InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Críticas sobre La desaparición de Stephanie Mailer (36)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
Bren
 22 junio 2018
Jesse Rosenberg esta en su fiesta de despedida de la policía, ha solicitado su jubilación y es condecorado por ser el 100 x 100, es decir, siempre ha resuelto todas sus investigaciones, pero ese día conoce a Stephanie Mailer quien le da a entender que no hay tal 100 x 100 puesto que su primer caso resuelto 20 años atrás no es tal.

Varios días después Jesse se entera de que Stephanie Mailer ha desaparecido y es cuando decide posponer su jubilación para emprender la búsqueda de ella e investigar nuevamente los asesinatos sucedidos en 1994.

Esta historia está contada a varias voces y con cada una además también vamos brincando del pasado al presente, tengo que decir que aún y cuando en ningún momento me he sentido perdida y que los saltos en el tiempo y los cambios de voz son muy bien manejados, también es cierto que en algunos momentos creo que hay información que no es necesaria, vamos, que está un poco de relleno, afortunadamente nada aburrido, afortunadamente cada cosa es contada muy con el estilo de Dicker que es entretenido y para nada pesado y para quienes lo hemos leído es totalmente reconocible su estilo.

Es ligerísimo, incluso con algo de sátira que a mi me ha resultado refrescante, ha logrado con eso que el libro no se me haga pesado a pesar de sus muchas páginas.

Como ya he dicho el estilo literario es completamente reconocible, aun y cuando es completamente original en el argumento y en nada se parece a los otros dos libros que he leído de él, es fácil caer en querer compararlo con con La Verdad sobre el caso de Harry Quebert puesto que ambos son del mismo género, sin embargo este libro no tiene nada que ver con ese, así que espero que no estén esperando algo así porque se llevarán una decepción.

En cuanto a la historia, me ha gustado mucho, me ha atrapado desde el principio y como ya es costumbre en Dicker tenemos no solo que pensar en buscar al verdadero culpable de los asesinatos, sino además nos va presentando la vida de cada personaje y poco a poco ir conociendo ciertas cosas en la vida de prácticamente todos los personajes, nos iremos enterando de la importancia de cada uno y cómo su vida personal también está un poco, un mucho o un nada relacionado con el caso que se investiga.

He amado a los personajes como siempre cuando de este autor se trata y aún y con sus exageraciones con respecto a algunos, lejos de criticarlos los he disfrutado mucho.

Definitivo Dicker no es un escritor común, sus historias, su estilo narrativo, su manera de manejar el desarrollo de la historia, sus personajes e incluso la forma en que concluyen sus libros, es de una manera muy peculiar y es probable que no a todos guste, pero que sin duda es diferente a lo acostumbrado.

Nada más que decir, que me ha gustado mucho y que ahora me toca sentarme a esperar otros dos años a que saque otro libro.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Susana
 17 diciembre 2018
He dudado entre las dos estrellas y las tres. El autor me gusta, no es el primer libro que leo de él y su estilo me engancha pero en este caso este libro se me ha hecho cuesta arriba en más de una ocasión. Muchos personajes, demasiados, con tramas que poco o nada aportan a la historia principal. Demasiado irse por las ramas en algunos puntos para enrevesarlo todo de una forma absurda y acabar en un final que me ha sabido a poco. Decepcionante.
Comentar  Me gusta         41
anapeig
 28 junio 2019
En 1994, en la pequeña ciudad de Orphea se produce un cuádruple asesinato dónde matan al alcaide, su mujer, su hijo y a una mujer que hacía deporte cerca del lugar del crimen. Dereck y Jesse son dos jóvenes policías que se hacen cargo del caso y al final lo resuelven.

Veinte años después y a punto de retirarse prematuramente Jesse
, en la fiesta que le organiza la policía para su despedida, se le acerca una periodista llamada Stephanie Mailer que asegura que su compañero y el se equivocaron y que el asesino no es quien dijeron que era por aquel entonces. al principio no le da mucha credibilidad pero cuando un día Stephanie desaparece de forma misteriosa entonces empiezan a sospechar que tiene razón y deciden reabrir la investigación.

