InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Sylva


Sylva
16 abril 2020
Si bien no conocía al escritor Joël Dicker, a juzgar por lo que me ha ofrecido este libro, debo considerarlo un gran descubrimiento. Debo admitir que durante cuatro noches sus páginas me mantuvieron tan en vilo que no fui consciente de que me había alcanzado el amanecer persiguiendo los misterios del caso que describe. La inmersión que consiguen sus 31 capítulos (numerados del último al primero) es total y la ambientación y los giros que ellos contienen nos impelen a seguir la lectura de una forma casi compulsiva. Confieso que uno de mis mayores placeres en lo que a la novela negra se refiere, consiste en tratar de adivinar “quién es el asesino” desde los momentos más tempranos de la trama pero el autor consigue despistar y asombrar tantas veces que dejé la tarea y decidí disfrutar del relato sin presiones autoimpuestas.

Nos describe así Joël Dicker a un joven escritor de éxito (¿con el que tal vez se identifica?) que sufre la frustración de enfrentarse a la temida página en blanco con las presiones de un exigente editor que le persigue. Ante esta situación decide acudir a su maestro y profesor universitario, Harry Quebert, cuyos 31 consejos recibidos por el joven Marcus en retrospectiva constituyen el hilo conductor de cada capítulo. La trama se complica cuando Marcus acude a la residencia de su profesor y descubre que éste mantuvo una relación sentimental con una chica de 15 años desaparecida hace más de tres décadas en el momento en que éste contaba con 34. Días después del descubrimiento, el cuerpo de la chica aparece en el jardín de Quebert, quedando éste como principal sospechoso de su muerte.

De esta manera, el libro desarrollará la investigación paralela a la policial de su pupilo Marcus convencido de la inocencia del maestro que, además, decidirá plasmar en su nueva novela. La investigación, por lo tanto, nos llevará por una trama a tres niveles cronológicos: los sucesos de 1975, los de finales de la década de los 90 (momento en que se conocieron Harry y Marcus) y los actuales situados en 2008. La brillante sagacidad del protagonista conseguirá desgranar los rasgos de personalidad de los habitantes de la localidad de Aurora, lugar en que se produjo la desaparición de la joven, consiguiendo desentrañar secretos e incógnitas que llevaban más de 30 años ocultos. Descubriremos así cómo los encubrimientos innecesarios por sospechas infundadas, los egos exacerbados, orgullos heridos, etc. vinieron a lastrar una investigación durante tantos años. Y por supuesto, como trasfondo, tenemos una historia de amor prohibido que conseguirá en muchos casos dividir nuestro criterio sin saber si decantarnos hacia la simpatía o hacia el total rechazo. Es, de hecho, la misma dicotomía ante la que se halla nuestro protagonista en el momento de descubrir la antigua relación de su maestro hasta el punto de preguntarnos en muchos casos si realmente busca probar su inocencia en el asesinato de la joven o en el hecho de haberse involucrado sentimentalmente con ella para, de este modo, exculpar su amor y evidenciar la pureza del mismo.

En cualquier caso, y sin poder avanzar más detalles de su contenido, nos encontramos ante un relato envolvente cuyos carismáticos protagonistas nos dejan un poco huérfanos a la hora de despedirnos de ellos. Es igualmente una sensación apasionante el hecho de leer un libro acerca de la redacción de otro, hecho que reviste de veracidad al relato hasta el punto de hacernos olvidar en muchos puntos que se trata de una obra de ficción y no existe la investigación que nos está narrando Dicker y no Marcus. Esta asociación considero que es uno de los mayores atractivos del libro y, posiblemente, uno de los factores que más influye a la hora de engancharnos a su historia. Únicamente puedo concluir apuntando que mi primer acto tras pasar la última página de la Verdad sobre el caso Harry Quebert fue consultar el resto de bibliografía de Joël Dicker con la convicción, derivada en gran medida de la imagen de exigencia que desprenden las personalidades de los dos escritores que describe en su relato, de que no defraudarán el resto de sus obras literarias.
Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más