justamente detrás de todo lo que el lenguaje consigna y aprisiona donde se encuentra la magia y la calma de este libro. Acompañaremos a Remaud en sus encuentros con las montañas de su infancia y juventud, asistiremos a la danza invisible de los elementos que, como los nudos de una cuerda, nos mantiene unidos a todos los seres vivos.



Aprender de la espera, soñar con despertar de la insensibilidad de la vista, trabajar para descansar de la desesperanza del cambio climático, escuchar el lamento de la Tierra.



Creo que lecturas como esta necesitan estar más visibles a la vista del algoritmo humano, porque lo que nos rodea no es solo un decorado para nuestra sed de progreso y evolución: grita con nosotros, sonríe a la sombra de los recuerdos y nos pone en el lugar que nos corresponde, ni en la cúspide ni en el subsuelo, sino al lado de los líquenes y los guijarros.



Un punto en la boca a un antropocentrismo despiadado y una voz que, si insistimos en desoír, seguirá hablando con el lenguaje de la destrucción, que parece que es el único ante el que reaccionamos.
Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Gemmaentrelecturas
 02 April 2024
La casa junto al mar de May Sarton
«Uno de los hechos más maravillosos de la vejez es que ya no tenemos que demostrar nada, ni a nosotros ni a nadie. Somos lo que somos», aceptación.  

 

La vida suena idílica pero está llena de frustraciones, desesperanza, preocupaciones de toda clase que nos mantiene alerta. Leyendo este diario que va del miércoles 13 de noviembre de 1974, al martes, 17 de agosto de 1975, capto, dentro de los días bueno, malos y regulares, la sabiduría que solo la edad ofrece. La felicidad está en los momentos, en los rituales cotidianos, en centrarse en los positivo, «tal vez la razón más importante de mi felicidad sea que estoy aprendiendo a no tomarme las cosas a la TREMENDA», yo quiero también a prender a relativizar. «… lo engañosa que es la memoria y de las numerosas formas que puede contemplarse una experiencia». Recuerda las adversidades, las tiene ahora, la enfermedad, las padeces más que nunca, incluso se asusta más que antes, «Cuando estoy enferma aquí, me siento abandonada…», la muerte se ha convertido en un pensamiento constante, los amigos van desapareciendo, el aviso de una cuenta atrás.

                May Sarton toma perspectiva, sintetiza los aspectos importantes de su trayectoria y afianza su individualidad e identidad. Hay que leer a esta autora, pero no de cualquier forma, no en el transporte público, no mirando de reojo la montaña de pendientes, su mensaje se perderá y su lectura puede resultar lenta e intranscendente porque nuestro cerebro está sobreestimulado, así ya os digo que no. Me levanto temprano, esta Semana Santa no fue una excepción, me levantaba mucho antes de que amaneciera, me preparaba un café, me tumbaba en el sofá, me tapaba y leía, leía mientras todos dormían, sin ruidos, sin movimiento. Solo entonces aprecié los matices de la obra.

                La madurez no se alcanza ni con la edad ni con las experiencias negativas, fuerzan sí, pero si uno no tiene los receptores abiertos, la sabiduría y la madurez se escapan como la arena fina entre los dedos. Así es esta lectura. Receptores abiertos.

                Muy recomendable, pero como os digo, una lectura sosegada que requiere de receptores abiertos para captar la sabiduría que nos ofrece una mujer adelantada a su tiempo, no nos confundamos, May Sarton nació en 1912 e hizo de su capa un sayo.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         10