Antes de leer el libro, leyendo otras críticas leí que este no llegaba al nivel de la verdad sobre el caso Harry Quebert,a mí que me llamen rara, pero me ha gustado más este, por el simple hecho de que los protagonistas me han gustado muchísimo más y se me han hecho más reales, en Harry Quebert es que me pareció que todos los personajes eran idiotas, la forma de comportarse era para darle "dos guantás" a mano abierta, en cambio en esta novela me han parecido todos muy interesantes. Incluso Kirk Harvey que llega a exasperar y que dan ganas también de abofetearle me ha gustado un montón.

Me gusta mucho la forma de narrar del autor, enlazando pasajes
del pasado a modo de flashbacks a veces y en capítulos enteros en otras, para conocer mucho mejor la linea de la investigación y la vida pasada de los personajes y el porque actúan y son como son en el presente. Me ha parecido que a pesar de saltar del pasado al presente está muy bien estructurada y es difícil perderse. Y me gusta mucho que no solo desarrolle la historia de los personajes principales y que también nos de pinceladas de personajes más secundarios.

El libro además toca muchos palos de interés social, como el machismo tanto en el ámbito personal como sobre todo el laboral, el bullying o la corrupción.

Si le tengo que poner un pero, es que no me ha gustado el final de Steven
Bergdorf y Alice. Y la resolución también se me ha quedado un poco cortita, cuando ya saben quien es el asesino, que por cierto, no soy yo muy hábil encontrando al asesino en este tipo de libros, pero con este si que lo tenía bastante claro antes de la resolución, aunque a pesar de eso, lo de menos para mí ha sido quien era el asesino, porque la historia hasta llegar a el me ha parecido genial.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Victoria
 15 marzo 2019
Llevaba varios meses con este título en mi estantería y no me terminaba a comenzarlo. El caso de Harry Quebert me entretuvo, pero se me hizo muy largo, a veces incluso tedioso, poco recuerdo de esa historia, salvo que se me hizo aburrido. Puede que si lo leyera ahora cambiaría de opinión, no lo sé, el caso es que por ese motivo me tiraba para atrás empezar este libro y he de decir que me alegro muchísimo haberlo hecho.
Es un libro que te atrapa, no baja el ritmo en ningún momento, es una novela negra en toda regla, con unos giros que no te esperas y un desenlace de la historia que por mucho que pensara no podia imaginar.
Por ponerle una pega...la historia que empieza en la última página está metida con calzador...no hacía falta que apareciese, me parece que después de ver el transcurso de la vida de los personajes, aunque he de decir que pensé en que podía pasar, no es acertado. Esa es la única pega. Pero la historia en general tapa este, para mi, desacierto.
Totalmente recomendable.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
AlhanaRhiverCross
 08 septiembre 2018
Comenzaré aclarando que he “leído” esta novela por primera vez de forma diferente: mediante un audiolibro. No sabía muy bien cómo iba a salir esta experiencia y más siendo uno de mis autores favoritos por los que siento verdadera adoración y disfruto leyendo cada palabra de cada página. Sin embargo, en mi desconocimiento de esta forma de lectura no era consciente de la calidad que puede llegar a tener, así que ha sido un completo placer haber ido “leyendo” esta historia con las voces de profesionales como Luis Posada (que os sonará más como Leonardo DiCaprio o Johnny Depp), Nuria Mediavilla (la voz de Kate Winslet o Angelina Jolie) o Raúl Llorens (para mí, el Capitán América). Así que el disfrute ha sido doble porque la lectura ha sido, literalmente, inmersiva y podía ir escuchando la novela por la calle o mientras hacía las tareas en casa. Así que, por si no lo he dejado claro, si todavía dudáis con el formato audiolibro, os recomiendo que os lancéis a probar porque a lo mejor os gusta, quién sabe.
Dicho esto, La Desaparición de Stephanie Mailer es Dicker en estado puro desde el inicio de la novela. Reúne misterio, desapariciones, asesinatos, unos sospechosos de lo más variopinto, historias del pasado que vuelven a perturbar el presente, y además, un halo de melancolía hacia el mundillo de los escritores, que parece ser una seña de identidad de este autor. Además, mejor debería aclarar también que la tal Stephanie ni es el protagonista ni el problema principal a resolver en esta novela de suspense, más bien es un elemento fundamental para que se desencadenen los hechos que dan lugar a la trama: un cuádruple asesinato en los años 90 que no se cerró correctamente. Ahora, veinte años más tarde, la señorita Mailer acude a los principales investigadores del caso de aquel entonces para advertirles de su supuesto error en el archivo del caso. Entonces, sí, la señorita Mailer, cumplida su función en la trama, desaparece y ahí comienza todo.
