InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Raquel


Raquel
01 junio 2018
La novela está contada en forma epistolar, las cartas las escribe Celie a Dios, contando como desde pequeña y para proteger a su hermana ante los abusos de su padre, acepta el matrimonio con un hombre viudo, que la pega, viola, engaña y hace esclava.

Separada de su hermana, de la que no vuelve a tener noticias intenta ser una mujer fuerte para sobrevivir en ese infierno de casa donde todo cambia el día que su marido decide llevar a vivir con ellos a su amante, con ella, Celie aprende a querer, a sentirse querida, a tener autoestima, a sentirse útil, valorada, a querer salir de ahí y labrarse un futuro trabajando para ella y ser independiente.

Es la dramática historia que en esta frase del propio libro resume muy bien: “Mírate. Eres negra, eres pobre, eres fea, eres una mujer. Vamos, que no eres nada”, trata el racismo, la intolerancia, el sistema patriarcal, la colonización de África, la esclavitud, el trabajo de los misioneros, la religión, la violencia de género, el machismo, el abuso de poder, la educación o la falta de ella, la sexualidad y la homosexualidad en un época impensable. Incluso creo que algunas faltas ortográficas son porque la protagonista del libro carecía de educación y así sería tal como ella debía escribir.

La lucha de las mujeres por no ser sometidas a la voluntad y esclavitud del hombre, por tener voz en los personajes de Sofia y Shug me han encantado y la evolución del personaje de Celie siendo tímida, discreta, sumisa y sin autoestima a una Celie, decidida, e independiente.

Pocos libros escritos en forma epistolar donde no hay diálogos y apenas descripciones, son capaces de sacar sentimientos, como la ira, rabia impotencia, pena, amargura y alguna lágrima.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}