InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de laurass89


laurass89
07 mayo 2020
El itinerario
Clarrissa Dalloway, más conocida como la señora Dalloway, camina por las calles de Londres para comprar las flores para la cena que va a dar en su casa esa noche. Todo tiene que salir perfecto ya que toda la alta sociedad de la ciudad acudirá a ella. En ese caminar, la voz narradora irá saltando de una mente a otra para contarnos las reflexiones, pasiones, aflicciones que sienten los personajes que se van cruzando unos con otros.
Así la historia parte con Clarissa, mujer de alta alcurnia se ha mezclado con todo tipo de personas a lo largo de su vida y eso le ha hecho, lógicamente, abandonar a unos para mezclarse con otros. Su adolescencia está marcada por lo subversivo y relaciones poco apropiadas para su vejez que parece que la perseguirán por siempre.
De ella pasaremos al matrimonio Warren Smith, punto en el que la demora de la novela nos enseña lo magnífico de la vida a través del punto de vista opuesto, se sucederá un accidente que conmocionará todo Oxford Street... Pero no dejaremos rápido a la señora Dalloway que tiene que llegar a casa para terminar de preparar el gran evento. Así el itinerario por Londres desembocará como os imaginaréis en esa gran cena. Mientras tanto saltaremos a la señorita Kilman, a Peter Walsh, etc. y así uno tras otro nos irán dibujando el ir y venir de un Londres dañado por la guerra y por el cambio de valores que ha sufrido tras el turbio comienzo de siglo. Cada uno de los personajes nos mostrará a través de la técnica flujo de conciencia su disposición hacia los demás, sus reflexiones sobre el pasado, sus anhelos sobre el futuro y sobre todo darán un perfecto retrato de la sociedad de la época, ya que la autora no ha eliminado a ningún estrato de esta conciencia colectiva que es su novela.
La temática
Sin embargo, lo que más me ha sorprendido y gustado de la novela no ha sido la técnica narrativa, que cabe decir que, aunque al principio asusta por lo inconmensurable del flujo, engancha y provoca que nuestro hilo de lectura se enganche a ese no cesar que supone una conciencia ajena. Lo que más me ha gustado han sido los temas que se desarrollan y el punto de vista desde el que se hace.
Sobre los temas cabe decir que son muy diversos y nos ofrecen, como decía más arriba, un fiel retrato del comienzo de cambio de valores que supuso la I Guerra Mundial en Europa. En este sentido, la política será uno de los temas preponderantes y se mostrará en la novela como un rasgo de independencia en las mujeres, aunque no podrá dejar de tener cierto sesgo masculino, como si fuera más una apropiación de las osadas que un derecho de las ciudadanas (así por ejemplo tenemos el ejemplo de Millicent Bruton o Sally Seton).
Ahora bien, este cambio de valores no solo liberó a algunos, no fue inocuo y tuvo sus damnificados como es el caso del matrimonio Warren Smith. Lo interesante en este sentido es que Virginia Woolf no hablará solo de los veteranos de guerra, sino que también se centrará en sus familias. El peso del frente no lo soporta solo un hombre, que sí, sino también quien está a su lado que pierde su vida porque el otro la ha conservado. Pero no solo encontraremos a lo que ganaron, sino también a los que perdieron, que tendrán que reafirmar que ellos no son como los malos que combatieron, que ellos son los «alemanes buenos».
Lo más curioso de la novela es que siendo el epicentro del terremoto la señora Dalloway, como vemos son otros los personajes que también tienen peso en su discurso. Bajo mi punto de vista, Virginia Woolf jugó a ofrecernos la frivolidad de Clarissa para poner en su sitio el resto de testimonios. Así, criadas, obreros de la clase media, familias venidas a más, a menos, todos tienen cabida en ese mirar de Clarissa. Pero ella también tendrá su tema.
La señora Dalloway
No solo de cenas, flores y frivolidad estará hecha nuestra protagonista. Su pasado nos enseña como os decía más arriba una mujer pensante, bohemia y que aceptaba sus sentimientos con las impropiedades de esto. Así la cuestión de cómo la sociedad nos moldea y nos deja en lo que somos, un nombre se ve en Clarissa, que pierde su nombre propio para ser simplemente la señora Dalloway. de esta manera, el matrimonio, la independencia de la mujer, la maternidad, la vejez y las oportunidades profesionales se ven engarzadas en la Clarissa del pasado la cual ha sido abandonada por la Clarissa ya madura y derrotada, aunque ella no quiera verlo.
Lo que todos ven
Si tuviera que recomendar la novela por una sola cosa, la recomendaría por la relativización de perspectiva que nos ofrece. Ese qué pienso sobre mí, que ven los demás de mí se representa muy bien en la novela. El estilo es denso por el mecanismo narrativo que se emplea, el flujo de conciencia sostenido a lo largo de todas las páginas, con diálogos escasos es duro, pero se ameniza mucho con el cambio de la psique que leemos. En este sentido, cuando ya estamos dentro el estilo de Virginia nos parece fluido y sencillo, pero el pacto que se exige es interesante. Espero que os animéis a adentraros en estos pensamientos para olvidaros de los vuestros y para que, al regresar a ellos, podáis con ellos en su justa medida.

Enlace: http://ellibroenelbolsillo.b..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}