En medio de todo esto nos encontramos al coro de personajes más amplio que le he visto a este autor. Me centraré en los principales, que son además los tres investigadores tanto del caso 1994 como en 2014. Por un lado, Jesse Rosenberg tiene cuarenta y pico y quiere retirarse de la policía para cumplir un sueño de juventud: abrir un restaurante. Pero justo cuando le están brindando los honores por su prejubilación, aparece Stephanie y le chafa el plan, porque ahora tiene que volver a contactar con Derek Scott, su compañero hace 20 años y mejor amigo desde entonces. Derek no está por la labor de remover el pasado y reabrir el caso porque está felizmente casado, con hijas y con un tranquilo trabajo de oficina en la comisaría. Sin embargo, cuando se les suma Anna Kanner, la subjefa de su departamento, ansiosa por demostrar que se merece el puesto que ocupa en un mundo de hombres (todo un puntazo incluir este aspecto con todo lo que tiene que aguantar), los tres deciden empezar a indagar y poco a poco ven que algo no cuadra en ese asesinato de una familia entera y una testigo presencial.
El trío de ases que encabeza el reparto está construido en cuanto a historia personal un poco demasiado. Me explico: hay anécdotas, historias personales y capítulos enteros que sólo sirven para que los conozcamos a ellos, pero algunas bien podrían haberse simplemente comentado o directamente no son necesarias (como el caso de la situación matrimonial de Anna o la historia del restaurante de Jesse). También es verdad que no deja de ser una forma de que conozcamos en profundidad a todos los implicados, pero para mí uno de los fallos de este libro sería que tenemos construcción innecesaria incluso para los secundarios menos relevantes. Por eso, en lo que creo que todos coincidiremos es en que a esta novela le sobran páginas, capítulos e historias enteras. Bastantes, diría yo. Reconozco que para mí es un placer leer cada frase que escriba este autor, y disfruto mientras leo, pero también me doy cuenta de que más o menos un 25% de este libro es paja, otro 25% es construcción innecesaria de ciertos personajes (con historias personales, pasados y anécdotas que no aportan nada) y por fin la otra mitad restante ya es la trama en sí dedicada a la investigación central, los interrogatorios, las versiones de testigos y sospechosos y todo lo que conlleva un thriller convencional.
Sin embargo, como comentaba antes, muchas de esas páginas están dedicadas al ambiente escritoril y lo cierto es que he disfrutado de cada una de ellas. Por ejemplo, como trasfondo de la mayor parte de la novela tenemos una obra de teatro en la que el director y autor del guión asegura que recreará lo sucedido hace 20 años y en la que revelará quién fue el asesino en el último acto, poniendo en peligro a los actores y al público porque los culpables podrían ponerse nerviosos si piensan que los van a desenmascarar. También hay referencias al drama de una novela robada y algunos escenarios como una librería de segunda mano. Así que todo en conjunto deja un regusto muy agradable también para los que somos aficionados a la lectura y la escritura.
Por otra parte, el autor tiene la destreza de convertir en misterio hasta el detalle menos relevante de la trama y nos mete la curiosidad en el cuerpo para que queramos saber. Su estilo no es demasiado elaborado, más bien es sencillo en cuanto a lenguaje y estructuras, pero cuida mucho la forma de narrar los hechos y cuándo ir soltando datos y enlazándolos sin contarlo todo de golpe, así también no ayuda a trabajar las teoría mientras leemos. Por último, el desenlace es imprevisible y muy bien hilado, pero para mi gusto demasiado simple para lo enrevesada que ha sido toda trama. En realidad no es un problema porque el libro es adictivo precisamente porque sabemos que lo que pensamos que ocurrió en 1994 no es lo que realmente ocurrió por lo que necesitamos leer y leer para llegar a la explicación y mientras tanto, vamos pasando de un sospechoso a otro.
Para resumir, no he echado en falta nada en esta novela y por el contario es posible que me ha haya sobrado porque, esta vez, Joël Dicker ha pecado por exceso pero yo se lo perdono todo. No he podido soltar el libro (técnicamente, la APP para escuchar a cada rato el audiolibro) y me ha encantado conocer a estos personajes, quizás demasiado en profundidad. Es un libro extenso pero que si coge con ganas, se hace muy ameno y mantiene la intriga lo suficiente arriba para no parar de leer hasta el final, sorprendente y adecuado para una buena novela policíaca con muchos más elementos, además del misterio central. Desde luego si no habéis leído nunca a Dicker, no recomendaría que empezárais a leerlo por esta novela porque quizás no queráis volver a leer nunca nada más de él. Soy consciente de lo mucho que me gusta a mí pero comprendo que sus libros son demasiado largos para que todo el mundo disfrute de cada palabra como lo hago yo. Pero si aún así seguís sintiendo curiosidad, dadle tiempo en los primeros capítulos y os enganchará sin remedio.
Enlace: https://enmitiempolibro.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
lore_granpi
 04 marzo 2019
La desaparición de Stephanie Mailer es la última novela publicada por el autor suizo Joël Dicker.

La desaparición de Stephanie Mailer es una novela redactada en forma de diario, por decirlo de alguna forma, en el que cada capítulo es una cuenta atrás para llegar a un evento que forma el núcleo de la historia.

El personaje que quizás más peso tiene es Jesse Rosemberg, un policía a punto de dejar el servicio para cumplir su sueño. Durante la celebración de su despedida del cuerpo, Jesse conoce a Stephanie Mailer, una periodista que está investigando por su cuenta la autoría de un cuádruple asesinato ocurrido hace 20 años, en 1994, y que está convencida de que se culpó a un inocente. El relato de Stephanie hace que el inspector se planté que esté en lo cierto. Dudas que aumentan cuando la periodista desaparece esa misma noche.

A partir de ahí comienza un batiburrillo de investigaciones que conforman este thriller.

Así comienza esta novela que alterna constantemente presente (2014) con pasado (1994) en una trama llena de secretos y con un sinfín de personajes.

Por la compleja estructura de la novela con constantes saltos entre pasado y presente, recomiendo que durante la lectura se vaya tomando nota de cada personaje que va apareciendo en los  distintos y largos capítulos, ya que todos guardan secretos relacionados con el pasado.

Es una novela que engancha desde la primera página. Tiene todos los componentes necesarios para hacerla muy interesante, misterio, asesinatos, desapariciones, historias del pasado que vuelven a alterar el presente.

El fuerte de la novela es la trama policial pero también hay espacio en ella para el romance, el suspenso y las relaciones familiares.

Por otro lado, la ambientación está muy bien lograda y nos lleva a este pequeño pueblo costero que parece ser un lugar idílico para pasar tiempo de relax y que se convierte en lugar marcado por la muerte.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Blog_La_Copela
 29 enero 2019
En julio de 1994, la pequeña ciudad de Orphea tuvo que encajar la tragedia de encontrar asesinados a cuatro de sus vecinos. El alcalde Gordon, su mujer y su hijo de diez años fueron encontrados muertos en su casa, mientras que en la acera frente a ésta, Meghan Padalin también yacía muerta. Todos por arma de fuego. 

Jesse Rosemberg y Derek Scott se hicieron cargo de la investigación y lograron cerrar un caso, que marcó sus carreras y sus vidas para siempre. 

No es extraño que la aparición de Stephanie Mailer en la vida de Jesse, veinte años después, inquietara al policía que celebraba su inminente retiro, cuando además ella le asegura que se equivocó en la resolución del crimen.

Stephanie es una joven periodista que trabaja para el Orphea Chronicle. Ha estado investigando por su cuenta y cuando se presenta frente al policía parece muy segura de estar en el buen camino respecto a sus pesquisas. No obstante, cuando sale de allí hacia una cita que le ofrecería la pista definitiva, se pierde su rastro. 

Stephanie pasa al otro lado de la noticia cuando desaparece. Y aunque en un principio la policía de Orphea no presta demasiada atención a este caso, tendrán que poner el foco en ella después de que los acontecimientos empiecen a precipitarse y haya que reconocer que no se trata de una desaparición voluntaria. 

Jesse Rosenberg se verá arrastrado a Orphea por una corazonada profesional. Siente que algo hay de verdad en las palabras de Stephanie y que todo eso ha provocado su desaparición. Pero, ¿qué había averiguado la joven periodista?¿Quién es realmente Stephanie Mailer y cuáles eran sus fuentes? La búsqueda de Stephanie se hace vital para Jesse. Necesita encontrarla, que esté a salvo. Pero sobre todo, necesita saber qué falló en 1994 y por qué esa información parece tan importante como para provocar la desaparición de la periodista. 

Allí encontrará a Anna Kanner. Atención a esta subjefa de la policía de Orphea, porque su personaje no solo es fuerte narrativamente, sino que Dicker nos lo presenta a pedacitos (como todos), pero la imagen final es la de un personaje fuerte, con una historia muy bien concebida y una personalidad sólida. 

Dicker ha tendido una red de pistas y personajes inmensa en esta novela. Y se va extendiendo ante nosotros con cada capítulo para que podamos descubrir cómo está tejida, dónde está cada uno de los nudos y qué acontecimientos llevan a otros, qué personajes están relacionados entre sí y quiénes nos pueden aportar información de valor, mientras que otros no hacen más que ruido.

La estructura de La desaparición de Stephanie Mailer es un alarde de ingenio. Se reparten los capítulos entre los personajes, para que observemos desde cada punto de vista la obra que se representa. Y además, se establece una cuenta atrás para el día en que puede ser revelado el misterio. La combinación de todo esto nos lleva a una experiencia de lectura inquietante y ansiosa en la que no deseamos parar hasta descubrir qué ha sucedido realmente.

Si La verdad sobre el caso Harry Quebert nos presentaba una novela dentro de la novela, en La desaparición de Stephanie Mailer hay una obra de teatro. El elenco es extenso y desfilarán ante nosotros multitud de personajes. El actual alcalde de Orphea, el marido de Meghan Paladin, el redactor jefe del Orphea Chronicle, el crítico de la Revista de las letras de Nueva York... Todos ellos con su propia trama y su particular papel en la obra final. 

De las novelas de Joël Dicker es mejor hablar poco. Esconden tantas sorpresas y misterios que un paso en falso nos puede hacer decir algo que estropee la lectura de los que aún no se hayan aventurado a leerla. 

Pero sí puedo contaros que no defrauda. Que sus 647 páginas están más que justificadas y que aunque podamos sentir desesperación en algún momento, no es más que la provocación del autor a nuestro deseo de resolución. Es una novela que no podrás abandonar. Porque una vez conozcas el inicio, querrás saber el final.


Enlace: http://lacopela.blogspot.com..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
LAKY
 28 diciembre 2018
En el año 1994 un horrible crimen sucedió en la tranquila y turística villa de Orphea, en los Hamptons. La familia del alcalde fue asesinada en su propia casa y el asesino se llevó también por delante a una mujer que estaba haciendo deporte delante de la mansión y que tuvo la desgracia de ver al asesino. Los por entonces jóvenes policías Jesse Rosenberg y Derek Scott resolvieron el caso pero éste, su primer caso importante, les dejó bastante tocados.

Han pasado veinte años y vuelve a celebrarse el festival de teatro que justo se inauguraba aquel fatídico día de 1994. Una periodista está escribiendo un libro sobre el cuádruple asesinato; ella está convencida de que el caso no se resolvió satisfactoriamente y que el asesino sigue suelto. Cuando la periodista, Stephanie Mailer, desaparece suenan todas las alarmas. Serán los mismos policías quienes se encargarán de investigar esta misteriosa desaparición. Para ello serán ayudados por Anna Kanner, una talentosa policía que se ha incorporado hace poco a la comisaría de Orphea

La desaparición de Stephanie Mailer” es una novela de corte policíaco pero que, siendo de Joel Dicker, no se limita a una simple investigación sino que va mucho más allá. Con una serie de tramas y subtramas de todo tipo, su estructura es realmente compleja. Joel Dicker no se despeina a la hora de tirar de diferentes hilos, de mezclar tiempos y tramas, de enriquecer la historia principal con diferentes subtramas relativas a todos los personajes que pululan por la novela. Y, aunque parezca increíble, todo acaba encajando de la manera más perfecta posible, dejando todo resuelto de la forma más satisfactoria y dándose al final cuenta el lector de lo difícil que ha tenido que ser crear esa estructura donde todo encaja con absoluta perfección. Estructura complicada pero lectura super sencilla pues, una vez más, este autor consigue que nos quedemos pegados a las páginas de su libro y que no podamos parar de leer.

Como digo, es una novela policíaca en la que el equipo investigador tendrá que resolver dos casos: el del presente -la desaparición de Stephanie Mailer- y el del pasado -el cuádruple asesinato-. Porque, aunque este caso fue resuelto, se encontró al culpable y todo quedó atado, surge la duda en los investigadores de si realmente se resolvió adecuadamente. Así que tendrán que revisar todo lo que ocurrió hace veinte años. Y ello supondrá para Derek y Jesse un tremendo coste personal pues fue un caso que les afectó terriblemente

Pero, además, hay muchas subtramas que se enredan con la trama polícíaca y que nos hablarán de las historias personales de algunos de los habitantes de Orphea, tanto los del presente como los del pasado. No os cuento nada más porque no quiero desvelar nada transcendente pero sí he de decir que esas historias personales encajan perfectamente dentro de la trama principal y la dotan de mucho interés. Además, están introducidas de una manera muy adecuada en mi opinión. Por ejemplo, en la historia del presente se dice algo concreto y ese algo da pie a que la novela se retrotraiga al pasado para ver los antecedentes (me ha parecido un recurso muy teatral y , dado que todo gira en torno al festival de teatro de Orphea pienso que, quizás, el autor ha querido hacer un homenaje a dicho género. Aunque no me hagáis tampoco mucho caso que quizás son sólo cosas mías...)

La novela atrapa desde las primeras páginas y te mantiene así hasta las últimas. Si hay algo que Dicker saber hacer es suscitar el interés del lector. He leído tres novelas suyas y son a cada cual más adictiva. Ésta, en concreto, quizás no sea la más adictiva de las tres (para mi, la más “page-turner” sigue siendo “El caso Harry Quebert) pero, aún así, es difícil parar de leer. El interés no decae en ningún momento, la intriga tampoco. Necesitas saber y, como la historia está contada con mucho ritmo y el libro se lee fácil, es difícil parar de leer. Es un tocho de seiscientas cincuenta páginas pero, aún así, vuela entre las manos.

Como no podía ser de otra manera, tiene muchos giros inesperados y sorpresas varias. En esta ocasión, cosa rara, adiviné desde el principio una de las sorpresas principales de la historia pero da igual, me esperaban muchas otras.

Como he señalado más arriba, la estructura es compleja. Con saltos continuos en el tiempo y muchas subtramas, además hay cambios de narradores y, lo mismo nos encontramos con un narrador omnisciente que algún personaje que se dirige a nosotros en primera persona. Todo muy bien llevado

Joël Dicker siempre sorprende. Las tres novelas que he leído suyas son muy diferentes y sólo coinciden en lo buenas que son y en lo mucho que me han gustado. Por lo demás, no tienen demasiado que ver unas con otras. Si bien las otras podían considerarse novelas de intriga en un sentido amplio, ésta lo es sin duda alguna: concretando más, es una novela policíaca. Pero no es ni mucho menos como cualquier novela policíaca al uso sino mucho más compleja y rica. Las diferentes subtramas aportan historias familiares, asuntos políticos, odios exacerbados, deseos de venganza, relaciones amorosas, pérdidas…. Es difícil encontrar en otras novelas del género tanta riqueza en cuanto a la trama y a los personajes.

Otro de los puntos fuertes del autor, en todas sus novelas, es la caracterización que hace de los personajes. Todos ellos, los protagonistas pero también los secundarios, son personajes reales y al final acabas conociéndolos y entendiendo sus motivaciones. Se nos van desvelando a lo largo de la historia porque casi todos ellos guardan algún secreto que tendremos que descubrir y que el autor apunta desde el principio pero no revela hasta muy avanzada la novela. Jesse, Derek, Anna, los dos alcaldes, algunos periodistas… Son muchos los personajes que desfilan por la novela pero cada uno tiene su personalidad por lo que es fácil hacerse con todos ellos


Conclusión final

Una vez más, Joël Dicker me ha hecho disfrutar muchísimo con la lectura de una de sus novelas. “La desaparición de Stephanie Mailer” es un libro que es puro entretenimiento y está hecho para devorar pero, a la vez, es un muy buen libro: bien escrito, con personajes muy potentes y con una estructura y una trama complejas llevadas con mucho acierto. Muy muy recomendable


Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
totecabana
 23 junio 2018
No se puede negar que esta historia está escrita con pasión, con ganas y con inspiración, una historia genial, con argumento, con sustancia. Desde que empiezas a leer ves el sello de Dicker en todas sus líneas, lo reconoces de inmediato. Me gusta mucho su estilo, su calidad. En cuanto a la trama hay muchos personajes, lo cual hizo que me perdiera a veces o no siguiera el ritmo tan rápidamente pero apenas me ubicaba todo iba recobrando el sentido. Un poco extenso quizá pero sin que le sobraren páginas.
Comentar  Me gusta         20
mariacriado
 01 enero 2019
Hablar de Joel Dicker es hablar de calidad. Hasta ahora, el libro que más me ha gustado es La verdad sobre el caso Harry Quevert. Así que me animé con La desaparición de Stephanie Mailler.
Bien, pues tengo sentimientos contrapuestos con éste libro. Si bien me ha gustado, se me ha hecho un tanto pesado, y no es por su gran extensión, sino por su trama tan complicada.
La historia tiene muchísimos personajes, y todos ellos decisivos para la trama, quizás al principio esto confunde y más contando que la historia da continuamente saltos en el tiempo y no solo a una fecha concreta.
Como ya digo, la historia es bastante complicada, hay que quitarse el sombrero ante la gran imaginación de Dicker a la hora de inventar una trama tan complicada, dando saltos en el tiempo constantemente y que al final no quede ningún cabo suelto.
Por otra parte, me cuesta reconocer la prosa de Dicker, ha introducido en la trama elementos y personajes nada característicos en él, además de escenas con bastante sentido del humor.
En resumen, un libro que entretiene, te vuelve loco pensando porque cada capítulo ves un sospechoso nuevo y con un final muy sorprendente. Lo peor es que para mi gusto le sobran páginas, un poquito más corto y perfecto.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

La novela negra en el cine

¿Cuál de las siguientes adaptaciones cinematográficas basadas en las novelas de James Ellroy, fue dirigida por Brian De Palma?

L.A. Confidential (Los Ángeles al desnudo)
La Dalia Negra (The Black Dahlia)
Dueños de la calle (Street Kings)
Dark Blue (El rostro oscuro de la ley)

10 preguntas
31 lectores participarón
Thèmes : novela negra criminal , novela policiaca negra de accion , novela negra policiaca de intriga adictiva , novela policíaca , cineCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..