InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de MissMoria


MissMoria
06 febrero 2020
Siempre tengo ganas de leer género negro de novela, me produce entre atracción y desasosiego pensar que no pueda gustarme así que entre eso y que me encanta la fantasía, pues no leo tanta policíaca como me gustaría.

Me alegré mucho cuando se propuso para el club de lectura, Dicker es un autor que llevaba tiempo queriendo leer, y cuyos títulos llamaban mucho mi atención así que me adentré en la lectura con ganas pero con un poco de esa inquietud que comentaba, temerosa de que terminara por no gustarme o algo así. Y la verdad, nada más lejos de eso.

Ha sido trepidante. Es la palabra con la que defino la lectura. No una aventura trepidante de una persona aquí y allá, sino una lectura trepidante. La narrativa de Dicker, el ritmo que le otorga, la construcción de la trama y elección y composición de personajes hacen del libro un espacio que te hace olvidar lo demás. No importa si estás leyendo una hora o solo puedes pararte a leer unos cinco minutos, esos cinco minutos le pertenecen, Orphea y sus secretos te roban el alma.

Vamos primero por la sinopsis y el argumento. “La desaparición de Stephanie Mailer” como título juega papel en los matices que Dicker insufla al libro. Porque el libro está absolutamente lleno de matices, detalles, etc. El argumento comienza con una serie de presentaciones de la policía y de un caso del pasado que tendrá que ver de manera directa con la desaparición de Mailer, periodista en la idílica ciudad de Orphea. A través de su desaparición, se van a articular distintas tramas tanto a nivel personal como argumental: encontramos que será dicha desaparición la que active otro caso diferente, que a su vez va a poner en jaque la apariencia pulcra y bucólica de Orphea, a sus vecinos, con un pasado turbio que tiene las raíces directamente en la trama personal de diferentes personajes que irán desarrollándose conforme avanza el libro y que van posicionándose poco a poco en el tablero de juego.

La maestría por tanto es evidente: concatenar una pista con otra, relacionar un suceso con otro y sacar a relucir un argumento a través del argumento principal pone de manifiesto la minuciosidad de Dicker a la hora de componer su obra en cuanto a detalles: y además mientras lees, parece que uno no se da cuenta, ahí está la prueba. Hace que parezca si no fácil, un elemento indispensable para leer a gusto. Pero lo cierto es que es una pasada, parece que genera una filigrana enlazando un elemento con otro. Enumero unos pocos sin spoilers para que podamos hacernos una idea:

*Trabaja la trama principal a través de la desaparición de Stephanie, que en teoría era la trama principal pero pasa si no a un segundo plano, a compartir pedestal con la otra trama.
*A su vez, el título de la desaparición engloba como un paraguas todo lo que ocurre en el libro: es el hilo conductor.
*No conocemos a Stephanie, lo cual ensalza lo que acabo de comentar.
*Trabaja en dos tiempos: flashbacks de hace veinte años, y el presente de la trama: muchos aparecen en el pasado y en el presente.
*Se van descubriendo una pregunta tras otra, y las respuestas abren más preguntas, se van cerrando pequeñas incógnitas de manera concatenada, casi sin parar.
*El libro tiene formato de división de partes, con otras subdivisiones con títulos, a modo de actos, estableciendo una relación directa con una pieza teatral, lo cual tiene conexión directa también con la trama.
*Hay una correlación de Orphea con el libro: la lectura sufre un ritmo con altibajos particular, que acaba en crescendo mientras se va resolviendo el asunto, cuadrando con el “resquebrajo” de la idílica posición de la ciudad donde se desarrolla todo, una especie de analogía entre trama y escenario que me gustó mucho.

Además se apaña para incluir elementos sobre el bullying, sobre el chantaje, sobre el maltrato, la corrupción, o brecha laboral entre mujeres y hombres. La cuestión es que todo esto que estoy comentando, a simple vista parece tedioso pero como decía, el lector no lo ve mientras está leyendo, no resulta abrumador ni una interrupción de la lectura, son matices que van surgiendo cuando uno para de leer, cuando piensas en lo que has leído o cuando has terminado, y ahí es cuando te permites realmente analizar con qué facilidad parece que Dicker hace su trabajo.

No se trata de la obra maestra del siglo, no he leído demasiado de este género y seguro que hay cosas mejores pero, ahora bien: tenemos un autor joven, con mucha documentación y pasión por lo que hace (porque se nota), con tramas originales y estrategias muy cuidadas para componer el libro que te deja bien claro que no hay nada dejado al azar y pues… No queda otra que elogiar un trabajo así.

Los personajes están formados, y aunque no todos están pensados para realizar una gran evolución, hay otros que sí.

Me gustó mucho el uso de ciertas palabras para unir un punto determinado de la historia a través de varios personajes: es una especie de guiño al lector. Si se va a hablar de un hundimiento, y el capítulo se llama así, encontraremos que muchos personajes harán referencia a esto en cada una de sus historias, generando una conexión curiosa y especial a la hora de leer.

Y como comentaba, si bien no son personajes profundos que analizan incógnitas vitales, sí son las herramientas para realizar un cuadro de las virtudes pero sobre todo de los defectos de la gente, la realidad de muchos ellos. Se hacen odiar, se hacen querer. al final tienes la sensación de que son personas cualesquiera y eso también es bonito.

Ha habido sin embargo dos elementos que me han chirriado un pelín. Uno de ellos ha sido la resolución del final, determinado personaje comenta determinado asunto, que bueno, por la manera de hacerlo… No es el contenido sino el continente, su forma. Dicker me había hecho pensar con las tres o cuatro páginas previas que iba a ocurrir de manera grandilocuente y al final se deshinchó un poco este momento, aunque creo que fue algo más personal que otra cosa. El otro elemento que me chirrió aunque no tanto –a algunos compañeros de lectura por ejemplo les resultó muy tedioso– es el cambio de persona del narrador, que dependiendo de quién narra y si se trata de pasado o presente, va fluctuando y cambiando y puede ser un tanto irritante. Más que molesto, me resultó inesperado, no me produjo malestar pero tampoco bienestar.

En definitiva, no puedo hablar sobre la trama sin reventarla porque la sinopsis ya se encarga perfectamente de relatar qué va a pasar, pero sí puedo decir que se trata solamente de la punta del iceberg. Que son los personajes los que van trabajando la historia, los que la amplían, abren incógnitas, cierran otras y te hacen leer de manera paranoica pensando en una o en otra hipótesis. ¡Súper recomendable! Ha sido adictivo y un placer tremendo descubrir a este autor.
Enlace: https://lecturadebuhardilla...
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}