InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de DiaLectura


DiaLectura
12 abril 2020
todo lo que el primer libro me encantó y lo deseando que estaba por coger el siguiente no ha vuelto a pasar. El primero acabó terriblemente mal, al menos desde mi punto de vista, que no sabía como se podía arreglar y me la llegaba a imaginar al estilo Bella Swan pasando las páginas por los meses. Digamos que todo lo que pensaba que Tessa podría hacer en esta parte, imaginando incluso lo que yo haría (arrancar "bemoles" por doquier) no pasó. Pero conforme he ido avanzando en la historia creo que he podido comprender un poco lo que la autora quería plasmar; el mundo está lleno de relaciones intermitentes que cortan por razones varias pero que vuelven a la mínima carantoña que se hacen. Sé que ha querido reflejar una relación más realista y sin pauta fija (chico conoce chica, se enamoran, surge un problema por el cual se separan, lo solucionan y ya no vuelven a tener ni una sola discusión en su vida). Aunque desde mi punto de vista, las relaciones intermitentes no llevan a ningún lado, solo a ver quién es el que más mierda aguanta (perdón por el vocabulario).

En cuanto a personajes se refiere, no puedo evitar comparar a la madre de Hardin con la de Tessa, ni evitar establecer similitudes de contraposición con las de Sheldon Cooper y Leonard Hofstadter de la serie The Big Bang Theory. Son como el día y la noche, aunque no a gran escala; una ha conseguido superar el pasado, seguir con su vida y le dan igual las apariencias, además de querer lo mejor para su hijo, y la otra no ha superado nada, cree que puede gobernar la vida de su hija y las apariencias son lo más importante. También quiero deciros que en esta parte va a aparecer un personaje "camaleón", con esto quiero decir que no se sabe cuales son sus verdaderos pensamientos. Lo que si he echado de menos son los personajes que me caían bien de la primera parte, que aparecieran más.

Mientras leía, hubo un momento en el que me sentí psicoanalista; no recuerdo si lo dije ya pero, me parece que Tessa es una chica que no sabe estar sola, que depende de los hombres. Pues bien, en mi momento psicoanalizador me dio por pensar que tantas idas y venidas derivaban del miedo a que nadie la ame de la misma manera que Hardin o de que no hay nadie mejor para ella. Me alegra ver que esto va cambiando (o eso parece).

Hay aspectos que me han recordado a mi vida, por ejemplo cuando estaba leyendo el cumple de Tessa faltaba un día para que fuera el mío. El profesor de Religión Internacional me ha recordado por completo a un profesor de Filosofía que tuve cuando iba en 4º de la ESO, que también nos hacía llevar un diario de clase y por suerte no nos examinaba (¡Una ola!¡Otra!¡Y un tsunami! jajajja). A parte de todo esto, también hubo un momento en el que pensé que el meme era algo cierto.

Vale, parece que todo o casi todo lo he visto negro, es posible que el estado de ánimo haya influido y más si tenemos en cuenta que se han dado situaciones muy repetitivas. Pero no todo ha sido así, los momentos en los que nadie peleaba son preciosos, o cuando entra en escena la madre de Hardin o un renacuajo muy mono, los momentos de familia (no todos)...

Como sabéis es un libro muy denso y que con cada entrega aumenta el número de páginas, creo que para leerlo habría que buscar un momento en el que no estemos muy liados y que estemos con la mente despejada para no cansarnos (el final del verano con el síndrome post-vacacional no es tan bueno). Y no creáis que todo acaba aquí. Un final inesperado con un preludio movidito nos invita a continuar la historia con su tercera entrega, la cual empezaré próximamente.
Enlace: https://dialectura.blogspot...
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES